Tira Cuba

Tira Cuba

jueves, 31 de marzo de 2016

La negociación de la Ley de Amnistía por la derecha Venezolana

La amnistía busca la liberación y perdón judicial de quienes cometieron delitos y actos criminales durante las guarimbas, entre ellos a Leopoldo López, instigador a que éstas se llevaran a cabo, con un saldo de más de 40 muertos y cientos de heridos; sin contar las pérdidas económicas y el terror sembrado en las calles de muchas regiones de Venezuela.
Tomado de Iguana TV.

Un audio donde se evidencia la negociación telefónica para comprar el “derecho” a ser perdonados en la Ley de Amnesia, aprobada recientemente por la mayoría adeca-burguesa en la Asamblea Nacional (AN), fue difundido este miércoles en el programa Con el Mazo Dando, que demuestra el proceso de compra-venta denunciada en su oportunidad por el bloque parlamentario de la Patria.

“Esa ley era para quien pagara más por estar en los artículos…Hay un gentío que está bravo”, expresó Diosdado Cabello, conductor del programa que transmite VTV, al explicar el contenido de la conversación entre una abogada de una Organización No Gubernamental (ONG) y un general retirado implicado en el golpe de Estado de 2002, quien aparentemente mostraba su nerviosismo para saber por qué su nombre no estaba en los artículos aprobados.

En efecto, en el video aportado por un Patriota Cooperante, la conversación entre Theresly Malavé, abogada de la ONG Justicia y Proceso, y el general Rafael Damiani Bustillos, quien se encuentra prófugo y protegido en EEUU tras el fracaso del golpe contra el Presidente Chávez, confirma cómo el opositor exigía información sobre las negociaciones entabladas.

-“Déjeme explicarle, es que estamos terminando los hechos que vamos a mandar para el decreto de amnistía. Entonces necesitamos saber con precisión cuál de los 3 hechos lo mantienen allá”, dijo la abogada al responder la llamada de Damiani Bustillos, sobre el problema que se presentaba sobre su situación en particular para poderlo incluir en el perdón que aprobaría la AN.

-“¿Pero ustedes los van a pedir por nombres?”, preguntó el golpista.

-“No General, le explico: Acuérdese que la amnistía es por hechos. Entonces, nosotros vamos a decir: tiene cola, tiene oreja, hocico, bigote, y usted va a saber que es un perro, pero no podemos decir los nombres porque precisamente la amnistía se relaciona con hechos que constituyen delitos”, respondió la abogada.

-“Claro”, confirmó Damiani, con voz dudosa.

-“¡Estamos vueltas un ocho!. Por eso le digo: sus hechos por los cuales a usted lo están investigando lo ponemos en el decreto”, remató la representante de la ONG.

El militar golpista, ansioso, se comprometió a buscar los otros expedientes de los procesos en donde está involucrado él y varios de sus compinches en el golpe del 11 de abril, para hacerlos llegar a la abogada, quien de inmediato advirtió:

-“¡Ah, pero eso eso es otro detalle!. Lo necesitamos urgente”.

-“Déjame intentar conseguirlo”, finalizó el prófugo, tras volverse también un ocho explicando quiénes podían tener copias de los documentos de esos expedientes.

Tras la difusión de esta conversación, Cabello fue sarcástico sobre el interlocutor: “¿Como es que dice? Tiene bigote, cara y cola de perro, es un perro, pero no podemos ponerle su nombre ahí. ¡Pero lo que tú pagaste tiene que aparecer, porque ¿cómo es? ¿vas a quedar por fuera?!”.

Leyó Cabello el texto de la Ley aprobada por la Derecha en la que se concede amnistía a personas imputadas o acusadas por delitos contra la paz entre el 11 y 14 de abril de 2002, asi como las respectivas faltas que no fueron incluidas en el perdón presidencial que otorgó el Comandante Chávez tiempo después del golpe de Estado.

“Ahí tienes dos paticas pero te faltan dos más. Reclama porque te van a dejar por fuera”, se burló Cabello, dirigiéndose a Damiani, recordándole que la AN adecaburguesa ya dio curso a la aberración jurídica que la Derecha cree que podrá aplicar en Venezuela.

Pero el Conductor de Con el Mazo Dando le advirtió al prófugo y a todos los delincuentes que pagaron para ser perdonados por esta aberración jurídica, que la misma nunca se cumplirá por su evidente anticonstitucionalidad.

Para ver el vídeo hacer clic AQUÍ.

(VTV)

El gran error de Obama: Pedir a los cubanos que olvidaran su historia

Barak Obama
Tomado de La Tarde se Mueve
Por Edmundo García.

