Tira Cuba

Tira Cuba

miércoles, 6 de enero de 2016

EE.UU-Cuba y la normalización de las relaciones


Tomado de Caliban. Revista Cubana de Pensamiento e Historia.
Por Elier Ramírez Cañedo

Muchas investigaciones realizadas, tanto por autores cubanos como extranjeros, han abordado la política de los Estados Unidos hacia Cuba, a partir de 1959. La mayoría de las incursiones en este tema han tenido como objetivo central el estudio de una característica permanente en esa política: la agresividad. Sin embargo, por lo general, se soslayan pequeños y esporádicos puntos de inflexión visibles y que, al mismo tiempo, constituyen otro ángulo importante del problema: los momentos en que se produjeron supuestos intentos de «normalizar» de las relaciones con la isla. ¿Cuáles fueron los móviles y los intereses que estuvieron detrás de esos intentos y las coyunturas que los propiciaron? ¿Cuál fue la estrategia negociadora de Washington en esos casos? ¿En qué se basó la agenda de negociación? ¿Sobre qué base Estados Unidos pretendió buscar una «normalización» de las relaciones con la nación cubana? ¿Por qué se frustraron esos intentos? Todas esas incógnitas permanecen hasta hoy sin respuesta para muchos, pues en ambos países existen pocos trabajos que hayan indagado, específicamente, este el tema.

No estamos hablando en este caso de las negociaciones o rondas de conversaciones llevadas a efecto entre Estados Unidos y Cuba desde que se rompieron las relaciones diplomáticas, ya que estas se han desarrollado, prácticamente, durante todas las administraciones estadounidenses, exceptuando la de George Bush (hijo).[1]

Hasta las administraciones norteamericanas más agresivas contra la isla no han dudado en sentarse a negociar aquellos aspectos de su interés nacional.[2]No obstante, en este caso solo nos estamos refiriendo a los momentos en los que hemos vistos cierto acercamiento de Washington, con la finalidad de «normalizar» de las relaciones con Cuba. Eso solo tuvo lugar durante las administraciones de Gerald Ford (1974-1977) y de Jimmy Carter (1977-1981), pero ambas administraciones tuvieron un antecedente histórico importante durante la presidencia de J.F.Kennedy (1961-1963).

J.F.Kennedy y los tanteos de un modus vivendi con Cuba.

En 1963, junto a las propuestas de sabotaje encubierto, presiones diplomáticas y planes de contingencia militar, en los documentos ultrasecretos del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos se incluía la posibilidad de cierto arreglo, de manera gradual, con la Isla. Esta opción diplomática de acercamiento fue aprobada por el presidente estadounidense J.F.Kennedy, por lo que se llevaron a cabo varios contactos en New York entre el embajador cubano en Naciones Unidas, Carlos Lechuga, y el funcionario estadounidense, de dicho organismo internacional, William Atwood. La idea, en esencia, era explorar qué estaba dispuesta Cuba a ceder a los Estados Unidos a cambio de unmodus vivendi.[3]

Como parte de esta iniciativa, el mismo día en que se produjo el asesinato de Kennedy, 22 de noviembre de 1963, el periodista francés Jean Daniel conversaba con Fidel Castro y le trasmitía un mensaje conciliador del presidente estadounidense. Con Lyndon Baines Johnson en la Casa Blanca, como sucesor de Kennedy, esta estrategia no encontró continuidad.

Decir que de no haber ocurrido el asesinato de Kennedy se habría logrado un acomodo entre Cuba y Estados Unidos sería una especulación, pero hay algo que debe tenerse en cuenta, había razones profundas, más allá de las relaciones de Cuba con la Unión Soviética y el apoyo a los movimientos revolucionarios en América Latina, que le quitaban el sueño a los círculos de poder estadounidenses y los aferraba a la idea de destruir el proyecto cubano; así lo ilustró claramente un documento del Departamento de Estado, fechado el 13 de febrero de 1964:

El hecho es que Castro representa un desafío exitoso a Estados Unidos, una negación de toda nuestra política hemisférica durante casi siglo y medio. Antes de Castro, ningún latinoamericano tuvo la certeza de que se saldría con la suya con una revolución de corte comunista y un vínculo con la Unión Soviética. Mientras Castro perdure, los comunistas de otros países latinoamericanos pueden, para emplear las palabras de Stalin, «luchar con la moral muy alta».[4]
Es decir, la Revolución cubana constituía un desafío ideológico inamisible en el traspatio estadounidense, ya que amenazaba con su ejemplo, de país exitoso en la defensa y práctica de una política interna y externa soberana, la hegemonía norteamericana en la región. Mucho más si contaba con el apoyo de la URSS.

En los años que comprendieron la administración Kennedy, los focos más apremiantes para los Estados Unidos en su política hacia Cuba estuvieron centrados en la relación de la isla con la Unión Soviética y el apoyo de la misma a los movimientos revolucionarios en América Latina, pues ambos elementos en la política exterior de la pequeña nación eran los que más golpeaban los «intereses vitales» de los Estados Unidos en el marco de la guerra fría, pero en ellos no estribaba, como muchos han pensado y divulgado durante años, la esencia del conflicto. La verdadera esencia de la confrontación era el ansia hegemónica de un lado (Estados Unidos) y la voluntad soberana del otro (Cuba), que se ha mantenido inquebrantable hasta nuestros días. Por esa razón considero que, aunque las dos variables anteriores no hubieran existido en aquellos años, sería festinado afirmar que sí se habría alcanzado una normalidad en las relaciones entre ambos países, pues sabemos que el objetivo fundamental de Estados Unidos era cercenar la voluntad soberana de Cuba: primero, en su política exterior y, luego, en su política interna. Dicha intención quedó manifiesta cuando Gordon Chase, que se desempeñaba como asistente del asesor para Asuntos de Seguridad Nacional, le escribió a su jefe, McGeorge Bundy, lo siguiente:

