Tira Cuba

Tira Cuba

sábado, 31 de agosto de 2013

EEUU sí utilizó armas químicas contra civiles en los años 80

Archivos desclasificados de la CIA confiesan que altos cargos estadounidenses fueron informados de forma periódica sobre la escala de los ataques con gas nervioso durante la guerra iraquí.

Tomado de LibreRed.

El gobierno de Estados Unidos durante la administración del mandatario Ronald Reagan aprobó el uso de armas químicas en la guerra de Irak contra Irán -hace 25 años- a fin de que el país árabe ganara el enfrentamiento bélico a cualquier precio.

Así lo confiesan una serie de archivos desclasificados pertenecientes a la Agencia Central de Inteligencia (CIA), que además revelan que el presidente de Irak en aquel entonces, Sadam Hussein, usó armamento equipado con gas nervioso contra el enemigo en el campo de batalla y hacia la población kurda, bajo el consentimiento de Washington.

Altos cargos estadounidenses fueron informados de forma periódica, según el documento, sobre la escala de los ataques con gas nervioso, una situación que evidencia su complicidad en estos actos criminales que cifraron centenares y miles de fallecidos en cada uno de los 8 casos registrados en la década de los 80′. Estas, han sido las acciones químicas más mortales documentadas en la historia hasta los momentos.

La campaña desatada en la actualidad por el pentágono norteamericano contra el gobierno sirio, por supuestos ataques con armas químicas contra la población civil, contrasta con esta situación que pretende camuflarse como argumento para justificar una invasión en Damasco, propuesta injerencista a la que se han sumado potencias imperiales como Francia e Inglaterra, en contra de la comunidad internacional.

“Estados Unidos en toda su historia ha violado todo el ordenamiento jurídico internacional y ha utilizado armas prohibidas contra la población civil para asegurar sus intereses. Lo más reciente, lo desclasificado por algunos organismos, también manifiesta su grado de hipocresía en razón del uso de armas prohibidas contra la población”, sentenció el analista para el Medio Oriente, Basem Tajeldine, en contacto para Radio Nacional de Venezuela (RNV).

Tajeldine aseguró que el imperio estadounidense “siempre” ha hecho uso de estos armamentos y recordó el caso de Israel, en el año 2008, cuando usaron armas de fósforo blanco contra la población civil de Gaza, donde “mujeres y niños palestinos fueron afectados”.

Esta situación evidencia la carencia moral del pentágono frente al uso de estos armamentos ilegales que, como quedó demostrado, en sus manos han dejado miles de víctimas en territorio occidental.

RNV

Mentiras mediáticas y guerras de intervención imperialistas

agresion-imperialista(2)


Genocidio Kosovo: MINTIERON; Armas destrucción masiva Irak: MINTIERON; Ataques Gadafi población civil: MINTIERON; Armas químicas Siria: MIENTEN


Tomado de Diario Octubre.
Por Manuel José Montañez lanza (*)

Introducción.

Todas las guerras van precedidas por una gran mentira mediática. Contra Venezuela en su momento, Bush impuso la estrategia de guerra mediática para someter a su gobierno a la vez que, exponerlo al escarnio público internacional.

Actualmente, agentes de la antigua administración Bush en el gobierno del Presidente Obama, amenazan a Venezuela y demás países de la ALBA como amenazaron a Irak e Irán y después, recordemos, atacó.

La guerra mediática es una constante que antecede a la invasión y en este momento de desespero y crisis económica capitalista global y falta de credibilidad política y de solidez de las instituciones mundiales, cualquier cosa puede ocurrir.

En los actuales momentos, el narco gobierno de Uribe Vélez, quien cuenta en su haber con el exterminador de indios (cuatro millones de desplazados), cumple fielmente su papel de marioneta del imperio, permitiendo que sea violentada la soberanía del país neogranadino a objeto de ser concentradas varias bases militares desde las cuales se pone en peligro la estabilidad de la Región y soberanía de los países que hacen frontera con la Patria de Santander. La excusa para militarizar la región sería que Chávez y sus pares integrantes de la ALBA pondrían en peligro la estabilidad e intereses geopolíticos y geoestratégicos de USA en su antiguo patio trasero.

Al respecto, la prensa internacional que como sabemos está en manos de la oligarquía mundial, se hacen eco de esta campaña de propaganda para las próximas guerras ahora de Bush.

La Historia

1. Vietnam (1964-1975):
* Mentira mediática. El 2 y el 3 de agosto Vietnam del Norte ataca dos barcos estadounidenses en el Golfo de Tonkin. Lo que se supo después es que dicho ataque fue un invento; nunca existió.

