Tira Cuba

Tira Cuba

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Al descubierto: EE.UU. otorgó asilo a más de 1.500 terroristas en 2014

Revelado: EE.UU. otorgó asilo a más de 1. 500 terroristas en 2014
Foto: Reuters/Yuri Gripas.
Nota del administrador de este blog:  El señor Barack Obama, en su intervensión por el 70 Aniversario de la ONU, calificó como dictador y violador de los derechos del pueblo sirio al presidente de ese país, Bashar al-Asad; sin embargo, el presidente de Estados Unidos firma asesinatos selectivos con Drones, así como su gobierno promueve guerras de rapiña por intereses geopolíticos y financia a grupos paramilitares y terrroristas contra los llamados gobiernos "molestos" ¿Irónico e hipócrita, verdad?

Tomado de RT Actualidad

El gobierno de Barack Obama otorgó asilo a más de 1.500 terroristas el año pasado, según documentos obtenidos por el grupo conservador de vigilancia gubernamental Judicial Watch.

"El Gobierno permitió el año pasado la entrada en EE.UU. de 1.519 extranjeros inadmisibles, implicados en terrorismo", señaló la organización no gubernamental estadounidense.

Los datos obtenidos del Departamento de Seguridad Nacional y del Servicio de Ciudadanía e Inmigración, han revelado que más de la mitad de aquellos que obtuvieron permisos de residencia, principalmente en el estatus de refugiados, habían proporcionado apoyo material a grupos terroristas.

Los otros habían tomado un curso de entrenamiento paramilitar en una organización terrorista, facilitado voluntariamente asistencia médica a miembros de un grupo terrorista y solicitado fondos o individuos para membrecía en tal organización.    

"Tras una revisión caso a caso, el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, concluyó que los terroristas admitidos solamente habían participado en dichas actividades bajo coerción", indica Judicial Watch. 

La política para permitir a sospechosos terroristas poner pie en suelo estadounidense comenzó el año pasado, cuando el gobierno de Barack Obama alteró la Ley sobre la Inmigración y Nacionalidad.

Como resultado se abolió el enfoque de tolerancia cero hacia aquellos vinculados al apoyo material al terrorismo si el Gobierno consideraba que no representaban una amenaza.

"La ONU ha de ser defendida del unilateralismo y profundamente reformada para democratizarla y acercarla a los pueblos."


Discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, en el segmento de alto nivel del 70 Período de Sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, el 28 de septiembre de 2015, “Año 57 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)

Estimados Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno;

Distinguidos Jefes y Jefas de Delegaciones;

Señor Secretario General de las Naciones Unidas;

Señor Presidente:

Hace 70 años que, en nombre de los pueblos, los miembros de esta organización suscribimos la Carta de las Naciones Unidas. Nos comprometimos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra y a edificar una nueva forma de relacionarnos bajo la guía de un conjunto de propósitos y principios, que debían augurar una época de paz, justicia y desarrollo para toda la humanidad.

Sin embargo, a partir de entonces, han sido constantes las guerras de agresión, la intervención en los asuntos internos de los Estados, el derrocamiento por la fuerza de gobiernos soberanos, los denominados “golpes suaves” y la recolonización de territorios, que han sido perfeccionados con formas de actuar no convencionales, con el empleo de nuevas tecnologías y esgrimiendo supuestas violaciones de los derechos humanos.

Es inaceptable la militarización del ciberespacio y el empleo encubierto e ilegal de las tecnologías de la información y las comunicaciones para agredir a otros Estados, como también lo es que se distorsione la promoción y protección de los derechos humanos, utilizándolos de forma selectiva y discriminatoria para validar e imponer decisiones políticas.

A pesar de que la Carta nos llama a “reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana”, el disfrute de los derechos humanos continúa siendo una utopía para millones de personas.

Se niega a la humanidad el derecho a vivir en paz y su derecho al desarrollo. Es en la pobreza y la desigualdad donde deben buscarse las causas de los conflictos, generados por el colonialismo y el despojo de las poblaciones autóctonas, primero, y más tarde por el imperialismo y el reparto de esferas de influencia.

El compromiso asumido en 1945 de “promover el progreso social y elevar el nivel de vida” de los pueblos y su desarrollo económico y social, sigue siendo una quimera, cuando 795 millones de personas sufren hambre, 781 millones de adultos son analfabetos y 17 000 niños mueren cada día de enfermedades curables, mientras que los gastos militares anuales en todo el mundo ascienden a más de 1,7 millones de millones de dólares. Con solo una fracción de ese monto podrían solucionarse los problemas más acuciantes que azotan a la humanidad. Incluso, en los países industrializados ya prácticamente desaparecieron las “sociedades de bienestar”, que se nos presentaban como el modelo a seguir. Los sistemas electorales y los partidos tradicionales, que dependen del dinero y la publicidad, son cada vez más ajenos y distantes de las aspiraciones de sus pueblos.

El cambio climático pone en peligro la existencia de la especie humana, y los Estados deben asumir responsabilidades comunes pero diferenciadas ante la inobjetable realidad de que no todos los países somos responsables por igual de lo ocurrido, ni despilfarramos los recursos naturales y humanos en un consumismo irracional e insostenible.

Las consecuencias del cambio climático son especialmente devastadoras en los pequeños países insulares en desarrollo e imponen una tensión adicional a sus frágiles economías. Lo mismo sucede en África, con el incremento inexorable de la desertificación.

Nos solidarizamos con nuestros hermanos caribeños y demandamos que se les dé un trato especial y diferenciado. Apoyamos a los países africanos y reclamamos para ellos un tratamiento justo, transferencia de tecnología y recursos financieros.

Señor Presidente:

Con la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y, particularmente con la firma por los jefes de Estado y de Gobierno, en enero del 2014, de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, ha quedado demostrado que, por encima de nuestras diferencias, podemos avanzar hacia la unidad y la consecución de objetivos comunes en el marco de nuestra diversidad.

En la Proclama, reafirmamos el compromiso inquebrantable con los principios de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional y de resolver las diferencias de forma pacífica, así como la convicción de que el pleno respeto al derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural constituye una condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones. Reclamamos que estos principios sirvan de base a las relaciones de otros Estados con nuestra región.

La República Bolivariana de Venezuela contará siempre con la solidaridad de Cuba frente a los intentos de desestabilizar y subvertir el ordenamiento constitucional, y destruir la obra iniciada por el compañero Hugo Chávez Frías (Aplausos) y continuada por el presidente Nicolás Maduro Moros a favor del pueblo venezolano.

De igual manera, va nuestra firme e irrestricta solidaridad a la República del Ecuador, a su Revolución Ciudadana y a su líder, Rafael Correa Delgado, quien se ha convertido en el blanco del mismo guión de desestabilización aplicado contra otros gobiernos progresistas de la región.

Nos solidarizamos con las naciones del Caribe que solicitan justas reparaciones por los horrores de la esclavitud y la trata de esclavos (Aplausos), sobre todo en un mundo en el que la discriminación racial y la represión de las comunidades afrodescendientes han ido en ascenso.

Ratificamos nuestra convicción de que el pueblo de Puerto Rico merece ser libre e independiente, luego de más de una centuria sometido a la dominación colonial.

Nos solidarizamos con la República Argentina en su legítimo reclamo de soberanía sobre las islas Malvinas, Sandwich del Sur y Georgias del Sur.

Reiteramos nuestro apoyo solidario a la presidenta Dilma Rousseff y al pueblo de Brasil en la defensa de sus importantes logros sociales y de la estabilidad del país.

Reafirmamos nuestro rechazo a la intención de extender la presencia de la OTAN hasta las fronteras de Rusia y a la imposición de sanciones unilaterales e injustas contra esa nación.

Saludamos el denominado acuerdo nuclear con la República Islámica de Irán, que demuestra que el diálogo y la negociación son la única herramienta efectiva para solventar las diferencias entre los Estados.

Renovamos nuestra confianza en que el pueblo sirio es capaz de resolver por sí mismo sus diferencias y demandamos que cese la injerencia externa.

Una solución justa y duradera al conflicto del Medio Oriente exige, inexorablemente, el ejercicio real del derecho inalienable del pueblo palestino a construir su propio Estado dentro de las fronteras anteriores a 1967 y con su capital en Jerusalén oriental, lo que enérgicamente apoyamos.

Durante las últimas semanas nos han impactado las imágenes de las oleadas migratorias hacia Europa, que constituyen una consecuencia directa de las acciones de desestabilización que la OTAN promovió y ejecuta en países del Medio Oriente y África del Norte, y del subdesarrollo y la pobreza imperantes en países del continente africano. La Unión Europea debe asumir, de manera plena e inmediata, sus responsabilidades con la crisis humanitaria que ayudó a generar.

Señor Presidente:

Tras 56 años de heroica y abnegada resistencia de nuestro pueblo, quedaron restablecidas las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos de América.

Ahora se inicia un largo y complejo proceso hacia la normalización de las relaciones, que se alcanzará cuando se ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero; se devuelva a Cuba el territorio ocupado ilegalmente por la Base Naval de Guantánamo; cesen las transmisiones radiales y televisivas y los programas de subversión y desestabilización contra la isla, y se compense a nuestro pueblo por los daños humanos y económicos que aún sufre (Aplausos).

