Tira Cuba

Tira Cuba

viernes, 28 de febrero de 2014

Carta abierta a Rubén Blades




Por: José Gregorio Bracho Reyes

Señor Cantautor:

Comenzaré por decirle que ésta es la segunda vez que le escribo. La primera vez que lo hice, era casi un niño, admirado por aquél trabajo (LP) que, junto a Willy Colón, sacó usted al mercado con el título de “Canciones del solar de los aburridos”. Obra maestra donde las halla y el cual ya es considerado un “Clásico del Caribe”. En aquella ocasión le escribí para agradecer la labor de concienciación que estaba usted llevando a cabo, desde aquél “Siembra”, para la formación de todos los adolescentes que en ese momento estábamos ansiosos por configurar una Identidad.

Aunque parezca raro, le diré que, junto con los de mi hermano mayor, fueron sus mensajes, y los de Alí Primera, los que más me ayudaron a aclarar el panorama y me alentaron a tratar de entender, de forma densa, nuestra triste historia latinoamericana y caribeña, descifrando tantas “verdades que eran mentiras”. Con “Pablo Pueblo”, “Plantación adentro”, “Tiburón” y tantas otras piezas, poco a poco, entre pregón y pregón, entre baile y baile, fueron apareciendo en escena “cosas de este mundo” que no me dejaron indiferente ante nuestra realidad política, social y cultural. Luego se sucedió en mí, y en mis panas de aquella época, una sed insaciable de lecturas. Sus canciones fueron como una llama y esa llama hoy día, quiero que lo sepa, no ha cesado. Puedo decir y digo que, me considero una persona de izquierdas (no dogmático) y Chavista, en gran parte gracias a su obra, que sirvió para “abrirme los sentidos”. Gracias Cantautor, gracias Rubén.

Muchas veces quise volver a escribirle, porque he seguido siendo fiel a su obra, la cual me parece monumental y digna de considerarse como “Patrimonio Cultural” de Nuestro Caribe, de Nuestra América.

Qué triste que en esta ocasión tenga que escribirle, desde el respeto y la admiración que aún genera en mi todo su trabajo, pero esta vez para disentir y responder, como venezolano plenamente identificado y comprometido con un Proceso Político Revolucionario que, llegado de la mano de nuestro Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, ha venido a dignificar nuestro nombre, no sólo como venezolanos, sino como latinoamericanos, como caribeños. Porque si un caraqueño hizo mucho por toda Nuestra América, no poca cosa hizo un llanero de Barinas por completar la obra de aquél, articulando los mecanismos efectivos para la tan ansiada “Patria Unida… la que Bolívar soñó”. Hoy decimos Latinoamericano y nos sentimos gigantes. Y eso, le guste o no, se lo debemos en gran parte a Hugo Rafael Chávez Frías.

Señor Rubén Blades, debería usted saber que si hoy día Venezuela es Territorio Libre de Analfabetismo (Declarado por UNESCO en 2005), el quinto país en el mundo con mayor matrícula escolar (85%), y el país que, según la FAO, más esfuerzos hace para acabar con el hambre en toda la región, que si tenemos uno de los más alentadores coeficientes GINI de todo el Continente, entre otras cosas de una larguísima lista que no cabrían en esta carta, es gracias al compromiso y la acción de la Revolución Bolivariana, liderada hoy día por Nicolás Maduro Moros, por voluntad del Comandante Chávez y de la mayoría del pueblo venezolano, quien en elecciones abiertas y limpias, lo llevaron a la Presidencia. No sólo con el voto de abril, sino también el de diciembre pasado.

Rubén, Rubencito, el Presidente Chávez no está “extinto”, se sembró en las conciencias de todos y cada uno de los hombres y mujeres de Nuestro Continente, y le digo más, allende nuestras fronteras también quedó sembrada la obra y el grito valiente de Hugo Chávez Frías. Le guste o no a sus amigos y colegas caraqueños (me refiero a los César Miguel Rondón y sus secuaces), esto se lo digo con conocimiento de causa, porque vivo, por razones laborales, en un remoto rincón de Asia, yo soy testigo del entusiasmo y el cariño que suele dibujarse en miles de rostros cuando se les habla de la Revolución Bolivariana y de Chávez.

Usted dice que “Venezuela no es una Nación unida” y es “un país cuya población está polarizada políticamente”, “una sociedad sumida en contradicciones obvias, con un gobierno electo por un estrecho margen”. Y yo le pregunto:

¿Conoce usted algún país cuya sociedad sea monolítica, cultural o políticamente hablando? ¿Conoce alguna sociedad donde no existan contradicciones, conflictos, “ruidos” y roces de tipo político?

¿Le parece que un 20% de abstención es mucha abstención en un país donde el voto es un derecho y no una obligación? ¿Conoce usted las cifras de abstención en Chile? ¿Según usted, con cuál margen debe ganar un candidato para merecer dirigir un proyecto de país? ¿Con qué margen ganaron Francois Hollande, Mariano Rajoy o Ángela Merkel? ¿Cuentan ellos con el apoyo total y absoluto de sus ciudadanos? ¿Están legitimados para imponer sus programas y proyectos de destrucción del Estado de Bienestar en Europa?