Probablemente pudiéramos neutralizar a corto plazo por lo menos dos de nuestras principales preocupaciones en relación con Castro: la reintroducción de los misiles ofensivos y la subversión cubana. A largo plazo, podríamos trabajar en la eliminación de Castro a nuestra conveniencia y desde una posición de ventaja.[5]

Lo que proponía Chase no era más que otra forma de presentar y ejecutar la política de Estados Unidos hacia Cuba a través de métodos más suaves, flexibles y sutiles. Mas está claro que dicha política permanecía inmutable: reblandecer la postura soberana de Cuba en su política exterior a corto plazo (sobre todo en sus relaciones con la URSS y el apoyo a los movimientos revolucionarios en América Latina) y destruir, a largo plazo, la Revolución cubana, con lo que quedarían absolutamente satisfechos los intereses fundamentales de Washington.

La administración Kennedy constituyó un antecedente importante en lo que sucedería durante las administraciones Ford y Carter, cuando ambas administraciones condicionaron el avance del proceso de normalización de las relaciones a la limitación del activismo internacional de Cuba.

La iniciativa Kissinger.

La posibilidad de buscar algún tipo de entendimiento con la nación caribeña fue continuada por el secretario de Estado de los Estados Unidos, Henry Kissinger, en el período 1974-1975. Esta historia comenzó a finales del mandato presidencial de Richard Nixon y tomó mayor fuerza en el período de Gerald Ford, durante el cual se desarrollaron importantes conversaciones secretas entre representantes de ambos países. [6]

Kissinger no era ningún tonto en materia de política exterior, todo lo contrario, sabía analizar la complejidad del escenario internacional y, de acuerdo a la situación de este, tomar las acciones pertinentes para encaminar una política exterior que favoreciera a los intereses fundamentales de su país. Para el nuevo diseño político hacia Cuba tomó como base las acciones realizadas por él en varios escenarios internacionales, como la apertura diplomática con China, la firma del Tratado de Limitación de Armas Estratégicas con la Unión Soviética (SALT I) y el inicio de negociaciones con Viet Nam.

Entre los elementos más importantes que debió tener en cuenta a la hora de trazar la política a seguir con Cuba pudieran estar:

· La política agresiva de Estados Unidos contra Revolución cubana había sido un verdadero fiasco y la isla se sentía cada vez más segura económica[7] y militarmente, con el respaldo de la URSS.

· La política de aislamiento diplomático en el hemisferio, a la que fue sometida Cuba, se mellaba cada vez más[8] y algunos gobiernos como los de Argentina, México, Canadá,[9] entre otros, expresaban reiteradamente su rechazo a las restricciones establecidas por las subsidiarias radicadas en sus países, para comerciar con la isla, pues veían en estas prohibiciones una agresión directa a su soberanía nacional.

· Se hacía evidente que Estados Unidos había pretendido aislar económica y políticamente a Cuba, pero era Washington, en definitiva, quien se había aislado y disminuido su capacidad de influencia sobre la isla.

· Europa Occidental y Japón comercializaban y establecían relaciones con Cuba, mientras que las corporaciones estadounidenses tenían cerrado el mercado cubano en el momento en que la economía estadounidense pasaba por un mal momento.[10]

· En el plano interno aumentaba la presión del Congreso de los Estados Unidos —tanto republicanos como demócratas— sobre el ejecutivo, al cual le exigían un cambio en la política —considerada anacrónica y autodestructiva— hacia Cuba.

· La opinión pública estadounidense, ante la actitud de su gobierno frente a China y la URSS, había cambiado sus percepciones sobre Cuba. Una encuesta realizada en esos años reflejó que el 71% de la población norteamericana estaba a favor de que Kissinger viajara a La Habana para restablecer las relaciones entre ambos gobiernos.[11]

· A inicios de 1974, Kissinger plantea que la «subversión de Cuba en América Latina» era la principal causa de la continua animosidad de los Estados Unidos, pero, en 1975, la Agencia de Inteligencia de la Defensa reportaba que Cuba estaba virtualmente inactiva en cuanto a su apoyo a la «subversión» en América Latina.[12]

Sin lugar a dudas, Kissinger comprendió la necesidad de un acercamiento como única alternativa capaz de flexibilizar la existente presión internacional e interna respeto a un cambio en la política de Washington hacia la isla. Un hombre como él, caracterizado por un singular pragmatismo, no podía hacer otra cosa, máxime si se quería obtener algún éxito en la política exterior de Estados Unidos hacia América Latina, lo cual constituía una prioridad en aquellos momentos. La mejoría de las relaciones con Cuba era un factor clave para las buenas relaciones con el resto del hemisferio.

Además de las conversaciones secretas con los cubanos, Estados Unidos aprobó medidas como: el otorgamiento de licencias a las subsidiarias norteamericanas en terceros países para que comerciaran con Cuba, eliminó la negativa de ayuda a naciones que permitían transportar mercancías en sus embarcaciones hacia o desde la isla, modificó las regulaciones que negaban atracar y suministrar combustible a barcos comprometidos en el comercio y votó en julio de 1975 junto a otras quince naciones, por una resolución en la OEA que permitía a los estados miembros terminar con las sanciones —si lo deseaban y era voluntad de sus gobiernos— contra la mayor de la Antillas.

