Tira Cuba

Tira Cuba

lunes, 30 de enero de 2017

El mundo tendría que mirar a África con reverencia y vergüenza


Tomado de Granma
Por 
«El mundo tendría que mirar a África con reverencia y vergüenza», afirmó Abel Prieto al valorar cuánto debe la humanidad a ese continente y recordar el saqueo de sus recursos naturales, la diáspora forzada de sus hijos, las secuelas del colonialismo y la imagen distorsionada que suelen difundir los medios hegemónicos.
El ministro de Cultura intervino el último fin de semana en la clausura de las sesiones del Comité Científico Internacional para la redacción del Volumen IX de la Historia General de África, proyecto auspiciado por la Unesco.
Durante seis días, en la Casa de las Américas, una treintena de expertos y académicos de diversa pro­cedencia y reconocido prestigio compartieron ideas y consensuaron aspectos puntuales para impulsar la redacción definitiva de la nueva estación de una obra enciclopédica sin precedentes.
Prieto fue invitado para exponer las relaciones de la Revolución Cubana con África y cómo las huellas de sus cul­turas forman parte inalienable de la identidad insular.
Refirió la creación de instituciones orientadas a la preservación y promoción de ese legado, la significativa cantidad de libros publicados de autores africanos y caribeños y la ejecución del programa La Ruta del Esclavo.
Tras evocar cómo luego del triunfo de enero de 1959 África tuvo una expresión jerárquica en la proyección internacional de la revolución liderada por Fidel Castro  –misiones internacionalistas desinteresadas y solidarias, formación de recursos humanos, colaboración en salud, educación y fomento de infraestructura–,  fue ovacionado al mencionar la muy reciente página épica  escrita por médicos y enfermeros cubanos en el enfrentamiento a la epidemia del ébola.
En la memoria de los habitantes de la Isla, señaló, estarán por siempre las palabras de Nelson Mandela cuando dijo:
«El pueblo cubano ocupa un lugar especial en el corazón de los pueblos de África. Los internacionalistas cubanos hicieron una contribución a la independencia, la libertad y la justicia en África que no tiene paralelo por los principios y el desinterés que la caracterizan».
El ministro resaltó la importancia de la reunión de los expertos en La Habana, y específicamente en la Casa, que lleva adelante el Programa de Estudios sobre  Afroamérica, bajo la di­rección de Zuleica Romay. Lo hizo a tenor con las realidades del mundo contemporáneo, donde se observa el auge del racismo, la intolerancia, la xenofobia, del egoísmo y las ideas fascistas.
Luego de que Roberto Fernández Retamar, presidente de la Casa, ofreciera una prolija información acerca de cómo la institución ha re­flejado y promovido las culturas africanas y caribeñas, Katherine Muller-Marín, directora de la Oficina Regional de la Unesco, rindió homenaje al historiador cubano Jo­­sé Luciano Franco (1891–1989), quien formó parte del núcleo inicial del proyecto.
La funcionaria de la organización multilateral informó que en la enciclopedia han participado a lo largo del tiempo más de 300 expertos de diversas disciplinas y numerosos países.
En la jornada de clausura, que contó con la presencia de Miguel Barnet, presidente de la Uneac,  el jibutense Alí Moussa Iye, jefe de la sección de Historia y Memoria para el Diálogo de la Unesco, y el congolés Ray Lema, presidente de la Coalición Internacional de Artistas en favor de la Historia General de África, se constataron los avances de las sesiones habaneras, de acuerdo con el informe rendido por el profesor camerunés Augustin Holl. 

Rosa María Payá, la mafia de Miami y la manipulación de la internet en Cuba

Rosa María Payá, una verdadera líder del Disentur: convoca a provocaciones y se va de viaje.
Tomado de Cambios en Cuba
Por M.H. Lagarde


La mercenaria cubana Rosa María Payá, quien lidera la organización contrarrevolucionaria “Cuba Decide”, con sede en Miami, realizó una convocatoria a través de su cuenta en Twitter invitando a “tomar” zonas Wifi de la capital a partir de las 3:00 pm del sábado 28 de enero para,  además de tergiversar la realidad cubana, solicitar la libertad de varios supuestos presos políticos, en realidad presos comunes, entre los que figura Danilo Maldonado, también conocido como “el Sexto”.

Este último, por cierto, quien fue liberado el pasado sábado, viajó este viernes hacia Estados Unidos, según declaró a la agencia EFE, para encontrarse con su novia. 

Tal y como anunciara la prensa oficial de la mafia anticubana de Miami, Rosa María Payá arribó al país el 18 de enero procedente de los Estados Unidos para estar con sus amigos que “están siendo encarcelados,  golpeados o amenazados, y temen por sus vidas”.

Payá, quien a pesar de declarar que en Cuba “peligra su vida”, durante su último viaje a la Isla, más que a reunirse con sus “golpeados y perseguidos amigos” se dedicó a recibir visitas de funcionarios diplomáticos acreditados en el país y a consumir bebidas alcohólicas en la paladar “La Parrillada”, y el restaurante “1830”, ubicados en los municipios capitalinos de Playa y Plaza de la Revolución, respectivamente.

Llama la atención que la convocante a convertir las zonas Wifi en tribunas de la contrarrevolución salió del país el pasado 22 de enero rumbo a Estados Unidos.

La provocación que intenta realizar esta turista-mercenaria está en correspondencia con los intereses de la extrema derecha cubanoamericana radicada en Miami que tiene entre sus objetivos utilizar la internet como un arma de guerra contra la Revolución.

Ningún  acto de este tipo impedirá que se avance en la informatización de la sociedad cubana. La familia y los jóvenes cubanos continuarán disfrutando tranquilamente, como hasta ahora, de los beneficios que ofrecen el uso de las nuevas tecnologías.

Martí, cronista de la ciencia

Fotografías a páginas de la Revista Las Américas que dirigiera José Martí.
La biblioteca del Instituto de Literatura y Lingüística del Citma conserva los únicos ejemplares disponibles en el mundo de la revista La América, en la cual Martí escribió muchos artículos para divulgar los avances científicos de su época. Foto: Yander Zamora
Nuestro Héroe Nacional desarrolló una vasta obra literaria y periodística, en la cual los temas referidos a la ciencia y la tecnología ocuparon una atención preferente.