El mundo aguardaba, expectante, el anunciado discurso del Presidente Obama en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso. Contrariamente a lo que propagó la extrema derecha, por estos días más rencorosa y envidiosa de lo habitual por todo lo que está sucediendo en Cuba, el Presidente de los Estados Unidos se expresó con total libertad. Sus palabras tuvieron una gran repercusión y se interpretaron en muchos sentidos; incluyendo los opuestos.
Las autoridades cubanas fueron respetuosas y la delegación oficial que se encontraba en el Gran Teatro, encabezada por el Presidente Raúl Castro Ruz, se puso de pie al concluir la pieza oratoria del invitado y lo saludó comedidamente, con los aplausos que indica el protocolo y el buen gusto.
Quienes revisaron la prensa escrita y los comentarios en los medios de difusión cubanos, pudieron comprobar la existencia de una respuesta general sobre algunos puntos del discurso de Obama que no fueron frontales, ni totalmente claros, y cuya ambigüedad permitía interpretarlos como una intromisión en los asuntos internos de Cuba. Ya se sabe lo celoso que es el pueblo cubano con su soberanía; hasta los gestores del injerencista plan “Zunzuneo” reconocieron con impotencia que los cubanos hacían críticas y chistes políticos, pero si los hacía el extranjero se le reviraban. No hay que equivocarse: Cuba es profunda y es exigente.
Al dejar La Habana el martes 22, el presidente Obama se dirigió a Argentina donde repitió algunas de sus ya repetitivas frases sobre el futuro, la nueva época, el cambio, el sí se puede; sin que mencionara el actual contexto argentino, donde un gobierno “viejoliberal” está llevando al despido de maestros, bibliotecarios, trabajadores de televisiones y teatros; a la vez que disfruta del beneplácito del gran capital internacional y los agroexportadores antinacionales.
Como si de repente se hubiera olvidado de algunas de las cosas que dijo en Cuba, como si no recordara que durante su estancia en La Habana el Secretario de Estado John Kerry sostuvo conversaciones con las partes comprometidas con el logro de la paz en Colombia, el presidente Obama prometió apoyar al derechista Mauricio Macri para que se convirtiera en un líder de influencia continental, para que lleve adelante en la región esa política “impresionante”, que fue como Obama calificó a los primeros cien días de Macri en el gobierno. Ya varios periodistas han advertido que en algunos conatos contra los presidentes Nicolás Maduro y Evo Morales, se pudieron ver personas portando carteles que decían “Viva Macri”.
Recuerdo esto para que se tenga una idea del ambiente de desconcierto que existía en los medios políticos, en la prensa y en las redes sociales sobre el alcance real de las declaraciones de Obama en sus viajes a Cuba y Argentina; cuando este lunes 28 de marzo aparece el esclarecedor artículo del Comandante en Jefe Fidel Castro “El hermano Obama”, que puso las cosas en su sitio. Califico el artículo como esclarecedor por la autoridad histórica, política y moral de quien lo firma, pero también porque a diferencia de otras opiniones sobre el discurso de Obama en La Habana, la opinión escrita de Fidel no se pierde en devaneos, no titubea ni se enreda en si va a molestar a este o al otro. Fidel, como siempre, con una prosa preclara, revela lo que hay escondido y opina desde la historia y con sentido de futuro.
Y por ahí empieza Fidel, por la historia. Porque no hay futuro sólido si no se construye sobre la experiencia; y no hay historia edificante si no se busca y se dice la verdad. La visión de Fidel es en este aspecto muy distinta, mejor dicho opuesta, a la sugerencia de Obama sobre olvidar el pasado para construir el futuro. No, para nada, no se puede construir el futuro si no se tiene en cuenta el pasado. Integralmente, que es lo que señala Fidel a Obama, quien olvidó mencionar la explotación y exterminio de los pueblos nativos, tanto de Cuba como de Estados Unidos, a mano de los llamados “conquistadores”.
Las fuerzas progresistas en Argentina también le exigieron a Obama respeto por la verdad histórica. Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, y otros líderes le pidieron que hablara sobre el papel de Estados Unidos en el sostenimiento de las dictaduras militares en Argentina y en América Latina en general. Obama respondió con algunas de esas evasivas a que ya nos tiene acostumbrados. Pero de una cosa sí se puede estar seguro: Obama se llevó el convencimiento de que ni Cuba, ni Argentina, ni América Latina están dispuestas a construir una relación con Estados Unidos que pase por el olvido de la historia. No lo va a lograr Estados Unidos aunque Macri censure a Telesur en Argentina, o quiera salirse de los organismos de integración que han creado los políticos progresistas latinoamericanos.
El periódico Granma publica hoy martes una nota de la redacción internacional titulada “Artículo de Fidel recorre el mundo”, donde reseña parte de las repercusiones que ha tenido la reflexión “El hermano Obama”. No podía ser de otro modo. Fidel lleva tiempo tratando de tú a tú con políticos norteamericanos; conoce muy bien la cultura, la geografía, la psicología social de Estados Unidos.
Hay un pasaje en el artículo de Fidel que es toda una lección para aquellos a quienes nos gusta estudiar y polemizar. Fidel cita primero, brevemente, una frase del discurso de Obama; frase que como recordarán fue aplaudida “disciplinadamente” por algunos de los presentes en el Gran Teatro de La Habana. Dice esa frase de Obama: “Es hora ya de olvidarnos del pasado, dejemos el pasado”.
Y es entonces cuando Fidel, que debatiendo es un especialista, aprovecha para lograr un párrafo de máximo alcance, estratégico: “Se supone que cada uno de nosotros corría el riesgo de un infarto al escuchar estas palabras del Presidente de Estados Unidos. Tras un bloqueo despiadado que ha durado ya casi 60 años, ¿y los que han muerto en los ataques mercenarios a barcos y puertos cubanos, un avión de línea repleto de pasajeros hecho estallar en pleno vuelo, invasiones mercenarias, múltiples actos de violencia y de fuerza?
Nadie se haga la ilusión de que el pueblo de este noble y abnegado país renunciará a la gloria y los derechos, y a la riqueza espiritual que ha ganado con el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura.
Advierto además que somos capaces de producir los alimentos y las riquezas materiales que necesitamos con el esfuerzo y la inteligencia de nuestro pueblo. No necesitamos que el imperio nos regale nada.”
Si alguna prueba faltara para mostrar los dobleces del discurso del presidente Obama, se ha publicado el dato de que solo unas hora después de que se despidiera del pueblo y las autoridades cubanas, el Departamento de Estado anunció un programa que destina 800 mil dólares para formar líderes ilusos para cambiar al gobierno al que supuestamente Obama le está proponiendo trabajar juntos para edificar un mejor futuro para sus pueblos.
Así de sorprendente suele ser la historia: Quien ha sepultado para siempre a la falsa oposición pagada desde el extranjero fue el propio presidente Obama cuando pidió a los cubanos que olvidaran su historia. Un desliz, un error irreparable. Y no hubo entre sus asesores expertos en Cuba uno solo que se lo advirtiera.

miércoles, 30 de marzo de 2016

Las mentiras de Esperanza Aguirre

Aguirre está "muy contenta" por el hecho de que Rita Barberá acepte acudir a declarar
Esperanza Aguirre lanzó un reto a los medios de comunicación: que encontrasen una sola mentira suya a lo largo de su carrera política.
Tomado de ElDiario.es
Por Ignacio Escolar.