Al llegar las tropas cubanas a Angola en octubre de 1975 —respondiendo a la solicitud del Movimiento para la Liberación de Angola (MPLA), con el que Cuba tenía fuertes lazos de amistad— para hacer frente a la escalada militar de Sudáfrica, Zaire y los movimientos oposicionistas internos apoyados de forma encubierta por los Estados Unidos, el gobierno de Washington planteó que no veía ninguna perspectiva para seguir avanzando hacia la normalización de las relaciones; las conversaciones fueron interrumpidas abruptamente. El 20 de diciembre de 1975, el presidente Ford sentenció: «La acción del gobierno cubano al enviar fuerzas de combate a Angola, destruye cualquier oportunidad de mejoramiento de relaciones con Estados Unidos».[13] De esta manera, el 7 de febrero de 1976, se produjo la última conversación entre los representantes de ambos países.

En mi opinión, Cuba no fue responsable de no continuar las conversaciones y que se llegara a un modus vivendi entre ambos estados. Los argumentos en los que me apoyo coinciden plenamente con los del académico Juan Gabriel Tokatlian,[14], quien en un libro, publicado en 1984, sobre las relaciones Estados Unidos-Cuba expresó:

[…] lamentablemente Estados Unidos fue el responsable de introducir un elemento perturbador en las relaciones entre ambos países: condicionó las aproximaciones bilaterales a temas y políticas multilaterales, es decir, multilateralizó lo bilateral y bilateralizó lo multilateral. La participación cubana en Angola durante 1975 fue interpretada como un hecho que impedía un entendimiento constructivo entre Cuba y Estados Unidos. Se ubicó este acontecimiento como un factor que inhibía todo acercamiento positivo de las partes. Esto, reiteramos, fue un error lamentable porque colocó el contenido y el sentido del debate bilateral en otra dimensión.[15]

Pese a todo lo ocurrido durante la administración Ford hay que decir que, fue la primera vez, desde el triunfo de la Revolución Cubana en 1959 —aunque la iniciativa proviniera más de Kissinger que de Ford—, que un gobierno norteamericano iniciaba conversaciones secretas con Cuba en función de preparar el terreno para encaminar la normalización de las relaciones entre ambas naciones. La flexibilización de la política hacia Cuba, observada en dicha administración, no constituyó un hecho fortuito, más bien fue el resultado del impacto que tuvo sobre la misma el escenario internacional, la realidad latinoamericana, la dinámica interna norteamericana y la realidad intrínseca cubana; realidades todas que conspiraban a favor de un cambio. Aunque se trató de no dar esa idea, el ejecutivo estadounidense accedió a un nuevo acercamiento debido a las fuertes presiones nacional e internacional. Mas, a pesar de ser un paso importante, la iniciativa tomada por el gobierno estadounidense se desarrolló sobre bases irracionales que Cuba jamás podía admitir, como por ejemplo, que Estados Unidos aspirara a cambio de la normalización, ser juez y árbitro de la política exterior de Cuba. Por otro lado, la administración estadounidense asistió a las conversaciones manteniendo su cruel bloqueo económico, comercial y financiero el cual utilizó como instrumento de presión para alcanzar, mediante una postura de fuerza, concesiones afines a sus intereses. El bloqueo contra Cuba había sido calificado por los analistas estadounidenses como «nuestra única y verdadera carta para la negociación».[16] La arrogancia y prepotencia, propia de una potencia imperialista, se hizo notoria en algunas conversaciones en la que dieron a entender que el país caribeño, como no era una prioridad en su política exterior, debía mostrar algunos gestos favorables a sus intereses con miras propiciar el avance en las negociaciones.

La administración Carter.

La administración de James Carter (1977-1981) extendió, aún más, las conversaciones y los contactos con Cuba y avanzó en muchos otros terrenos en función de la «normalización» de las relaciones. El año 1977 fue el de mayores progresos: se firmaron acuerdos pesquero y de límites marítimos, se establecieron las Oficinas de Intereses en ambas capitales, se levantaron las restricciones de viajes a los ciudadanos estadounidenses a la nación cubana y se establecieron importantes intercambios deportivos, académicos y culturales.

Asimismo Carter ordenó, en la Directiva Presidencial/NSC-6 del 15 de marzo de 1977, que el gobierno de Estados Unidos debía intentar lograr la normalización de relaciones con Cuba, y que para ese fin, debían comenzar conversaciones directas y confidenciales de manera comedida y cuidadosa con representantes del Gobierno cubano. [17] A su modo de ver, en las conversaciones exploratorias, los Estados Unidos debían buscar la promoción de los siguientes intereses:[18]

-Lucha contra el terrorismo
- Derechos Humanos;
-Contener la intervención foránea de Cuba;
-Compensación por las propiedades estadounidenses expropiadas; y
-Reducción de las relaciones (políticas y militares) de Cuba con la Unión Soviética.