Tomado de Granma
Por 

Más allá de su profusa labor política en favor de la independencia de Cuba, nuestro Héroe Nacional José Martí desarrolló una vasta obra literaria y periodística, en la cual y quizá para sorpresa de no pocas personas, los temas referidos a la ciencia y la tecnología ocuparon una atención preferente.
Con apenas 22 años de edad, el 2 de julio de 1875 publica en la Revista Universal, en México, el que al parecer fue su primer artículo de corte científico, donde plantea la urgencia de rescatar la arqueología, disciplina a la que califica de necesario estudio en las tierras americanas.
En uno de los párrafos del escrito expresa: «El examen geológico de América resolverá una cuestión previa que a los que se dedican a estos conocimientos preocupa con justicia: ¿Apareció en las distintas comarcas de la tierra el género humano a un tiempo mismo? ¿La edad de piedra existía en Luisiana a tiempo que existía en Europa la perfeccionada sociedad actual?, siendo unos mismos los hombres, ¿marchan en tierras distintas por distintas leyes?
«Utilísimas cosas sabría la ciencia si a ella se dedicase la perspicaz inteligencia americana».
Sin embargo, será la revista La América (comenzó a salir en Nueva York en abril de 1882) el medio en que el más universal de los cubanos trascenderá como un notable divulgador de los principales avances de la ciencia y la tecnología de finales del siglo XIX, y su popularización entre las personas, sobre todo cuando en los primeros meses de 1883 asume la dirección de dicho órgano. Incluso, en determinado momento llega a redactar todos los trabajos y hasta contribuye con las ilustraciones.
Allí publica numerosos artículos para difundir los más recientes descubrimientos e invenciones tecnológicas. Baste citar los titulados Escuela de Mecánica, Escuela de Electricidad, Pasteur sobre la rabia, Telescopios astronómicos, Una máquina de vapor moderna, Últimas maravillas de la electricidad y Formación geológica de Cuba.
Igualmente reseña en La América la celebración de varias exposiciones internacionales que mostraban los últimos adelantos en disímiles esferas del conocimiento, además de comentar la salida de importantes libros científicos.
Tal es el caso del denominado Las leyes de la herencia, del profesor W.K. Brooks. Sobre ese texto Martí dice en su artículo aparecido en enero de 1884 que tiene el mérito de exponer claramente y de forma amena todo lo que se ha averiguado y teorizado sobre la producción y composición de la vida.
Y refiriéndose a esa cualidad de la nueva obra enuncia dentro del propio trabajo una de sus frases más célebres: «Poner la ciencia en lengua diaria: he ahí un gran bien que pocos hacen».
Durante su permanencia de 15 años en Estados Unidos, el Apóstol de la independencia de Cuba es testigo de la acelerada revolución técnica e industrial que tenía lugar en la nación norteña, lo cual contribuyó en gran medida a la consolidación de la notable cultura integral que poseía.
Si bien sintió suma admiración por esos avances, pensó siempre en la forma de aplicarlos en beneficio de los pueblos de la que llamó Nuestra América.
Como plantea el doctor Pedro Marino Pruna, reconocido historiador de la ciencia en nuestro país, en el transcurso de los tres lustros que vivió en suelo norteamericano Martí consultó revistas especializadas de prestigio, entre ellas Scientific American, estudió catálogos de exposiciones tecnológicas y estuvo al tanto de la más novedosa bibliografía médica de entonces.
En toda su obra de divulgación científica está presente la preocupación por la forma en que el hombre recibía el impacto de tales procesos. Por ejemplo cuando valora la revolución que se había operado en la electricidad, enfatiza que la misma contribuyó a la generalización del alumbrado público y a la difusión del teléfono, hechos de notable repercusión social.
Martí conoció asimismo la teoría evolucionista de Darwin y después de la muerte del renombrado científico, hizo un artículo elogiando su trabajo aunque consideraba incompleto lo enunciado en ella porque no explicaba la complejidad del ser humano mismo.
Convencido de la importancia de sembrar en los niños y jóvenes el interés por los temas de ciencia, al fundar en 1889 la revista La Edad de Oro, el Héroe Nacional de Cuba señala en la introducción al primer número:
«Para eso se publica La Edad de Oro, para que los niños americanos sepan cómo se vivía antes y se vive hoy en América y en las demás tierras; y cómo se hacen tantas cosas de cristal y de hierro, y las máquinas de vapor, y los puentes colgantes y la luz eléctrica; para que cuando el niño vea una piedra de color sepa por qué tiene colores la piedra, y qué quiere decir cada color».
En sus trabajos para diferentes periódicos y revistas reiteró que la mejor manera de luchar contra las enfermedades radicaba en evitarlas. Para Martí la mejor medicina era la que precave.
De su pluma salieron profundas reflexiones acerca de la actitud del hombre ante los desastres naturales y subrayó la necesidad que para los pueblos latinoamericanos tenía el desarrollo de la agricultura. Supo resumir en la siguiente frase su defensa de la diversificación agrícola: «Tierra, cuanto haya debe cultivarse y con varios cultivos, jamás con uno solo».
Utilizó siempre un lenguaje didáctico para facilitar la comprensión clara de los temas técnicos más difíciles de abordar.
Pocas semanas antes de morir, el 9 de abril de 1895 en carta dirigida a la niña María Mantilla expresa que donde él encuentra poesía mayor es en los libros de ciencia.
Avezado cronista de los avances y acontecimientos tecnológicos más notables de la etapa que vivió, Martí comprendió con suma claridad y así lo supo enunciar, que no puede existir cultura alguna desligada de las ciencias. Se trata, sin duda, de uno de sus aportes de mayor trascendencia en el campo de las ideas.

miércoles, 25 de enero de 2017

“Homenaje a Fidel. Cuba mantiene el rumbo de su legado”.


Tomado de Casal de Amistat Català-Cubà de Barcelona.
Por Gustavo de la Torre Morales.
Fotos: Angeles Salazar Cuesta, Joana Ramírez, Salvador Torres y Gustavo de la Torre Morales.

El pasado 25 de noviembre de 2016, la dolorosa noticia del fallecimiento de Fidel Castro llenó las páginas de telediarios y las redes sociales.

Muchas fueron las expresiones que se manifestaron, muchas las pasiones que se levantaron. Algunas con un odio visceral irremediable, las cuales creían festejar un triunfo por la partida física del líder cubano, aunque en realidad con ello agasajaban un rotundo fracaso del imperialismo yanqui y de sus secuaces. Otras, las de millones de lágrimas de consternación que le expresaron un agradecido adiós por toda la obra que legó a la humanidad, y por quien se sigue rindiendo merecidos honores en cientos de miles de actos de homenaje en diversos rincones del mundo.

