Tira Cuba

Tira Cuba

jueves, 21 de julio de 2016

La Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo ha sido foco de diversos ataques contra Cuba, incluyendo el asesinato.

Nota editor del blog:

Siempre se ha querido criminalizar a Cuba y su proceso revolucionario, bajo acusaciones falsas, creando una opinión adversa por crímenes nunca cometidos; mientras el verdadero malhechor se encuentra en las administraciones del vecino país a 90 millas al norte, las cuales ha asesorado, organizado, financiado o amparado verdadero actos terroristas contra el pueblo cubano.

La Base Naval, ubicada en territorio usurpado, dentro de la provincia de Guantánamo, Cuba, perteneciente a Estados Unidos, ha sido foco de no pocos actos de ataques contra el pueblo cubano, incluyendo el asesinato, contra soldados, mientras estos cumplían sus funciones de custodia, en la frontera que separa ese cónclave del resto del territorio nacional.

Primer soldado asesinado por marines de la Base de Guantánamo.

Por Israel Valdés Rodríguez*
Al triunfar la Revolución, la Base Naval de Guantánamo se convierte en uno de los principales escollos en las relaciones bilaterales entre Cuba y los Estados Unidos y se afirma como parte fundamental del diferendo histórico. Este enclave militar con la anuencia de sus autoridades militares y la participación directa de sus servicios especiales convirtieron la Base en un activo centro de subversión, de provocaciones y violaciones.
Desde las primeras horas del día 19 de julio de 1964 la posta norteamericana, ubicada en las coordenadas 43-67 de la Base Naval de Guantánamo, rastrilla su fusil y apunta a los combatientes cubanos. Esta acción irresponsable se había convertido en uno de los actos provocadores más usuales de los marines yanquis. A las 5:37 p.m. (17:37 horas) de ese día, dos soldados yanquis reinician las provocaciones y lanzan piedras, profieren ofensas verbales y vuelven a rastrillar sus armas. A las 7:07 p.m. (19:07 horas) mientras se producía el cambio de guardia en la posta cubana, los marines norteamericanos disparan una ráfaga contra los soldados de la Brigada de la Frontera Héctor Pupo Sucarno y Ramón López Peña. Este último resulta herido de gravedad en el cuello. Poco después muere.
Ramón López Peña. Nació el 15 de diciembre de 1946 en el Barrio La Morena, municipio de Puerto Padre, en la actual Provincia Las Tunas. Hijo de Andrés López y Eunomia Peña Pérez de procedencia campesina, el matrimonio había formado un hogar humilde donde crecieron 12 hijos. Era el mayor de los hermanos de esta humilde familia carbonera.
Pudo asistir a la escuela, donde alcanzó el cuarto grado. Más tarde en Puerto Padre logró llegar hasta el sexto grado de escolaridad porque la situación económica familiar no le permitió continuar estudiando y se vio obligado a trabajar tempranamente cortando caña.
Al triunfó de la Revolución, Ramón aunque era un adolescente, pudo apreciar que habían surgido cambios en la sociedad cubana. A los 15 años de edad ingresó en las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR) y posteriormente en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). En 1962 ya era miembro activo del Ejército Regular y formaba parte de la División No. 59 de Las Tunas, con la cual participó en la lucha contra bandidos en la zona de Manatí.
En febrero de 1963 por sus méritos y disciplina fue destinado al Batallón de la Frontera. Ya en el frente, Ramón López Peña mantiene una firme y decidida participación en la preparación combativa y política, la superación cultural y participa en tres zafras del pueblo.
A los 17 meses de su estancia en la Frontera resultó seleccionado joven ejemplar durante el proceso de construcción de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en las FAR. El carné de miembro de la Unión de Jóvenes Comunistas se entregó póstumamente a sus padres, convirtiéndose así en el primer militante de esa organización en las FAR.
En la despedida del duelo el entonces comandante y Ministro de las FAR, Raúl Castro Ruz expresó: “Símbolo de la valerosa fuerza que en la frontera defendió y defiende nuestra soberanía. Han perdido a un hijo, y en cada uno de nosotros tendrán un hijo. Su dolor lo compartimos todos”.
Su inhumación en el cementerio de Guantánamo, constituyó una manifestación de duelo popular, que se extendió a toda Cuba, indignada por el crimen horrendo cometido contra uno de sus más humildes y valerosos hijos.
* (San Antonio de los Baños, 1952) profesor e historiador, miembro del secretariado permanente de la Unión de Historiadores de Cuba.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...