Mientras persista, continuaremos presentando el proyecto de resolución titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos de América contra Cuba”.

A los 188 gobiernos y pueblos que han apoyado aquí y en diversos foros internacionales y regionales nuestra justa demanda, les reitero el eterno agradecimiento del pueblo y el gobierno cubanos por su sostenido respaldo.

Señor Presidente:

Cuba celebra, con profundo compromiso, el aniversario 70 de la Organización de las Naciones Unidas. Reconocemos que en estos años se ha intentado, pero no se ha hecho lo suficiente, para proteger a las generaciones presentes y futuras del flagelo de la guerra y su derecho a un desarrollo sostenible, sin exclusión. La ONU ha de ser defendida del unilateralismo y profundamente reformada para democratizarla y acercarla a los pueblos.

Como señalara en esta misma sala hace 15 años el compañero Fidel Castro Ruz, Líder Histórico de la Revolución Cubana —y cito: “Cualquiera comprende que el objetivo fundamental de las Naciones Unidas, en el siglo apremiante que comienza, es el de salvar al mundo no solo de la guerra sino también del subdesarrollo, el hambre, las enfermedades, la pobreza y la destrucción de los medios naturales indispensables para la existencia humana, ¡Y debe hacerlo con premura antes de que sea demasiado tarde!” —fin de la cita.

Podrá contar siempre la comunidad internacional con la sincera voz de Cuba frente a la injusticia, la desigualdad, el subdesarrollo, la discriminación y la manipulación; y por el establecimiento de un orden internacional más justo y equitativo, en cuyo centro se ubique, realmente, el ser humano, su dignidad y bienestar.

Muchas gracias.

¿Será Ana Montes tal amenaza planetaria?

cub1
Tomado de ALBA. Articulación Continental de los Movimientos sociales hacia el ALBA
Por DOUGLAS CALVO GAINZA/ Resumen Latinoamericano

En estos tiempos de relativo deshielo entre Cuba y EEUU, hay nombres que no pueden permanecer en el olvido. Obviamente, el de Ana Belén Montes es uno de ellos. Por ello, he creído positivo exponer algunas ideas personales sobre su caso, aceptando de antemano que algunas pueden estar equivocadas. Otras, con certeza, no.
 
En primer lugar, pienso que deben existir razones demasiado fundadas, para infligirle a alguien la incomunicación absoluta. Una persona a la cual se la obliga a padecer, no sólo el aislamiento radical y antinatural ante la luz del sol o el canto de las aves, sino también ante cualquier sonrisa compasiva, para tener como única compañía a personas cuasi dementes, debe ser sin dudas un grave peligro para la Humanidad.

¿Será Ana Montes tal amenaza planetaria? Lo dudo. Esa señora nunca dañó a su país, ni puso en peligro las vidas de civiles norteamericanos. No indicó a los islamistas algún túnel secreto para asesinar a Bill Clinton, ni colocó en las Torres Gemelas ningún sistema de señales que guiara el vuelo de los secuestradores durante el 9/11.  Tampoco diseminó Ántrax en un Mall, o guió a extremistas afganos atacando un kindergarten en New York. Jamás preparó el terreno para la conquista de la Casa Blanca por algún Estado totalitario, ni mucho menos radió instrucciones sobre cómo bombardear el París Las Vegas de Nevada. No hizo nada, absolutamente nada contra su pueblo. Simplemente, ayudó (dentro de sus limitadas posibilidades, y exhibiendo gran valor personal), a que los ciudadanos de la Isla de Cuba, con iguales derechos que los de USA, dejaran de padecer incontables atentados contra su Presidente, decenas de secuestros aéreos y marítimos, inhumanos ataques a círculos infantiles, sanguinarias voladuras de aviones en el aire y desalmadas guerras biológicas, feroces atentados al turismo e injustas escaramuzas fronterizas, así como una bárbara estrangulación económica unida a funestos  peligros de invasión, junto a otras tristes hazañas por el estilo, las cuales avergonzarían a los Padres Fundadores de la “Primera República del Mundo”.

La condena de la Montes se debió a la detección de planes de espionaje desde Norteamérica, en su guerra asimétrica contra Cuba; no viceversa. Luego, la víctima primaria en esta amarga trama detectivesca, lo fue desde el principio la agredida nación caribeña, y no la agresora potencia del Norte. A esta prisionera se la ha excluido del mundo, como mismo también se ha pretendido aislar a Cuba. Sólo que, con la Isla, tal política aislacionista ha fallado, pues la ofensiva imperial se ha enfrentado con todo un pueblo; mientras que, en este caso, la implacable represalia ha sido más exitosa, al haberse desencadenado sin riendas sobre una mujer solitaria.

Una dama que arriesga su vida para defender a un país menudo y subdesarrollado, contra la despiadada agresividad de la mayor súper-potencia global, no puede ser considerada sino como alguien digno de honra y respeto. Y si tal cosa se niega, entonces ignoro cuál es el basamento moral deesa actual retórica anti-rusa, que erige al Occidente como el guardián de la independencia ucraniana frente al rapaz oso moscovita.

Visto esto, ¿dónde está el crimen de lesa humanidad que ha provocado esa atroz venganza, la cual padece hoy esa ciudadana del mundo?

Se afirma que por su culpa pereció el sargento Boina Verde Gregory Fronius, destacado en el Salvador. Usando sus contactos con Cuba, Ana habría delatado a los partisanos nativos la existencia de una base secreta yanqui, y gracias a ella, se produjo el ataque patriota que provocó el fallecimiento de dicho militar extranjero.

Sin dudas la cifra es elocuente: la supuesta confidencia produjo un fallecido norteamericano en suelo foráneo. Las víctimas de Cuba rozan las tres mil, en su propio territorio. Pero ha de deplorarse toda baja humana, en cualquier conflicto, y por mi parte lamento honestamente la muerte de Fronius, si bien aclaro que no es similar el fallecimiento de un entrenado operativo de Tropas Especiales, quien cumple una misión voluntaria en tierra extraña, que los estragos contra las desvalidas mujeres y niños de todo un pueblo, perniciosamente agredido en su propia Patria.

Ahora bien, me atrevo a emitir un criterio receloso sobre todo este evento. No puedo entender que los guerrilleros salvadoreños necesitaran tan sofisticada pesquisa internacional, para saber de la existencia de una base enemiga en sus predios. Ellos estaban en su propio terruño (no así los Boinas Verdes). Por lógica, aquellos conocerían bien cada palmo del monte y tendrían mil confidencias entre los campesinos. Y por ende, entre tantos “hispanos” menudos y de teces bronceadas, con matices raciales aindiados, esos robustos y rubicundos legionarios angloparlantes, nunca podrían constituir un secreto eterno. Y ello, sin “espías cubanos”.

Pero por otra parte, aun admitiendo que la caída en combate del señor Fronius se debió a un informe de la Montes, ¿qué decir de los patriotas salvadoreños que hayan muerto en ese mismo u otro combate, enfrentando a los soldados extranjeros? ¿Qué de las tantísimas masacres de campesinos, los múltiples bombardeos a aldeas, las decenas de sacerdotes desaparecidos, las horripilantes torturas masivas, y otras tantas proezas cometidas contra la población salvadoreña por los egresados de Fort Bragg, bajo los auspicios del U.S. Army y sus servicios de inteligencia? ¿De veras existe en los Estados Unidos suficiente autoridad ética, como para semejante ensañamiento contra Ana Montes ante la muerte de un solo militar invasor, cuando las Guerras Sucias patrocinadas por las sucesivas administraciones de la Casa Blanca, y dirigidas por sus agentes, adornaron toda Centro América con un sinfín de ignotas fosas comunes, una sangría de proporciones descomunales, y cicatrices en el alma hispano-americana que ya jamás podrán ser regeneradas, y que hoy afloran en los Maras, los Zetas y tantas otras perversas herencias de la “asesoría militar” estadounidense?

¿Quién es pues el verdadero peligro mundial: esa singular reclusa enclaustrada en Fort Worth, o los múltiples halcones militaristas del Pentágono y los innúmeros “topos” de la CIA? ¿Aquella que (quizás) informó a los patriotas sobre la presencia de ocupantes agazapados, con lo cual (quizás) provocara la caída en combate de un solo centurión imperial, o el propio Imperio con sus Escuadrones de la Muerte, sus dictaduras de ultra-derecha, sus Operaciones al estilo de la Gladio, laFénix, o la Cóndor, y su conteo de cadáveres que desafía la capacidad aritmética del mismísimo Pitágoras?

Que cualquiera con sentido común responda por sí mismo a esa interrogante.

En cuanto a mí, honestamente no creo en el derecho de ningún gobierno de este planeta (ya sea uno de “izquierdas” o de “derechas”, una monarquía de la Era esclavista o una horda del futuro “Post-apocalíptico”) para imponerle a un ser humano inerme, el total aislamiento del resto del universo; como tampoco admito que exista ningún tribunal en este mundo, con autoridad legal para suprimir de un plumazo el permiso a la amistad.