Este pasado 23 de enero de 2017, la ciudad de Barcelona, en Cataluña, una vez más reunió a más de un centenar de personas, muchos de ellos integrantes del movimiento de solidaridad y otras entidades políticas o sociales, para darle un merecido tributo al Comandante de la Revolución cubana. Un acto organizado por el Casal d’Amistat Català-Cubà de Barcelona y en el cual colaboraron la Plataforma de Solidaridad Defensem Cuba, el Casal d’ALBA de Catalunya y la Asociación de Cubanos en Cataluña José Martí.

En el acto se contó con la presencia del Embajador de Cuba en España, Eugenio Martínez Enríquez. También en la mesa estuvo la Cónsul de Cuba en Barcelona, Mabel Arteaga, y el Presidente del Casal d’Amistat Català-Cubà de Barcelona, Salvador Torres Galdón. Todos los miembros de la sede consular en Barcelona también estuvieron en el acto.

El embajador cubano comentó de la constante campaña mediática contra la figura del fallecido líder de la Revolución cubana. Manipulaciones y tergiversaciones validadas por los diversos medios llamados de información, los cuales hacen víctima a todo el pueblo del Estado español con las mentiras que pululan. En su exposición, Eugenio Martínez, dio a conocer que la noticia de la pérdida de Fidel expuso a la luz pública dos espectáculos muy distintos: uno, de un pueblo con dolor (refiriéndose al cubano), que espontáneamente recordaba a su líder y que espontáneamente hizo silencio, pero ratificó su compromiso en seguir a la Revolución; y otro, terrible y sucio, un espectáculo de tergiversación de la realidad cubana, que lo protagonizaron los medios de comunicación (…) Nosotros, que residimos en España, en estos momentos, hemos podido constatar la manera en que ha sido tratado una figura (Fidel) con su trayectoria, con su historia… y demuestra una vez más el divorcio de los medios de comunicación con la realidad. (…) se ha hablado de Cuba, de un país que no existe, transformado por obra y gracia de un oscuro escribiente.

El embajador cubano expuso que los medios en España se comportan “con la irresponsabilidad pública de hablar sobre Cuba sin ningún pudor”, ya que éstos quieren hacer creer que la Cuba de antes de enero de 1959 era una “taza de oro”, plena de riquezas de esa época neorepublicana y que vivía bajo supervisión imperial; pero ningún medio se atreve a exponer que dichos lujos (desmentidos por el líder cubano en muchísimas ocasiones) eran solo derechos de unos pocos al servicio de la dictadura de Fulgencio Batista, en un país que afrontaba altísimos índices de miseria, analfabetismo, enfermedades, desigualdades y hambruna, y que dichos males sociales y económicos vieron su fin únicamente con el triunfo de la Revolución liderada por Fidel Castro.

Enrique Martínez señaló que la dolorosa novedad atrajo hacia Cuba a miles de periodistas de muchas partes, entre ellos también de medios españoles; “pero uno de los problemas que enfrentaban era que no encontraban a nadie que hablara mal de Fidel y si ustedes se fijan en las noticias televisivas, le daban más cobertura a Miami que a Cuba”, añadiendo que entonces, esos periodistas “se van a Miami, porque allí pueden encontrar una diversidad, mayor, para ese esquema que tienen”, refiriéndose al preestablecido por los monopolios mediáticos y que no refleja la realidad del pueblo cubano.



En este homenaje no faltó el análisis a las reflexiones y magisterio del líder cubano; de la confianza de Fidel en la labor del pueblo y la Revolución cubana para el desarrollo del país, en la palpable posibilidad de construir una alternativa al capitalismo… “Fidel demostró que se pueden vencer adversidades objetivas”, según palabras del embajador. A esto también confirmó la decisión de la dirección del país y de los millones de cubanas y cubanos, a seguir el camino que mostró el líder cubano, “y por no ser unos testarudos o unos necios, aunque alguien pueda decir que lo seamos, es que es la única alternativa que tiene Cuba. Lo otro es desaparecer como país y subordinarnos a los intereses imperialistas… y eso, nosotros los cubanos, no lo vamos a aceptar”_ expresó.

“Fidel Castro nos enseñó que un verdadero revolucionario siempre está construyendo la unidad”, sentenció Salvador Torres para hacer referencia al legado que Fidel Castro dejó en sus discursos y escritos, en los cuales explica la importancia en la formación de fuerzas con sentidos y objetivos comunes, de la fundación de unidad como valioso instrumento para la lucha contra las leyes del capitalismo salvaje, impuestas por la derecha como cabecera de la burguesía, y frente a las políticas agresivas del imperialismo.

Siendo preguntado sobre la situación actual de América Latina, el embajador cubano detalló sobre las adversidades que se están viviendo en la región, de los nefastos resultados que siempre han tenido los partidos tradicionales de la derecha latinoamericana y cómo se sustentaron regímenes que funcionaban para solventar sólo al capital. También habló sobre la injusta y sucia guerra sin cuartel que el imperialismo está desplegando contra la República Bolivariana de Venezuela y su presidente actual, Nicolás Maduro. Y a modo de reflexión expresó que si la derecha se reestructura, la izquierda debe buscar la unidad en sus fuerzas". Una meditación que muy bien puede servir como lección para las diversas fuerzas europeas (Y dentro del Estado español) que asuman la bandera de defensa de los derechos de los pueblos en esta región del mundo.

Como muestra de la determinación del pueblo y gobierno cubanos de mantener la solidaridad con la causa bolivariana, expresó: “Ratificamos nuestro apoyo, nosotros no hemos cambiado ni un pedacito de nuestra relación con Venezuela”; actitud que sentenció se mantendrá muy a pesar del proceso de relaciones diplomáticas que se está llevando a cabo con Estados Unidos.

En igual sentido, el Presidente del Casal d’Amistat Català-Cubà de Barcelona, comentó acerca del comportamiento ético y moral que Fidel siempre mostró en cada minuto de su vida e invitó a reflexionar con las siguientes palabras: “quien practica la solidaridad no puede estar pensando en la injerencia de los asuntos internos de los pueblos; sino en defender las causas justas de éstos y sus derechos. La Revolución bolivariana es una de esas causas justas que no sólo pertenece al pueblo de Venezuela, sino que es nuestra Revolución también y por tanto, la defenderemos de la misma manera que lo hacemos con la cubana”.

Con muy sentidas palabras, el embajador de Cuba, Eugenio Martínez Enríquez, dio agradecimientos por el papel que se desarrolla en Cataluña en defensa de Cuba y en reconocimiento a todos estos 25 años, de sus manos entregó a Defensem Cuba, una fotografía del Comandante Fidel Castro.






















jueves, 19 de enero de 2017

Declaración de la ACC José Martí por la liberación de Oscar López Rivera.