* Objetivo real: Impedir la independencia de Vietnam y mantener la dominación estadounidense en la Región.

* Consecuencias: Millones de víctimas; malformaciones genéticas (agente naranja), enormes problemas sociales.

2. Granada (1983):
* Mentira mediática. Se acusa a la pequeña Isla caribeña de construir una base militar con los cubanos con lo que ponían en peligro la vida de médicos estadounidenses. Lo que supimos después es que era falso el supuesto de la Casa Blanca. El presidente Reagan fabricó el pretexto de cabo a rabo. Venezuela (gobierno del ex Presidente, Luis Herrera Campíns), adquiere aviónica norteamericana –F16- y se suma a la geopolítica de la administración Reagan a los fines de detener la “expansión” cubano comunista en el Caribe.

* Objetivo real: Impedir las reformas sociales y democráticas del gobierno socialista del Primer Ministro, Bishop (que fue asesinado).

* Consecuencias: Represión brutal y restablecimiento de un gobierno proclive a la influencia de Washington.

3. Panamá (1989):
* Mentira mediática: La invasión tendría por objeto detener al presidente Noriega por tráfico de drogas. Lo que supimos después fue que Noriega era un hombre de la CIA y se les puso nacionalista (como Marcos Pérez Jiménez en Venezuela y otros dictadores por ellos impuestos), reclamando soberanía sobre El Canal de Panamá una vez acabara la concesión que le permitía a USA el control del Canal previamente iniciado por el Gral. nacionalista, Omar Torrijos, muerto “misteriosamente” en un accidente aéreo. Como sabemos, él ya era intolerable para los Estados Unidos.

* Objetivo real: Mantener el control estadounidense en esta importante vía interoceánica y de comunicación estratégica.

* Consecuencias: Los bombardeos estadounidenses mataron entre 2.000 y 4.000 civiles, ignorados por los medios de comunicación. Arrase total del Barrio Popular, El Chorrillo; crimen ignorado totalmente por la media mundial.

4. Iraq (1991):
* Mentira mediática: Los Iraquíes violaban los derechos humanos y para colmo, habían robado las incubadoras de la maternidad de Kuwait City. Lo que supimos después fue que lo anterior había sido un show montado por una agencia publicitaria pagada por el emir de Kuwait, Hill & Knowlton, quienes en un estudio en México montaron la trama publicitaria.

* Objetivo real: apoderarse del petróleo e impedir que se convirtieran en un fuerte resistente que les permitiera independizarse de EEUU.

* Consecuencias: Innumerables víctimas de la guerra de ocupación que a la fecha suman más de un millón.

5. Somalia (1993):
* Mentira mediática: Se produce una intervención militar por carácter humanitario y aparece en escena la empresa norteamericana, Bernard Kouchner como héroe que abanderó la intervención humanitaria Lo que supimos después fue que cuatro trasnacionales del petróleo habrían adquirido la cuarta parte del subsuelo somalí rico en petróleo.

* Objetivo real: Controlar una región rica en petróleo y estratégica militarmente para USA.

* Consecuencias: Como consecuencia del control americano Somalia es sometida a un caos interminable con miles de muertos y desaparecidos cuya cifra hoy aun se desconoce.

6. Bosnia (1992 – 1995):
* Mentira mediática: Las empresas estadounidenses, Ruder Finn y Bernard Kouchner ponen en escena supuestos campos serbios de exterminio. Lo que supimos después fue que, Ruder Finn y Kouchner mintieron ya que lo que existía eran campos de prisioneros para intercambios. El presidente musulmán, Izetbegovic, lo reconoció.

* Objetivo real: acabar con los vestigios de la ex Yugoslavia de Tito que se colocaban demasiado a la izquierda; eliminar su sistema social pro socialista y permitir que esa Región quedara sometida a los intereses de las multinacionales; controlar el Danubio y las rutas estratégicas hacia los Balcanes.

* Consecuencias:
Cuatro años de una guerra étnica atroz para todas las nacionalidades (musulmanes, serbios, croatas), provocada por Berlín y prolongada por Washington.

7. Yugoslavia (1999):
* Mentira mediática: Los serbios cometen un genocidio sobre los albaneses de Kosovo y lo que supimos después fue que todo era una invención pura y simple de la OTAN, como reconoció después, Jamie Shea, su portavoz oficial.

* Objetivo real: Imponer la dominación de la OTAN sobre los Balcanes, y su transformación en policía del mundo; instalando una base militar estadounidense en Kosovo que permitiría controlar su entorno y periferia.