Para esto, Carter perfiló la siguiente agenda de conversaciones: fronteras marítimas y pesqueras; acuerdo contra secuestros; situación de los derechos humanos en Cuba (incluida la excarcelación de ciudadanos estadounidenses, derechos de visita, y derechos de emigración); actividades externas de Cuba en Angola y otras partes del planeta; la postura de Cuba respecto a Puerto Rico; intercambios deportivos, culturales y científico-técnicos; compensación por las propiedades estadounidenses expropiadas por el Gobierno revolucionario; posibilidad de establecer relaciones comerciales y el establecimiento de una Oficina de Intereses de los Estados Unidos en la Embajada de Suiza. Luego de una ronda exploratoria de conversaciones, el Consejo de Seguridad Nacional debía presentar a Carter las recomendaciones sobre la forma en que su país debía proceder. [19]

Carter dio otro paso importante para las relaciones entre ambos pueblos que, de hecho, rompía con lo que hasta ese momento había sido, desde la instauración en Cuba de una nueva forma de gobierno, la política aplicada:

El Fiscal General deberá tomar todas las providencias necesarias permitidas por la ley para impedir actividades terroristas o toda actividad ilegal iniciada desde el territorio de los Estados Unidos contra Cuba y contra ciudadanos estadounidenses, y apresar y enjuiciar a los autores de esas actividades. [20]

Con esta directiva Carter se convertía en el primer presidente de los Estados Unidos en ordenar el inicio de un proceso de normalización de las relaciones. Pero eso no nos puede llevar al error de pensar que la «normalización» era en verdad un interés estratégico para la administración demócrata.

Pese a los innumerables desencuentros y obstáculos, el año 1977 terminó con un saldo positivo para las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Se vivía un momento de relativo deshielo entre Washington y La Habana. Ese año se negociaron los problemas menos candentes en las relaciones bilaterales pero, a partir de 1978, el proceso empezaría a congelarse, e incluso a retroceder, debido a que los temas más espinosos de las relaciones entre los dos países no serían resueltos; en eso tendría gran responsabilidad la administración norteamericana, pues en el seno del gobierno se impuso la idea de condicionar el acercamiento y dirigirlo a limitar la política exterior cubana allí donde se afectaran sus intereses, en el marco del conflicto Este-Oeste. [21] No obstante, todavía en enero de 1978 se dieron algunos pasos positivos para el mejoramiento de las relaciones como fueron: la decisión de Cuba de poner en libertad a algunos de los presos norteamericanos recluidos en la isla; [22] el anuncio del Departamento del Tesoro del envío de remesas —la cifra tope establecida ascendió a 500 dólares, con una frecuencia trimestral— por parte de los cubanos, radicados en su territorio, a sus parientes cercanos, y el encuentro celebrado en La Habana entre oficiales de la Guardia Costera norteamericana y sus homólogos cubanos, con el objetivo cooperar ambos en la búsqueda y rescate de posibles emigrantes en aguas internacionales, así como enfrentar conjuntamente al narcotráfico y el terrorismo. Asimismo, los intercambios culturales, académicos, científicos y deportivos continuarían en 1978 y 1979.

Con la entrada de las tropas cubanas a Etiopía, a fines de 1977, el proceso de «normalización» se estancó y, paulatinamente, las relaciones comenzaron a hacerse más tensas. No obstante, las conversaciones y contactos, así como los intercambios deportivos, académicos y culturales continuaron prácticamente hasta el final del mandato presidencial de Carter. De hecho, las conversaciones secretas más extensas y continuadas entre ambos países tuvieron lugar en 1978 (New York, Washington, Atlanta, Cuernavaca y La Habana). En 1979 hubo un impasse,retomándose las conversaciones en enero, junio y septiembre de 1980, todas celebradas en La Habana.

Pero nuevamente la razón fundamental del por qué no se alcanzó la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, durante la administración Carter, residió en la no superación de una esencia histórica: el persistente interés yanqui por protagonizar y dirigir la política interna y externa de Cuba y la voluntad manifiesta de la Isla de pagar el precio necesario por su soberanía. La experiencia de la administración Carter respecto a Cuba, si bien marcó la ruptura de la agresividad característica de la política de estadounidense hacia la isla, fracasó porque no desbordó el marco de la esencia de la confrontación señalada anteriormente, al aspirar que Cuba accediera menoscabar su soberanía en política exterior. Por supuesto, Cuba no aceptó negociar su soberanía y sus principios y exigió, en todo momento, que se le tratara con respeto.

Por su parte, la presencia cubana en África fue el principal nudo gordiano que no pudo romperse para seguir avanzando en el proceso de «normalización» de las relaciones, pero la responsabilidad de ello recayó también en la administración Carter, al condicionar el acercamiento bilateral a un tema como éste de corte multilateral. Esa exigencia del gobierno yanqui constituyó realmente un anacronismo. No fue entonces Cuba, como han sostenido algunos autores, la culpable de que no se alcanzara en esos años la normalización de las relaciones; tampoco es cierto que a la nación caribeña le interesó más su papel en África que reanudar sus relaciones con el país del norte. A Cuba le interesaba ambas cosas, solo que no las mezclaba. Evidentemente ambos países se veían muy diferentes a sí mismos y al entorno internacional. Sus intereses también eran muy divergentes.

Durante la administración Ford hubo bastante consenso dentro de los círculos de poder respecto a considerar el activismo internacional de Cuba como el principal impedimento para normalizar las relaciones; en el período de Carter hubo más criterios contrapuestos, aunque al final la concepción «globalista», en relación a los conflictos internacionales —defendida por el asesor para Asuntos de Seguridad Nacional, Zbiniew Brzezinski—, terminó imponiéndose a la «regionalista», —respaldada por el secretario de Estado, Cyrus Vance y el personal diplomático más experimentado del Departamento de Estado— que tendía a analizar los problemas internacionales no dentro de la rivalidad Este-Oeste, sino sus causas endógenas. De esta manera, la ilusión que Cuba renunciara a su solidaridad internacional a cambio de la normalización de las relaciones con los Estados Unidos desplazó los enfoques más constructivos dentro de la estructura de gobierno estadounidense, a partir de 1978. Incluso la política de los «derechos humanos», tema que Carter consideró, en 1977, como el fundamental para lograr el restablecimiento de las relaciones con Cuba, quedó relegado a un segundo plano.