Imagen relacionada
Tomado de Asociación de Cubanos en Cataluña José Martí

A quienes conocen y comprenden la precaria situación del hermano pueblo de Puerto Rico, le asaltó la alegría al conocerse que el presidente Barack Obama concedió el indulto al patriota Oscar López Rivera, el cual deberá ser liberado después del próximo 17 de mayo del presente año.

A algunos, la euforia del júbilo provocado por la novedad, les ha llevado a declarar que era un acto de justicia, cuando en realidad no fue la mano de la justicia la que actuó en este caso, sino un acto de responsabilidad tardía, de vergüenza que se había estancado por la cotidiana terquedad de la política de los diferentes gobiernos y presidentes de los EEUU.

La acusación de “conspiración” contra el líder portorriqueño, por parte de la administración norteamericana, no contó con prueba alguna de su participación en las acciones terroristas que intentaron adjudicarle, quedando el proceso penal sólo sobre la base de la posición política anticolonialista de Oscar López Rivera. Otra prueba más de la intolerancia del imperialismo al pensamiento que se proyecte en diferente dirección.

Aunque la administración de Bill Clinton extendió un indulto a todo el grupo que fue detenido junto al líder, Oscar López Rivera permaneció en la cárcel por no estar de acuerdo con que se dejara atrás a otros dos camaradas: Carlos Alberto Torres y a Haydée Beltrán. Una demostración de solidaridad e integridad.

Este paso de Barack Obama, que demuestra el rotundo fracaso del imperialismo, “es resultado del fuerte movimiento mundial en torno a su liberación, pues se trataba de un encarcelamiento injusto que debió ser levantado antes”, según expresó el vicepresidente del Instituto Cubano de Amistad con los pueblos, Fernando González, quien es uno de los Cinco Héroes cubanos, quien también sufrió  la encarcelación injusta en EEUU.

Los integrantes de la Asociación de Cubanos en Cataluña José Martí expresamos nuestra entera satisfacción por la noticia. Una dicha que compartimos junto a Puerto Rico y Cuba, siendo esta última un baluarte en la demanda de su liberación; como la resolución promovida frente al Comité de Descolonización de la ONU, en junio de 2012, la cual fue apoyada por Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

Nuestra alegría se crece mucho más por el ejemplo de firmeza, de inquebrantables principios de lucha, de rebeldía indómita que el líder independentista, el patriota boricua ha dado al mundo.

Cuando el imperialismo creyó doblegar la voluntad de Oscar López, realmente se estrelló contra una muralla de valores en la entereza demostrada por un hombre sencillo y humilde, pero firme y digno.

Esta batalla no queda en este gran logro, sino que continua hasta que Estados Unidos reconozca el derecho a la independencia y autodeterminación del hermano pueblo de Puerto Rico.

Asociación de Cubanos a Cataluña José Martí

Che

22-12 che roa
Tomado de Che Guevara, Proyecto Editorial
Por Raúl Roa García

La última vez que hablé con Che fue unos días antes de que emproara quijotescamente hacia otras tierras del mundo que requerían su brazo, su pensamiento y su corazón. Departimos sobre variados temas y, especialmente, en torno a su reciente viaje por África y Asia y a su comparecencia en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Cada palabra suya efundía luz ardiente y un extraordinario júbilo asomaba a sus ojos inquietos y penetrantes. Mientras sorbía con moroso deleite el humo aromático de su tabaco, manoseaba la boina negra en que resplandecía la estrella obtenida a punta de arrestos, abnegaciones y hazañas. De súbito, se puso en pie y, con un efusivo apretón de manos, me dijo, a guisa de despedida: “Mañana salgo para Oriente a cortar caña un mes.” “Eh, ¿no vienes con nosotros?” “No; esta vez no.” Y, con su aire sencillo, su andar característico y su respiración cortada, se marchó saludando a cuantos le salieron al paso en el jardín del Ministerio.
Fue esa la última vez que hablé con Che. Pero no podría sospechar que sería, asimismo, la última vez que lo viera. Supe, después, dónde estaba, y, aunque morir peleando es gaje del oficio de guerrillero, tampoco dudé de verlo retornar vivo y triunfante, como entró en La Habana al frente de su columna invasora, tras desafiar rigores, asechanzas y peligros. No solo lo creía invencible, sino, además, invulnerable, como me ocurre con Fidel. Hombre excepcionalmente dotado para las más nobles y arduas empresas, siempre pensé que sería también excepcional el destino de un revolucionario que aún tenía mucho que hacer en el mundo. Su siembra en los surcos heridos de nuestra América –entre el follaje caliente de la selva y el frío fulgor de la montaña– me sorprendió en las Naciones Unidas y me dejó anonadado. Horas tan amargas como esas he padecido pocas veces en mi vida revolucionaria. Puedo enumerarlas: las subsiguientes a la muerte de Julio Antonio Mella, de Rubén Martínez Villena, de Antonio Guiteras, de Pablo de la Torriente Brau y de Camilo Cienfuegos, combatientes de vanguardia desaparecidos a mitad de jornada. En cuanto a la prematura caída de Che, me resistí a admitirla en tanto Fidel no la confirmó en el más acongojado y enhiesto discurso que yo haya oído. Y no solo percibí entonces la magnitud de su significación para el pueblo cubano y los pueblos a que se había generosamente ofrendado, sino también me percaté de la hondura insondable del desgarramiento que entrañaba para sus familiares, amigos y compañeros.
Conocí a Che durante mi destierro en México, una noche en que fui a visitar a su compatriota Ricardo Rojo. Acababa de llegar de Guatemala, donde había ejercitado adversamente sus primeras armas revolucionarias y antiimperialistas. Aún le obsedía el recuerdo pugnaz de la batalla trunca.
Parecía y era muy joven. Su imagen se me clavó en la retina: inteligencia lúcida, palidez ascética, respiración asmática, frente protuberante, cabellera tupida, talante seco, mentón enérgico, ademán sereno, mirada inquisitiva, pensamiento afilado, palabra reposada, sensorio vibrante, risa clara y como una irradiación de sueños magnos nimbándole la figura.
Empezaba a trabajar a la sazón en el Departamento de Alergia del Instituto de Cardiología. La plática se tranzó alrededor de Argentina, Guatemala y Cuba y de sus problemas como problema de la América Latina. Ya Che había traspuesto el angosto horizonte de los “nacionalismos” criollos para transformarse en revolucionario continental. Nuestra América es la sobrepatria común y la lucha por su emancipación del dominio imperialista es una e indivisible. La vieja y nueva ruta de Bolívar, de San Martín, de Martí.