* Consecuencias: Más de dos mil víctimas de los bombardeos de la OTAN y una limpieza étnica en Kosovo producida por las fuerzas paramilitares “UCK”, de ultra derecha, protegida de la OTAN y USA.

8. Afganistán (2001):
* Mentira mediática: Bush pretende vengarse sobre los hechos ocurridos el 11-S y capturar a Bin Laden; lo que se supo después es que nunca existió la red (Al Qaeda). En cualquier caso, los talibanes habían propuesto extraditar a Bin Laden.

* Objetivo real: Controlar militarmente del centro estratégico de Asia para construir un oleoducto que permitiera fiscalizar el suministro energético del sur de Asia.

* Consecuencias: Una larga ocupación y un gran incremento de la producción y tráfico de opio.

9. Iraq (2003):
* Mentira mediática: Sadam Husseim posee peligrosas armas de destrucción masiva, según afirmaciones del Gral. Colin Powell a la ONU, con presuntas pruebas de inteligencia en mano. Lo que supimos después fue que la Casa Blanca ordenó a sus servicios de inteligencia, falsificaran o fabricaran las pruebas de las armas químicas.

* Objetivo real: Controlar todo el petróleo y chantajear a sus rivales: Europa, Japón y China.
* Consecuencias: Iraq es hundida en la mayor de las crueldades; mujeres y niños abusados y relegadas a la mayor sumisión y el oscurantismo. Más de un millón de muertos hasta ahora. Robo, destrucción y desaparición de documentos de una de las bibliotecas más grandes e importantes de la humanidad.

10. Venezuela – Bolivia – Honduras – Ecuador – Cuba – Nicaragua (de 2002 a 2009):
* Mentira mediática: Chávez y junto a él todos los Presidentes, Jefes de Estado y Líderes Regionales miembros de la ALBA apoyan el terrorismo y el narcotráfico. Importa armas para hacer la guerra. Son dictadores.

* Objetivo real: No permitir que los pueblos y sus gobiernos elaboren y consoliden propuestas emancipadoras a objeto de romper la dependencia histórica de nuestros pueblos con el imperialismo yanqui. Las multinacionales estadounidenses quieren el control del petróleo y demás recursos existentes tanto en Venezuela como en toda América Latina. Tienen miedo de la liberación social que se produce y la profundización de la democracia que experimenta el Continente.

* Lo que ya sabemos: Es que ya se han sembrado varias mentiras mediáticas. Por ejemplo, antes del golpe del 11 de abril, Chávez habría ordenado disparar contra su pueblo. Seguidamente, Chávez es antisemita; es militarista y la satanización continuará hasta que llegue la hora escogida como ocurrió con el Presidente Manuel Zelaya y se prepara en contra del Presidente Correa.

* Consecuencias: Washington libra una guerra global contra el Continente: golpes de Estado, sabotajes económicos, chantajes, establecimiento de bases militares cerca de las riquezas naturales a los fines de amedrentar a los pueblos por querer ser libres.

Conclusiones. 

Todas las guerras van precedidas y justificadas por una gran mentira mediática. Para impedir las guerras imperialistas es imprescindible desmontar internacionalmente las mentiras de ellos cuanto antes y divulgar de la forma más amplia posible, sus aberraciones.

(*) Politólogo e Internacionalista Venezolano
Magister en seguridad y Defensa
Publicado en la Web del Partido Comunista de Venezuela

Posada Carriles participó en más de 5.000 actos terroristas

posada-carriles-en-miami-1-580x452

Tomado de Contrainjerencia.

El terrorista Luis Posada Carriles participó en más de 5.000 actos de terrorismo, sostuvo este viernes el abogado de las víctimas de Luis Posada Carriles, Ignacio Ramírez.

Carriles también participó en la invasión de 1961 a Playa Larga y Playa Girón, en la Bahía de Cochinos (Cuba), donde aproximadamente 1.500 mercenarios, agrupados en la Brigada 2506 y entrenados por la CIA, buscaban consolidar un gobierno provisional.

Durante su intervención en el programa Toda Venezuela, transmitido por Venezolana de Televisión, Ramírez señaló que en Venezuela se han presentado evidencias que indican la vinculación de Posada Carriles con hechos de terrorismo.

“Se han presentado evidencias y pruebas que indican a personas vinculadas con organizaciones paramilitares financiadas desde otros países como Colombia y EEUU y por alguna razón siempre ha salido relacionado Luis Posada Carriles, expresó.

Por su parte, el ministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, dio a conocer los detalles del presunto magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro en el mes de julio, en el que está vinculado el terrorista Posada Carriles.

