Tira Cuba

Tira Cuba

jueves, 5 de noviembre de 2015

Transformaciones oportunas para un futuro fértil

II Pleno de la ANAP Presidida por José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido, Rafael Ramón Santiesteban Pozo presidente de la Asociación de Agricultores Pequeños (ANAP) y Gustavo Rodríguez Rollero Ministro de Agricultura.
Machado Ventura precisó que no se trata de cambiar por cambiar, sino de una necesidad para que se sigan desarrollando las formas productivas. Foto: Jose M. Correa
Tomado de Granma
Por  
A asumir el reto exigido por las actuales transformaciones que experimenta la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), en función de realzar su pa­pel como organización representativa del cam­­­pesinado cubano y en sintonía con la actualización económica que vive el país, instó este jueves el segundo secretario del Comité Central del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, José Ramón Machado Ventura.
La convocatoria tuvo lugar en ocasión del II Pleno Nacional de dicha asociación, donde además Machado Ventura precisó que no se trata de cambiar por cambiar, sino de una necesidad para que se sigan desarrollando las formas productivas, sin desentenderse de los vínculos con la base, por lo que resulta un pa­so muy significativo, atendiendo a su contenido.
Los cambios mencionados son de índole estructural y conceptual, y ayudan a deslindar claramente la misión político-ideológica de esa organización de masas, para desobstruir las trabas que —por años— generó para esta el tener que lidiar no solo con sus funciones innatas, sino también con asuntos administrativos en las propias cooperativas. Lo anterior, además de complejizar su existencia, comprometía el éxito de su gestión. Por lo que las transformaciones planteadas permiten continuar dinamizándola.
El Pleno aprobó los Fundamentos para la constitución de las organizaciones de base de la ANAP (proceso previsto para el primer semestre del 2016), así como los Estatutos y el Reglamento General. Dicha proposición ratifica los 76 objetivos adoptados en la oncena edición del Congreso de los campesinos, y contiene su sistema de control y evaluación.
Rafael Santiesteban Pozo, miembro del Consejo de Estado y presidente de la asociación, insistió en la urgencia de lograr una labor integrada con la mira en resultados superiores en todos los escenarios, que impacten en la vida de las comunidades campesinas. “Todo lo que se haga (en este sentido) es para seguir avanzando, no para retroceder ni un milímetro”. Y acotó, que por primera vez la organización va a tener, con sus Estatutos, una plataforma básica y una herramienta de trabajo muy útil.
Por su parte, el titular del Ministerio de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, enfatizó que el rol de su organismo no es ahora el del acompañamiento a las cooperativas, sino que es el responsable de atender y hacer cumplir las políticas estatales referidas al sector agropecuario. También advirtió acerca de que muchos de los números reportados como sobrecumplimientos productivos no riman con lo que está pidiendo la gente.
A propósito, Machado Ventura insistió en la condición de las cooperativas como entidades económicas, de ahí que su principal razón sea producir, y hacerlo con calidad. Pero todavía no estamos a la altura de las expectativas y demandas de la población. Y esclareció que las medidas organizativas o la producción, por sí solas, no resuelven la situación. Se requiere de una acertada conjugación de esos factores y mayor control ante las cadenas de especulación que generan acaparamiento y encarecen los productos.
Asimismo, el Segundo Secretario del Comité Central del Partido reconoció la comprensión de los cambios conceptuales perentorios para el sector, y valoró el papel decisivo de la organización, a lo largo de nuestra historia, y del campesinado.

En nombre de los campesinos, los allí presentes ratificaron el compromiso colectivo, lo oportuno del proceso de transformaciones y sus fortalezas. Para el santiaguero Luis Vinent, debe garantizarse que no se debilite el control interno y dotar a la delegación de base de los documentos rectores, con vistas a que se fortalezca la unidad y la cohesión, y hacer que nadie se aparte de lo principal. Mientras para el cienfueguero Modesto Rodríguez, la constitución de tales organizaciones significa un puntal productivo, a enriquecerse con la utilización de la ciencia y la técnica en nuestra geografía agrícola. Esto patentiza la premisa de que así, la ANAP crece, perdura y se fortalece.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...