Su conocimiento de la dramática situación imperante en Cuba y de la estrategia revolucionaria planteada por Fidel Castro con su asalto al Cuartel Moncada, lo debía, en buena medida, a sus largas conversaciones en Guatemala con Ñico López, sobreviviente de la audaz acción. El heroico episodio y la indoblegable determinación de Fidel de proseguir la contienda hasta coronarla le habían cimentado las convicciones y abierto nuevas perspectivas. Su posterior encuentro con aquél decide su total y definitiva incorporación a la Revolución Cubana, y en los anales de la historia revolucionaria se inscribe un nombre tan breve como potencialmente henchido de resonancias descomunales: Che. Y en la Sierra Maestra, primer avatar de su biografía de revolucionario sin fronteras, encontraría Che su verdadero camino, el que ya había vislumbrado confusamente en sus andanzas por la América Latina. Cronista de la epopeya que le cuenta entre sus protagonistas egregios, Che nos da su medida humana y su talla guerrillera al referir las proezas de otros y vertebrar el desarrollo de la campaña a su cargo, que rivaliza, en coraje y arrojo, con las de Antonio Maceo y Máximo Gómez. Las páginas que dedicó a la invasión simultánea de su Columna y la de Camilo Cienfuegos, figuran ya, por su lenguaje directo, sobrio y expresivo, traspasado por un sutil élan poético, como modelo en el género. Su estilo inconfundible transparenta al hombre.
En el campo de la acción y de la teoría revolucionarias, el aporte de Che es sobremanera valioso por su calado y alcance: allí están, urgidos de colectarse, sus numerosos ensayos, artículos y discursos. Fue, a la par, consumado actor y teórico de la guerra de guerrillas; y, de fijo, un pensador profundo y vital que, a la luz de las peculiaridades del proceso revolucionario cubano, le insufló lozanía tonificante a la teoría marxista-leninista, aplicando sus concepciones creadoras a las múltiples y complejas tareas que se le confiaron. Entre sus méritos extraordinarios, sobresale el de haber sido uno de los arquitectos de la nueva sociedad socialista y comunista que edifica el pueblo cubano, sin darle cuartel al enemigo.
Che puede mostrarse a los intelectuales del Tercer Mundo como el arquetipo del intelectual revolucionario. Y, a todos los comunistas del mundo, como un comunista de cuerpo entero y, a la vez, como la más expresión en nuestro tiempo del internacionalista proletario. Nada humano ni revolucionario le fue ajeno. De ahí que sintiera, como propia, la causa revolucionaria de todos los pueblos y estuviese dispuesto a pelear y morir bajo sus banderas. Su carta de despedida a Fidel y su mensaje a la Tricontinental constituyen su más puro e incitante legado a los revolucionarios de todos los parajes, comprometidos a hacer su revolución como parte indisoluble de la revolución mundial. Y Che hizo, con sobrecogedora naturalidad, todo lo que predicaba, sirviéndole de epitafio sus propias palabras premonitorias, que son un acto de fe revolucionaria y una exhortación a la prosecución del combate:
Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria.
Y, como dijera Fidel, hablando por todos, “millones de manos inspiradas en el ejemplo del Che se extenderán para empuñar las armas”.
No me ha sido dable ahora escribir sobre Che lo que quisiera; lo haré pronto y largo, deteniéndome en sus hechos y sus dichos, que integran la síntesis palpitante de una de las vidas más limpias y erguidas que se recuerden y, por ende, digna de imitación cotidiana. Este es solo un férvido tributo de admiración, cariño y respeto al revolucionario y al hombre, cuya presencia es llama perenne en la conciencia de los humildes y explotados de la América Latina, África y Asia. La estremecedora repercusión de su holocausto anticipa su posteridad militante. Como todos los adalides revolucionarios caídos en el cumplimiento de su deber, una vida nueva –resurrecta en símbolo actuante y dirigente– se inicia para Che, personaje legendario de la revolución ya en marcha en los tres continentes que el imperialismo saquea, sojuzga y afrenta.
Si, como sentencia el poeta, “deja quien lleva y vive el que ha vivido”, al ser físicamente aniquilado Che deja el reservorio inagotable de sus ideas, sentimientos y virtudes. Deja, en suma, su ejemplo. Y, porque solo “vive el que ha vivido”, la presencia del Che será eterna en la historia y en la vida, como primavera en constante renuevo. Codo con codo seguirá a nuestro lado, fulgiendo con destellos impares su estrella de comandante del pueblo, de apóstol de la revolución comunista, de forjador de victorias que ya se presienten, como lava que hierve en el subsuelo.

V Cumbre de la Celac: fortalecer la unidad

CELAC Foto: Falco
Tomado de Juventud Rebelde.
Por Marina Menéndez Quintero.

Cuba espera que la V Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) contribuya al fortalecimiento de esa instancia y, por esa vía, al fortalecimiento de la unidad en la diversidad, que en más de una ocasión el Presidente cubano, Raúl Castro, ha calificado como imprescindible.
Las declaraciones las formuló a la prensa el viceministro cubano de Relaciones Exteriores, Abelardo Moreno, quien también señaló, entre otros asuntos, que la Isla considera de particular importancia en la reunión, el seguimiento que esta pueda dar al cumplimiento de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.
Dicha Proclama, recordó, no solo plantea el principio de la buena vecindad entre los países de la región y la necesidad de que se solucionen las diferencias por vía pacífica, sino también el reconocimiento de todos los sistemas políticos, económicos, sociales y culturales en la zona.
Además, se espera que la cita mantenga entre sus pronunciamientos el rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, asumido por la Celac desde que inició sus trabajos, así como el respaldo a nuestro país en su reclamo de devolución del territorio que ocupa ilegalmente la Base naval de Estados Unidos en Guantánamo.
Asimismo, es nuestra aspiración que se siga consolidando la aceptación por la Comunidad de que Puerto Rico es un país latinoamericano y caribeño y que debe ser independiente y soberano, afirmó.
Toda vez que la Celac mantuvo una posición clara en contra de la política estadounidense conocida como «pies secos-pies mojados» en sus relaciones migratorias con Cuba, se espera que ahora la entidad salude el fin de esa práctica (acordado el pasado día 12), así como del Programa Parole para el personal médico cubano en terceros países. Al propio tiempo, se aguarda que siga reclamando el fin de la Ley de Ajuste Cubano.
Son muchos los temas que abordará la V Cumbre, entre los que se destacan el desarme nuclear, el desarrollo y la igualdad de género, adelantó Moreno.
La V Cumbre de la Celac tendrá lugar en Punta Cana, en República Dominicana, el próximo 25 de enero y estará antecedida por la reunión de coordinadores nacionales los días 21, 22 y 23, y por la cita de cancilleres, prevista para el 24.
Según comenta el sitio web Pensando Américas, la celebración de la Cumbre servirá de marco a un encuentro regional de fuerzas sociales y progresistas de la región en el que participarán representantes de organizaciones sociales, políticas, sindicales, campesinas, populares, juveniles, estudiantiles y solidarias de América Latina y el Caribe.
De la cita debe emerger una declaración «en defensa de la concordia, la unidad, la autodeterminación y la independencia definitiva de los pueblos de la Patria Grande, y en apoyo al cónclave de mandatarios».