“Desde el mes de abril tenemos pruebas que están intentando atacar al Gobierno venezolano. Están involucrados Álvaro Uribe, Roberto Micheletti, delegado de Posada Carriles y un presunto oficial de la CIA”, acotó Rodríguez.

El abogado también recordó que el anticastrista Posada Carriles estuvo vinculado en otros crímenes, señalados en convenios internaciones como de lesa humanidad, tal como fue el asesinato de 73 cubanos que viajaban en un avión perteneciente a la línea Cubana de Aviación, hecho ocurrido el 6 de octubre de 1976 en Barbados.

Además de Posada Carriles, los responsables intelectuales y materiales de ese hecho fueron Orlando Bosch, Hernán Ricardo y Freddy Lugo.

“Ni antes ni después ha ocurrido un acontecimiento de esa naturaleza, fue un acto de terrorismo y eso debió ser perseguido por cualquier país del mundo y particularmente por los Estados Unidos que supuestamente ha emprendido campañas de persecución contra el terrorismo”, dijo.

El abogado Ramírez indicó que inexplicablemente ha sido el propio Estados Unidos quien le ha brindado protección a quien también participó en la voladura del vehículo en el que se encontraba el canciller chileno, Orlando Letelier.

“(Posada) Carriles formó parte de una operación Cóndor que fue una iniciativa que tomaron distintos países bajo régimen de dictadura para perseguir a factores de izquierda”, expresó.

La Operación Cóndor, plan orquestado en la década de los setenta por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) y las fuerzas de seguridad de las dictaduras de Argentina, Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

Asimismo, comentó que el anticastrista intentó en varias oportunidades asesinar al líder cubano, Fidel Castro y detalló que en el 2000 en Panamá, Posada Carriles entró con cédula de identidad y pasaportes facilitados por las autoridades salvadoreñas del Partido Arena, que en aquella época gobernaba al país, de la mano de Francisco Flores.

“Posada Carriles se movía en El Salvador con carros y casas de seguridad facilitadas por los funcionarios del partido Arena”, denunció el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, en el mes de abril.

Posada Carriles y tres cómplices se disponían a colocar una carga de poderos explosivos C-4 en el paraninfo de la Universidad de Panamá, donde el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, quien asistía a la Cumbre Iberoamericana, iba a pronunciar un discurso ante centenares de académicos y estudiantes.

Posada Carriles en Venezuela

Ramírez señaló que Posada Carriles entró a Venezuela en 1967 y llegó a ser jefe de operaciones de la antigua Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip).

“En la Disip se le entregó documentación fraudulenta porque tenía pasaporte y cédula falsa y actuaba con una protección y amparo del propio Estado, sin control y al extremo que iniciaron persecuciones por causas políticas contra todos los factores de izquierda”, agregó.

Entre los casos más sonados están las agresiones contra la activista de izquierda Marlene Esquivel y su hermana Brenda Esquivel, quienes fueron víctimas de los crímenes del terrorista y prófugo de la justicia venezolana Luis Posada Carriles.

“Brenda Esquivel tenía un embarazo de 8 meses y fue objeto de una patada que le dio un funcionario por instrucciones de Carriles quien había ordenado matarla”, expresó.

Finamente, recordó que Posada Carriles se formó en el Ejército de los Estados Unidos y llegó a Venezuela por órdenes de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés).

AVN

viernes, 30 de agosto de 2013

La CIA “fabricó” el ataque con armas químicas para justificar el bombardeo a Siria

El enviado especial de la ONU en Siria, Lakhdar Brahimi fue contundente: EEUU y el Reino Unido todavía no han presentado a la ONU pruebas del uso de armas químicas por parte del Gobierno sirio.

Tomado de LibreRed.