Por demás, me resulta mucho más incomprensible tal saña, cuando se considera que en los Estados Unidos, a veces los más empedernidos asesinos en serie llegan a alcanzar una suerte de estrellato publicitario. Por ejemplo, un personaje de la siniestra calaña de Ted Bundy, no sólo recibió abundante correspondencia en su celda, sino que incluso tuvo derecho al matrimonio, tras su convicción. Un psicópata bestial y con ínfulas artísticas como John Wayne Gacy, vendía exitosamente sus cuadros desde el presidio. La desdichada Karla Faye Tucker, adquirió fama y renombre mundial justamente durante su encierro, debido a su muy evidente reforma moral, la cual no impidió su liquidación por el Estado. El sectario homicida Charles Manson, grabó y vendió música carcelaria, coleccionando miles de fans desde su calabozo. Todos ellos asesinaron a indefensos civiles norteamericanos, incluyendo a menores de edad y a una mujer embarazada. Y sin embargo(o gracias a ello), se convirtieron en íconos sociales para ciertos sectores de la sociedad norteña, disfrutando de una popularidad inusitada.

En cambio, sin ostentar esos récords homicidas, Ana Belén Montes ha sido condenada a ser sepultada o emparedada en vida. Ella vale aún menos que el más vil homicida serial, por el delito de lesa majestad de intentar evitar las agresiones de una súper-potencia contra un pequeño país vecino. Su castigo nos recuerda el de aquella atroz condesa transilvana, la cual se bañaba en la sangre de sus criadas, y fue condenada al emparedamiento perpetuo. Pero ni la Montes ha acuchillado sádicamente a decenas de doncellas, ni creo que el sistema legislativo norteamericano aspire a imitar a una monarquía feudal de los Cárpatos. Estamos en pleno siglo XXI y no en el Medioevo, aunque a veces se tienda a olvidarlo.

Si los Estados Unidos de América desean recobrar la estima de sus vecinos latinoamericanos, deben rebasar la herencia del preterido “Destino Manifiesto”, y honrar al decoroso Franklin D. Roosevelt reanudando su política de buena vecindad. Por ende, para cultivar un verdadero panamericanismo, debe cesar el aislamientode Cuba. Y junto con éste, también el de Ana Montes. Mujer que hoy languidece como una suerte de “demente”, tan solo por haber tenido suficiente cordura como para vislumbrar, que la intolerante crueldad y la despectiva injusticia, llevadas a su culmen en el plano de las relaciones internacionales, obligatoriamente conllevan a la impopularidad y el ocaso de cualquier potencia, ya sea la Roma de Sila, la Francia de Napoleón o el Washington post-Bush. Y que por ley del destino, el Imperio que pretenda subyugar sobre la base del terror, invariablemente terminará desmoronándose en el caos.

En ese sentido, considero a Ana Belén Montes como la persona más cuerda de los Estados Unidos. Aunque la encierren en el pabellón de los locos.

COMITÉ CUBANO POR UN TRATO HUMANO PARA ANA BELÉN MONTES

¿Saben quién es Ana Belén Montes?, preguntan los amigos de la compañera secuestrada por EEUU.

ANA BELÉN MONTES fue detenida el 21 de septiembre del 2001, juzgada y condenada a 25 años de prisión en marzo del 2002. Es el recluso 25037-016 de la cárcel de Carswell.

En el juicio al que fue sometida declaró con total transparencia e hidalguía que obedecía a su conciencia: “Existe un proverbio italiano que quizás sea el que describe de la mejor forma en lo que yo creo: Todo el Mundo es un solo país. En ese ‘país mundial’ el principio de amar al prójimo tanto como se ama a uno mismo, resulta una guía esencial para las relaciones armoniosas entre todos nuestros países vecinos”.

“Este principio implica tolerancia y entendimiento para las diferentes formas de actuar de los otros. Él establece que nosotros tratemos a otras naciones en la forma en que deseamos ser tratados- con respeto y consideración. Es un principio que, desgraciadamente, yo considero nunca hemos aplicado a Cuba.

“Honorable, yo me involucré en la actividad que me ha traído ante usted porque obedecí mi conciencia más que obedecer la Ley. Yo considero que la política de nuestro gobierno hacia Cuba es cruel e injusta, profundamente inamistosa; me consideré moralmente obligada de ayudar a la Isla a defenderse de nuestros esfuerzos de imponer en ella nuestros valores y nuestro sistema político.

“Nosotros hemos hecho gala de intolerancia y desprecio hacia Cuba durante cuatro décadas. Nosotros nunca hemos respetado el derecho de Cuba a definir su propio destino, sus propios ideales de igualdad y justicia. Yo no entiendo cómo nosotros continuamos tratando de dictar… cómo Cuba debe seleccionar sus líderes, quiénes no deben ser sus dirigentes y qué leyes son las más adecuadas para dicha nación. ¿Por qué no los dejamos decidir la forma en que desean conducir sus asuntos internos, como Estados Unidos ha estado haciendo durante más de dos siglos?

“Mi mayor deseo sería ver que surja una relación amistosa entre Estados Unidos y Cuba. Espero que mi caso, en alguna manera, estimule a nuestro gobierno para que abandone su hostilidad en relación con Cuba y trabaje conjuntamente con La Habana, imbuido de un espíritu de tolerancia, respeto mutuo y entendimiento.

“Hoy vemos más claro que nunca que la intolerancia y el odio –por individuos o gobiernos- lo único que disemina es dolor y sufrimiento. Espero que Estados Unidos desarrolle una política con Cuba fundamentada en el amor al vecino, una política que reconozca que Cuba, como cualquier otra nación, quiere ser tratada con dignidad y no con desprecio.”

Dentro de Carswell está recluida en la sala de psiquiatría, a pesar de no padecer de este tipo de enfermedad, pero evidentemente es un lugar peligroso por la presencia de otras personas con ese tipo de dolencia y además ese lugar y lo que sucede en el mismo puede influir en su estado mental.

Esta cárcel se encuentra situada dentro de las instalaciones militares de la Estación Aérea de la Marina estadounidense en Fort Worth, Texas, Estados Unidos, donde también existe una dependencia del Buro Federal de Investigaciones (FBI).

Fue condenada por entregar a Cuba información que le permitiera conocer los planes de agresión de Estados Unidos contra la isla.

Ana Belén debe salir en libertad en el año 2027, dentro de 12 años. Lleva 13 años de reclusión.

Está sujeta a un extremo régimen de aislamiento:

No puede recibir visitas de amigos, solamente de su padre y hermano.

No le está permitido hablar por teléfono.

No puede recibir periódicos, revistas ni ver televisión.
No puede recibir paquetes.

Nadie pude indagar por su salud ni conocer porque está en un centro destinado a personas con problemas psíquicos, cuando ella no sufre de estos.
No puede relacionarse con otros detenidos en esa cárcel.

Cuando alguna persona ha intentado enviarle una carta, la misma ha sido devuelta mediante correo certificado. El Buró Federal de Prisiones ha informado que solamente puede tener contacto con sus familiares más allegados, debido a que su condena es por espionaje.





lunes, 28 de septiembre de 2015

"Los cubanos seguirán siendo los autores de su modelo económico"

Tomado de Investig'Action
Por Salim Lamrani, Tarik Bouafia.

¿Qué impacto tendrá el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos? ¿ Obama habrá renunciado al deseo histórico del imperialismo estadounidense de derrocar al gobierno cubano, o estamos sólo ante un cambio de táctica? ¿Podría la normalización de estas relaciones afectar al modelo revolucionario cubano? Especialista de Cuba y autor del reciente libro "Cuba: la palabra a la defensa !", Salim Lamrani responde a nuestras preguntas.

1 - En tu nuevo libro que se va a publicar este mes (septiembre del 2015) y cuyo título es : « Cuba, palabra a la defensa », haces preguntas a diez personalidades relacionadas con Cuba, por ejemplo Eusebio Leal o también Alfredo Guevara. Tras el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas y comerciales entre Cuba y Estados Unidos ¿cuál es la opinión general en cuanto al porvenir de la Revolución cubana, de sus instituciones, su modelo social y las reformas económicas anunciadas ? ¿ Es de temer en adelante una forma de imperialismo económico y cultural de Estados Unidos en contra de Cuba ?

Salim Lamrani: Cuba siempre declaró estar dispuesta a normalizar sus relaciones con Estados Unidos con la condición de que éstas se funden en tres principios fundamentales : igualdad soberana, reciprocidad y no-ingerencia en los asuntos interiores. Conviene recordar que, en el conflicto entre La Habana y Washington, la hostilidad es unilateral. Estados Unidos es quien impone sanciones económicas obsoletas, crueles, sin eficacia y que martirizan al pueblo cubano desde 1960. Estados Unidos es quien invadió militarmente a Cuba en abril del 1961. Estados Unidos es quien amenazó a Cuba con una desintegración nuclear en octubre del 1962. Estados Unidos es quien financia una oposición interna, en Cuba, para conseguir un cambio de régimen. Estados Unidos es quien emite programas de radio y de televisión ilegales y subversivos en dirección a Cuba y con la meta de destabilizar la sociedad. Por fin, Estados Unidos es quien lleva a cabo una guerra política, diplomática y mediática contra Cuba.

Por su parte, Cuba nunca agredió a Estados Unidos en toda su historia. Al contrario; ya en 1959, Fidel Castro expresó su voluntad de tener relaciones cordiales y pacíficas con Washington. A modo de respuesta, Estados Unidos le aplicó a Cuba una política de una brutalidad extrema.