¿Recibió Obama el apoyo absoluto del pueblo norteamericano? Obama hoy día no representa, ni siquiera a las comunidades afroamericanas, que manifiestan abiertamente un total desencanto por su gestión. Pregúntele usted a la legendaria Ángela Davis, por ponerle un caso, su opinión sobre Obama.

Rubén, usted (y yo también) es un profesional universitario y sabes de qué le hablo. No haga demagogia. No se convierta en un “intelectual orgánico” al servicio de los imperios.

Claro que en Venezuela existe una parte de la ciudadanía que no apoya este Proyecto de País, y que aborrecen nuestro “Plan de la Patria”. Claro que hay un porcentaje importante de la población que opta por un modelo neoliberal y están en su derecho de disentir. Pero en nuestro país, como nunca antes, existen canales democráticos a través de los cuales pueden expresar su disconformidad. Tenemos el Sistema Electoral más diáfano, moderno y confiable del mundo, según James Carter. No sé si eso le dice algo. Además, nuestros procesos electorales han sido acompañados por representantes de organismos como la OEA, la UE y el “Centro Carter”. Por cierto, en los últimos tres lustros se han llevado a cabo 19 procesos electorales, de los cuales, el Proyecto Revolucionario Bolivariano ha salido vencedor en 18 ocasiones. Por otra parte, nuestra Constitución (la primera refrendada por el pueblo en la historia de América), contempla la posibilidad de convocar a un Referendo Revocatorio (RR) para cualquier cargo de elección popular. Ha de saber que la oposición ya convocó un RR en 2004 contra el Proyecto Bolivariano, el cual ganamos ampliamente.

Así que, hermano, no tenemos porqué tolerar que grupúsculos de ultra derecha, fascistas, que no representan sino a una minoría dentro de la MUD (Mesa de la Unidad Democrática), se empeñen en sembrar el caos, como parte de una estrategia de “Golpe Suave”, sirviendo con ello a los intereses del Imperio.

Rubén, “no se deje confundir, busque el fondo y su razón”.

Los Chavistas, no sólo nos autodefinimos como socialistas sino que, actuamos en consecuencia. Nuestro Gobierno Socialista aumentó la Inversión Social (lea usted bien, no hablamos de “Gasto Social”) en más de un 60% respecto a los gobiernos de la IV República. Gracias a lo cual hemos logrado reducir la desnutrición, de un 21 % a menos de un 3%, en poco más de una década. ¿Puede usted decir lo mismo de Panamá? Usted, que formó parte de uno de los gobiernos recientes del hermano país. Un país, Panamá, que nos duele tanto como el nuestro, al cual vemos como poco a poco lo van arrastrando por senderos oscuros, empeñados en convertirlo en refugio de capitales de dudosa procedencia.

Nosotros no sólo hemos leído a Lenin, sino también a otros autores como Pierre Bourdieu, de los cuales hemos aprendido, por ejemplo, a desmontar las trampas de las corporaciones mediáticas al servicio de los intereses neo-coloniales y neoliberales. Por cierto ¿Ha leído usted “Sur la Télévision”? Nosotros sí, porque en Venezuela ya no existe analfabetismo.

Claro que hemos leído a Lenin, y como lo hemos leído, sabemos lo que es el “do ut des”, razón por la cual mantenemos el intercambio comercial con los Estados Unidos. Usted mismo da respuesta a la pregunta que formula. Comprendemos que existen determinaciones históricas que obligan a tomar decisiones y mantener ciertos vínculos, aunque resulten ideológicamente incómodos. Para hacerlo corto: sabemos que todo tiene su momento. Pero no por ello vamos a comprometer nuestra soberanía. Hoy, como nunca antes, tenemos criterio propio y defendemos nuestro derecho a autodeterminación.

En Venezuela no existen presos políticos, ni se reprime a estudiantes. Hoy día permanecen detenidos unos señores que han alterado el orden público y pretenden derrocar por la fuerza un gobierno legítimo. Nadie ha sido encarcelado por manifestarse, sino por causar daños terribles al patrimonio público, por incitación a la violencia y por causar pérdidas humanas. Al hablar de “represión y censura”, creo que usted se confunde de país. Colombianos y chilenos han creado una etiqueta para twitter que le invito a ojear (#noesvenezuelaescolombia y #noesvenezuelaeschile). Venezuela es territorio de Paz, donde la censura está prohibida por ley. Pero la Paz necesita de órganos y mecanismos legales que la defiendan y protejan de facciosos.