Por su parte, las autoridades rusas han expresado que es inoportuno hablar sobre la reacción del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en Siria hasta que los inspectores no presenten su informe. De esta manera, se cae el argumento central que utilizan Washington y las potencias imperiales para justificar un bombardeo y un intervención militar en Siria.
Y para los expertos fuera de la estrategia y la propaganda del eje EEUU-UE-Israel, el ataque químico que dejó más de 500 muertos y 3000 heridos, fue planificado por los operativos de la CIA y la inteligencia británica e israelí , y ejecutado por los comandos mercenarios “rebeldes” que operan en el terreno.
La maniobra, fue preparada minuciosamente por una campaña mediática a nivel internacional, ejecutada sistemáticamente durante dos años, con denuncias constantes (avalada por funcionarios de las potencias y representantes de los “rebeldes”) que acusaban al gobierno de Bashar al Assad de acumular armas químicas en sus arsenales con el objetivo de utilizarlas masivamente contra la población siria.
El ataque perpetrado el 21 de agosto, actuó como detonante justificatorio a nivel internacional de una intervención militar de EEUU y la OTAN para destruir la capacidad operativa del ejército, sobre todo su potencial aéreo, y destrabar el avance de los mercenarios internacionales que buscan controlar Siria dentro de un plan diseñado por EEUU y sus aliados.
La agresión con armas químicas se realizó en un momento que el ejército venía propinando severas derrotas a las fuerzas mercenarias financiadas y entrenadas por EEUU, las potencias europeas y los países del Golfo con Arabia Saudita y Qatar a la cabeza.
La premura de EEUU, Gran Bretaña y Francia por lanzar el ataque aéreo y naval contra Siria, obedece al objetivo de aprovechar el consenso internacional antes de que las investigaciones de los inspectores de la ONU avancen y se compruebe con certeza la falta de responsabilidad del gobierno sirio en el ataque.
Para expertos rusos citados por la agencia Ria Novosti, la imputación contra Al Assad carece de significado, dado que quiebra la lógica que sostiene que quién va ganando la guerra por medios convencionales jamás ejecuta acciones de crímenes colectivos que le quite sustento de apoyo entre la población civil.
De esta manera, sostienen los expertos, en la lógica del “beneficiario” de ese ataque masivo con armas químicas no se inscribe el gobierno sirio, sino sus enemigos que lo utilizaron para desacreditarlo ante la sociedad siria, y justificar la intervención armada de EEUU y la OTAN para terminar de destruir la capacidad ofensiva militar y la infraestructura del gobierno sirio.

EEUU siempre fabricó atentados para justificar ataques militares

La historia mundial ya conoce casos en los que EEUU ha declarado la guerra apoyándose en pretextos dudosos o en provocaciones. A continuación les recordamos los casos más destacados.

La explosión del acorazado Maine

El 25 de enero de 1898 el acorazado estadounidense de segunda clase Maine entró en el puerto de La Habana sin haber avisado previamente de su llegada, lo que era contrario a las prácticas diplomáticas y fue calificado de maniobra intimidatoria y de provocación hacia España, que se mantenía firme en su rechazo a la propuesta de compra realizada por EEUU sobre Cuba y Puerto Rico.
El 15 de febrero el Maine saltó por los aires. De los 355 tripulantes, murieron 256. El resto sobrevivió, ya que a la hora de la explosión gozaba de un baile en la ciudad dado en su honor por las autoridades españolas. Desde el primer momento EEUU sostuvo que la explosión había sido provocada por un artefacto externo y desataron una amplia campaña mediática. Investigadores españoles, por su parte, argumentaron que no podía tratarse de una mina, pues esta habría hecho al barco saltar literalmente del agua y habría dejado peces muertos en el puerto, algo que no había sucedido. Apelaron, además, al propio carácter de los daños que había sufrido la nave.
Estudios actuales concluyen que se trató de un estallido interno. Algunos apuntan a una explosión accidental provocada por el calentamiento de los mamparos que la separaban de la carbonera contigua, que en esos momentos estaba ardiendo. En 1975, el Almirante de los Estados Unidos Hyman G. Rickover, llevó a cabo una extensa investigación que concluyó que “una fuente interna fue la causa de la explosión del Maine”. El caso sirvió de pretexto oficial para la guerra hispano-estadounidense, que llevó a la futura independencia formal de Cuba e hizo a España ceder Filipinas, Puerto Rico y Guam a EEUU.

El incidente del golfo de Tonkín

El 31 de julio de 1964 se inició la primera etapa de una patrulla de rutina en el golfo de Tonkín. El 2 de agosto, el crucero estadounidense Maddox fue interceptado por tres lanchas patrulleras de Vietnam del Norte. Según una de las versiones, la nave estadounidense había penetrado en las aguas territoriales vietnamitas. Cuando las lanchas se acercaron, Maddox les disparó tres salvas de advertencia, los barcos respondieron con torpedos y se produjo un intercambio de fuego con la participación de cuatro aviones de EEUU. Los norvietnamitas se retiraron, cuatro de ellos murieron, mientras que ningún estadounidense resultó herido.
El 4 de agosto Maddox acompañado por un destructor realizaba otra patrulla, cuando radar, sonar y radio empezaron a dar informes electrónicos y visuales sobre otro ataque de la Marina de Vietnam del Norte. Durante dos horas los barcos dispararon contra objetivos de radar maniobrando con fuerza. Por la madrugada el capitán de Maddox envió un cable a Washington diciendo que por lo visto no había embarcaciones vietnamitas en la zona y atribuyó las señales electrónicas a la mar gruesa. Posteriormente, numerosos testimonios apoyaron la versión de que el ataque del 4 de agosto no existió. Sin embargo, en respuesta a las supuestas ‘agresiones’, el presidente Lyndon B. Johnson convocó el 7 de agosto al Congreso y recibió su autorización para emprender la Guerra de Vietnam, que arruinará la economía de EEUU y dejará un saldo de 47.378 estadounidenses caídos en combate, 10.799 fallecidos a causa de heridas, unos 150.000 veteranos que se suicidaron posteriormente y más de dos millones de vietnamitas civiles muertos.