Yanquis…¡uhmmmm!

cartel1980
Tomado de Razones de Cuba
Por José Luis Alonso Lanza.
Cubano, si buscas en los anales de la prensa plana, radial o digital de estos últimos 57 años, siempre encontrarás el mismo exigir de esos, mal llamados, Americanos, a quienes, por diferenciarlos, los llamaré ciudadanos de los Estados Unidos (EEUU), o, así de simple: estadounidenses; un término en el que podemos diferenciarlos de los ciudadanos de los Estados Unidos Mexicanos, a los cuales, por cierto, les encantan les digan mejicanos….
El caso es, cubano, que siempre están acusando a Cuba de un montón de cosas. Desde incumplir la carta de los derechos humanos, no tener elecciones libres, privar a la disidencia de su espacio “vital”, etc, etc. O sea, que nos exigen el “dar concesiones para normalizar relaciones”, “olvidarnos de nuestra historia” como elemento de estímulo para el Desacreditado Imperio, y entonces, sentirse satisfechos de ser los que dictan los caminos a seguir. No obstante, obvian que hasta el Gran Arquitecto del Universo nos ha dado el derecho y la libertad de que cada uno tome el camino que más le avenga, y, mientras exigen, nos critican y hasta nos hieren asumiendo posiciones inauditas, hasta con nuestros muertos. Nos imponen un bloqueo criminal, violando toda ley, idea, sentimiento de honestidad, humanismo.
Gritan a viva voz que el gobierno cubano es el acontecer de las doctrinas de un tirano, con todos los epítetos que les vengan a la mente; lo que pasa es, cubano, que la definición de democracia que ellos han determinado, responde únicamente a sus intereses. Quieren obviar a conveniencia que ese tirano del que hablan, ha sido elegido por la amplia mayoría de un pueblo, que ha llevado a sus representantes ante la Asamblea Nacional, órgano legislativo, que internamente escoge a su Consejo de Estado y este a su vez, a su Consejo de Ministros.
Dicen a toda voz que el gobierno cubano es el acaecer de métodos de un dictador que constantemente viola la carta de los derechos humanos. Y yo pregunto, cubano, piensa un poco, ¿qué clase de violación es dar a “”todo un pueblo”, sin excepción alguna, el derecho a una educación totalmente gratuita? ¿Es acaso un gobierno totalitario el que le da a su gente el derecho de una “salud pública”, totalmente gratuita?.
Si, ya lo sé cubano, nos repetimos, pero, nos vamos a repetir la cantidad de veces necesarias para que entiendan, pero bien clarito, que en el mundo, millones de niños duermen en un parque, en las calles; tienen que trabajar para ayudar a sus familias; mueren por enfermedades muchas veces curables, ¡pero eso sí…..ninguno de esos niños es cubano!
Dicen que maltratamos a aquellos que han cometido delitos, que pisoteamos los derechos de la oposición, y me parece que no hay mayor violación que la ilegal cárcel existente en Guantánamo, donde se tortura y no solamente se violan los más elementales derechos humanos, sino la propia dignidad humana.
Díganme entonces, señores presidentes, expresidentes, senadores y congresistas de los EEUU ¿Cuántos de vuestros ciudadanos han sido entrenados por Cuba, para atacar a los EE.UU.? ¿Cuándo Cuba ha financiado una oposición violenta, en cualquier parte del mundo, o dentro de los propios EE.UU., asesinando lo mismo a maestros voluntarios, diplomáticos, que a familia de pescadores? ¿Cuándo Cuba ha violado algún acuerdo contraído entre los dos estados?  ¿Cuándo en Cuba se ha profanado una bandera de los EE.UU., a algunos de vuestros padres fundadores?

Mi abuela paterna, cubano, fue una de esas viejitas muy hacendosas, siempre de blanco, que había vivido parte de los finales de la colonia y, como es natural, de la neo-colonia en que nos convirtió los EE.UU. Sin embargo, siempre que se tocaba el tema de EE.UU., mi abuela te miraba a los ojos y levantando el dedo índice, siempre decía muy seria: Yanquis…!uhmmmm!

domingo, 15 de enero de 2017

Fidel y la Revolución en la emigración cubana. La disyuntiva de "ser o no ser". (I Parte)

Imagen relacionada
Por Adel Pereira. (Poeta y miembro de la ACCJM).

¡Qué difícil escribir sobre Fidel (y de la Revolución) sin caer en lugares comunes, con el agravante de hacerlo desde el exterior, donde su imagen se dirime entre categorías diametralmente opuestas!

Con su desaparición física hemos podido ser testigos de toda clase de difamaciones y celebraciones entre sus detractores, pero también de muestras de respeto, admiración y homenajes alrededor del mundo. La propia ONU, por boca de la directora general de la Unesco, Irina Bokova, reconoció a Fidel como símbolo de la solidaridad internacional; y el presidente de su conferencia general, Stanley Mutumba, afirmó que el ejemplo de Fidel debería guiarnos en momentos tan complejos como los que vive el mundo actual. Y es que más allá del odio de unos, Fidel trasciende como uno de los grandes humanistas del siglo XX y lo que va del presente, además de hacerlo en su condición de arquitecto de la obra de una Revolución que marcó un hito en la historia de América Latina.

También las redes sociales han sido escenario para todo tipo de manifestaciones. Es aquí donde ha ocurrido un hecho significativo que ha desencajado y enojado al sector "anticastrista". Resulta que parte de la propia emigración cubana les ha salido al paso con sus post, contra-argumentando, defendiendo a la Revolución y a Fidel. En muchos de los casos que conozco, prácticamente todos, el insulto y las amenazas han sido los únicos recursos esgrimidos contra estos últimos. Y no es para menos. Esto desmorona uno de los pilares más importantes de las campañas mediáticas que se han utilizado hasta la saciedad contra el gobierno cubano: el mito "emigrante cubano=disidente". Deja en evidencia que en realidad no todos los cubanos y cubanas que han salido del país son detractores de Fidel y de la Revolución, y que no pocos de ellos son conscientes de la importancia que eso tiene frente a tal instrumentalización política. Una emigración que, tanto en Europa como en EEUU, incluso en la mismísima Miami, ha participado en actos de homenajes póstumos al "Comandante".