Por cierto, ¿sabía usted que nuestra hermana República de Colombia lleva más de cincuenta años en guerra? Sin embargo, nunca se ha negado usted a ofrecer conciertos o visitar al vecino país. Hoy día en México, en Michoacán concretamente, el pueblo se ha armado pues se siente desvalido ante la impunidad de los narcotraficantes. ¿Visitaría usted México si le invita Peña Nieto? ¿Ha visto usted como reprimen al pueblo Mapuche en el hermano país austral, un país en el que los estudiantes son apaleados cuando reclaman su derecho a educación gratuita? ¿Rechazaría hacer un conciertito en Viña del Mar?

El Presidente Nicolás Maduro, como lo hizo Chávez en su momento y ningún otro anterior a él, ha llamado al diálogo, desde que asumió el poder. Pero dialogar no quiere decir ceder ante las imposiciones del capital extranjero, ni ante los intereses de la burguesía parasitaria local. Tenemos un Proyecto de País, un Plan de la Patria, independiente, soberano, y no vamos a ceder “ni un tantito así”.

Hermano, todas estas escenas de caos y muerte, no son más que un capítulo del guión que desarrollan quienes pretenden hacer de Venezuela otra Siria, no caiga usted en su macabro juego. Ya lo intentaron en abril de 2002 y fracasaron. Los derrotó un pueblo arrecho. Por cierto, nunca supe de una carta suya dirigida a Uribe o a Piñera, en la que condenase la represión a las comunidades afrocolombianas, a las torturas y el destierro al que han sido sometidos millones de campesinos colombianos por parte de los paramilitares (bajo la complicidad del estado) y que “cruzan la frontera pa’ salvarse en Venezuela”, o la represión a los estudiantes que exigen su derecho a educación pública en Santiago o a los mapuches que reclaman sus derechos ancestrales sobre la tierra.

Le expreso mis opiniones, mi respetado Cantautor, sin rencores ni ironías, con el único objeto de dejarle claro que Venezuela, el Proyecto Revolucionario Bolivariano y Nuestro Presidente Nicolás Maduro cuentan con millones de dolientes, dentro y fuera de nuestro país.

Rubén, quiero decirle que, a pesar de este penoso capítulo que lamentable y tristemente ha querido usted protagonizar, seguiré disfrutando de su valiosa e insuperable obra, tal y como disfruto del trabajo de autores que, como Borges o Vargas Llosa, decidieron en un momento alistarse en “el otro bando”, llegando a apoyar incluso las más sangrientas dictaduras de las que quizás se haya tenido noticia. Su obra, como la de aquellos autores, está muy por encima de usted. Ya no le pertenece, aunque siga usted cobrando, con mucha razón, los derechos autorales.

Usted, como yo y como todos nuestros prójimos, próximos y lejanos, así como todos los cuerpos sociales conocidos, está pleno de contradicciones. Ya sabemos que en nada humano existe la pureza. Yo le juro que seguiré respetando su persona, porque para eso me formé con una conciencia de izquierda, valga decir, en la defensa activa de la dignidad del ser humano, pero quería que supiese que “el que se mete con mi barrio… me cae mal”.

Sin mucho más que decirle, por ahora, me despido.

Atentamente,
Desde un rincón de Anatolia, febrero de 2014.

Cuba, los Derechos Humanos, la contrarrevolución interna y la derecha española.

La derecha española se quiere vestir de obeja.... ¿A quién con ese cuento?

El triunfo de la Revolución cubana en 1959 fue un duro revés para el imperialismo yanqui, el cual no pensó y no concebía que frente a sus propias narices se erigiera un gobierno que no siguiera las pautas que hasta el momento dictaba para el resto del continente.



Enmarcándose en la teoría del fatalismo geográfico_ basada en la Doctrina Monroe, el Destino Manifiesto y sus consecuentes_ la Revolución cubana ponía en duda la invencibilidad de la hegemonía imperial. Esto trajo consigo que el gobierno de los Estados Unidos y su aparato de inteligencia hiciesen una reevaluación de sus estrategias, para sentar otras nuevas que condujeran al derrocamiento de la nueva ideología y cultura de lucha implementada por los cubanos. La diplomacia norteamericana basó su política exterior hacia Cuba en lineamientos hincados en operaciones encubiertas de la CIA y en la preparación, financiación y asesoramiento de organizaciones contrarrevolucionarias fuera y dentro de Cuba. El objetivo es un solo: destruir el socialismo cubano y contribuir a restablecer en Cuba un gobierno favorable a los Estados Unidos.



JM WAVE fue la Estación CIA inicial desde donde se planeaba todo el trabajo de inteligencia, subversión y terrorismo contra Cuba. Dentro de las primeras operaciones de agresión se encuentran: Operaciones Pluto (Zapata), Operación Mangosta, el Programa de Múltiple Vía y el Programa Subversivo de la Administración Johnson. Pero la desventura sufrida en Playa Girón, y la consecuente derrota de la Brigada 2506, obligó al imperialismo yanqui a revisar sus planes y así lo expresaba John F. Kennedy en carta al General Taylor:



“… examinar de cerca todas nuestras prácticas, y programas en las áreas de las actividades militares y paramilitares, insurgencia y contrainsurgencia que no sean de guerra abierta. Pienso que necesitamos reforzar nuestro trabajo en este campo.