La decisión del Presidente Barack Obama de restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba, así como la apertura de las embajadas en Washington y en La Habana, constituye un paso adelante positivo en el proceso de normalización de las relaciones. La cuestión está en saber si se trata de un cambio estratégico, esto es si Washington ha decidido renunciar a su meta: destruir la revolución cubana y si acepta por fin la realidad: una Cuba soberana e independiente, o bien si se trata sólo de un cambio táctico, esto cambiar una política fundada en la violencia, la amenaza y el chantaje por un enfoque más suave fundado en el diálogo y la sedución, pero sin cambiar el objetivo: hacer de Cuba una nación satélite. Mi convicción profunda es que sólo se trata de un mero ajuste táctico ya que Estados Unidos está en la incapacidad sicológica de aceptar la realidad: una Cuba libre y emancipada de la tutela yanqui. Pero los Cubanos no están deslumbrados y están preparados como nos lo explican las conversaciones transcritas en « Cuba, la palabra a la defensa! »

2 - Ernesto Guevara declaró en cierta ocasión : « Toda nuestra acción es un llamamiento emotivo a la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano : Estados Unidos ». ¿Qué signifado cobra esta frase hoy día, en 2015, cuando Washington y La Habana acaban de abrir de nuevo sus respectivas embajadas?

Salim Lamrani: El presidente Raúl Castro no pudo hablar con más claridad respecto a eso. El restablecimeinto de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos no significa que Cuba renuncia a su proyecto de sociedad o a su política exterior internacionalista y solidaria para con los pueblos del Tercer Mundo y los desheredados del planeta. La política interior y la política exterior de Cuba son competencias exclusivas del pueblo cubano y no son negociables. Cuba no negocia ni su libertad ni su independencia ni su soberanía. Cuba seguirá sosteniendo las causas justas que reivindican la emancipación del género humano y dará una mano generosa y fraterna a los avasallados, a los revocados, a los humillados, con el objetivo de conseguir «la plena dignidad del ser humano» para usar una expresión del héroe nacional cubano, José Martí. Cuba, fiel a los ideales del Che, seguirá «temblando de indignación» cada vez que se cometa una injusticia en el mundo, sea donde sea. El pueblo cubano es, por esencia, anti-imperialista. Eso forma parte de su idiosincrasia. Sin embargo, no es anti-estadounidense. Al contrario, siente una simpatía natural por el pueblo de Estados Unidos.

3 - A pesar de las señales de apertura dadas por la Casa Blanca respecto con Cuba, numerosas cuestiones peliagudas siguen sin resolver, particularmente la del embargo económico y la de Guantánamo. ¿Qué es de esperar del restablecimiento de las relaciones entre las dos naciones en cuanto a estos temas que siguen fomentando fuertes tensiones?

Salim Lamrani: Efectivamente, es indispensable levantar las sanciones económicas impuestas a Cuba desde el año 1960 porque constituyen el principal obstáculo para el desarrollo del país y también para la total normalización de las relaciones bilaterales. Ese tema también viene abordado en mi libro. El bloqueo vulnera a todas las categorías de la población cubana empezando por las más vulnerables, las mujeres, los niños, los ancianos. Pero no deja de tener un impacto también en todos los sectores. Muy lejos de ser un simple asunto bilateral ese estado de sitio es condenado par el conjunto de la comunidad internacional que, tras haberlo condenado 22 veces consecutivas, lo volvió a condenar, en octubre del 2014, una vez más, con una mayoría aplastante de 188 países a favor de esa condena y sólo 2 países en contra, (Estados Unidos e Israel). En mi libro anterior: «Estado de sitio», menciono el carácter extraterritorial de las sanciones ya que éstas se aplican a todos los países del mundo. Un ejemplo : la empresa alemana Mercedes tiene prohibido exportar sus automóviles hacia Estados Unidos si éstos comportan un sólo gramo de níquel cubano. Por su parte, La Habana no puede importar ningún producto comprado en el mercado internacional que comporte más de un 10% de componentes norteamericanos. Y cuando se conoce un desarrollo exponencial del turismo, Cuba no puede renovar su flota aeronáutica comprando aeronaves del grupo europeo Airbus ya que todas ellas llevan más de un 10% de componentes norteamericanos. El presidente Obama le ha pedido al Congreso levantar las sanciones económicas. Es un paso adelante positivo. Sin embargo el margen de maniobra de la Casa Blanca es amplio porque sólo algunas cuestiones exigen el acuerdo del Congreso. Obama dispone de todos los poderes presidenciales necesarios para demostrar, con decisiones firmes, su voluntad de apaciguar les relaciones con Cuba. Por ejemplo, fácilmente la Casa Blanca podría ampliar las categorías de ciudadanos norteamericanos autorizados a viajar a Cuba, legalizar el comercio bilateral entre les empresas de ambas naciones, permitir a Cuba adquirir, en el marcado internacional, productos con más de un 10% de componentes norteamericanos, autorizar la importación de productos manufacturados en el mundo a partir de materias primas cubanas, consentir que Cuba pueda comprar a crédito productos no alimenticios, aceptar que Cuba use el dólar en sus transacciones comerciales y financieras con el resto del mundo. Ninguna autorización del Congreso es necesaria para tales decisiones.

Guantánamo — que Estados Unidos ocupa ilegítimamente desde al año 1902 — también constituye un tema de disención. En efecto, en 1898, tras la intervención norteamericana en la guerra de independencia cubana, Washington impuso la inserción de La Enmienda Platt en la nueva Constitución cubana bajo pena de prorrogar indefinidamente la ocupación militar de la isla. Ese apéndice legislativo que hizo de Cuba un protectorado sin verdadera soberanía, estipulaba, entre otras cosas, que Cuba le debía alquilar a Estados Unidos una parte de su territorio por un plazo de 99 años renovable indefinidamente... a partir del momento en que una de los dos partes lo deseara. Tras la abrogación de La Enmienda Platt, en 1934, la base naval de Guantánamo ha sido conservada a cambio de un alquiler de 4 000 dólares anuales. Desde el primero de enero del 1959, el gobierno cubano se niega a cobrar ese alquiler y exige la restitución de su territorio. Hasta el día de hoy, Washington rechaza toda idea de retirarse de Guantánamo.

4 - Tú que bien conoces la sociedad cubana ¿qué puedes decirnos del resentimiento del pueblo cubano con respeto a esos numerosos cambios que se anuncian ? ¿No temen algunos cubanos que numerosas conquistas de la Revolución, como por ejemplo la educación, la sanidad, la cultura, estén puestas en tela de juicio debido a las reformas que se avecinan?

Salim Lamrani: Los cubanos no sienten la menor inquietud a propósito de la actualización de su modelo económico porque ellos son sus creadores. Como lo ilustran las conversaciones transcritas en mi libro, esta reforma económica es fruto de una amplia consulta popular. Es de saber que Cuba es una democracia participativa. En total, unos 9 millones de cubanos asistieron a una de las 163 000 reuniones organizadas para debatir del tema, lo cual suma un total de 3 millones de intervenciones. El documento original se componía de 291 puntos a debatir, de los cuales 16 fueron integrados en otros, 94 fueron conservados sin modificación, 181 han sido enmendados y otros 36 fueron añadidos para concluir con un total de 311 puntos. El proyecto inicial ha sido pues modificado en un 68% por los ciudadanos y ha sido aprobado el 18 de julio 2011, en el pleno del VIIº Congreso del Partido Comunista de Cuba, por los mil delegados que representaban a los 800 000 militantes. Después, ha sido presentado al Parlamento cubano que lo aprobó, en sesión plenaria, el 1º de agosto 2011. Como lo recuerda Ricado Alarcón, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba desde 1993 hasta 2013, entrevistado en el libro : «No estoy seguro de que los gobiernos que han aplicado medidas de austeridad drásticas, han rebajado los presupuestos de la sanidad y de la educación, han aumentado la edad del derecho a jubilarse, con motivo de la crisis sistemática neoliberal que lastima numerosas naciones, hayan pedido su opinión a sus ciudadanos en cuanto a los cambios profundos que perjudican en adelante su nivel de vida cuotidiano».

Las conquistas de la Revolución son sagradas para los cubanos. La actualización del modelo económico no pone en tela de juicio de ningún modo el acceso universal y gratuito a la educación, a la sanidad, a la cultura, a la protección social y a la jubilación.

5 - Desde hace más de 15 años, con la llegada al poder de gobiernos progresistas en América Latina, Estados Unidos ha perdido mucha influencia y se halla hoy día aislado en la región y eso es debido particularmente al bloqueo económico criminal que le impone a Cuba. Este restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba ¿ será un medio para Washington de recuperar su imagen en América Latina ? ¿ Qué impacto tendrá esa nueva política para con Cuba en el proceso de integración latinoamericano en el que Cuba siempre fue la vanguardia, verbigracia con el ALBA?

Salim Lamrani: Imposible negar que Washington se encuentra aislado en América. Desde Canadá hasta Argentina, el único país que no disfruta de relaciones diplomáticas, consulares y comerciales normales con Cuba es Estados Unidos. Incluso sus aliados más leales, como Colombia o Honduras, se oponen a las sanciones económicas. La Casa Blanca estaba en la obligación política de modificar su política hóstil en contra de Cuba ; de no hacerlo perjudicaba sus propios intereses.

