Tira Cuba

Tira Cuba

martes, 17 de noviembre de 2015

7 consecuencias de los atentados de París (que ya están sucediendo)

Tomado de Realitat.
Versión al castellano.

Los criminales ataques contra la población perpetrados durante la madrugada del 13 al 14 de noviembre en diversos lugares muy concurridos de París han causado la muerte de 128 personas hasta el momento y han dejado más de 325 víctimas. Estos atentados injustificables están lejos aún de ser aclarados correctamente pero sus consecuencias ya se dejan notar y son tantas o más preocupantes.

1.- Campaña bélica

Como consecuencia de los brutales ataques terroristas en Francia, se ha acelerado la gran máquina propagandística de los medios de masas y se ha puesto en marcha una campaña bélica. La desinformación y la ignorancia, las mentiras que se han contado sobre la República Árabe de Siria y sobre el origen del Estado islámico, han preparado el terreno para la aceptación de la campaña que se está desplegando en estos momentos .

La intensificación de la propaganda sobrepasará los límites habituales para alcanzar niveles de verdadero lavado de cerebro. Ocultarán el papel que han tenido los EEUU, la UE, y el Estado Francés en especial, así como Arabia Saudí y los Emiratos Árabes, en la financiación de los grupos paramilitares que son responsables de estas acciones criminales. Se realizarán acusaciones inverosímiles, se establecerán argumentaciones absolutamente contrarias al sentido común, todo con el objetivo de justificar la guerra.

2.- Estado policial

Como consecuencia de los crímenes sucedidos en Francia, se ha despertado un estado policial, un estado de control sistemático de la población. Un estado de excepción militarizado, un estado excepcional donde toda vulneración de derechos está justificada por la amenaza terrorista.

Se restringirá el libre movimiento de las personas, tanto a través de las fronteras, como en el interior de los estados. Levantarán controles en el transporte y las comunicaciones. Se impondrá el uso de cámaras de vigilancia hasta convertirlas en omnipresentes. Se multiplicará la presencia policial en las calles. Aumentará el número de detenciones arbitrarias. Crecerá la impunidad policial.

3.- Campos de concentración

En estos momentos el número de personas que buscan refugio ya supera los de la Segunda Guerra Mundial. Esta cifra no dejará de crecer en los próximos meses. Como consecuencia de la barbarie que ha golpeado Francia, se negará el refugio a los miles de personas que escapan de la guerra de Oriente Medio y se abrirán nuevos campos de concentración.

Miles de personas serán entregadas a una muerte lenta y miserable, condenadas a malvivir sin futuro, sin libertad y sin esperanza. Miles de niños quedarán desprotegidos, miles de mujeres quedarán indefensas, vulnerables ante las redes de tráfico de personas. Miles de personas morirán de enfermedades comunes, de desnutrición y falta de atención social.

4.- Neofascismo

La extrema derecha crece en la mayor parte de Europa. Gracias a la crisis económica y las políticas de austeridad criminal, las clases populares se han empobrecido y precarizado. En esta situación de malestar social se asientan las bases de todo fascismo. Con el pretexto de los crímenes de París, la Extrema Derecha llegará al poder.

Una vez en el poder, impulsará una reforma de las instituciones europeas para imponer a los Estados que la conforma un mayor poder central. Impulsará la persecución política, la prohibición de las ideologías radicales, la ilegalización de los partidos comunistas y revolucionarios, como Ucrania. Serán aprobados tratados internacionales que arrebatarán la soberanía a las naciones, como el TTIP y el TISA. Impulsarán nuevos tratados que someterán la Unión Europea al proyecto militar atlántico.

5.- Pauperización

La crisis económica ha acabado con el Estado del Bienestar, ha permitido la imposición de una dictadura neoliberal reaccionaria. Los ricos son cada día más ricos, los pobres somos cada día más pobres. Las mal llamadas clases medias desaparecen. Ensancha el abismo que separa las minorías ricas y propietarias de la gran mayoría pobre y despojada. Con el pretexto de los crímenes de París, este proceso de involución acelerará.

El empobrecimiento de la sociedad vendrá de la mano de cuatro elementos: el crecimiento del paro, el crecimiento de la precariedad laboral, el debilitamiento de los servicios públicos y el encarecimiento de los productos de primera necesidad. El paro y el trabajo de mala calidad consolidarán amplias capas de pobreza y esto conllevará un aumento de la conflictividad social. Esta conflictividad no podrá ser atenuada por la incapacidad de los servicios sociales, de salud y de educación pública, que han sido debilitados por las políticas salvajes de austeridad. Al contrario, la especulación financiera con los alimentos, los combustibles y las materias primas conllevará un aumento de precios para los productos más básicos.

6.- Guerra

Con el pretexto de los actos criminales acaecidos en París, Francia y la coalición atlántica han intensificado sus bombardeos sobre las posiciones del Estado Islámico en Siria. La Guerra ya hace tiempo que se ha penetrado en Europa para Ucrania, donde la UE ha apoyado un gobierno neonazi, confrontándose con Rusia y actuando contra sus propios intereses comerciales en beneficio de una estrategia de choque de bloques. El gobierno neonazi ucraniano, aunque pueda parecer paradójico, es un estrecho colaborador del Estado Islámico, con quien configura la vanguardia desestabilizadora del Imperialismo.

La guerra se extenderá desde Siria y Ucrania, hacia el oriente y hacia el occidente. Al este para que el imperialismo desea los recursos naturales de Asia. Al oeste, porque es necesario que Europa sufra los efectos de la destrucción de primera mano para conseguir que esta se implique completamente en la estrategia bélica que promueven estadounidenses, británicos y sionistas.

7.- Unidad Popular

Como consecuencia de los atentados criminales acaecidos en París, la salida sistémica al colapso de la economía especulativa y la crisis de las instituciones liberales se revela como una estrategia de agudización de los conflictos coloniales, nacionales y religiosos para encubrir el agravamiento de una ofensiva de clase. La historia parece repetirse y, al igual que ante la crisis económica de los años 30 del siglo XX, el capitalismo parece hoy más dispuesto a la involución democrática y a la expansión militar, que a la profundización democrática y la redistribución equitativa de la riqueza. En este contexto, hay que entender el ascenso de ideologías reaccionarias, como el yihadismo o el neofascismo, que actúan como vanguardias de los intereses del capital, que están provistas de un gran poder destructivo y que tienen por objetivo la inhabilitación de cualquier alternativa social y democrática.

Ante esta realidad cada vez más evidente, lentamente va creciendo e imponiéndose la necesidad de una alianza social y democrática, de un frente de Unidad Popular, que sea capaz de constituirse como un muro de contención contra las fuerzas reaccionarias. Un frente de defensa de la justicia social y los principios democráticos que debe reunir las organizaciones progresistas y revolucionarias de la Clase Trabajadora y del conjunto de Clases Populares, que son la inmensa mayoría de la ciudadanía. Un frente por la solidaridad internacionalista contra el Imperialismo, contra la barbarie, contra el neofascismo y contra el yihadismo. Un frente por la paz y por la democracia, que sólo triunfará si también es un frente para la construcción del socialismo.

PA
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...