“En el transcurso de este estudio espero le preste especial atención a las lecciones que pueden aprenderse de los recientes acontecimientos en Cuba”.



Aunque los especialistas de la CIA establecieron cuatro direcciones de trabajo, donde contemplaban la creación de una fuerza paramilitar fuera de Cuba que exigía una cantera de dirigentes, y para ello estaban los esbirros batistianos basificados en Miami y otros países donde huyeron al triunfar la Revolución cubana; la creación de medios de transmisiones contra Cuba (como Radio Swam y Radio-TV Martí), la ejecución de acciones de inteligencia encubierta originadas dentro de Cuba (sin con esto dejar de llevar a cabo otros ataques terroristas, como guerra bacteriológica, quemas de campos de cultivo, infiltraciones, agresiones a pueblos costeros, violaciones del espacio aéreo y marítimo cubano, incentivación a la emigración ilegal, atentados a la estructura económica del país y un largo etcétera), también se encontraba la alternativa de crear una oposición política dentro del territorio, la cual permitiera la labor de subversión más directa a la población.



Por tanto, era necesario destinar grandes fondos para desarrollar el reclutamiento, el apoyo logístico y el asesoramiento de los mercenarios asalariados utilizados por el gobierno de Estados Unidos dentro del propio territorio cubano. Es consabido el papel de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA por sus siglas en inglés) como cuartel general de esta edulcorada disidencia (más bien, fardo de lumpens).



El trabajo de aniquilación de la Revolución cubana también fue tomando derroteros extraterritoriales con la aplicación de presiones “diplomáticas” a gobiernos o empresas extranjeras con intereses de inversión o comercio con Cuba; así como la extensión del bloqueo económico, financiero y comercial hacia otras latitudes, gobiernos y partidos políticos títeres del imperialismo yanqui.



Obligada a responder al llamado del Tío Sam, la Unión Europea, una comunidad americanizada a través del Plan Marshall, que para mantener su empobrecido estatus mental de colonizadora (en segundo puesto), pone su maquinaria movida por la derecha europea a disposición del imperialismo yanqui.



Dentro de la misma se puede citar como ejemplo al Estado Español, donde gobiernos, principalmente dirigidos por la derecha española bajo el ala del Partido Popular (con ayuda de otras denominaciones de derecha y llamados centro “izquierda”), han sido quienes han mostrado mayor injerencia en los asuntos internos de Cuba, brindando apoyo a la política imperial con la promoción de medidas dirigidas a endurecer el bloqueo económico; así como la incentivación a la subversión en el archipiélago cubano con el apoyo financiero a la contrarrevolución interna.



En 1996, fue precisamente el gobierno dirigido por el ex-presidente José María Aznar, cercano al guerrerista ex-presidente norteamericano George W. Bush, el que promovió en la Comunidad Europea la adopción del llamado Acuerdo de Posición Común, con el cual se rompían las relaciones bilaterales de la Comunidad con el gobierno de Cuba hasta tanto no llevara a cabo transformaciones políticas y económicas que dieran satisfacción al denominado “mundo libre”. Es decir, se cumplieran las demandas exigidas por el gobierno norteamericano de que Cuba tomara los mismos rumbos de subyugación de antaño.



Varias han sido las propuestas de Proyectos No de Ley presentados en el Congreso de los Diputados por parte de la derecha española (Grupo Parlamentario del Partido Popular (PP), Convergencia i Uniò (CiU), Unión Progreso y Democracia (UPyD)), donde se muestran el persistente intento de crear descrédito hacia la Revolución cubana y en la terca posición servilista de apoyar a la disidencia interna cubana.



Además de la sucia maniobra de Aznar con el Acuerdo de Posición Común, en diferentes Boletines Oficiales de las Cortes Generales del Congreso de los Diputados podemos encontrar ejemplos de macabras maniobras y el balbuceo de viles mentiras:



En febrero del 2011, en el Boletín Serie D Nº 514 de la IX legislatura, El Grupo Parlamentario Popular presento la proposición 161/002051, firmada por Teófilo de Luis Rodríguez y María Soraya Sáenz de Santamaría Antón (ambos del GP del PP). Donde se condena a Cuba por no autorizar la salida del recordista Guinnes en huelgas, Guillermo Fariñas, para recoger el Premio Sarajov con el cual había sido “galardonado” a su labor “pacifista”. Un “inofensivo” personaje que no deja escapar ocasión para llamar la atención de corresponsales extranjeros en sus performances callejeros ni tampoco para solicitar recrudecimiento del bloqueo o intervención militar imperialista. Igualmente, en este mismo Boletín, se presentó la proposición 161/002057, firmada por Carlos Salvador Armendáriz (UPN) y Rosa María Díez González (UPyD) donde se hacen eco del Informe anual (2010) que publica la Comisión sobre Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos, el cual incluye a Cuba en una lista de países en “observación” por presuntos ataques a denominaciones religiosas dentro del archipiélago cubano.