Las operaciones Fuerza Deliberada y Fuerza Aliada

El 28 de agosto de 1995, durante la guerra de Bosnia (1992-1995), cinco proyectiles de mortero dejaron un saldo de 37 muertos y 90 heridos en el mercado de Markale de Sarajevo. A pesar de que las respectivas investigaciones mostraron unos resultados muy diferentes sobre qué parte del conflicto había podido lanzar los proyectiles, EEUU y los demás miembros de la OTAN no vacilaron en atribuir el ataque al Ejército serbobosnio y entre finales de agosto y mediados de septiembre de 1995 emprendieron la operación Fuerza Deliberada, la primera gran operación de combate de la OTAN desde su creación en 1949, que consistió en una serie de bombardeos sobre la República Srpska.
El 15 de enero de 1999 las fuerzas serbias de seguridad quitaron la vida a 45 residentes de nacionalidad albanesa del pueblo kosovar de Racak, argumentando que se trataba de paramilitares armados. La Agencia de Información de EEUU publicó un informe de expertos europeos que aseguraba que las víctimas eran civiles fusilados. Sin embargo, un grupo de expertos bielorrusos y finlandeses testimonió que los muertos tenían huellas de pólvora en las manos y que los cuerpos tenían balazos, pero no su ropa, lo que les hizo concluir que a los cadáveres les cambiaron de ropa para simular que eran civiles. El público general nunca tuvo acceso a esta información.
La masacre de Račak sirvió de pretexto para que Washington y sus aliados lanzaran un bombardeo de 78 días —entre marzo y junio de 1999— contra la entonces Yugoslavia. La llamada ‘Operación Fuerza Aliada’ se cobró la vida de 528 civiles, 88 niños entre ellos, y dejó el país semidestruido y contaminado con la radiación proveniente de armamento con uranio empobrecido usado por la OTAN.

Una entrevista y un modelo de ántrax falsificados

En 1990, durante la guerra del golfo Pérsico, una chica llamada Nariyah contó que en un hospital kuwaití soldados iraquíes agarraron las incubadoras y dejaron a los niños muriendo en el suelo frío. Sus palabras fueron transmitidas por las principales cadenas de EEUU y vistas por al menos 35 millones de estadounidenses.
Siete senadores la citaron para apoyar el uso de la fuerza contra Irak. El entonces presidente George Bush mencionó esta historia al menos 10 veces durante las siguientes semanas. La niña era la hija del embajador kuwaití en EEUU.
La primera Guerra del Golfo dejó 2.278 bajas civiles en Irak y provocó una catástrofe ecológica sin precedentes: el Golfo resultó contaminado por unos 8 millones de barriles de petróleo, mientras que el desierto se quedó con unos 320 lagos de petróleo que tardaron una década en ‘secarse’.
En la reunión del 5 de febrero de 2003 del Consejo de Seguridad de la ONU, el secretario de Estado de EEUU, Colin Powell, se presentó con un bote de polvo blanco, asegurando que era ántrax con el que Saddam Hussein estaba amenazando a la seguridad del mundo, y mostró otras pruebas de que Irak producía armas de la destrucción masiva.
En 2004 admitió que una gran parte de las pruebas que justificaron la injerencia militar occidental en Irak no eran precisas. Ninguno de los informes de la inteligencia estadounidense que aseguraba que Hussein no disponía de armas de destrucción masiva se hizo público. La guerra de Irak dejó, según las fuentes, entre cientos de miles y 1,1 millones de bajas civiles.

Mentiras verdaderas de la Casa Blanca para justificar sus guerras

bush gang

Tomado de Contrainjerencia.
Por Emilio Marin.