Con ese desparpajo que solo da la ignorancia, la soberbia o ambas cosas a la vez, Esperanza Aguirre lanzó ayer un reto a los medios de comunicación: que encontrasen una sola mentira suya a lo largo de su carrera política. ¿Una? No. Las hay por decenas. Es difícil encontrar a una política con su trayectoria que mienta tanto y de forma tan habitual. Esto es solo una  recopilación de sus mayores mentiras. Hay muchas más. 
1. "Yo destapé la Gürtel"
Falso. Esta trama corrupta nació, creció y se reprodujo bajo las faldas de Esperanza Aguirre sin que la lideresa moviese una ceja hasta que llegó la investigación del juez Baltasar Garzón. En su famosa frase, Aguirre se refiere a una operación urbanística que Francisco Correa intentó poner en marcha en Majadahonda, un pelotazo que provocó que medio grupo municipal del PP se levantase contra su alcalde, Guillermo Ortega, acusándole de corrupción. Aguirre solo actuó para forzar la dimisión del alcalde cuando se montó el follón. Pero, tras "destapar la Gürtel", lo siguiente que hizo no fue irse al juzgado y denunciar al alcalde en cuestión. En vez de eso le protegió, nombrándole gerente del ruinoso Mercado Puerta de Toledo, con un buen sueldo y una laxa ocupación. Guillermo Ortega vivió de esa "mamandurria" hasta que la Gürtel estalló. 
2. "No me consta que haya habido financiación irregular en el PP de Madrid"
Falso, y no solo por las millonarias mordidas presuntamente pagadas a su partido por el yerno de Villar Mir, el compi yogui López Madrid. Aguirre conoce muy bien cómo se financió la campaña electoral del Tamayazo, la que le llevó a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Fue a través de Fundescam, una opaca fundación del partido que recaudaba "donativos" entre empresarios amigos de la casa –que después recibían sus buenas adjudicaciones públicas–. Ese dinero sirvió para pagar la campaña electoral de Aguirre a través de las empresas de la Gürtel, modificando las facturas para que no se enterase el Tribunal de Cuentas. 
El PP de Madrid solo se libró de las consecuencias penales de Fundescam porque el presunto delito estaba prescrito. Como la memoria de Aguirre. 
3. "Yo no he hablado en mi vida con ese señor [Luis Bárcenas]. En mi vida. ¿Entiende?"
Falso. En 2009 ella misma admitió una conversación con Bárcenas en una entrevista en la Cadena SER. También habló con Luis Bárcenas al menos en otra ocasión: cuando el entonces gerente del PP y el tesorero del partido, Álvaro Lapuerta, advirtieron a Aguirre delante de Mariano Rajoy sobre el mayor chanchullo urbanístico de la Gürtel, el de Arganda del Rey: un pelotazo millonario que se llevó Martinsa y en el que Lapuerta señalaba a Ignacio González. La propia Aguirre admitió esa reunión hace dos años, en su declaración por escrito ante el juez Ruz
4. "He nombrado a más de 500 altos cargos y solo dos me han salido rana"
Falso, por mucho que Esperanza Aguirre repita esta mentira sin cesar. La lista de investigados por corrupción que atesora es mucho más amplia que esos dos batracios que admite como propios. Además de Francisco Granados y Alberto López Viejo , Aguirre también nombró a muchas otras ranas más, empezando por su delfín, Ignacio González, hoy imputado por su inexplicable ático marbellí. La lista es larga, crece por semanas y está casi completa aquí
5. "¿Por qué tengo que echarle [a Beltrán Gutiérrez Moliner]? Es un funcionario del partido que está imputado"
Falso. Beltrán Gutierrez Moliner –otro batracio– está imputado pero no es un funcionario y se le puede despedir, salvo que las reformas laborales que ha aprobado el PP estén en vigor en toda España menos en la calle Génova 13. Aguirre no echa a Gutiérrez Moliner por la misma razón por la que Mariano Rajoy estuvo pagando durante meses un sueldo en diferido a Luis Bárcenas: porque es su tesorero y sabe demasiado. Por eso Aguirre protegió a Beltrán cuando fue imputado por las tarjetas black y por eso lo sigue amparando hoy.
6. "Benjamín Martín Vasco no era alguien de mi confianza"
Falso. Aguirre hoy reniega de él, pero este imputado en la Gürtel, que fue diputado del PP en la Asamblea de Madrid en la lista que ella misma encabezaba, no solo era alguien de su confianza sino también "un buen amigo". Así lo definió ella misma cuando excusó su presencia en un importante concierto homenaje de las víctimas del 11M para ir a su boda. Aguirre no solo estuvo como invitada: también fue testigo de la boda.
7. "No le he visto [a Francisco Correa] en mi vida"
Falso. Coincidieron en la boda de Benjamín Martín Vasco, donde Aguirre ejerció como testigo y Francisco Correa como patrocinador. La Gürtel pagó esa boda y también el lujoso viaje de novios a la Polinesia del "buen amigo" de Aguirre.
8. "Voy a reincorporarme a mi plaza de funcionaria"
Falso. Cuando "dejó la política" (otra mentira), Esperanza Aguirre no volvió a su plaza de funcionaria en Turespaña. Fue contratada a dedo por el ministro José Manuel Soria como asesora de la Secretaría de Estado de Turismo en un puesto de libre designación. También está por demostrar que Aguirre trabajase siquiera durante esos pocos meses que pasó como "funcionaria", mientras daba ruedas de prensa y entrevistas, escribía carísimas tribunas en ABC y mantenía la presidencia del PP de Madrid. El despacho de Aguirre como asesora estaba en otro edificio distinto al de esa supuesta jefa a la que en teoría asesoraba. Tampoco es cierto que cobrase el sueldo de un funcionario: como asesora, ganaba bastante más. 
9. "Dejaré [la presidencia del PP de Madrid] cuando el partido lo decida, aunque no será inmediatamente. No me gusta la bicefalia, para el PNV"
Falso. Cuando en 2012 "dejó la primera línea de la política", Aguirre anunció que dejaría también a la presidencia del PP de Madrid en manos de Ignacio González. Después no lo cumplió. Solo dejó la presidencia del PP de Madrid en 2016, al borde de su mandato, acosada por los casos de corrupción y casi cuatro años después.
10. "Si en dos años, después de llegar a la presidencia de la Comunidad de Madrid, algún madrileño tiene que esperar más de 30 días para ser operado yo dimito de la presidencia de la Comunidad de Madrid"
Falso. Aguirre lanzó esta promesa en su primera campaña electoral y, cuando vio que el plazo llegaba y las listas de espera seguían sin menguar, cambió los criterios de medición.
11. "La Comunidad de Madrid no tiene espías".
Falso, como han confesado los propios espías recientemente ante el juez. Tres de los agentes que hicieron estos seguimientos a los rivales políticos de Esperanza Aguirre e Ignacio González han tirado de la manta y aseguran que el espionaje lo montó Sergio Gamón, el antiguo guardaespaldas de Aguirre y exmarido de una de las secretarias de la muy honesta lideresa. "Todo lo organizaba gente que daba cuentas a Esperanza Aguirre", dicen los propios espías ante un caso que Aguirre también dijo que "quedaría en nada", pero que sigue en un juzgado bajo instrucción.
12. "En ningún momento he arrollado a nadie y mucho menos me he dado a la fuga".
Falso, Esperanza Aguirre se fugó de los agentes de movilidad cuando la estaban multando, como demostraron las cámaras de vídeo, el atestado de los agentes y la propia investigación judicial.
13. "He presentado mi documentación a los agentes de movilidad, quienes sin motivo alguno, querían que siguiera allí parada cuando ya habían transcurrido 15 minutos".
Falso. Las cámaras de seguridad demostraron que  Aguirre apenas estuvo cinco minutos, y no quince, hasta que se fugó.
14. "No he arrollado a nadie. He arrancado mi coche y al salir he rozado la moto de un agente y la he tirado al suelo. Poco tiempo después 7 agentes se han presentado en mi casa. Lo único que querían era una foto."
Falso, los agentes hicieron con Aguirre exactamente lo mismo que habrían hecho con cualquier otro conductor que aparcase en plena hora punta en el carril bus de una de las calles más transitadas de la ciudad. Tampoco es cierto que apareciesen en su casa "poco tiempo después": persiguieron a la lideresa a la fuga por las calles de la ciudad, pidiéndole en repetidas ocasiones que se detuviese, hasta que Aguirre llegó a su casa, entró en su aparcamiento y se refugió tras su escolta de la Guardia Civil. No "querían una foto", sino cumplir con su obligación.
15. "Dejo el PP de Madrid porque asumo la responsabilidad política de todos estos años"
Falso. Aguirre tampoco asumió su responsabilidad porque solo dimitió a medias, como es su tradición. Se fue del partido pero no de su cargo como portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid. Su dimisión llegó solo siete años después de que estallase la Gürtel y quince meses después que Francisco Granados, su número dos en el PP de Madrid, fuese encarcelado por corrupción.
16. "No es que haga números a final de mes, ¡es que muchas veces no llego!"
Falso. La condesa de Bormos, Esperanza Aguirre, y su marido, el conde de Murillo, Fernando Ramírez de Haro, viven en un lujoso palacete en el centro de Madrid y son dueños de un extenso patrimonio. En 2012, como publicamos en eldiario.es, Aguirre y su marido cobraron más de cinco millones de euros por la venta de un cuadro de la familia. Lo típico de no llegar a fin de mes.
17. "El político que miente debe dimitir. Yo no miento. ¡Dígame usted cuándo he mentido yo!"
Falso, y es la última mentira porque Esperanza Aguirre desde ayer no ha vuelto a hablar en público.
En el 2010 participó junto a Rajoy en campañas de No al IVA... y perjuraron que no lo subirían; pero no lo cumplieron.
"El más truhán se lleva la mano al corazón y el bruto más espeso se carga de razón"
(Antonio Machado)

martes, 29 de marzo de 2016

Los Rolling Stones en La Habana y los sediciosos comentarios en las redes

rolling stones
Por Gustavo de la Torre Morales.
Tomado del comentario que escribí en el blog "Las Torres de Marcos".