Es lamentable que estos señores diputados no sean capaces ni de reconocer las voces religiosas dentro de Cuba y tengan la memoria tan corta que olvidaron con mucha rapidez las palabras del Pontífice Juan Pablo Segundo, en su visita a Cuba del 21 al 25 de enero de 1998, cuando a la hora de su despedida en el aeropuerto José Martí dijo: "Continúen conservando los valores más genuinos del alma cubana, su confianza en Dios, su vocación a la libertad".



Pero si hay que referirse a incidentes contra las iglesias dentro de Cuba, deberían recordar que los únicos que han abordado iglesias han sido los personeros de esta calaña que los diputados desean “amparar”. Un ejemplo de propaganda bien manipulada por los monopolios mediáticos fue el encierro voluntario de trece personas en la Iglesia de la Caridad, situada en el municipio de Centro Habana y que el propio Arzobispado de La Habana solicitaba, el 15 de marzo de 2012, a la policía cubana el desalojo de éstas personas. Mientras los mass medias se hacían ecos de las falacias de los “periodistas independientes” sobre brutalidad policial; aunque en un cable de la agencia AP se comprueba que su corresponsal consultó con los vecinos del lugar  que “la policía llegó al sitio y en pocos minutos se llevaron en autobús a los disidentes, pero sin que se produjeran escenas de violencia”. También recordarles que dos días después del hecho anterior, se produjo otro en la provincia de Holguín. Hechos que tanto los diputados, como los medios al servicio del capital, tergiversan a sus intereses u omiten la verdad; ya que ninguno han sido capaces de comunicar que la propia Iglesia cubana ha denunciado la actuación de estos grupúsculos de la edulcorada “disidencia” cubana, quienes solamente tienen protagonismo para la prensa extranjera.



Sería bueno que los diputados del CiU, UPyD, PP y PSOE revisarán las palabras del Nuncio Papal en La Habana, quien dijo en una entrevista: No existe ningún problema religioso o ambiente de tensión entre el gobierno revolucionario y la Iglesia Católica; nuestras relaciones son normales. Es más, el Vaticano ha destinado a un hombre joven, inteligente, como lo es su delegado en Cuba, monseñor Zachi, quien ha comprendido perfectamente el cambio social que se desarrolla en este país. En Cuba, mientras no lleven a cabo labor de contrarrevolución, no se procede contra nadie”. Pero igualmente podrían revisar las emitidas por parte de la VI Asamblea General del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI), evento realizado en junio de 2013 en La Habana, y encontrarán que 300 líderes protestantes de 20 países muestran opiniones bien diferentes sobre Cuba y donde también expresaron rotundamente una condena al bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos contra Cuba.



Pero para más inri, entre el 7 y el 12 de octubre de 2013, una Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, encabezada por Josep Antoni Duran i Lleida (CiU-UD) como presidente de la misma, entre otros parlamentarios del PP, PSOE y PNV, sostuvieron encuentros con los connotados extremistas anticubanos, el senador Bob Menéndez y el congresista Rubén Hinojosa (Presidente del CHCI), con quienes además de ventilar asuntos de relaciones entre Estados Unidos y España, no faltó el tema Cuba en sus pláticas y las posibilidades de buscar alternativas de hacer acusaciones al gobierno cubano sobre el presunto “asesinato” del contrarrevolucionario Osvaldo Payá.



¿A estos señores se les olvidó que quien provocó el accidente donde falleció Osvaldo Payá y Harold Cepera, fue el representante de las Nuevas Generaciones del Partido Popular, Ángel Carromero, quien entró en Cuba con visado turístico y, sin embargo, se dedico a actividades políticas? ¿Se les olvidó a estos señores el expediente abierto a Carromero por conducción temeraria en España, con un acopio de 42 multas por delitos de tránsito hasta el 2012, incluso, había conducido de manera ilegal ya que perdido sus puntos del carnet de conducir? ¿Se les olvidó a estos diputados que al terminar el proceso judicial al Vicesecretario de Nuevas Generaciones del PP en Cuba, el propio Consulado General de España en Cuba calificó el juicio de “procesalmente impecable”?



De todas maneras, de este caso, más bien debería enjuiciarse nuevamente a Carromero por mentirle al mundo entero, ya que sabiendo la gravedad de su caso y la impertinencia de muchas de las figuras de la derecha española (como Esperanza Aguirre), pidió desde Cuba que no politizaran su caso al decir: "… le pido a la comunidad internacional que por favor se centre en sacarme de aquí y no en utilizar un accidente en tránsito, que podría haberle pasado a cualquier persona, con fines políticos"… pero realizó actividad política y llevó financiamiento a la disidencia.