Hay que decir además, que la fuerte tendencia antinormalización en el ejecutivo y el Congreso estadounidense terminó haciéndose dominante, inmediatamente que los soldados cubanos entraran a Etiopía, al tiempo que la tendencia más conciliadora y liberal con respecto a Cuba, visible en el Departamento de Estado, perdió el protagonismo a partir de ese momento. Las crisis fabricadas por Zbiniew Brzezinski, asesor para Asuntos de Seguridad Nacional, la CIA y el Pentágono (Shaba I, Shaba II, MIG 23, «Brigada Soviética», entre otros) y el auge de las fuerzas progresistas y revolucionarias, en áreas consideradas de intereses vitales para los Estados Unidos, fueron muy bien aprovechadas por los sectores contrarios, quienes lograron que la política hacia la Isla se viese con los mismos lentes con que se miraba a la URSS y se desmarcara del inicial diseño político proyectado al hemisferio. Estos sectores fueron también responsables que predominara la idea en la administración Carter, que Cuba —como condición sine qua nun a un modus vivendi con Estados Unidos— debía dar los siguientes pasos: retirar sus tropas de África, no interferir en ninguna otra región de interés vital para los Estados Unidos —como Centroamérica y el Caribe en 1979—, renunciar a sus vínculos con la URSS, desistir de su solidaridad con la causa independentista del pueblo puertorriqueño y realizar los pagos pertinentes por las propiedades norteamericanas expropiadas a inicios de la Revolución. Luego, con el abandono paulatino del proceso de distensión entre Estados Unidos y la URSS a partir de 1979 y el comienzo de una nueva etapa de guerra fría, se hizo prácticamente imposible la normalización de las relaciones, máxime si la política de Estados Unidos hacia Cuba era conformada a partir de los patrones de la política hacia la Unión Soviética. No fue casual que la idea de la normalización de las relaciones, o de algún tipo de acomodo con la isla, solo se hubiera hecho visible en las etapas de bajas tensiones o relativa distensión entre la URSS y los Estados Unidos, como fueron el año 1963, y los períodos de (1974-1975) y (1977-1978).

De Reagan a Obama.

Después de las experiencias de acercamiento entre ambos países vividas durante los mandatos presidenciales de Ford y Carter, nunca más el gobierno de Washington ha propuesto iniciar un proceso de normalización de las relaciones. No obstante, se produjeron contactos, conversaciones y negociaciones de temas puntuales.

La administración de Ronald Reagan (1981-1989) fue particularmente hostil. Sin embargo, hubo varios contactos entre autoridades de ambos países. De ese período resalta la conversación secreta del vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba, Carlos Rafael Rodríguez, con el secretario de Estado norteamericano, Alexander Haig, celebrada en México, el 23 de noviembre de 1981. En ella Haig, con cierta suspicacia, profirió serias amenazas, entre las que se incluía una posible confrontación con Cuba si esta no se retiraba de Angola y desistía de «subvertir» la realidad de Nicaragua y El Salvador. Por supuesto, el vicepresidente cubano respondió que su país no temía a la confrontación, sino a una confrontación derivada de una falsa percepción yanqui sobre el papel internacional de Cuba. También el dirigente cubano reiteró la posición favorable al diálogo, pero en condiciones de igualdad y respeto mutuo, en el que los principios de Cuba no estarían sujetos a discusión.[23] Meses después, en marzo de 1982, se produjo un encuentro en La Habana entre el embajador del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Vernon Walters y el Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, cuyo objetivo era «mostrar» el interés de Washington de negociar con Cuba. Se realizaron, además, varias rondas de conversaciones en torno al tema migratorio (1984 y 1986); ambos países participaron en las conversaciones cuatripartitas que dieron solución al conflicto en el continente africano, las cuales versaron sobre Angola y Namibia.

En la etapa del mandato presidencial de George H. Bush (1989-1993), prácticamente no hubo conversaciones entre funcionarios de ambos países, a no ser los contactos indirectos relacionados con la aplicación del acuerdo sobre Angola, conversaciones técnicas en materia migratoria y una reunión que sostuvieron el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Isidoro Malmierca, y el secretario de Estado, James Baker, sobre los planes estadounidenses de invasión contra Iraq, dada la condición de Cuba como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Planes que Cuba rechazó de manera rotunda.[24]