No creo que el proceso de normalización de las relaciones entre Washington y La Habana afecte la integración latinoamericana por tres razones como mínimo. Primero, la integración continental acompaña la marcha de la historia y América Latina está viviendo un cambio de época ; después, la política exterior de Cuba no es negociable ; por fin, Cuba nunca abandona a sus amigos fieles.

6 - Como en muchos temas de política internacional, la Unión Europea a menudo ha copiado las posiciones del Ministerio de Asuntos Exteriores de Estados Unidos y particularmente en lo que se refiere a Cuba. Después del anuncio del deshielo entre La Habana y Washington, numerosos políticos europeos y entre ellos el presidente francés François Hollande, se han apresurado a viajar a Cuba para darle señales de amistad al gobierno cubano. Ahora que Estados Unidos cambió de rumbo en lo que se refiere a Cuba, ¿ es de esperar un cambio idéntico en Europa ? Según tú ¿ cuál será la nueva diplomacia de la U. E. para con el gobierno cubano?

Salim Lamrani: Verdad es que la política exterior de la Unión Europea está supeditada a la de Estados Unidos y es una situación profundamente lamentable. Europa es una potencia económica pero es un enano político y diplomático, incapaz de adoptar una política constructiva, racional e independiente, en lo que reza con Cuba. Algunos países como España y Francia acaban de poner en tela de juicio esa alineación y le han pedido al resto de Europa que adopte un nuevo enfoque y dé al traste con La Posición Común, vigente en contra de Cuba desde 1996, que representa el mayor obstáculo para una normalización de las relaciones entre las dos entitades. Cuba es a la vez la puerta de entrada en América Latina y el referente moral del continente que ha sabido traducir las aspiraciones de los pueblos del Sur a la soberanía y a la independencia.

7 - En uno de tus libros que tiene por título: «Cuba, lo que los medios de comunicación no dirán nunca» criticas cómo los medios informan de manera falaz sobre Cuba. Otros países de la región, en particular México, Paraguay o también Colombia, en los que sistemáticamente se violan los Derechos del Hombre, la democracia o las libertades individuales, se benefician de un silencio mediático que se puede tildar de avergonzante. ¿Cómo explicas este ensañamiento mediático de geometría variable?

En lo que se refiere a los Derechos del Hombre, a la democracia, a las libertades individuales, ¿es la situación, en Cuba, tan catastrófica como nos la suelen pintar los medios dominantes ?

Salim Lamrani: A los medios dominantes, dependientes de las potencias financieras y paladines del orden social vigente, les importan un comino los Derechos del Hombre y la democracia. De lo contrario, Cuba sería considerada, y con razón, como el modelo del Tercer Mundo, el ejemplo de una sociedad dotada de recursos limitados pero capaz de brindar los mismos derechos a todos los ciudadanos y de proteger a los débiles. Lo que a la Revolución cubana no le perdonan es el haber contrarrestado la ideología dominante, el haber rechazado la acumulación a cambio del reparto, el haber optado por la solidaridad en lugar del egoísmo, el haber preconizado lo colectivo a expensas del individualismo y, más que nada, el haber colocado al ser humano en el centro de su proyecto de sociedad al optar por un reparto equitativo de los recursos. Por eso los grandes medios de información internacionales se niegan a darle la palabra a la defensa.

Cuarta Portada

Cuba, diminuta isla del Caribe, viene viviendo en estado de sitio desde hace más de medio siglo. Nada le ha sido escatimado : sanciones económicas, invasión militar, amenaza de desintegración nuclear, ataques terroristas y guerra política, diplomática y mediática contra su pueblo, sus dirigentes y, sobre todo, su sistema político y social.

Sin embargo, a pesar de su innegable estatuto de víctima, a menudo esa nación se encuentra puesta en el banquillo de los acusados. Conocidísima es la retórica que incansablemente vienen repitiendo en contra suya los grandes medios de información occidentales y sus lacayos mediáticos enemigos de todo proceso revolucionario: Derechos del Hombre, libertad de expresión, democracia. A diferencia de cualquier tribunal que se digne de serlo y que respete los derechos de la defensa, Cuba es sistemáticamente privada de su derecho a contestar los ataques, a exponer sus argumentos y a expresar sus verdades.

¡La palabra a la defensa! Ésta es la meta del presente libro que da la palabra a eminentes voces cubanas e internacionales que proponen una visión alternativa de la mayor de las Antillas. Lejos de las consabidas cantinelas mediáticas, estos interlocutores proponen otro punto de vista sobre Cuba, sociedad compleja, imperfecta pero que tiene el mérito de haber optado por el partido de los desheredados y de haber colocado al ser humano en el centro de su proyecto nacional.

«En ese contexto, el libro de mi paisano de Auvergne, Salim Lamrani, llega a buena hora. No sólo nos permite entender mejor el presente sino que también nos permite ser optimistas en cuanto al porvenir. La lectura de estos testimonios conforta la convicción de que la sociedad cubana actual está construída sobre bases firmes. La ética de sus dirigentes y la madurez del pueblo cubano generan una inteligencia colectiva que no está dispuesta a ser barrida por los vientos del oeste que sopla el gran vecino yanqui.» 

Líneas sacadas del prefacio de André Chassaigne.

«Cuba, tiene la palabra la defensa» París, Editorial Estrella,2015 ISBN : 9782953128444 http://www.amazon.fr/Cuba-Parole-De..

"Venezuela más allá de las protestas... Una oposición sin nada que ofrecer excepto la intervención extranjera y la incertidumbre"

Protestas en Venezuela, 12 de febrero de 2014.
Protestas en Venezuela. 2014. Guarimberos.
Tomado de RT Actualidad
Por Eva Golinger

Para quienes no conocen bien al tema venezolano, no se engañen por el título de este artículo. La revolución a la cual se refiere no se trata de lo que muchos medios están mostrando, con protestas llamando para el derrocamiento del Presidente Nicolás Maduro. La revolución que llegó para quedarse es la Revolución Bolivariana, que comenzó en 1998 cuando Hugo Chávez fue electo presidente por primera vez y desde luego transformó a éste país productor de petróleo a una nación progresista con un gobierno del pueblo que prioriza la justicia social. Las manifestaciones tomando lugar durante los últimos días en Venezuela son intentos para socavar y destruir esta transformación con el objetivo de devolver el poder a la élite que dominó al país durante más de 40 años.

Aquellos que están manifestando en contra del gobierno no representan a la mayoría trabajadora que luchó para derrotar la exclusión opresiva de la cual fueron víctimas antes de Chávez. Los jóvenes que hoy salen encapuchados en las calles en Caracas y otras ciudades por el país, destruyendo bienes públicos, vehículos, quemando basura, bloqueando tránsito de forma violenta, y lanzando piedras y cocteles molotov en contra de las autoridades están siendo manejados por intereses extremistas de extrema derecha, del sector más adinerado en Venezuela.  Liderados por los neoconservadores Leopoldo López, Henrique Capriles y María Corina Machado – quienes vienen de tres de las familias más ricas del país, el 1% del 1% - los manifestantes no están buscando la revindicación de sus derechos fundamentales, ni están pidiendo educación o salud gratuita, porque todo eso ya está garantizado por el estado, gracias a Chávez.  A cambio, ellos están intentando llevar al país a un estado de ingobernabilidad que justificaría una intervención internacional con el fin de provocar un cambio de régimen.

Antes de que Chávez fue electo en 1998, Venezuela vivió una epoca oscura y difícil, con una democracia gravemente herida.  Durante los años noventa, la pobreza creció a casi 80%, la economía estaba en el suelo y la clase media estaba desapareciendo con millones cayendo en un desespero económico. Las garantías constitucionales estaban suspendidas, un toque de queda nacional fue impuesto y la corrupción era masiva. Aquellos que protestaban en contra del gobierno fueron brutalmente reprimidos y muchas veces, asesinados. De hecho, durante el periodo de la llamada “democracia representativa” en Venezuela, del 1958 al 1998, antes de la transformación a una democracia participativa bajo Chávez, miles de venezolanos fueron desaparecidos, torturados, perseguidos y asasinados por las fuerzas del estado. Ninguno de sus derechos fueron garantizados y nadie, con la excepción de las víctimas, le importaba. Organizaciones internacionales de derechos humanos demostraban poco interés en Venezuela durante esa epoca, a pesar de las claras y sistematicas violaciones en contra del pueblo.

Aquellos que tenían el poder en esos años, también conocidos como la “Cuarta República”, representaban una minoría elitesca – familias que tenían la riqueza de la nación y sacaban provecho de las lucrativas reservas petroleras. Millones de dólares de las ganancias petroleras que pertenecían al estado (el petróleo fue nacionalizado en Venezuela en 1976) fueron robados y sacados del país a través de las hinchadas cuentas bancarias de venezolanos enriquecidos y funcionarios corruptos que tenían casas en Miami, Nueva York y la República Dominicana, donde vivían en lujo, mientras sufría la mayoría empobrecida en el país.  