La constante injerencia de los diputados de la derecha sigue pujando por ser un instrumento imperialista contra la soberanía cubana, ya que el 21 de enero del presente año, los diputados Josep Antoni Duran i Lleida, Portavoz del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió) y Carlos Casimiro Salvador Armendáriz, Diputado por Unión del Pueblo Navarro (UPN-PP, Grupo Parlamentario Mixto), volvieron a presentar otra proposición, la 161/002343, en la cual los diputados manifestaron en la proposición la total disposición de brindar apoyo a la disidencia interna de Cuba para lograr “el diálogo que conduzca a la reconciliación del pueblo de Cuba con tolerancia completa para cualquier ideología que permita la efectiva instauración de la democracia”, según explica el documento; recordando así la visita realizada por varios miembros de la “oposición democrática” (simples cubanos de alquiler), en un tour financiado por “amigos” (según declaro en una ocasión Yoani Sánchez, aunque se sabe que las directrices de dicha financiación salieron de las oficinas de la CIA).



Pero como de democracia se trata, todo indica que a Duran i Lleida se le ha olvidado algunos hechos en los cuales su Federación de partidos (UDC y CDC) aplaudió a la oposición venezolana cuando llevó a cabo el golpe de estado, en el 2002, contra Hugo Chávez (entonces presidente elegido constitucionalmente). También aplaudieron el golpe de estado en Honduras contra Manuel Zelaya y argumentaron las mismas mentiras, orientadas desde Estados Unidos, sobre supuestas inconstitucionalidades por parte del mandatario depuesto. ¿Cómo es posible que ahora hablen de “reconciliación del pueblo de Cuba” con “tolerancia a cualquier ideología” y años atrás festejaron el irreconciliable acto de golpes de estados por la falta de tolerancia de la derecha latinoamericana y su amo, el imperialismo yanqui?



Hay muchas preguntas que hacerse en referencia a la honestidad de estos políticos del CiU. ¿Cómo es posible que el CiU levante banderas de independentismo con referencia a España y por otro lado se regocije con aquellos cubanos que intentan minar el proceso social de su propio país, cercenando la independencia de Cuba con la posible anexión y sometimiento al imperialismo? ¿Cómo tener tolerancia con esos mismos personeros que cobran en la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana y orientados por el personal diplomático de la sección consular, para llevar a cabo una labor opositora frente al proceso revolucionario de Cuba? ¿Cómo tener tolerancia con quienes violan las leyes de Cuba por actos de traición, siendo éstos constitutivos de condenas de llevarse a cabo por ciudadanos en otros países, como lo establecen sus leyes, entre ellos España?



Ángel Carromero no ha sido el único político español que ha entrado a Cuba con visado turístico para realizar labores con otro carácter y de tipo ilegal. ¿Habrá olvidado Duran i Lleida el caso de las mujeres miembros de la Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC) del partido Convergencia Democrática de Catalanya (CDC) que entraron a Cuba con el objetivo de hacerle la comparsa a las llamadas “Damas de Blanco” y a los disidentes internos?



¿Ninguno de estos políticos se cuestiona el por qué del uso de millones de dólares y euros en financiar la subversión en otros países como Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador? ¿Fondos millonarios usados contra estos países, sólo por tener “gobiernos molestos” a los intereses imperiales, aunque fueron elegidos constitucionalmente? ¿Ninguno de estos políticos españoles evalúa una utilidad más adecuada y justa de estos fondos millonarios, cuando en la misma sociedad donde estos diputados residen enfrenta serias dificultades económicas?



El periodista Pascual Serrano, en un texto titulado "Guerra fría cultural contra Cuba" declaraba: "la revista Encuentro lleva recibiendo fondos de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) al menos desde el año 2000. Solo en 2008 recibió 500 mil euros de esta institución perteneciente al gobierno de España. A esta cifra hay que añadir el dinero recibido de la Dirección General del Libro del Ministerio de Cultura español; gobiernos regionales españoles (Junta de Andalucía, Comunidad Autónoma de Cantabria, gobierno de Aragón); una institución europea (Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos, Comisión Europea); banca pública española (Fundación ICO, Fundación Caja Madrid); instituciones ligadas al gobierno estadounidense (National Endowment for Democracy ―1.033.135 dólares entre 2000 y 2007―, The Ford Foundation ―400 mil en 2008―, The Open Society Institute, Cuba Study Group) y organizaciones ligadas a la internacional socialdemócrata (Centro Internacional Olof Palme de Suecia y Fundación Pablo Iglesias de España).”



Organizaciones políticas como el Partido Popular (PP) o Convergencia i Uniò (CiU) junto a ciertas personalidades del gobierno, como el caso de Esperanza Aguirre, desvían grandes sumas con el mismo fin subversivo dentro o fuera de Cuba. La presidenta falangista de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha desviado fondos destinados a organizaciones sociales para cubrir la actividad de su socio y agente de la CIA Carlos Alberto Montaner (reclamado por la justicia cubana por cometer atentados en los 60). Los fondos se tramitaron a través de La Asociación Iberoamericana por la Libertad, vinculado al minúsculo Partido Unión Liberal Cubana, un invento de Montaner para seguir haciendo negocios de las agresiones a Cuba.