Durante el primer mandato de la administración de William Clinton (1993-1996), pese al compromiso anticubano argumentado en la campaña electoral que el presidente estadounidense hiciera con la Fundación Cubana Americana, se observó una flexibilización en la retórica hostil hacia Cuba y la disposición de la Casa Blanca a debatir algunos temas bilaterales. Sin embargo, tanto en el primer mandato como en el segundo (1996-2001), la administración Clinton jamás se propuso normalizar las relaciones con Cuba. Estas solo navegaron por momentos de altas y bajas. La crisis migratoria —en agosto de 1994— o «crisis de los balseros» llevó nuevamente a ambos países a la mesa de negociaciones. Clinton y Fidel Castro intercambiaron mensajes por intermedio del escritor colombiano Gabriel García Márquez y el presidente de México, Carlos Salinas de Gortari. Fidel accedió a resolver el tema migratorio, pero dejó claro que era necesario establecer un nexo en futuras negociaciones con miras a resolver otros temas de las relaciones entre ambos países, los cuales resumían las verdaderas causas de las crisis migratorias. El enlace transmitió el compromiso verbal de Clinton —mensaje enviado a Fidel Castro por intermedio de Salinas de Gortari— de conversar, posteriormente, el tema del bloqueo y otros de importancia con los cubanos.[25] El 9 de septiembre de 1994, se firmó un memorándum contentivo de compromiso para normalizar el flujo migratorio. Meses después, el 2 de mayo de 1995, se alcanzó un nuevo entendimiento sobre la entrada a Estados Unidos de los «balseros» detenidos en la Base Naval de Guantánamo y el compromiso norteamericano de no permitir la inmigración ilegal de cubanos a su territorio. Pese a esto último, Estados Unidos no dejó de aplicar la Ley de Ajuste Cubano, aunque ahora lo hacía bajo la concepción denominada «pies secos, pies mojados». Es decir, los cubanos que emigraran hacia territorio norteamericano y que se detectaran en alta mar se devolverían a suelo cubano, pero los que lograran pisar las playas estadounidenses tenían el derecho, inmediato, de asentarse en los Estados Unidos. En el transcurso de esos meses y los siguientes, el compromiso verbal de Clinton de debatir con Cuba otros temas jamás se materializó. Luego del derribo de dos avionetas de la organización contrarrevolucionaria Hermanos al Rescate, el 24 de febrero de 1996, que violaron flagrantemente el espacio aéreo cubano y lanzaron en su trayectoria material subversivo, precedido de varias provocaciones, el arreglo entre ambas naciones se hizo más inalcanzable.[26] Como represalia a estos hechos, Clinton accedió a ratificar la ley Helms-Burton, iniciativa impulsada en el Congreso por los elementos vinculados a la mafia cubano-americana de la Florida.

A la administración de William Clinton, le sucedió la de G. Bush (hijo), que abarcó el período 2001-2008, cuyo mandato aportó muchos más elementos negativos a las ya tensas relaciones.[27]

La política que la actual administración de Barack Obama está aplicando a Cuba, la considero la más inteligente —en los objetivos pérfidos de siempre— que gobierno norteamericano haya practicado jamás contra la Revolución cubana. En su campaña electoral, aunque por sus planteamientos se podía prever su actual comportamiento, llegué a pensar que se le pondría fin al bloqueo impuesto a la Isla. Tal idea fue motivada por un documento desclasificado perteneciente al período de Carter, en el que dos altos funcionarios le decían al presidente:

Aunque incluso un levantamiento parcial del embargo es imposible por el momento, debemos reconocer el efecto que podría tener con el tiempo, no sobre las actitudes de Castro sino sobre el entramado de la sociedad cubana. El regreso durante el último año de 100 000 cubanos-americanos para realizar visitas breves puso a Cuba en contacto con el magnetismo económico y cultural de los Estados Unidos y probablemente tuvo un efecto mayor en cuanto a abrir a Cuba que cualquier otra cosa hecha antes por los Estados Unidos. Levantar el embargo y abrir Cuba a las empresas y los contactos estadounidenses no podrían dejar de afectar al régimen de Castro. [28]

A sostener ese criterio me llevó también el hecho que, el propio ex presidente Carter expresó en una ocasión que la normalización de las relaciones con la Isla «pudiera ser la vía más idónea que conduzca a Cuba al cambio» tan ansiado por los grupos de poder estadounidenses. Un planteamiento parecido provino de quien fuera durante su gobierno asistente para América Latina del Consejo de Seguridad Nacional, Robert Pastor: «Las relaciones normales entre Washington y La Habana podrían hundir a Cuba». [29]

Hoy día, algunas personalidades del establishment norteamericano defienden la idea que la normalización de las relaciones con Cuba deben estar precedida por el levantamiento del bloqueo —piedra angular de la política estadounidense hacia la nación cubana— para por esa vía intentar lograr la transición capitalista en la isla; objetivo que no ha sido logrado, durante más de 50 años, con métodos agresivos. Este grupo considera que los Estados Unidos no debe aislarse de Cuba por medio de un bloqueo anacrónico, sino más bien acercarse a ella y establecer la mayor cantidad de puentes culturales y económicos, para invadirla a través de personas, ideas e información; estrategia que daría al traste con el régimen cubano. Es decir, proponen beneficiarse del efecto que produzca una sociedad rica y poderosa —como la de los Estados Unidos— en el entramado social de un país con dificultades económicas y carencias materiales, como las existentes en isla de Cuba.