Creo que algunos, con ansias de propaganda anticubana, han sobre valorado la actuación de los Rolling como si en Cuba nunca hubiesen venido a tocar agrupaciones o cantautores extranjeros de ningún tipo… o que es ahora que hay “apertura” con la música foránea y anglosajona… ¡ERROR!
Aunque por los medios estatales se redujo la difusión de este tipo de música por darle el justo lugar a las producciones nacionales, no quiere decir que en Cuba, desde 1959 hasta la fecha no se escuchaba música producida por autores o productores de habla inglesa.
Yo nací en 1967 (un triste año por el asesinato del Che) y siendo un adolescente aprendí a bailar con los Boney M, Earth Wind and Fire y los Bee Gees… y después con Laura Branigan, ABBA, Rod Stewart, Billy Joel, Pink Floyd y Alan Parson (al separarse del grupo), Gloria Gaynor, Irene Cara, Kiss, AC-DC… y así también disfruté de otros como Barry White, el grupo Toto, Lionel Ritchie, Grupo America, Deep Purple, Barry Manilow, el inolvidable Eagle, Gary Moore, Donna Summer, Led Zeppeling, el insuperable Queen… y un listado inacabable para este comentario.
Qué ver a los Rolling en Cuba es un acontecimiento… ¡Pues sí!, ya que ellos nunca antes se propusieron venir a conocer y a cantar en Cuba; pero que otros lo hicieron primero, eso es más que una verdad… ¿No tocó Kool & the Gang frente a la tribuna antiimperialista en La Habana en el 2009, congregando a cientos de miles de jóvenes pese a las condiciones climatológicas no usuales en esa fecha? Incluso, el bajista y fundador del grupo, Robert “Kool” Bell, expresó: “Queríamos estar aquí y recibir un poco de la calidez de este pueblo, que sabemos nos aprecia”… “Creemos que la música trasciende todas las barreras. Cualquier diferencia que exista entre los pueblos se puede subsanar mediante la cultura y la hermandad”.
Y otra rotunda verdad es que siempre, siempre se escuchó música anglosajona en Cuba y sin prohibición alguna.

Ahora, en algo que me sumo con creces y sin vacilación, es a las palabras que Marcos Torres expone en su artículo "A ver... Vamos por partes": “el concierto de “The Rolling Stones” en La Habana NO MODIFICA EN NADA LAS BASES CULTURALES DE LA NACIÓN. En cambio la Revolución cubana si lo hizo desde el mismo 1º de enero de 1959, y lo sigue haciendo hasta la actualidad”

Obama en La Habana, el presente y ese pasado del que se escurre el presidente de EEUU.

Obama en el Gran Teatro de La Habana
Por Gustavo de la Torre Morales.

Mucho se ha escrito y hablado sobre el nuevo período de relaciones que se ha abierto entre EEUU y Cuba, después que el presidente Barack Obama reconociera públicamente, el 17 diciembre de 2014, que la política exterior de su país hacia Cuba fracasó a todo lo largo de estos 57 años. Y, aunque no le faltó una usual excusa por esa política de arbitrariedades e injerencismo, el propio Obama sentenció “ninguna otra nación se une a nosotros en la imposición de estas sanciones”. En resumidas cuentas, EEUU se aisló a sí mismo.
Desde entonces, varios acontecimientos han remarcado este período y proceso de deshielo hasta la llegada del presidente norteamericano a La Habana, el pasado 21 de marzo.
Tanto en la población cubana, como allende sus fronteras, el acontecimiento de la visita suscitó diversas reacciones. Finalmente se impuso la cordura, la dignidad y la alta moral de un pueblo aguerrido que ha cultivado meritorios valores éticos y humanitarios, y se demostró que recibir con educación al mandatario del imperialismo, ratificaba a Cuba como un país de paz, sin con ello se indicara una traición a sus firmes principios.
El 21 de abril del pasado año 2015, comenté en un artículo sobre la invitación que reiteradamente el presidente Barack Obama hace para que aparquemos en el olvido “el pasado”. Mensaje que una vez más machacó en su discurso del pasado 22 de marzo, en el Teatro Alicia Alonso, en la pasada visita a La Habana, Cuba, cuando después de darle tantas vueltas al tema, en sus últimas palabras dijo “Es ya hora de dejar atrás el pasado.”
El pueblo de Cuba siempre ha tendido la mano amiga al pueblo norteamericano y lo mismo ha ocurrido a la inversa. Nosotros no olvidamos a todas aquellas y aquellos norteamericanos, que mucho antes que Obama, sí han ayudado en construir puentes de amistad entre los pueblos de Cuba y Estados Unidos: Malcom X, Ernest Hemingway, Lucius Walker o Diana Nyad, por poner sólo ejemplos cercanos, de muchos otros, en la historia que guardamos con respeto y cariño.
Por supuesto que Barack Obama quiera dejar claro que no está anclado a ese pasado escrito por los antecesores gobiernos de Estados Unidos contra los pueblos del mundo, es lógico que el pueblo de Cuba no condene al presidente Barack Obama por los crímenes cometidos por los anteriores gobiernos de EEUU; pero en el presente se sigue cometiendo tan horrendos crímenes como en el pasado, crímenes llevados a cabo bajo la administración de Obama: por éstos sí lo juzgamos.
Sin poder evitarlo, Obama expone un presente, propio, influenciado por el pasado ¿Alguien se ha olvidado de su frase sobre "torcer brazos" en entrevista para el portal estadounidense Vox? Por tanto, la práctica de ese pasado que intenta franquear, se encuentra en el presente de Obama cuando expresó: “we occasionally have to twist the arms of countries that wouldn't do what we need them to do if it weren't for the various economic or diplomatic or, in some cases, military leverage that we had” (“En ocasiones le torcemos los brazos a países que no hacen lo que necesitamos de ellos si no cumplen los diversos apalancamientos que tenemos en lo económico, diplomático, y en ocasiones, lo militar”). En fin, es imponer por la fuerza, cuando no se cumplan los objetivos imperialistas.
En el presente está el golpe de Estado contra Manuel Zelaya en 2009, en Honduras, con el amplio apoyo de la administración de Obama a los criminales actos de Ricardo Micheletti. También está el Golpe de Estado en forma de “Juicio Político” contra Fernando Lugo en 2012, en Paraguay, el cual se orquestó con la participación de la USAID (Agencia de Desarrollo de EEUU); también los continuados ataques contra el mandatario Evo Morales, en Bolivia, país incluido arbitrariamente en una “lista negra” porque se expulsó a la DEA y a la USAID de ese país andino (dos instrumentos de EEUU que bajo el pretexto de “colaboración” en proyectos sociales, manejaban grandes capitales destinados realmente a penetrar la sociedad civil y la división de líderes y sectores sociales, con el objetivo de planes conspirativos).
Como el Golpe de Estado que se intentó en Venezuela, en 2002, contra Hugo Chávez Frías, apoyado por la administración de George W. Bush, no era posible llevarlo a cabo una vez más contra Nicolás Maduro, pero bajo la administración de Obama (y con la influencia de la CIA) se ha creado la propicia atmósfera de conflicto y caos social y político interno en el gigante bolivariano, para poder declararlo como “una amenaza inusual y extraordinaria” en un Decreto-Ley firmado por Barack Obama, propiciando frente a los ojos de la opinión pública una facilidad de intervención militar imperialista, en un futuro no lejano.
¿Qué decir del papel de la administración de Obama en los conflictos de Oriente Medio, sobre los asesinatos selectivos y extrajudiciales con drones, de la justificación del genocidio del sionismo israelí contra Palestina, de la venta de armas a Arabia Saudita para sus bombardeos contra Yemen, del apoyo constante a los grupúsculos de la derecha venezolana que llevaron a cabo las guarimbas (con muertes y destrozos económicos y sociales).
En esta visita “histórica” de Obama a La Habana, el mandatario norteamericano expresó que lo que cambie dependerá del pueblo cubano. No vamos a imponerles nuestro sistema político ni económico. Reconocemos que cada país, cada pueblo, debe trazar su propio camino, y darle forma a su propio modelo”; sin embargo, pocas horas después se reunió con este fardo antisocial llamado dulzonamente disidencia, para ofrecerle el apoyo millonario… ¿Qué parte de la palabra PUEBLO Obama no tiene? ¿Cómo Obama pretende que aparquemos el “pasado” a un lado, si su administración continúa financiando la misma contrarrevolución que anteriores gobiernos norteamericanos costearon? Esa disidencia, sin reflejo ni reconocimiento alguno en la sociedad cubana, porque no es el pueblo; sino un grupúsculo fragmentado por conocidos escándalos de corrupción.