El Congreso de los Estados Unidos ha estado aprobando fondos, que ya suman cerca de los 456 millones de dólares para programas de desestabilización a través de empresas contratistas y la contrarrevolución interna en la Isla (mal llamada disidencia). En el período Obama-Clinton, el Senado aprobó 20 millones de dólares para el programa de “Asistencia a la Democracia en Cuba”.



¿Desde cuándo la democracia se logra con el financiamiento de la subversión, la desestabilización de gobiernos constitucionales, el apoyo a golpes de estado, la represión de los pueblos a través de las guerras, la creación de mentiras, el manejo de la opinión pública y la ejecución de acciones encubiertas?



Sin embargo, los diputados mencionados anteriormente no fueron los únicos. Otros, como Teófilo De Luis Rodríguez pide la palabra (Diputado por Madrid. G.P. Popular (GP)), González Cabañas (miembro del Comité Federal del PSOE), Irene Lozano Domingo (Diputada por Madrid. G.P. UPyD), Antoni Picó i Azana (GP Catalán GC-CiU) se “dignaron” en exponer en la sesión de la Comisión de Asuntos Exteriores, realizada el 18 de febrero del presente año, dos temas sensibles para el caso Cuba:



  • La iniciativa de la Unión Europea de valorar con Cuba el establecimiento de relaciones bilaterales, superando el Acuerdo de Posición Común.
  • Continuar y reforzar el apoyo a la disidencia interna; teniendo en cuenta que la Cámara, en el 2013, recibió un importante grupo de disidentes o de personas que trabajan por los derechos humanos y las libertades en la República de Cuba”, según palabras del señor De Luis Rodríguez. Con “importante grupo” se refería a Berta Soler, Joani Sánchez, Elisardo Sánchez Santa Cruz, Dagoberto Valdés, Guillermo Fariñas y la viuda de Oswaldo Payá, quienes muy a pesar de la “represión que sufren en Cuba”, visitan libremente las oficinas de la SINA (donde celebrando “Congresos” y asesoramientos informáticos para mejorar la labor subversiva) y hasta se pasean por las calles proporcionando shows mediáticos, haciendo caminatas bajo la seguridad de la propia policía cubana y miembros de la seguridad y dándose el lujo de viajar por diferentes países, a costa del dinero extraído a contribuyentes estadounidenses y europeos a través de sus impuestos, para dar “magistrales conferencias”, tergiversando y mintiendo sobre la realidad cubana. ¿Si en Cuba hay un régimen represivo y brutal, cómo es posible que estos personajes, mohatreros mercenarios, puedan entrar y salir de Cuba para difamar del gobierno “represivo” cubano y ser instrumentos de potencias extranjeras y que no sufran ningún tipo de consecuencias por esto?


En el primer punto, los diputados, retomaron la intensión expresa por la Comunidad Europea sobre valorar con Cuba el establecimiento de relaciones bilaterales, después de comprobar el rotundo fiasco del Acuerdo de Posición Común en más de una década de implementada, para hacer propuestas de presiones a través de condiciones dirigidas a lo expresado en el párrafo anterior.



Si tanto les interesa, a dichos diputados, el respeto a los Derechos Humanos, la democracia y la libertad, deberían  tomar interés por esos cerca de 115 presos cubanos que el Gobierno de Cuba liberó entre 2010 y 2011 tras un acuerdo humanitario con la Iglesia Católica y cuales fueron presentados entonces en los medios internacionales como “periodistas independientes” (aunque es consabido quienes les pagaban por sus “noticias”). Gran parte de ellos se encuentran apostados frente al Ministerio de Asuntos Exteriores de España, en Madrid, y que recibieron, el pasado 23 de mayo de 2012, una buena dosis de la “amabilidad” policial, de la cual el disidente Diosiris Santana señaló, en una entrevista, la escena vivida por algunos de sus compañeros: “los arrastraron en el suelo, les golpearon la cara, el brazo, uno tiene la nariz partida y un pie”.



Creo inverosímil que estos políticos del CiU, UPyD, PP y PSOE se desgasten en hablar de democracia y libertades en Cuba y, primero que todo, no miren el fino tejado de vidrio que hay sobre sus cabezas, poniendo en segundo o último plano de importancia la realidad en que viven: bajo protestas y manifestaciones de la población a la que supuestamente representan. Realidad debido a las políticas neoliberales de recortes y que van estrangulando cada vez más a la sociedad española.



De todas formas, es oportuno esclarecerle al señor González Cabañas (diputado del Congreso por la provincia de Cádiz y miembro del Comité Federal del PSOE) y a su “fidedigna” fuente, el historiador Rafael Rojas, que si realmente conocieran a José Martí, ninguno se atrevería a comentar tal disparate sobre que esta es la otra Cuba, en el sentido de que La Habana recupera la tradición republicana de José Martí,…”.