Luego, los trabajos de Esteban Morales sobre este tema, me hicieron comprender que por el momento, Obama no levantaría el bloqueo, que su política sería aún más inteligente y peligrosa, pues la manera de instrumentar el bloqueo contra la isla sería una de las fichas predilectas en su juego subversivo. Morales ha explicado muy bien su hipótesis en varios trabajos y conferencias académicas: la administración Obama divide el bloqueo en dos, en lo que afecta al ciudadano común lo flexibiliza y da una buena cara (ejemplo de ello es la flexibilización de las restricciones a los viajes de los cubanoamericanos para visitar a sus familiares, aumento del envío de remesas y paquetes y la posibilidad de que los familiares en Cuba reciban, desde Estados Unidos, el pago de internet y teléfonos celulares), mientras en lo que afecta directamente al gobierno cubano —también al ciudadano común, pero indirectamente— lo refuerza. Nótese la cantidad de sanciones que el gobierno estadounidense ha aplicado a empresas y bancos de terceros países que comercian y negocian con Cuba, desde que Obama asumió la presidencia. De esta manera, el gobierno norteamericano pretende crear una división entre el pueblo cubano y su gobierno, además de incentivar con sus medidas a que los ciudadanos cubanos dependan cada vez menos del estado, convirtiéndose en posibles agentes de cambio y de más fácil influencia subversiva. También el objetivo es poner contra la pared al gobierno revolucionario, dejarlo sin alternativas de resistencia, pues si se levantara el bloqueo el gobierno cubano adquiriría inmediatamente más capacidad económica y, claro está, tendría más posibilidad de revertir toda la política de subversión al poder dar respuesta a muchas de las carencias y necesidades que sufre nuestro pueblo. De esta manera, como bien ha señalado Esteban Morales, Estados Unidos continúa con su política de garrote y zanahoria, «solo que bajo el liderazgo de un presidente que es capaz de utilizar de manera más inteligente, tanto la zanahoria como el garrote».[30] Al mismo tiempo que el bloqueo es utilizado como instrumento subversivo, la administración Obama repite los mismos errores de sus predecesores al utilizarlo como principal carta de negociación y presionar a Cuba para que cambie su sistema político interno y lo ajuste a su falso modelo de democracia. Hay que decir también, que Obama está cumpliendo con la promesa formulada a la extrema derecha de Miami, cuando les aseguró, en plena campaña electoral, que el bloqueo no sería levantado. Por supuesto, no se puede dejar de señalar que —pese a que la política de la actual administración es verdaderamente peligrosa para nuestro proyecto socialista— la misma se sigue desplegando a pesar de tener en contra algunas variables de importancia, como la propia crisis económica que vive el sistema capitalista, el apoyo que Cuba recibe de la comunidad internacional —especialmente de los países de América Latina y el Caribe-, los múltiples conflictos armados que enfrenta hoy el gobierno de los Estados Unidos hacen, así como la cultura de resistencia del pueblo cubano y su arraigada conciencia antiimperialista. Sin embargo, el mayor escollo que siempre encontrará el gobierno de los Estados Unidos en su política, será la capacidad interna que muestre la Isla a la hora de enfrentarla. Y ello depende sobre todo de que, pese a la agresividad del imperialismo norteamericana, Cuba logre perfeccionar su sistema socio-económico y político. También fortalecerse desde el punto de vista ideológico y cultural.

Algunas consideraciones finales.

Podemos concluir que solo durante las administraciones de Gerald Ford (1974-1977) y de James Carter (1977-1981) se abrieron procesos con la intención de avanzar hacia la «normalización» de las relaciones, pues el tenue intento de explorar un modus vivendi, durante el mandato presidencial de J.F.Kennedy (1961-1963), quedó trunco al producirse el asesinato del presidente norteamericano.

Debemos destacar que fue la administración Carter la que más progresos mostró en cuanto a la mejoría de las relaciones con Cuba, pero como había ocurrido durante el mandato presidencial de Gerald Ford, solo algunos sectores del gobierno de Carter tenían un interés táctico por normalizarlas, y este se derivaba del reconocimiento de la consolidación de la Revolución cubana y del fracaso de la política agresiva. La cambiante situación internacional y la realidad interna en los Estados Unidos también presionaron en función de adoptar ese camino. [31]

La táctica ideada se apoyaba en ofrecer a Cuba una normalización de las relaciones a cambio de limitar su activismo internacional y alejarla, paulatinamente, de la «órbita soviética», pero desde el punto de vista estratégico el gobierno de los Estados Unidos no renunciaría a lograr una transición capitalista en Cuba. «Sentía entonces, como ahora, que la mejor vía para lograr un cambio en el régimen comunista cubano era el restablecimiento del comercio, las visitas y las relaciones diplomáticas»,[32] señaló el ex presidente Carter en una entrevista concedida en 2004.

Recuérdese, además, que fue durante los años de Carter en la Casa Blanca, después de creadas las Oficinas de Intereses en ambas capitales, que su sección en La Habana comenzó una intensa labor subversiva en la isla. Ya entre 1978-1979 se registraban acciones de reclutamiento de contrarrevolucionarios por parte de los funcionarios de la SINA, con el objetivo de fomentar la oposición interna. Tanto fue así que, en 1987, serían denunciadas, a través de los medios masivos de difusión de Cuba, las actividades de varios oficiales de la CIA, nombrados durante la etapa de Carter, que estaban realizando actividades subversivas y de espionaje en nuestro país con fachadas de diplomáticos, en abierta violación de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas.

Resumiendo, podría decirse que la idea, que manejó la administración Carter en sus inicios, contemplaba el intento de «normalizar» las relaciones con la isla y, dado que la revolución cubana estaba consolidada, socavarla desde dentro a más largo alcance, estableciendo vínculos culturales y económicos cada vez más estrechos con la sociedad capitalista norteamericana, al tiempo que su Oficina de Intereses, encubiertamente, hacía labores de subversión e inteligencia teniendo como uno de sus objetivos fundamentales el fomento de una oposición interna. Pero la primera tarea era lograr que Cuba moderara su activismo internacional, especialmente en África, y ahí es donde la política norteamericana encontraría su principal escollo.

No descarto que algunas figuras de los distintos gobiernos estadounidenses, que han expresado su deseo de que exista una relación normal con Cuba, lo hayan hecho apartándose de la idea de lograr un cambio de régimen por esta vía, pero eso ha sido más la excepción que la regla.