Diez años atrás George W. Bush, su ministro de Defensa Donald Rumsfeld, el vicepresidente Dick Cheney, el secretario de Estado Colin Powell y la asesora de Seguridad Nacional Condoleezza Rice aseguraron que Irak estaba gobernado por una dictadura y tenía armas de exterminio.

Luego que 170.000 soldados estadounidenses y de países aliados invadieran el país árabe y asesinaran a un millón de personas –incluido el presidente Saddam Hussein- la verdad fue irrefutable: no había tales armas. Había sido un montaje para justificar la guerra imperial, aún sin la “luz verde” de Naciones Unidas.

Salvando las distancias, porque aún Siria no ha sufrido una ocupación similar a la de Irak, la historia parece repetirse. En las últimas semanas ha recrudecido la campaña internacional para intoxicar a la opinión pública y prepararla para que acepte como “humanitaria” una invasión contra esa nación árabe. El objetivo es derrocar al presidente Bashar Al Assad y poner a algún obediente a lo que digan las grandes potencias, como hicieron en Irak, Afganistán y Libia.

Ahora vuelve el montaje sobre las armas prohibidas. Supuestamente las tropas de Al Assad las habrían empleado contra los terroristas que libran una guerra interna desde marzo de 2011. La denuncia de estos grupos, amplificada por los gobernantes estadounidenses y europeos, es que el Ejército Árabe Sirio habría empleado gas sarín el 21 de agosto pasado contra la población civil de Ghouta, al este de la capital. La denuncia más rimbombante habla de 1.300-1.700 muertos, siempre achacados al gobierno. Otras certificaron la muerte de 355 personas.

Cuántos, quiénes y por qué

El conflicto ha causado casi 100.000 muertos, según fuentes de Naciones Unidas. Las entidades extranjeras afines a los mal llamados “rebeldes” adjudican en forma casi total esos muertos al gobierno de Al Assad.

Sin embargo están documentados casos donde los miembros del Ejército Libre de Siria (ELS) asesinan a sus prisioneros y hasta le comen el corazón a uno de los abatidos, como se registraron en imágenes que ellos mismos subieron a las redes. Esos “rebeldes” emplearon el gas sarín, como pudieron constatar observadores extranjeros y juristas que con anterioridad se desempeñaron en la Corte Penal Internacional. El pasado sábado el gobierno halló armas químicas en un túnel de rebeldes en el suburbio Jobar de Damasco.

Sería bueno precisar cuántos fueron los muertos del 21 de agosto, si 1.700 o 355, como difundió la entidad francesa de Médicos sin Fronteras, aunque en su caso tuvo la honestidad de decir que no podía afirmar quién había sido el autor de ese ataque.

¿Realmente existió la masacre del 21 de agosto? El ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia cree que no. “Nos están llegando más evidencias de que este acto criminal tuvo una naturaleza claramente provocadora. En particular existen informes que circulan en Internet y que muestran que los videos sobre el supuesto incidente fueron colocados varias horas antes de que el supuesto ataque químico tuviera lugar. De este modo, se trató de una acción planeada de antemano”, expresó.

El portavoz de la cancillería rusa, Aleksander Kulashevich, añadió: “los propios videos sugieren una puesta en escena. Los niños que se muestran, y que parecen drogados, no están acompañados de sus padres, que no aparecen ni muertos ni vivos en el lugar. Los muchachos aparecen desnudos mientras que las chicas aparecen completamente vestidas. No se ve ninguna estructura hospitalaria, ni siquiera clandestina, aparte de biombos y bolsas de suero. Curiosamente, no se ve ningún animal alcanzado por el gas, ni siquiera un pájaro, pese a que se trataría, según la oposición, de un ataque que causó 1.729 muertos”.

Algo que no cierra…

Hace tiempo que la suerte de las armas, en el enfrentamiento entre el gobierno sirio y los grupos terroristas con armas y financiamiento de EE UU, Unión Europea, Turquía, Arabia Saudita y Qatar, se viene inclinando a favor del gobierno. Sus tropas fueron recapturando la mayoría de las poblaciones antes tomadas por el ELS, caso de Al Qusair, ciudad cerca de la frontera con el Líbano, donde los milicianos de Hezbollah colaboraron con dicha reconquista.
El sentido común indica que el presidente sirio no necesitaba el empleo de ninguna arma química porque las convencionales le estaban dando victorias.

