Tira Cuba

Tira Cuba

lunes, 24 de julio de 2017

Declaración del Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos.

Foto: Bill Hackwell
Enviado por FB.


¡Asamblea Constituyente Si!
¡Injerencia NO!

#VenezuelaSeRespeta!
El Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, la oligarquía y la derecha venezolana, junto a la derecha regional y europea no cesan en su intento por destruir las enormes conquistas logradas por la Revolución Bolivariana de Venezuela y el gobierno de Nicolás Maduro.
El objetivo principal que los impulsa, de manera constante y permanente a poner en práctica distintos métodos de guerra, es volver a tener el control de los grandes recursos naturales que posee Venezuela, en especial el petróleo. Venezuela es un país rico en hidrocarburos, desde que Chávez asumió el poder pasaron a ser del pueblo.
La obra emancipadora y antiimperialista del Comandante Hugo Chávez, que continúa el gobierno de Maduro, puso por primera vez -en doscientos años de historia-, la renta petrolera a disposición de enormes proyectos dirigidos a quienes siempre fueron olvidados y humillados: el pueblo, los obreros, los campesinos, los negros, los históricamente olvidados pueblos originarios. 
También por ver primera en la historia de ese país hermano, se erradicó el analfabetismo, se entregaron más de un millón quinientas mil viviendas; la educación, la cultura y el deporte dejaron de ser un privilegio de los ricos para llegar hasta el último rincón de los cerros y las montañas venezolanas. Se dignificó a la mujer que hoy ocupa un importante lugar en todos los estamentos de la vida del país, incluyendo las Fuerzas Armadas. Se multiplicaron las Misiones de carácter social para dar techo, trabajo y tierra, a los que jamás tuvieron nada.

La generosidad de Chávez no olvidó a un solo latinoamericano, su obra cambió el mapa de América Latina y el Caribe. Junto a la bloqueada, indoblegable y siempre solidaria Revolución Cubana, Fidel y Chávez llevaron a cabo la hazaña más grande y hermosa del siglo. Ya no se trataba de Venezuela o Cuba, sino de toda nuestra América morena. A través de la Misión Milagro y el programa de alfabetización cubano Yo Si Puedo, en pocos años y hasta desplazando hospitales móviles, lograron devolver la vista y enseñar a leer y a escribir a millones de pobres latinocaribeños.
Se fortalecieron organismos de concertación regional como el Mercosur, se apoyó a los gobiernos progresistas de la región para salir de la dependencia histórica del FMI y el Banco Mundial, se le dijo No, alto y claro al ALCA, nació el ALBA, la UNASUR y el Banco del Sur. Se realizaron enormes esfuerzos para dar comienzo a los Diálogos de Paz entre el gobierno colombiano y las FARC, que luego de cinco años de conversaciones han puesto fin a 50 años de guerra en ese país hermano. Por primera vez en la historia se creó el máximo organismo regional sin presencia del imperialismo: la CELAC, que declaró en su proclama de La Habana en enero del 2014, América Latina y el Caribe como "Zona de Paz". Todo esto se logró en menos de dos décadas donde no hubo un minuto de verdadera paz. El imperialismo jamás podría aceptarlo.
La instalación de gobiernos derechistas en la región en total sintonía con los intereses de Washington, la impúdica puesta en escena del agente imperial Luis Almagro, insistiendo en la condena contra Venezuela que no pudo llevarse a cabo desde el Ministerio de Colonias que es la desacreditada OEA, la campaña mediática más feroz de la historia, utilizando hasta el cansancio la mentira y la manipulación a través de los grandes medios, donde se descalifica a Maduro como "dictador" y a Venezuela Bolivariana como sinónimo de extrema pobreza y represión.
Inventan una crisis humanitaria, cuando es la derecha y la oligarquía la que secuestra y destruye alimentos y medicinas y es el propio imperialismo el que impide sus envíos. Muestran con descaro las expresiones de una derecha patética, terrorista, colonialista y pro imperialista, que se niega sistemáticamente al diálogo y no ha logrado concentrar en una sola de sus muchas "manifestaciones pacíficas" ni una ínfima parte de las movilizaciones por las que sí sale el pueblo entero a las calles a defender su legítimo gobierno.
Se ha llegado al extremo inhumano de financiar, proveer y auspiciar a mercenarios para que asesinen de las formas más horrendas con la quema de personas a jóvenes y hombres por parecer chavistas. Cien días de guerra declarada que se consumaron con el plebiscito anticonstitucional y el supuesto gobierno paralelo de la "oposición" donde ya comenzaron a organizar el futuro gobierno y llegaron al absurdo de emitir nombramientos absolutamente inconstitucionales.
El gobierno de Trump ha amenazado a Venezuela con severas sanciones si no desiste de la realización de la Asamblea Constituyente; Almagro demanda a gritos la intervención "humanitaria" de EE.UU, con igual humanidad a las intervenciones en Afganistan, Irak, Libia y Siria que dejaron millones de muertos. Al coro de los halcones se sumaron, patéticamente, los gobiernos de derecha de la región y de Europa.
El imperialismo, junto a súbditos y aliados, intenta impedir por todos los medios la realización de la Asamblea Constituyente, el mayor ejercicio democrático de una nación, porque con ella Maduro empoderó al pueblo para derrotar el golpe fascista.
En multitudinaria demostración por la democracia y la paz, hombres y mujeres del pueblo hicieron el ensayo -el 16 de julio- de la votación que realizarán el próximo domingo 30 de julio.
La derecha retrógrada y el imperio temen a la Asamblea Constituyente porque será la expresión más genuina de poder popular. Apoyarla no es solo defender el derecho soberano del pueblo bolivariano a decidir su destino en paz. Es también preservar el nuestro.
Llamamos a nuestros amigos solidarios, a los comités que en el mundo tanto trabajan por la Revolución cubana y nuestros pueblos, a los hombres y mujeres honestos, a estar en alerta y movilización para denunciar a la derecha imperial que intentará obstaculizar la realización de la votación a la Asamblea Constituyente.
El mejor homenaje que podemos rendir al Comandante Hugo Chávez en el 63 aniversario de su nacimiento el 28 de julio, y a Fidel en el 64 aniversario del Asalto al Cuartel Moncada este 26 de julio es renovar nuestro compromiso de defender la Revolución Cubana y la Bolivariana, luchar contra el bloqueo genocida y el imperialismo, apoyar y alentar al pueblo venezolano y su gobierno para que pueda ejercer su derecho soberano a la vida, la paz y la dignidad.
#AsambleaConstituyenteSí!!
#VenezuelaSeRespeta!!


Enviar adhesiones a: info@theinternationalcommittee.org

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...