¡Sr. Obama, déjese de cuentos! No estamos anclados al pasado, es ese pasado impuesto por el capitalismo salvaje el que aún quieren anclar a nuestro presente.

Obama y la economía cubana: Entender lo que no se dijo

"Viva Cuba Libre", en en una calle de La Habana, este 22 de marzo de 2016. Foto: Desmond Boylan/ AP
Foto: Desmond Boylan/ AP
Tomado de CubaDebate
Por Agustín Lage Dávila.

Tuve la oportunidad de participar en varios encuentros con la delegación que acompañó al Presidente Obama y escucharlo en tres intervenciones; y siento ahora el deber de compartir con mis compañeros lo que interpreté de lo que se dijo, y también de lo que no se dijo, pues en política lo que se deja de decir suele ser tan importante como lo que se dice.
Hay dos direcciones complementarias de pensamiento para interpretar esta visita y todo el proceso de intento de normalización de las relaciones: interpretar lo que significa para una valoración del pasado, e interpretar lo que significa para una proyección hacia el futuro.
De cara al pasado es evidente que el proceso de normalización recién iniciado en las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos hay que interpretarlo como una victoria mayúscula del pueblo revolucionario y socialista cubano, de sus convicciones, de su capacidad de resistencia y sacrificio, de su cultura, de su compromiso ético con la justicia social; así como también como una victoria de la solidaridad con Cuba de América Latina.
Hay cosas que nos resultan tan evidentes a los cubanos que a veces olvidamos subrayarlas.
  • Se inició esta normalización en vida de la generación histórica que hizo la Revolución, y conducida por líderes de esa misma generación.
  • Implicó un reconocimiento de la institucionalidad revolucionaria cubana, reconocimiento que no hubo hacia el Ejército Libertador en 1898, ni hacia el Ejército Rebelde en 1959 (si lo hubo, sin embargo, hacia las dictaduras de Gerardo Machado y Fulgencio Batista).
  • Incluyó un reconocimiento explícito de los logros de la Revolución, al menos en Educación y Salud (que fue lo que se mencionó)
  • Incluyó un reconocimiento explícito a la ayuda solidaria de Cuba hacia otros pueblos del mundo, y su aporte a causas nobles tales como la salud mundial, y la eliminación del apartheid en África.
  • Incluyó una aceptación explícita de que las decisiones sobre los cambios y los modelos socioeconómicos en Cuba corresponden exclusivamente a los cubanos, que tenemos (hemos ganado) el derecho a organizar nuestra sociedad de manera diferente a como otros lo hacen.
  • Implicó la declaración del abandono de la opción militar y subversiva, así como la intención de abandonar la coerción, como instrumentos de la política norteamericana hacia Cuba.
  • Expresó el reconocimiento del fracaso de las políticas hostiles contra Cuba de las administraciones precedentes, lo que implica (aunque no fuese declarado así) el reconocimiento de resistencia consciente del Pueblo Cubano, ya que las políticas hostiles solamente fracasan ante las resistencias tenaces.
  • Reconoció el sufrimiento que el bloqueo ha causado al Pueblo Cubano.
  • No partió este proceso de concesiones cubanas en uno solo de nuestros principios. Tampoco en los reclamos de cese del bloqueo y devolución del territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo.
  • Incluyó el reconocimiento público de que los Estados Unidos estaban aislados en América Latina y en el mundo por su política hacia Cuba.
No creo que haya nadie medianamente lúcido e informado en el mundo que pueda interpretar este proceso de normalización en curso como otra cosa que no sea una victoria de Cuba en su diferendo histórico con los Estados Unidos.
De cara al pasado es esa la única interpretación posible.
Ahora bien, de cara al futuro las cosas son más complejas, y hay al menos dos interpretaciones extremas posibles, y sus variantes intermedias:
  • La hipótesis de la conspiración perversa
  • La hipótesis de las concepciones divergentes sobre la sociedad humana
En las calles de Cuba se discute hoy sobre ambas. Alerto al lector en este punto que no voy a argumentar por ahora a favor o en contra de una de estas dos hipótesis, o de las combinaciones diversas de ambas. Los acontecimientos futuros se encargarán de hacerlo, y cada cual sacará “sus propias conclusiones” en este “pasaje a lo desconocido”.
Quienes se adhieren a la hipótesis de la conspiración perversa ven las palabras del Presidente Obama como una falsa promesa o un sutil engaño que responde a un plan concebido para que abramos las puertas al capital norteamericano y a la influencia de sus medios de comunicación; para que permitamos la expansión en Cuba de un sector económicamente privilegiado, que con el tiempo se iría transformando en la base social de la restauración capitalista y el renunciamiento a la soberanía nacional. Serían los primeros pasos del camino de retorno hacia la Cuba de ricos y pobres, dictadores y mafiosos, que teníamos en los años 50.
Los cubanos que piensan así, tienen derecho a hacerlo: hay muchos hechos en la historia común que justifican esa enorme desconfianza. Son conocidos y no necesito enumerarlos aquí.
Mucha gente recuerda la famosa frase atribuida al Presidente Franklin D. Roosevelt cuando dijo del dictador nicaragüense Anastasio Somoza: Tal vez Somoza sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”.
Ciertamente ni el Presidente Obama, ni las actuales generaciones de norteamericanos de buena voluntad (que hay muchos) tienen la culpa, como personas individuales, de las primeras etapas de esa trayectoria histórica. Pero también es innegable que esa historia está ahí, y que impone condicionamientos a lo que ellos pueden hacer, y a nuestra manera de interpretar lo que ellos hacen. Los procesos históricos son mucho más largos que una vida humana, y eventos ocurridos hace muchas décadas influyen en nuestras opciones de hoy, porque condicionan actitudes colectivas que tienen una existencia objetiva, relativamente independiente de las ideas y las intenciones de los líderes.
Aún distanciando al Presidente Obama de las políticas agresivas e inmorales de administraciones precedentes, que organizaron invasiones, cobijaron terroristas, estimularon asesinatos de líderes cubanos e implementaron el intento de rendir por hambre al Pueblo Cubano; aún estableciendo esa distinción, no se puede olvidar que Obama solo no es la clase política de los Estados Unidos. Hay muchos otros componentes del poder ahí, que siempre han estado presentes, lo están hoy, y lo estarán cuando termine el mandato de Obama dentro de algunos meses, y en el futuro previsible. Los estamos viendo en la campaña electoral en curso.
Para ser honesto con todo el que lea esta nota, debo reconocer que el Presidente Obama no dio aquí la impresión de ser el articulador de una conspiración perversa, sino la de ser un hombre inteligente y culto, que cree en lo que dice. Lo que sucede entonces es que las cosas en las que él cree (con todo su derecho) son diferentes a las que creemos nosotros (también con todo nuestro derecho).
Esa es la segunda hipótesis, la de las concepciones divergentes sobre la sociedad humana, las cuales fueron muy evidentes en todos los momentos de la visita a Cuba del Presidente Obama y su delegación, en todo lo que se dijo, y también en lo que se dejó de decir.
Fue muy claro que la dirección principal de la relación de los Estados Unidos con Cuba estará en el campo de la economía, y dentro de este, la estrategia principal será relacionarse con el sector no estatal y apoyarlo.
Fue muy claro, en el discurso y en los mensajes simbólicos, en tomar distancia de la economía estatal socialista cubana, como si la propiedad “estatal” significase propiedad de un ente extraño, y no propiedad de todo el pueblo como realmente es.