La victoria electoral de Hugo Chávez en 1998 acabó con el banquete opulento que la élite venezolana había disfrutado durante décadas, mientras destruían al país. Chávez fue elegido precisamente para romper el poder que esos grupos habían aprovechado durante tantos años, y su promesa fue la revolución - la transformación completa del sistema económico, social y político del país. Sus victorias electorales fueron sólidas, año tras año, cada vez aumentando en popularidad a medida que más y más venezolanos se sintían motivados a participar en la política y la construcción de una nueva, inclusiva nación con la justicia social como bandera.

La elección de Chávez fue un duro golpe para Washington que quería el control de las reservas petroleras de Venezuela - las más grandes del planeta. En abril de 2002, la administración de Bush apoyó un golpe de Estado contra Chávez, dirigido por la misma élite que había estado en el poder antes. El golpe de estado utilizó marchas masivas en las calles de Caracas, integradas por la clase media y la clase alta, pidiendo el derrocamiento de Chávez. Utilizaron francotiradores para disparar a la gente en las marchas, creando violencia y caos, y luego responsabilizando a Chávez por la masacre. La televisión, radio y los periódicos en Venezuela se unieron a los esfuerzos de golpe de Estado, manipulando las imágenes y distorsionando los hechos para justificar el derrocamiento de Chávez. Lo convirtieron en el villano, el malvado dictador, el asesino brutal en los medios de comunicación internacionales, aunque en realidad los opositores apoyados desde Washington fueron los responsables de la muerte y la destrucción causada. Después Chávez fue secuestrado el 11 de abril de 2002 e iba a ser asesinado, y los empresarios, dueños de medios y dirigentes opositores detrás del golpe tomaron el poder e impusieron una dictadura. Disolvieron todas las instituciones democráticas del país, incluyendo la Asamblea Nacional y el Tribunal Supremo de Justicia.

La mayoría que había votado por Chávez y se había convertido en protagonista del proceso político, estaba determinado a defender su democracia y salieron a las calles para exigir el retorno de su presidente. Cuarenta y ocho horas después, Chávez fue rescatado por millones de sus seguidores y las fuerzas armadas leales. El golpe fue derrotado y la revolución sobrevivió, pero las amenazas continuaron.

Meses después, un sabotaje económico intentó destruir a la industria petrolera. 18.000 trabajadores de alto nivel de la empresa estatal, PDVSA, abandonaron el trabajo, saboteando equipos y causando acerca de 20 mil millones de dólares en daños y perjuicios a la economía venezolana. Luego de 64 días de paro, los supermercados vacíos debido al acaparamiento intencional para crear pánico, y una brutal guerra mediática donde todos los medios privados transmitían propaganda de la oposición 24/7, los venezolanos estaban hartos de la oposición. La popularidad de Chávez se disparó. Un año y medio más tarde, cuando la oposición intentó sacarlo del poder a través de un referéndum revocatorio, Chávez ganó una victoria aplastante 60-40 .

Dentro de las fuerzas opositoras que intentaban derrocar a Chávez en 2002 estaban los mismos tres dirigentes que hoy llaman a sus seguidores a salir a las calles para forzar al presidente actual, Nicolás Maduro, del poder. Leopoldo López y Henrique Capriles eran alcaldes de dos de los municipios más ricos de Caracas durante el golpe de 2002 - Chacao y Baruta, mientras María Corina Machado era una estrecha aliada de Pedro Carmona, el empresario que se proclamó dictador durante el breve derrocamiento de Chávez. López y Machado firmaron el infame "Decreto Carmona" que disolvió todas las instituciones democráticas en Venezuela, destrozando la Constitución. Capriles y López fueron responsables de la persecución y la detención violenta de miembros del gobierno de Chávez durante el golpe de Estado, incluso permitiendo a algunos de ellos de ser golpeado públicamente, como Ramón Rodríguez Chacín, ex ministro del Interior en 2002.

Los tres han sido principales beneficiarios de la financiación de EEUU y su apoyo político a los esfuerzos para derrocar a Chávez, y ahora Maduro. La Fundación Nacional para la Democracia ( NED), el Instituto Republicano Internacional (IRI ) y el Instituto Nacional Demócrata (NDI ), pusieron los fondos iniciales para la ONG de Machado, Súmate, y el partido de derecha de López y Capriles, Primero Justicia. Cuando López se separó de Primero Justicia en 2010 para formar su propio partido, Voluntad Popular, fue financiado desde las agencias estadounidenses.

Durante el período 2000-2010, las agencias de Estados Unidos, incluyendo la Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos (USAID) y su Oficina de Iniciativas para la Transición (OTI ), creada en Caracas en 2002, canalizan más de 100 millones de dólares a los grupos de la oposición en Venezuela. El objetivo era un cambio de régimen.

Cuando Chávez fue reelegido en 2006 con un margen aún mayor de victoria, casi el 64% de los votos, Washington cambió su apoyo para los tradicionales partidos políticos de oposición con el fin de crear otras nuevas con rostros juveniles y frescos. Más de un tercio de la financiación de EEUU, cerca de 15 millones de dólares anuales para el año 2007, fue dirigido a grupos de jóvenes y estudiantes. Parte de ese dinero fue para la capacitación en el uso de las redes sociales para movilizar el activismo político. Líderes estudiantiles de la oposición fueron enviados a EEUU para talleres y conferencias sobre el activismo en Internet y las redes sociales. Fueron formados en las tácticas para promover un cambio de régimen a través de disturbios callejeros y el uso estratégico de los medios de comunicación para retratar al gobierno como represor.

En 2007, estos grupos de estudiantes, financiados y entrenados por agencias de Estados Unidos, se lanzaron a las calles de Caracas para exigir la destitución de Chávez después de que el gobierno decidió no renovar la concesión pública de RCTV, un canal privado de televisión popular conocido por sus telenovelas. Las protestas fueron compuestas por jóvenes de clase media y alta y políticos de la oposición, defendiendo los medios corporativos y un canal también conocido por su participación directa en el golpe de abril de 2002. A pesar de que sus protestas no lograron su objetivo, los "estudiantes" obtuvieron sus credenciales como un sector sólido de la oposición. Más tarde ese mismo año, su movimiento ayudó a derrotar por un pequeño margen de victoria una reforma constitucional que Chávez había propuesto en un referéndum nacional.

Cuando el presidente Chávez falleció en marzo de 2013 después de una brutal batalla contra el cáncer, la oposición vio la oportunidad de quitarle el poder de sus seguidores. Elecciones presidenciales fueron celebradas el 14 de abril de 2013 en un ambiente extremadamente tenso y volátil. Nicolás Maduro, el sucesor elegido por Chávez, se postuló contra Henrique Capriles, quien meses anteriores en octubre de 2012 había perdido la elección presidencial contra Chávez por 11 puntos. Esta vez, sin embargo, los resultados fueron mucho más estrechos con Maduro ganando por un margen de poco menos de 2 puntos. Capriles se negó a aceptar los resultados y llamó a sus partidarios a salir a las calles para protestar y "desgastar toda su rabia". Durante los dos días después de las elecciones, 11 chavistas fueron asesinados por los seguidores de Capriles. Fue un baño de sangre que no recibió atención en los medios internacionales, las víctimas no eran suficientemente atractivos, y estaban en el lado equivocado.

Mientras 2013 avanzaba, la crisis económica en el país se intensificó y la vieja estrategia de acaparamiento de productos para provocar escasez y pánico entre la población había regresado. Productos de consumo básico desaparecieron de los mercados - papel higiénico, aceite para cocinar, leche en polvo, harina de maíz - cosas necesarias para la vida cotidiana en Venezuela. La inflación empezó a subir y la especulación y aumento de precios habían disparado. Aunque una parte de esta situación estaba relacionada con el control cambiario de divisas para evitar la fuga de capital, mucho tuvo que ver con el sabotaje. Una guerra económica total estaba en marcha contra el gobierno de Maduro.

Los problemas persistieron durante todo el año y el descontento creció. Pero cuando de nuevo hubo elecciones en Diciembre para las alcaldías, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) tuvo una victoria contundente. 242 de 317 alcaldías fueron ganadas por el PSUV, mostrando que una sólida mayoría del país todavía apoyaba al gobierno.

Maduro llamó a los gobernadores y alcaldes de oposición recién electos a una reunión en el palacio presidencial a finales de diciembre en un intento de diálogo y para crear un espacio de trabajo juntos para mejorar la situación del país. La reunión fue generosamente recibida por la mayoría de los venezolanos. Sin embargo, extremistas como Machado y López vieron a la reunión como una amenaza a su objetivo de derrocar a Maduro antes de que terminara su mandato en 2019. Empezaron a llamar a protestas en la calle y otras acciones contra el gobierno.

En enero de 2014, cuando los venezolanos volvieron de sus vacaciones navideñas, las dificultades económicas continuaron. Maduro comenzó a tomar medidas enérgicas contra empresas que violaban las leyes recién promulgadas para el control de precios y contra la especulación. Hacia finales de enero, se anunciaron nuevas medidas para las divisas que muchos percibían como una devaluación de la moneda nacional, el bolívar. Los opositores usaron el momento para demandar la renuncia de Maduro de nuevo. Para febrero, pequeños focos de protestas surgieron en diferentes partes del país, principalmente en los sectores de clase media y alta.