No es gratuito que este movimiento tenga poca visibilidad, pero no es un fenómeno nuevo. Desde hace años que se viene organizando y poco a poco ha ido ganando espacios pese a las dificultades que plantea la dinámica de la sociedad capitalista y la hostilidad de su política comunicacional respecto al "tema cubano". Se impone pues una observación y reflexión sobre esta particularidad que traspasa y distingue el fenómeno migratorio cubano de otros.
Es evidente que la figura de Fidel levanta muchas pasiones. Y suele decirse que la pasión dificulta hacer una mirada y valoración objetiva de las cosas. Pero me pregunto si es posible una mirada desapasionada sobre Fidel y la Revolución. ¿Hasta dónde debe la pasión permear aquello que creemos? Para nosotros los cubanos es casi imposible, porque incluso fuera de Cuba se nos encara la demanda de una posición al respecto. - "¿Y tú... estás en contra o favor de Fidel?" "¿Eres castrista o anticastrista?" "¿Estas en contra o a favor del régimen?" - Es el tipo de preguntas que alguna vez se nos ha hecho, habida cuenta del lugar e "interés" que ocupa el llamado “asunto cubano” en los medios de comunicación a nivel internacional. La mayoría de ellos situados antagónicamente de lo que representan Fidel y la Revolución. No se puede descuidar este detalle y el peso que tiene sobre la población en general, y cómo estos condicionan negativamente la postura y el criterio de la sociedad sobre cualquier propuesta alternativa al modelo capitalista, pero también sobre la emigración cubana en particular. Posiblemente seamos de los pocos especímenes del planeta que residiendo en otro país se nos pregunta si estamos a favor o contra del presidente, y la política, del país de origen. No hay duda que nos encontramos ante una disyuntiva que no admite términos medios. Como si pesara sobre nosotros la sentencia shakespeariana: To be or not to be?

Si tenemos en cuenta el criterio extendido de que los cubanos no "emigramos", sino que "huimos" (del "régimen castrista"), una manipulación que responde al interés del establishment occidental de formar un criterio monodireccional que busca confundir "régimen" con "dictadura personal/familiar" y politizar la emigración cubana, obviamente, culpando al "régimen dictatorial" de ello, la huida entonces se convierte en una gran ironía o fatalidad de la vida. Da igual el lugar donde estemos, Fidel y "el régimen" terminan siempre por alcanzarnos. Es decir, la "huida" lleva en sí el germen del fracaso y la humillación. Nos estigmatiza y condena a la condición de víctimas que lograron escapar del "horror". ¿Cuál horror?, pues el que supone no ser una sociedad "libre" en términos del modelo hegemónico capitalista. Y claro, si esta es la opinión extendida sobre quienes hemos salido de Cuba, (de la que somos conscientes), quién se atreve a demostrar lo contrario cuando, por un lado, la situación nos desarma de antemano, nos deja a la defensiva, y por el otro, nos convierte en seres atrapados en el rol del victimismo y la pena. Sin duda, esta cuestión actúa subjetivamente en detrimento de nuestra condición y cualidad moral.

El caso más escandaloso de esta situación lo han vivido, hasta ayer mismo, quienes emigran ilegalmente a EEUU, ya que automáticamente se convertían en “exiliados políticos” o “disidentes” gracias a la conocida Ley de Ajuste Cubano (de 1966), que en su modificación de 1995 conocida como política de "pies secos-pies mojados", eliminada por decreto presidencial por Barack Obama a una semana de la culminación de su mandato, les abría las puertas al "sueño americano" como a nadie en toda Latinoamérica. Una vez acogidos a ella, se regularizaba su estatus legal en ese país.

Sí. Dicha política sólo era aplicable a aquellos (cubanos/as) que lograran entrar ilegalmente a EEUU. No se concedía de forma regulada a través del servicio diplomático de este país en Cuba, donde a duras penas puede conseguirse una visa de tipo familiar. Tal como pasa con el resto de latinoaméricanos y ciudadanos "tercermundistas" en general. Por lo tanto, estábamos delante de toda una “invitación” a marchar por vías irregulares, dejando en una situación altamente peligrosa a quienes se embarcan en semejante aventura ante las mafias y el tráfico de personas. Hay que decir que el gobierno cubano siempre ha denunciado el carácter discriminatorio y criminal de esta ley, y siempre ha abogado por una solución regular al asunto, a pesar de las negativas constantes de la administración estadounidense al respecto. Con la derogación de esta política se pone fin a una injusticia y a un reclamo que para Cuba ha reportado una crisis migratoria importante, secuestros navales y aeronáuticos, además de actos criminales y perjuicios profesionales a través del programa Parole dirigido al soborno y deserción de médicos cubanos en misiones internacionales. Así de vil y cínica era la situación hasta hace apenas 24 horas. O te lanzabas al abismo (aceptando ser víctima de la "brutal dictadura castrista" que se pregona desde los voceros contrarrevolucionarios), o no hay paraíso prometido; cuando en realidad, prácticamente en la totalidad de los casos, se trata de una migración de tipo económico, que si de algo huye es de una situación de pobreza o de precariedad material y de recursos. De hecho, si algo deja evidencia esto y lo falso del mito al que nos referimos al principio es precisamente la eliminación de esta política.

En ese sentido la motivación es análoga a la de cualquier persona que emigra de los países pobres hacia los países ricos, circunscrita al creciente flujo migratorio de las últimas tres décadas, en un contexto de la globalización "neoliberal". La diferencia (sustancial) con el resto de países pobres estriba en que la precariedad y pobreza económica de Cuba tiene su peso, casi absoluto, en un brutal bloqueo económico, comercial y financiero, que constituye el real y principal obstáculo para el desarrollo del país, más que la presunta inoperancia del modelo económico socialista, como se suele hacer ver.