En cambio, a los grupos terroristas como el ELS y Frente al Nusra, ligado a Al Qaeda, sí les interesa el uso del gas sarín y otras armas químicas. Ellos vienen perdiendo la guerra y agitar el hecho cierto o no del empleo de aquellas armas prohibidas, y facturárselo a Al Assad, sería la manera de provocar que Obama y sus socios se decidieran a una intervención militar directa. El presidente norteamericano había manifestado meses atrás que el empleo de esa clase de armas era la “delgada línea roja” que no le permitiría atravesar al gobierno sirio.

¿En esas condiciones, Al Assad iba a emplear armas químicas y dar la excusa perfecta a la intervención de EE UU y la OTAN?

Parece cosa de un idiota y el presidente sirio puede ser merecedor de críticas políticas, pero idiota no es. Es un gobernante díscolo que las grandes potencias quieren hacer desaparecer, para adueñarse completamente de Medio Oriente. Y en el caso de EE UU, para seguir su camino hacia Teherán, y Beijing o Moscú más tarde, en su larga carrera por la hegemonía mundial que ha perdido.

ONU está allí

En 2003 Hussein permitió la inspección in situ a los observadores y técnicos de armas de la ONU, que no hallaron ningún arsenal prohibido. Del mismo modo Al Assad abrió Siria para que los enviados de la ONU husmearan en busca de armas químicas, antes incluso del supuesto ataque del 21 de agosto.

Tres días antes, un equipo de inspectores de Naciones Unidas bajo el mando del sueco Ake Sellstrom, llegó a Damasco para investigar el empleo de armas químicas. Ofende a la inteligencia creer que en esas condiciones Al Assad iba a ordenar el uso de ese armamento contra la población civil, que en buena parte aún lo sostiene como el poder legítimo. “¿Cómo puede el gobierno usar armas químicas, o cualquier otra arma de destrucción masiva, en una zona donde están emplazadas sus tropas? No es lógico”, declaró el presidente al diario ruso Izvestia.

Producido el supuesto incidente, Siria convino con el secretario de la ONU, Ban Ki Moon, el arribo a su capital de la jefa de Desarme de la entidad, Angela Kane, para encabezar junto a Sellstrom la investigación. El canciller Walid al-Moallem y Kane se pusieron de acuerdo y ayer lunes se ponía en marcha la inspección a Ghouta. Al principio los tiros de francotiradores no permitieron a las cinco camionetas de los inspectores llegar a ese lugar, pero luego accedieron.

Todo indicaría que los francotiradores eran parte de los grupos terroristas y no del gobierno, que había autorizado la inspección. ¿Qué pasa? ¿El ELS y Frente al Nusra no quieren que se sepa la verdad?

Más peligro de guerra

Dentro de las potencias, la más calenturienta con decretar una intervención en Siria era Francia, la vieja ocupante colonial de ese territorio desde su invasión en 1920 hasta abril de 1946. François Hollande parece decidido a agredir, incluso si EE UU no lo hace; superaría el nivel de colonialismo de su predecesor Nicolas Sarkozy respecto a la brutal campaña contra Libia.

¿Atacará Obama a Damasco? Las posibilidades han crecido, luego de la tremenda campaña de tergiversación sobre el empleo de armas químicas, al punto que el secretario de Defensa, Chuck Hagel, manifestó desde Malasia que el Pentágono estaba tomando decisiones. Ya tiene cuatro barcos de guerra en el Mediterráneo, que baña las costas sirias.

El jefe de la Casa Blanca, todavía no tomó la decisión. “Por otra parte todavía estamos en guerra en Afganistán, y también debemos tomar esto en cuenta”, declaró. Fue una forma de decir que no está seguro de ganar dos guerras al mismo tiempo, lo que suena relativamente cuerdo, dentro de la locura imperial. El jefe de Estado Conjunto, general Martin Dempsey, es uno de los más refractarios a abrir un segundo frente.

Los militares de EE UU, Francia, Alemania, Italia, Canadá, Turquía, Arabia Saudí y Qatar se van a reunir en Ammán, Jordania, para abordar la posible guerra. Israel también sería de la partida. La lista de participantes revela el carácter injusto de la guerra que preparan: son potencias imperiales, socios de la OTAN, monarquías petroleras asociadas a Washington y el sionismo. Si esa coalición lanzara la guerra y eventualmente venciera en Siria, algo que no le será en absoluto fácil de lograr, se puede prever que el país árabe tendrá un retroceso de varios decenios, se convertiría en un protectorado estadounidense y base militar de aquellas potencias, con sus recursos naturales esquilmados y masacrada su población.

Frente a ese abismo, mejor parar la pelota y concretar la Conferencia Internacional de Ginebra-2 sobre Siria para buscar algún arreglo pacífico que resguarde la soberanía del país.

www.laarena.com.ar


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...