Durante la celebración del Día Nacional de la Juventud, el 12 de febrero, mientras miles de personas marcharon pacíficamente para conmemorar los logros históricos de la juventud en la independencia de la nación, otro grupo impulsó una agenda diferente. La juventud opositora, los "estudiantes", encabezaron una marcha agresiva pidiendo la renuncia de Maduro que terminó en un violento enfrentamiento con las autoridades después de que los manifestantes destruyeron fachadas de edificios, incluyendo la oficina del Fiscal General, y lanzaron objetos contra la policía y la guardia nacional y utilizaron bombas molotov para quemar bienes y bloquear tránsito. Los enfrentamientos causaron tres muertos y varios heridos.

El líder de la protesta violenta, Leopoldo López, pasó a la clandestinidad después de la confrontación cuando fue emitido una orden de arresto contra él debido a su rol en los eventos mortales y sus llamados públicos para derrocar al presidente. Días más tarde, después de un show que incluyó la transmisión de videos "desde la clandestinad", López convocó a otra marcha y aprovechó el evento para entregarse a las autoridades. Fue detenido para ser interrogado, todos sus derechos garantizados por el Estado.

López se convirtió en el punto de lanza de las violentas protestas, que han continuado hasta la fecha, causando varias muertes adicionales, decenas de heridos y la destrucción de la propiedad pública. Relativamente pequeños grupos violentos de manifestantes bloquearon el tránsito en las zonas más ricas de Caracas, causando retrasos en el tráfico y aterrorizando a los residentes. Varias muertes han resultado porque los manifestantes se negaron a dejar que ambulancias pasaban para llevar a enfermos a la sala de emergencias.

Irónicamente, medios internacionales han presentado a estos manifestantes violentos como víctimas de la represión estatal. Incluso algunas celebridades, como Cher y Paris Hilton han sido arrastrados a una falsa histeria, pidiendo la libertad de los venezolanos de una "dictadura brutal". La realidad es muy diferente. Si bien no hay duda de que un número significativo de manifestantes en las marchas más grandes que se han producido los opositores han protestado pacíficamente sus preocupaciones legítimas, la fuerza impulsora detrás de esas protestas es un plan violento para derrocar a un gobierno democrático. López, quien ha declarado públicamente su orgullo por su papel en el golpe de abril de 2002 contra Hugo Chávez, sigue pidiendo a sus seguidores a protestar contra la "dictadura" venezolana.

Mientras decenas de gobiernos y organizaciones internacionales, entre ellas la Unasur y Mercosur han expresado su claro apoyo y solidaridad con el gobierno venezolano y el presidente Maduro, Washington se apresuró a respaldar a los manifestantes de la oposición y a exigir la liberación de todos los detenidos durante las manifestaciones. Hasta el gobierno de Obama amenazó al presidente Maduro con consecuencias internacionales si Leopoldo López fuera detenido. A raíz de la primera ola de violentas protestas, Maduro expulsó a tres diplomáticos estadounidenses de la Embajada de EEUU en Caracas, acusándolos de conspirar para reclutar estudiantes en Venezuela para participar en la desestabilización.

Mientras la violencia continúa en algunas zonas del país, Maduro ha hecho llamados y esfuerzos para la paz. Un movimiento por la paz fue lanzado hace días, dirigido por artistas, deportistas y personalidades de la cultura, junto con las comunidades organizadas que buscan poner fin no sólo a la caótica situación actual, sino también a los altos niveles de criminalidad que han afectado al país durante los últimos años.

La mayoría de los venezolanos quiere paz en su país, y la mayoría sigue apoyando al gobierno actual. La oposición no ha presentado una plataforma alternativa o una agenda más allá de un cambio de régimen, y su dependencia de la financiación y el apoyo de EEUU - incluso este año Obama incluyó 5 millones de dólares en el Presupuesto del 2014 para los grupos de oposición en Venezuela - es un signo permanente de su debilidad. Como un cable del Departamento de Estado de la Embajada de EEUU en Caracas, publicado por Wikileaks, explicó en marzo de 2009, "Sin nuestra asistencia continua, es posible que las organizaciones que ayudamos a crear ... podrían ser forzadas a cerrar ... Nuestro financiamiento a esas organizaciones es una línea de vida muy necesaria".

Durante la última década en Venezuela, la pobreza se ha reducido en más del 50 por ciento, la atención médica es gratuita y accesible a todos, al igual que la educación desde la primaria hasta la universidad. Subsidios públicos proveen alimentos y viviendas a precios acesibles para los que lo necesitan, así como programas de capacitación laboral y ayuda a las pequeñas y medianas empresas. Los medios de comunicación, especialmente medios comunitarios, se han expandido en todo el país, dando más espacio para la expresión de diversas voces. Acceso a Internet ha aumentado considerablemente y el gobierno también ha construido cientos de infocentros públicos con acceso a computadoras y conexión a Internet gratuita en todo el país. Los estudiantes tienen computadoras portátiles y tabletas de uso gratuito para sus estudios. El gobierno ha elevado el salario mínimo en un 10-20% cada año llevando a Venezuela a tener uno de los salarios mínimos más altos de América Latina. Las pensiones están garantizadas después de tan sólo 25 años de trabajo y los que trabajan en la economía informal todavía se les garantiza una pensión del Estado.

Mientras problemas persisten en el país, como en todas partes, la mayoría de los venezolanos quieren defender a los inmensos logros sociales y políticos que han tenido en los últimos catorce años. Una oposición sin nada que ofrecer excepto la intervención extranjera y la incertidumbre no le atrae a la mayoría. Por desgracia, los medios de comunicación no proyectan esta realidad, o no la presentan con el fin de avanzar una agenda política. En Venezuela, la revolución llegó para quedarse y los intereses del 1% no van a derrotar los del 99% que ya están en poder.

“Si dejamos de armar y entrenar terroristas, la guerra en Siria acabará”

385-640x359
Tomado de ContraInjerencia

El senador republicano del estado de Virginia (este de EE.UU.), Dick Black, dijo que la crisis siria llegará a su fin si su país deja de entrenar a los terroristas en el país árabe.

“Espero y rezo para que Estados Unidos se despierte y entienda que es hora de poner fin a esta masacre. Es hora de dejar de tratar de derrocar los regímenes, poner orden en Oriente Medio y detener el derramamiento de sangre.

Si dejamos de entrenar y armar a los terroristas, la guerra va a terminar”, declaró el funcionario estadounidense en un entrevista concedida el viernes a la agencia rusa de noticias Russia Today.

De igual manera, el senador norteamericano hizo hincapié en que las acciones de Riad y Ankara empeoran la crisis en Siria, y de seguido criticó la injerencia de Estados Unidos en el Oriente Medio, reporta hispantv.

De acuerdo con Black, la intervención del Gobierno estadounidense en esta región ha provocado el surgimiento de grupos terroristas, incluida la banda takfirí EIIL (Daesh, en árabe).

La autoridad norteamericana también criticó a Washington por entrenar y armar a los llamados “rebeldes moderados” so pretexto de combatir a los terroristas takfiríes. Adujo que, contrariamente a EE.UU., Rusia realmente trata de “resolver la crisis” de Siria desplegando sus fuerzas militares en el país árabe.

Según anunció el lunes un funcionario estadounidense bajo condición de anonimato, Rusia ha desplegado 28 avines de guerra en Siria.

“Estoy muy, muy contento de que los rusos estén enviando allí a personas que realmente van a luchar, porque no sé de qué lado del conflicto está Estados Unidos. Creo que a veces estamos de un lado, a veces del otro”, agregó el político.

Asimismo, recalcó que la creación de una zona de exclusión aérea en el norte de Siria, a través del acuerdo Washintong-Ankara, posibilitó el suministro a los extremistas desde Turquía.

Según Black, solamente el uno por ciento de los 300 ataques aéreos perpetrados por Turquía fueron lanzados contra Daesh; el resto apuntaba a los kurdos sirios.

Por su parte, el jefe del Mando Central de EE.UU. (CENTCOM), Lloyd Austin, en una comparecencia ante el Congreso, reconoció el 16 de septiembre que el programa de su país para entrenar a los llamados “rebeldes moderados” para combatir al Gobierno sirio resultó un fracaso.

En este contexto, un alto responsable estadounidense de Defensa afirmó el 17 de septiembre a la publicación estadounidense The Wall Street Journal, bajo condición de anonimato, que Washington está considerando un cambio fundamental en su fracasado programa de entrenamiento de milicianos para Siria y buscando alternativas para evitar que el plan colapse por completo.

Fuente: larepublica.es

viernes, 25 de septiembre de 2015

¿Quién es Leopoldo López?

Tomado de Página Oficial del PSUV
Por: Pablo Siris Seade

A pesar de la andanada de noticias que han llenado hasta el absurdo los medios de todo el mundo en relación a la condena del venezolano Leopoldo López, pocas personas serían capaces de contestar a algunas sencillas preguntas: ¿quién es es señor? ¿qué hace? ¿por qué lo metieron preso? Trataremos de responder a esas preguntas, que por sencillas son muy importantes.