Señor González Cabañas, la Revolución cubana se levanta sobre los pilares fundamentales del pensamiento martiano, lo cual indica que cuando único se recuperó al apóstol fue en el preciso momento en que un grupo de jóvenes, con Fidel Castro al frente, en 1953, decidieron rescatarlo con la lucha por la verdadera independencia de Cuba. Esta Cuba de hoy es la misma que se viene construyendo, transformando y desarrollando, desde enero de 1959 y donde la figura y obra de José Martí es intrínseca e indisolublemente parte de la ideología y actuar político del pueblo cubano.



Estos señores diputados deberían dejar de ser otros monigotes de la política imperial contra Cuba. Pero para cerrarles la boca, vuelvo a recordarles las palabras de Josep Nuet Pujals, quien habló en nombre de la Izquierda Plural en esa Sesión de la comisión de Asuntos Externos, el 18 de febrero de 2014:



Ya le dijimos al ministro García-Margallo en una de sus comparecencias en esta Comisión de Asuntos Exteriores que la posición común de la Unión Europea ante Cuba tenía los días contados, y no nos equivocamos. La posición común ha dejado de existir y está siendo rápidamente sustituida por una política más realista por parte de la Unión Europea, basada en el diálogo y no en la imposición o la voluntad de dar lecciones a la isla de Cuba, porque evidentemente la crisis de la Unión Europea no está para dar lecciones a la isla de Cuba en casi de nada, y menos en este momento. Hay que decir de forma clara que Cuba es un país en el cual los derechos humanos gozan de aspectos muy avanzados; derechos humanos, políticos, económicos y sociales, como se reconoce internacionalmente de alguna forma en todo lo que es su sistema educativo y sistema sanitario; punto de referencia en toda América Latina, y yo diría que mucho más allá. Por tanto, el principal problema que hoy tiene la isla de Cuba está vinculado al bloqueo criminal que durante décadas ejercen los Estados Unidos sobre el pueblo cubano y que evidentemente ha limitado de forma muy importante el desarrollo social y económico de la isla.”



“Hoy el papel de Cuba ha sido ampliamente reconocido, por ejemplo, en la última cumbre de la comunidad de Estados de América Latina y Caribe, que se desarrolló en La Habana. Por tanto, es una referencia importante en el marco de América Latina una vez que la comunidad de América Latina y el Caribe se hayan desprendido del tutelaje histórico que durante demasiado tiempo ejercieron los Estados Unidos sobre los pueblos del sur de América. Esa es hoy la realidad. Pensamos que la política extrema del Partido Popular, de Aznar y de algunos líderes europeos que durante un periodo excesivamente largo intentaron dirigir la política de la Unión Europea ante Cuba, ha fracasado. Ha fracasado el extremismo y, por tanto, nuestro grupo parlamentario está contento de que se abra un nuevo periodo, un nuevo diálogo y unas nuevas relaciones basadas, como decía antes, en el respeto mutuo de comunidades como la Unión Europea y también la isla de Cuba.



“Aprovecho para pedir de forma clara la liberación de los presos políticos cubanos que en este momento están internados en cárceles de Estados Unidos por su lucha activa contra el terrorismo que desde suelo norteamericano se ha venido desarrollando contra la isla de Cuba y que tiene un triste y largo historial de acciones delictivas. Finalmente, invito a las señoras y señores diputados al encuentro que se producirá en el mes de octubre con la solidaridad cubana en La Habana en un encuentro internacional de todos los pueblos y organizaciones solidarias con Cuba y  que para muchos constituye hoy una referencia y lo seguirá siendo.”



Por lo expresado anteriormente por Josep Nuet, se vuelve bastante paradójico que el señor Antoni Picó i Azanza haya expresado lo siguiente: “En pleno siglo XXI es imposible negar como derecho humano fundamental el derecho de los ciudadanos, de los hombres y de las mujeres, a poder vivir en sistemas democráticos y la Unión Europea contempla ese derecho”; porque no es muy cierto y sí se niegan los derechos a los ciudadanos de vivir en sistemas democráticos; negación que hacen constantemente los gobiernos de Estados Unidos con su criminal política hegemónica en países de Nuestra América y también España al obligan a convivir a millones de españoles con el funeral de siete políticas públicas: Sanidad, Educación, Igualdad, Servicios Sociales, Dependencia, Cooperación y, fundamentalmente, Empleo. Decesos decretados por leyes aprobadas por el gobierno del que ustedes, señores diputados, forman parte y a través del cual han cercenado los derechos de los ciudadanos de todo el estado español, obligándolos a atravesar un túnel sin luz y sin salidas, un agujero con fórmulas de rescate a bancos y no a personas, con un futuro sin esperanzas y sin techos, donde lamentablemente muchos han encontrado la única y verdadera salida en la emigración.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...