En la necesidad de que exista un sector no estatal en la economía cubana no tenemos divergencias. De hecho la expansión del espacio de los cuentapropistas y las cooperativas es parte de la implementación de los Lineamientos surgidos del 6º Congreso del Partido. Donde está la divergencia es en el rol que debe tener ese sector no estatal en nuestra economía:
  • Ellos lo ven como el componente principal de la economía; nosotros lo vemos como un complemento al componente principal que es la empresa estatal socialista. De hecho hoy ese sector no estatal, si bien se acerca a ser el 30% del empleo, no alcanza a aportar el 12% del PIB, lo que indica su carácter limitado para la generación de valor agregado.
  • Ellos lo hacen equivaler a “la innovación”; nosotros lo vemos como un sector de relativamente bajo valor agregado. La innovación está en la alta tecnología, la ciencia y la técnica, y sus conexiones con la empresa estatal socialista. El espíritu innovador del pueblo cubano se expresó en estos años de muchas otras maneras, tales como el desarrollo de la biotecnología y sus medicamentos y vacunas, la formación masiva de informáticos en la UCI, la agricultura urbana, la revolución energética y otros muchos logros del periodo especial, nada de lo cual se mencionó en los discursos de nuestros visitantes.
  • Ellos ven el emprendimiento privado como algo que “empodera” al pueblo; nosotros lo vemos como algo que empodera a “una parte” del pueblo, y relativamente pequeña. El protagonismo del pueblo está en las empresas estatales, y en nuestro gran sector presupuestado (que incluye la salud, la educación, el deporte, la seguridad ciudadana) que es donde se trabaja realmente para todo el pueblo y donde se genera la mayoría de la riqueza. No se puede aceptar el mensaje implícito de hacer equivaler el sector no estatal con “el pueblo cubano”. Eso no fue dicho de esa manera tan brutal, pero se interpreta del discurso de una forma demasiado clara.
  • Ellos separan tácitamente el concepto de “emprendimiento”, y el de propiedad estatal. Nosotros vemos en el sector estatal nuestras principales opciones de emprendimientos productivos. Así lo explicamos en el Foro de empresarios al ilustrar la organización en que trabajo (El Centro de Inmunología Molecular) como “una empresa con 11 millones de accionistas”.
  • Ellos ven al sector no estatal como una fuente de desarrollo social; nosotros lo vemos en un rol doble, pues también es una fuente de desigualdades sociales (de lo que ya tenemos evidencias, como ilustran los recientes debates sobre los precios de los alimentos), desigualdades que habrá que controlar con una política fiscal reflejo de nuestros valores.
  • Ellos creen en la función dinamizadora de la competencia (aunque este concepto ha sido cuestionado ya incluso por ideólogos serios de la economía capitalista). Nosotros conocemos su función depredadora y de erosión de la cohesión social, y creemos más en la dinámica que proviene de programas de país.
  • Ellos creen en que el mercado distribuye eficientemente la inversión respondiendo a la demanda; nosotros creemos que el mercado no responde a la demanda real sino a la “demanda solvente”, y profundiza las desigualdades sociales.
  • Ellos se apoyan en la trayectoria de desarrollo empresarial de los Estados Unidos, cuya economía despegó en el Siglo XIX, en condiciones de la economía mundial que son irrepetibles hoy. Nosotros sabemos que las realidades de los países subdesarrollados de economía dependiente son otras, especialmente en el Siglo XXI, y que el desarrollo económico y científico-técnico no ocurrirá a partir de pequeños emprendimientos privados en competencia, ni intentando reproducir la trayectoria de los países hoy industrializados, con 300 años de diferencia. Sería la receta de la perpetuación del subdesarrollo y la dependencia, con una economía diseñada como apéndice y complemento de la economía norteamericana, cosa que ya ocurrió en el Siglo XIX, cuando esa dependencia nos sumió en el monocultivo y cerró el camino de la industrialización. Para entender eso sirve la Historia, y por ello no podemos olvidarla.
Emprender el camino de la convivencia civilizada “con nuestras diferencias”, implica conocer bien a fondo y por todo el Pueblo Cubano, dónde es que están esas diferencias, para poder evitar que decisiones puntuales aparentemente racionales ante problemas económicos tácticos, nos puedan llevar a errores estratégicos; y peor aún, que otros nos empujen a ello, a través de las cosas que se dicen y las que no se dicen.
Supimos evitar esos errores en los inicios del periodo especial, ante la desaparición del campo socialista europeo y la marea ideológica neoliberal de los 90. Sabremos hacerlo mejor ahora.
La convivencia civilizada ciertamente nos aleja del riesgo y la barbarie de la guerra (militar y económica), pero no nos exonera de dar la batalla en el plano de las ideas.
Necesitamos vencer en esa batalla de ideas para poder vencer en la batalla económica.
La batalla económica del Siglo XXI cubano se dará en tres campos principales:
  1. El de la eficiencia y capacidad de crecimiento de la Empresa Estatal Socialista, y la inserción de esta en la economía mundial
  2. El de la conexión de la ciencia con la economía a través de empresas de alta tecnología, con productos y servicios de alto valor añadido que enriquezcan nuestra cartera de exportaciones
  3. El de la limitación consciente de la expansión de las desigualdades sociales, a través de la intervención del Estado Socialista
En esos campos se decidirá el Siglo XXI de los cubanos.
La batalla de ideas consiste en consolidar pensamiento y consenso sobre hacia donde queremos ir, y sobre los caminos concretos para llegar.
Las aguas del estrecho de La Florida no deben ser un campo de conflicto bélico, y es muy bueno para todos que así sea, pero esas aguas seguirán separando por mucho tiempo dos concepciones diferentes de la convivencia humana, de la organización de los hombres para la vida social y el trabajo, y de la distribución de sus frutos. Y también es muy bueno que así sea. Nuestro ideal de sociedad humana está enraizado en nuestra experiencia histórica y en el alma colectiva de los cubanos, sintetizada magistralmente por el pensamiento de José Martí. Él estudió y entendió mejor que nadie en su tiempo la sociedad norteamericana y dijo: “nuestra vida no se asemeja a la suya, ni debe en muchos puntos asemejarse”.
La creencia básica del capitalismo, incluso en los que así lo creen honestamente, es la construcción de prosperidad material basada en la propiedad privada y la competencia. La nuestra se basa en la creatividad movida por los ideales de equidad social y solidaridad entre las personas, incluidas las generaciones futuras. Nuestro concepto de sociedad es el futuro, y aunque el futuro se demore, atrapado en los condicionamientos objetivos del presente, sigue siendo el futuro por el que hay que luchar.
La propiedad privada y la competencia son el pasado, y aunque ese pasado siga existiendo necesariamente dentro del presente, pasado sigue siendo.
Hay que saber siempre ver los conceptos que están detrás de las palabras que se dicen, y las razones que están detrás de las palabras que no se dicen.
La batalla por nuestro ideal de convivencia humana estará en las manos de las actuales generaciones de jóvenes cubanos, que enfrentarán en su tiempo desafíos diferentes a los de las generaciones revolucionarias del Siglo XX, pero igualmente grandes y trascendentales, y también más complejos.
Al analizar la complejidad de sus desafíos les confieso que quisiera ingresar otra vez en la Unión de Jóvenes Comunistas, cuyo carnet (Nº7784, de 1963) tengo ahora mismo sobre mi mesa. Sigo siendo comunista, pero he de aceptar que ya no puedo seguir siendo “joven”. Pero si puedo compartir con los jóvenes el análisis de lo que hoy se dice, y la develación de lo que no se dice, y construir junto con ellos las herramientas intelectuales que necesitamos para las batallas que vienen.
José Martí escribió en abril de 1895: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: Ganémosla a pensamiento”.