Un hijo de la oligarquía

Leopoldo Eduardo López Mendoza nació en Caracas el 29 de abril de 1971. Es hijo de Leopoldo López Gil y Antonieta Mendoza. Pertenece a una de las familias más acaudaladas de la oligarquía venezolana desde los tiempos de la colonia. Su primaria y secundaria la cursó en el exclusivísimo Colegio Santiago de León (en referencia al santo patrono de Caracas).

A partir de 1989 se mudó a Estados Unidos, donde estudió el segundo ciclo de secundaria en The Hun School of Princeton, New Jersey; luego estudió Economía en el Kenyon College, en Gambier, Ohio, y finalmente realizó una maestría de Políticas Públicas en laKennedy School of Government de la Universidad de Harvard, Cambridge, Massachusetts, becado por la estatal venezolana Fundación Gran Mariscal de Ayacucho, casualmente presidida en ese momento por su padre.

Su madre es hija de Eduardo Mendoza Goiticoa, quien fue ministro de Agricultura del gobierno de Rómulo Betancourt, y sobrina de Eugenio Mendoza Goiticoa, considerado el hombre más rico del país en esa época. Fue ministro de Fomento durante el mandato del gobierno del General Medina Angarita y de la Junta Militar de 1958. Su tío abuelo fue Rafael Ernesto López Ortega, ministro de Educación durante la presidencia del general Eleazar López Contreras.

Si le parece que Mendoza le suena, sí le suena. Son los dueños de las Empresas Polar (cervezas, otras bebidas y alimentos) y de medio país. Entre sus marcas están las principales harinas de maíz, margarina, aceites y otros productos de la cesta básica. Sus vinculaciones con el poder desde hace decenios, son también casuales.

Al volver de Princeton, Ohio y Massachusetts, Leopoldo se integró a la organización ultrarradical Tradición Familia y Propiedad (TFP, también los hay en el sur del continente). Fue fundador del partido de extrema derecha Primero Justicia (PJ), que anteriormente era una asociación civil financiada con fondos de la estatal Petróleo de Venezuela S.A. (PDVSA), cuando su madre ocupaba -por supuesto, casualmente- el cargo de Gerente de Asuntos Públicos en esa industria.

A ver si nos entendemos: la madre le daba a la asociación civil que había fundado el nene los cheques de PDVSA (por supuesto que no de ella) para sostener la organización y luego transformarla en partido político.

El Instituto Republicano Internacional (IRI, dependiente del Partido Republicano de Estados Unidos), también financió y asesoró la transformación de PJ en partido político. Como imaginarán, PJ no nació pobre. Plata del petróleo y del partido de gobierno de los Estados Unidos. El contacto con esa organización -y presumiblemente con otras dedicadas a la inteligencia- los hizo durante su estadía previa en el norte.

Mientras tanto, Leopoldo trabajaba en PDVSA, en la misma sede de la corporación estatal que su madre (las casualidades a veces son realmente increíbles) y formaba el partido que lo llevaría a ganar las elecciones de alcalde del municipio Chacao (este de Caracas, el más rico del país; esto ya no parece ser casual).

Leopoldo López fue alcalde de Chacao entre 2000 y 2008. Desde ese cargo participó en el golpe de Estado de abril de 2002 contra el gobierno del presidente Hugo Chávez, siendo uno de los firmantes del “Decreto Carmona” en el que se abolieron todas las instituciones, la separación de poderes, se removieron las autoridades de los estados y municipios y se derogó toda norma que entrara “en contradicción con el presente decreto”.

Durante el golpe estuvo involucrado en el arresto ilegal y violento del entonces ministro de Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín, así como en el intento de asalto a la Embajada de Cuba en Caracas. En 2007 fue amnistiado de estos delitos por parte del presidente Hugo Chávez.

Debido a serias irregularidades administrativas encontradas durante su gestión en la alcaldía de Chacao y por el asuntito de PDVSA, la Contraloría General de la República dictó una medida de sanción en su contra, inhabilitándolo a optar a cualquier cargo público hasta 2017.

Complicado el hombre

A pesar de que fue fundador de PJ e integrante de su Junta Directiva, en 2006, Leopoldo se separó del partido a inicios de 2007.

En ese mes, pasa a formar parte de Un Nuevo Tiempo (UNT), el partido que había formado Manuel Rosales (el ex gobernador del estado Zulia que luego compitió con Chávez en las elecciones presidenciales de 2006). Allí lo designaron vicepresidente de Participación Ciudadana y Redes Populares. En septiembre de 2009 los malos de UNT expulsan a Leopoldo, “porque los partidos tradicionales no permiten el surgimiento de nuevos liderazgos”.

En 2009 López presentó el movimiento Voluntad Popular, del que ha sido su principal dirigente desde ese momento.

“La Salida”

Luego de una movilización bastante esmirriada, el 2 de febrero de 2014 Leopoldo decía: “Hoy le dimos a todos los venezolanos un mensaje claro, la organización y la calle son la clave para la salida de este Estado delincuente que desangra a nuestro país. No podemos tolerar más inseguridad, escasez y pelazón (pobreza), mucho menos toleraremos seis años más de este drama que vivimos. ¡Basta ya de tanta corrupción e ineficiencia! Hoy el pueblo alza su consciencia y empieza a construir la salida de este Gobierno”.

Lo que podría parecer un recurso retórico de un político un poco hablador de más, se comprobó que formaba parte de un plan para efectivamente forzar la renuncia del presidente Nicolás Maduro, que había ganado las elecciones presidenciales apenas unos meses antes, en abril de 2013, y que tiene por delante un período de gobierno que culmina en 2019.

El plan denominado “La Salida” había sido presentado por Leopoldo López en Miami, Estados Unidos (cuando no) en octubre de 2013 junto a representantes de la Fundación Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), que representa al ala de derecha más radical de los emigrados venezolanos.

El 23 de enero de 2014, Leopoldo López junto a la ex diputada Maria Corina Machado anunciaron la activación de “La Salida” como un plan que consistía en una serie de acciones que iban escalando y que culminaba con la caída del gobierno.

Inspirado en las tesis de Gene Sharp y de los golpes blandos y las revoluciones de colores, López intentó -eso sí, junto a otros dirigentes de la derecha más radical- generar acciones de calle que provocaran sucesos violentos y que produjeran respuestas de parte de sectores militares que pudieran vacilar ante los embates combinados de acciones violentas de calle, guerra económica, embates mediáticos y vi$ita$ de amigos provenientes del norte.

El 12 de febrero, cuando en Venezuela se conmemoraba el bicentenario de la Batalla de la Victoria y Día de la Juventud, junto a algunos cientos de manifestantes de su organización, López se desplazó a la sede del Ministerio Público en Caracas para reclamarle a la Fiscal General de la República que retirara los cargos en contra de otros manifestantes que en el estado Táchira (en la frontera con Colombia; también le suena, sí) habían destruido la residencia oficial del gobernador, donde tienen su sede las misiones sociales (salud, educación, vivienda, alimentación, entre otras) para ese estado.

La manifestación rápidamente se tornó violenta y los activistas destrozaron la planta baja de la sede del Ministerio Público, mientras incendiaban la biblioteca de esa institución y seis camionetas que se encontraban estacionadas en las adyacencias que pertenecían al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas. Durante esos disturbios, murieron dos hombres, unos de ellos veterano militante revolucionario y el otro un joven estudiante opositor.

Leopoldo López se entregó a las autoridades el 18 de febrero de 2014, tras ser requerido por el Ministerio Público por fomentar estos hechos de violencia. Ante la acusación presentada, el Poder Judicial ordenó el pase a juicio de Leopoldo López por los hechos de violencia registrados el 12 de febrero.

Las acciones propiciadas e iniciadas por Leopoldo López en el marco de “La Salida” a partir de ese 12 de febrero, produjeron 43 muertes (once de ellos funcionarios de seguridad), más de 870 heridos, miles de personas que vieron afectadas su vida normal, así como la violación del derecho al libre tránsito en vías principales de la capital y otras ciudades.

En esas guarimbas, como se les denominó, se asistió a acciones terroristas como los disparos de francotiradores desde las azoteas de edificios, colocación de guayas (alambres) atravesados en las vías a la altura del cuello de una persona sentada en una moto, derrames intencionales de aceite en las vías, así como otras acciones violentas que incluyeron el incendio de la guardería de los hijos de las y los funcionarios del Ministerio del Poder Popular para la Vivienda, que afortunadamente no arrojó víctimas.

La sentencia

Durante las 72 audiencias que cubrieron 57 semanas, los fiscales demostraron ampliamente ante el tribunal que López cometió los delitos de daños e incendio en calidad de determinador, instigación pública en grado de autoría y asociación para delinquir.

Durante las audiencias se demostró que los pronunciamientos realizados por López incitaron a sus seguidores a generar violencia y desconocer al Gobierno y a las instituciones del Estado.

Los fiscales dejaron en evidencia la instigación que López tuvo sobre sus partidarios, “acción que desató la euforia negativa en sus simpatizantes y que conllevó al ataque contra la sede principal del organismo garante de la legalidad” (el Ministerio Público).

La jueza actuante condenó en primera instancia a López a 13 años, nueve meses, siete días y 12 horas de prisión por estos delitos. A partir de ahora corren los plazos y las jurisdicciones de alzada, ante las cuales López podrá apelar la sentencia, en respeto a las mismas normas que él intentó quebrantar.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...