Pero bueno, volviendo a los "pies secos-pies mojados", después de haber cruzado kilómetros y kilómetros, o atravesado el mar, de haberse jugado la vida y la de los suyos, quién no va aceptar un "premio" al que muchos otros igualmente aspiran (sin huir de ninguna "dictadura comunista"), después de sortear circunstancias duras, mafias, traficantes y demás criminales que se encuentran a su paso hasta la frontera. Incluso, hasta después de pasarla. A esa hora poco importan la conciencia y la moral, ni si los emigrantes de otros países no "gozan" de una Ley de Ajuste semejante que (dada la situación, a pesar de lo humillante, es todo un "lujo") les regularice su situación legal una vez en suelo estadounidense. La experiencia del periplo es lo suficientemente extrema, en muchos casos, como para dejar espacio a conflictos de esa índole. Pero a partir de ahora recibirán el mismo tratamiento que EEUU hace a los migrantes de otros países. Por otra parte, se les recibía como a “héroes” cuando la realidad, per se, además de humillarlos, los ubica en el terreno de los perdedores. Sobre todo porque en honor a la verdad ninguno de ellos ejerció jamás la rebeldía (ni los que llaman "disidentes"), o la oposición en Cuba, de manera que inspirara al resto de la ciudadanía en el empeño contra el supuesto sujeto/objeto de hostigamiento; como sí fue, por ejemplo, el caso del movimiento "26 de julio" comandado por Fidel contra la dictadura batistiana. Esto tiene su explicación en una "disidencia" oportunista, artificial, creada desde los EEUU (un plan desarrollado desde 1960, según documentos ya descalificados), de convicciones tragadas por la recompensa que le hacen llegar desde los fondos de la USAID y la NED (National Endowment for Democracy), y otras vías, por las cuales la CIA destina entre 20 y 30 millones de dólares anuales (datos que están a la vista pública en sus respectivos sitios webs) para programas de subversión en Cuba. Por lo tanto, sin autoridad moral e incapaz de ofrecer un programa ni una propuesta alternativa que no redunde en el neo-anexionismo a los EEUU. Es por eso que está mal llamada "disidencia cubana" se sienta como pez en el agua bajo su cobijo, desde donde se dedican, antes acomodados que atrincherados, a vender la imagen de su país como la de un pueblo desmoralizado por la reprensión y el miedo. Es decir, otorgan la propia condición desmoralizada, reprimida, cobarde y lastimera a sus compatriotas en Cuba, sencillamente, porque no hacen lo que ellos no pudieron. Sin duda, una mala praxis de conseguir apoyo interno para su "causa" contrarrevolucionaria. Esto solo confirma que no es ese, sino el apoyo de los EEUU el que buscan. En realidad, les puede el odio visceral a lo que el pueblo cubano en su mayoría representa.

Llamando las cosas por su nombre, esto no es ejercer la disidencia sino el "mercenaje". Es servir de punta de lanza a los intereses de un país (enemigo) que nos hace la guerra (económica y sicológica) desde hace seis décadas, dentro de la lógica de "guerra no-convencional", con el objetivo de destruir la Revolución con la cual alcanzamos, por primera vez, la libertad y la soberanía del país; y frustrar la construcción del socialismo porque constituye la garantía de su preservación. Eso es lo que está en juego. Una libertad y una soberanía que perviven gracias a la Revolución y por ella. Y no es que confundamos país (patria/pueblo) con "régimen" (modelo social/sistema), y viceversa, sino que son conceptos entramados subjetivamente, que configuran lo que somos. Al decir del sociólogo estadounidense Peter L. Berger: la identidad es un elemento clave en la realidad subjetiva, y como toda realidad subjetiva está en relación dialéctica con la sociedad. Es decir, toda creación de identidad está vinculada directamente con la estructura social donde se desarrolla, condicionada por procesos sociales concretos que a su vez la determinan, y viceversa.

No puede existir una cosa al margen de la otra, y en ello es importante el lenguaje y el papel que juega la comunicación dentro de esa construcción social. El lenguaje en un sistema capitalista es distinto completamente del que se emplea en uno de socialista (o anticapitalista), y por lo tanto operan de forma distinta en la configuración de las identidades, conformando también conciencias distintas sobre ellas. Desde ese punto de vista, y desde nuestra perspectiva histórica: patria, libertad, independencia, soberanía, próceres, Martí, Fidel, Revolución, proceso revolucionario, socialismo, pueblo soberano, etc... son elementos de la historia que confluyen en la creación de nuestra identidad nacional y cultural. Una identidad liberada y transformada gracias al triunfo sobre el viejo régimen oligarca y anexionista, representado en su expresión última en la dictadura de Batista.

¿Qué era ser cubanos/as, y qué es serlo desde entonces? He aquí la razón fundamental que afecta al cubano/a en su condición de inmigrante cuando se le cuestiona sobre Fidel y la Revolución. Su posición al respecto es también, irremisiblemente, su posición sobre su sentido de identidad y la conciencia que tiene de ella. Casi nada.

viernes, 13 de enero de 2017

Maduro: gracias a Fidel se impulsaron nuevos proyectos

El Foro de Sao Paulo es un acto heroico, justo y necesario que se creó gracias a los movimientos sociales de la izquierda latinoamericana. Foto: Falco
En la reunión del Comité Ejecutivo del Foro de Sao Paulo el presidente venezolano llamó a continuar la lucha por las grandes causas populares.

Tomado de Juventud Rebelde

MANAGUA, enero 11.— El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró este miércoles que el Foro de Sao Paulo es un acto heroico, justo y necesario que se creó gracias a los movimientos sociales de la izquierda latinoamericana.
«Dirigió la gran batalla contra el ALCA, fue una gran causa que unió a América», destacó Maduro en una reunión del Comité Ejecutivo del Foro de Sao Paulo, que congrega en Managua a 17 delegaciones internacionales y partidos de izquierda, según reportó el sitio digital de Telesur.
El presidente venezolano señaló que es necesario continuar la lucha por las grandes causas de los pueblos de América Latina y el Caribe y recordó que, gracias al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, se logró impulsar nuevos proyectos de transformación social en la región.
Asimismo, Maduro abogó por la libertad del puertorriqueño Oscar López Rivera y de la argentina Milagro Sala, una petición que también hizo el Foro.
«¡Libertad, libertad para Oscar López Rivera! Lo pedimos desde aquí. Su único delito: amar a Puerto Rico, querer verlo libre, independiente, unido a América Latina. Sabemos que, más temprano que tarde, veremos la independencia de Puerto Rico y estaremos en América Latina y el Caribe con los brazos abiertos para esperarlos, para caminar juntos», expresó el presidente bolivariano.
Sobre la activista argentina, manifestó que «con la sangre india que corre en nuestra sangre, desde el pueblo de Guaicaipuro nos sumamos al llamado mundial por la libertad de Milagro Sala, líder indígena del pueblo argentino. ¡Libertad para Milagro Sala!».
Oscar López Rivera lleva 35 años preso en EE.UU. por su lucha por la independencia de Puerto Rico; mientras Milagro Sala, líder de la Organización Tupac Amaru y diputada del Parlasur, está encarcelada en Argentina por una protesta contra un exsenador de ese país en la que ella niega haber participado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...