viernes, 25 de marzo de 2016

Carta de un joven cubano al presidente de los Estados Unidos Barack Obama.


Tomado de Palabras Entre El Café

22 de Marzo de 2016.
La Habana, Cuba
Sr. Presidente:
Hace apenas unas horas, tuve la oportunidad de escuchar su discurso de manera íntegra por nuestros canales de televisión nacional, y debo reconocer, que son precisamente sus palabras las que motivaron esta carta que ahora, luego de reflexionar sobre lo que ha dicho, me dispongo a escribirle.
Le hablo desde el respeto que siente un joven cubano, por un hombre que ha sido capaz de cambiar la historia de su país, en cuanto a política exterior hacia Cuba se trata, ese será un mérito indeleble durante toda su vida, y lo mejor, es que será un mérito alcanzado multilateralmente.
Me complace mucho que esta nueva etapa, se esté abriendo en nuestros países cuando en Cuba, aún contamos con la Dirección Histórica de la Revolución, pues debería saber, que de no ser así, este proceso sería mucho más complicado para Estados Unidos, pues los cubanos seríamos aún más recelosos.
Quisiera referirme a algunos aspectos del discurso que usted pronunciara hace pocos momentos en el Gran Teatro de la Habana “Alicia Alonso”:
El pueblo de Cuba, ha marcado siempre una diferencia con el resto del mundo en el tratamiento de sus enemigos, el fragmento del poema Martiano que usted mencionaba es prueba de ello, pero también lo es la conducta del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, de nuestro General de Ejército Raúl Castro Ruz, del Guerrillero Heroico Ernesto Che Guevara y del inmortal Señor de la Vanguardia Camilo Cienfuegos Gorriarán, quienes brindaron atención médica, respetaron moral y físicamente a los oficiales y soldados del ejército del dictador Fulgencio Batista, durante la guerra que condujo al triunfo Revolucionario, por lo tanto, no es una conducta nueva en Cuba el respeto a sus contrarios, sino que es una característica natural de nuestro pueblo.
Veo con beneplácito que usted, luego de más de medio siglo de férreas contradicciones, exprese hoy en mi país, que la gobernabilidad de Cuba, es un asunto de Cuba y que Estados Unidos nada tiene que hacer al respecto, y espero que no sean solo palabras y que los fondos de su Congreso, destinado a la subversión interna en la Isla, dejen de ser aprobados, que la NED y la USAID, dejen de promover programas contra la independencia y autodeterminación de Cuba y permitan realmente, que la voluntad del pueblo cubano imponga los cambios que necesitamos y en los que – por demás – ya estamos inmersos.
Su historia personal, su padre emigrante, su madre de pocos recursos y su posición actual, es indiscutiblemente una muestra de su sacrificio personal, de su voluntad de salir adelante, pero tristemente, no es la historia de la mayoría de los hombres que como usted han crecido en Estados Unidos. Yo, en lo personal, conozco muchos más hombres negros asesinados en Estados Unidos, que inmersos – de forma triunfante – en la política de su país.
Cuba es una nación de oportunidades iguales, sin exclusiones sociales, y que como bien usted ha señalado, permite y fomenta una educación igual para niños y niñas, no importa el color de su piel, o la religión e ideología de sus padres, por lo tanto, nuestros niños pueden construir un futuro con las mismas posibilidades y también el esfuerzo individual será determinante en la consecución de sus objetivos, la diferencia está en que la colectividad, la sociedad, fomenta de igual forma estas conductas y respaldas las políticas estatales al respecto.
Usted mencionaba el fin de la Guerra Fría, pero me preocupa que la existencia de naciones socialistas o progresistas en América Latina, se conviertan en el nuevo “bloque” de contradicciones, el caso de Venezuela es uno de los asuntos que ejemplifican esto que menciono y siento que Estados Unidos podría cometer el error de enterrar esa macabra etapa histórica y hacer nacer una nueva, con las mismas intenciones, pero con diferentes o mutados métodos, lo que sería nefasto para nuestros pueblos.
Quiero expresarle desde mi juventud, que considero a mi tierra como un país de Democracia, un país dónde los obreros no solo tienen voz y voto, sino que representan la mayoría y hacia ellos van dirigida las políticas de la Revolución, porque son los obreros, los campesinos, y nosotros los jóvenes el objetivo principal de la política cubana, del desarrollo social, económico y cultural, y vivo además de seguro, plenamente orgulloso de esto.
Usted mencionó que nuestras potencialidades están en nuestra capacidad de creación y estoy de acuerdo, y también mencionó nuestra capacidad de conmover al mundo, y ahí quería hacer un breve alto. Cuba no solo conmueve al mundo, sino que ha sido capaz de movilizarlo desde 1959, y es esa movilización, precisamente la que ha hecho que usted esté cambiando su política exterior hacia nuestro país, porque los pueblos se han aliado a Cuba, los gobernantes de América Latina han cambiado y Estados Unidos fue quedándose solo poco a poco.
Sabemos que nuestra sociedad es imperfecta, que debemos trabajar en aspectos que usted ha señalado y en otros muchos que usted ni imagina, precisamente porque somos una sociedad perfectible, pero tenemos cosas Sr. Presidente, que brillan por encima de nuestros defectos, y como también dijo José Martí: “El sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz.”
Usted hace continua referencia a la necesidad de dejar el pasado. Cuba no puede olvidar el pasado, porque el pasado no es un lastre, es un recuerdo, es un impulso y es nuestra esencia. Cuba puede en virtud del futuro, sentarse en cualquier mesa a hablar de cualquier tema, pero los interlocutores deben ser hombres buenos, aún cuando sean de ideologías distintas, no pueden ser hombres sin decoro, sin honor y sin orgullo patrio, los cubanos, precisamente por la historia, no hablamos con mercenarios o apátridas que dan la espalda a su pueblo en virtud de un interés personal. La individualidad es respetada en mi patria, pero como aprendí desde niño: Los intereses colectivos, están por encima de los intereses personales.
Quiero concluir, agradeciendo una vez más su visita, su honestidad y la simpatía mostrada a nuestro pueblo, pero sería deshonesto conmigo si dejo de incluir en estas letras, mi valoración sobre una frase suya dirigida al General de Ejército cuando dijo: “No necesita tener miedo a una amenaza de Estados Unidos”. Sr. Presidente Barack Obama, Cuba no ha tenido ni tiene ningún miedo, la Revolución ha enfrentado las agresiones de su país durante siglos sin cobardía, hoy encaramos la convivencia pacífica con respeto y diplomacia, pero el futuro no nos asusta, Estados Unidos, no nos da miedo, a fin de cuentas éste sigue siendo un pueblo de Patria o Muerte.
Reciba un cordial saludo de éste joven cubano.
Julio Alejandro Gómez Pereda.

SOLIDARIDAD TRICONTINENTAL CON PUEBLO SIRIO

Tomado de Comunistes de Catalunya

Comunicado de la Organización de Solidaridad con los Pueblos de Africa, Asia y América Latina (OSPAAAL)

La conmemoración del aniversario 53 de la Revolución Siria del 8 de marzo de 1963 --de carácter antioligárquico, popular, antiimperialista y antisionista, la cual permitió a su pueblo concretar la independencia formalmente declarada en 1945, tras el fin del mandato colonialista francés-- deriva en solidaria oportunidad para reafirmar nuestro categórico rechazo a lo que ha constituido la más brutal guerra del imperialismo y sus aliados contra Siria, asfixia económica, prácticas terroristas inimaginables y una agresión mediática sin precedentes para satanizar al país víctima.
La delicada coyuntura de inestabilidad interna que estalla en marzo 2011 en este --un Estado secular, laico y progresista que ha defendido, en muy difíciles condiciones, sus derechos legítimos a la autodeterminación e independencia nacional-- fue utilizada con cruel oportunismo para desatar una conspiración reaccionaria anti-siria, una escalada de agresiones y una guerra sucia de dimensiones impensables que ha involucrado a actores regionales e internacionales. Problemas internos que pudieron ser resueltos soberanamente por el pueblo y las autoridades sirias, sirvieron para estimular la sedición, sembrar el caos, la destrucción y la muerte.
Más de 250 mil muertos, de ellos, 50 mil miembros del ejército y las milicias populares. Cuatro millones de refugiados y 11 millones de desplazados internos. 5,6 millones de niños sirios padecen de pobreza extrema, otros dos millones viven refugiados en países vecinos, 20 mil niños han perdido la vida en esta guerra fabricada premeditadamente. La más grave crisis humanitaria en 70 años, según las estadísticas de las Naciones Unidas.
Siria ha vivido un infierno en creciente ascenso desde hace casi 5 años. El grave conflicto no hallará solución mientras haya países que apoyen y financien el terrorismo internacional. El Pentágono y la OTAN han intentado destruir al gobierno sirio para bantustanizar y debilitar a los países árabes, al tiempo de consolidar su bastión sionista en la región.
Debilitar, fragmentar y destruir Siria podría haber dado paso a un definitorio golpe contra las luchas y resistencias de todos los pueblos árabes frente al sionismo y el imperialismo, que no pretenden otra cosa sino recolonizarlos y tomar el control de sus riquezas, recursos naturales y posicionarse de su ubicación geográfica estratégica.
De manera que Siria y su pueblo han resistido por su propia sobrevivencia, por la de todos los pueblos del Medio Oriente y por la de todos los pueblos del Tercer Mundo. Otra, muy diferente, habría sido la historia y el curso de los acontecimientos, si Siria no hubiera logrado --con la colaboración internacionalista de fuerzas y países amigos-- ser el primer anillo de contención y defensa frente al extremismo fundamentalista islámico mercenario que hoy no pueden controlar ni siquiera los poderes que los engendraron para usarlos a su servicio.
La despreciable, inhumana y creciente secuencia de actos terroristas, y la guerra de agresión que, con el más sofisticado armamento, han cobrado decenas de miles de vidas inocentes, deben cesar.
Todo intento de atentar contra la integridad territorial de Siria debe ser rechazado categóricamente.
La OSPAAAL reitera que solo al pueblo sirio asiste la potestad de encontrar una solución soberana a sus problemas internos, se opone inequívocamente a cualquier fórmula intervencionista, rechaza la desigual guerra de mentiras y tergiversaciones fabricadas por los medios transnacionales para confundir e intentar justificar la continuidad de la agresión, respalda el derecho legítimo de Siria a la autodeterminación, y desea que muy pronto pueda acordarse una fórmula legítima y duradera de paz que ponga fin al genocidio y la barbarie.
¡Respeto a la soberanía, integridad territorial y autodeterminación del pueblo sirio!
¡Siria resiste y vencerá!
Palabras de la Secretaria General de la OSPAAAL en el Espacio Audiovisual Tricontinental organizado para conmemorar el 53 de la Revolución Siria del 8 de marzo de 1963

La Habana, 18 de marzo de 2016

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...