Entretanto, Cuba sigue mostrando su interés y disposición –como se ha evidenciado en numerosos discursos del general de Ejército, Raúl Castro Ruz- a sentarse en la mesa de conversaciones con los Estados Unidos, sin condicionamientos y sobre la base de los principios de igualdad, reciprocidad, no injerencia en los asuntos internos y el más absoluto respeto a la independencia y la soberanía. En mi opinión, esa es la línea más correcta, pues si bien no podemos aspirar a que el gobierno de los Estados Unidos renuncie a sus propósitos y aspiraciones con relación al destino de Cuba –eso sería como pedirle peras al olmo-, al menos sí podemos abogar por un escenario en el que se abandonen los instrumentos de la agresividad clásica que ha caracterizado la política de los Estados Unidos hacia Cuba y se avance hacia un modus vivendi entre adversarios ideológicos.

Notas.
[1]“Aunque se conoce poco, desde que el gobierno de Eisenhower rompió relaciones con Cuba, el 3 de enero de 1961, todos los presidentes han establecido algún tipo de diálogo con Fidel Castro —con la excepción de George W. Bush—. Desde Kennedy a Clinton, gobiernos estadounidenses, uno tras otro, han negociado acuerdos migratorios, tratados contra el terrorismo, acuerdos de lucha contra el narcotráfico y acuerdos bilaterales de otro tipo. Tras bambalinas, los Estados Unidos y Cuba han recurrido a menudo a la diplomacia clandestina para analizar y resolver crisis, que van desde tensiones en la base militar estadounidense en Guantánamo hasta los planes terroristas contra Cuba”. Véase en Peter Kornbluh and William M. Leogrande, “Talking with Castro”, en Cigar Aficionado, febrero de 2009.
[2] Ejemplo de ello fueron las negociaciones desarrolladas durante la administración Johnson respecto al tema migratorio; las ocurridas bajo el mandato de Nixon y que condujeron a un acuerdo entre ambos países contra secuestros aéreos y marítimos; las que culminaron en el acuerdo migratorio de 1984, durante la administración Reagan y que, debido a las estremecedoras victorias de los cubanos en suelo africano tuvo que consentir, también Reagan, en 1988, para solucionar el conflicto bélico en ese continente; también están las celebradas para resolver la crisis migratoria de 1994, durante la administración Clinton.
[3] Para ampliar, véase Elier Ramírez Cañedo, “J.F.Kennedy y la idea de la dulce aproximación a Cuba”, en la revista La Jiribilla, marzo 2010, No. 463.
[4] Citado por Piero Gleijeses en Misiones en Conflicto: La Habana, Washington y África. 1959-1976, Editorial de Ciencias Sociales, 2da ed., p.47, La Habana, 2004.
[5] Memorándum de Gordon Chase a Bundy, 11 de abril de 1963, documentos desclasificados, (traducción del ESTI), en www. gwu.edu /~nsarchiv/, (Internet).
[6] 11 de enero de 1975, en el aeropuerto La Guardia, New York, participan por Cuba, Néstor García Iturbe, consejero de la Misión Cubana en Naciones Unidas, y Ramón Sánchez Parodi, funcionario del Comité Central del PCC, y por los Estados Unidos, Lawrence Eagleburger, del Departamento de Estado y el periodista estadounidense Frank Mankiewicz,. El 9 de julio de 1975, en el hotel Pierre, New York, participan por Cuba, Ramón Sánchez Parodi y Nestor García Iturbe, y por los Estados Unidos, Lawrence Eagleburguer y William Rogers, subsecretario de Estado para asuntos interamericanos. 12 de enero de 1976, en el Aeropuerto Nacional de Washington, participa por Cuba, Néstor García Iturbe, y por los Estados Unidos, William Rogers. El 7 de febrero de 1976, en el Aeropuerto Nacional de Washington, participa por Cuba, Néstor García Iturbe, y por los Estados Unidos, Lawrence Eagleburguer.
[7] Cuba gozaba de una buena situación económica no solo por el respaldo de la URSS, sino también por los precios que alcanzó en esos momentos el azúcar en el mercado internacional. La posibilidad para Estados Unidos de comerciar directamente con Cuba no era nada despreciable, en momentos en que su economía atravesaba una aguda crisis y otros países se les estaban adelantando en los negocios con la mayor de las Antillas.
[8] Entre 1972 y 1973, Perú, Argentina y cuatro países caribeños recién independizados establecieron relaciones diplomáticas con Cuba
[9] El 28 de enero de 1975 el funcionario de la embajada canadiense Vernon Turner le expresó al vicesecretario adjunto para Asuntos Canadienses Richard Vine que su gobierno consideraba que un cambio en la política de los Estados Unidos sobre el comercio con Cuba de las subsidiarias en terceros países era una cuestión de la mayor importancia en las relaciones entre Estados Unidos y Canadá.
[10] A mediados de enero de 1975, el vicepresidente cubano Carlos Rafael Rodríguez visitó Francia, fue la primera visita de un dirigente cubano a ese país, desde 1959. París concedió a Cuba una línea de crédito de $350 millones para 1975-1976. En mayo, Rodríguez encabezó una delegación a Londres donde concluyó un trato, por un enorme crédito de $550 millones. Por su parte, Japón se convirtió en el mayor socio comercial, no socialista, de Cuba.
[11] Barry Sklar, “El Congreso y la Normalización de Relaciones con Cuba”, The Library of Congress, Congresional Research Service, pp.146-147, Washington, 1977.
[12] Lars Schoultz, That Infernal Little Cuban Republic. The United States and the Cuban Revolution, p. 269, The University of North Carolina Press, 2009.
[13] Citado por Néstor García Iturbe, en De Ford a Busch, Ob. cit, p.18. Editora Política, La Habana, 2008.
[14] Vivió en Colombia, entre 1981 y 1998, donde estuvo vinculado académicamente a la Universidad Nacional, entre 1995 y 1998, y a la Universidad de los Andes, entre 1982 y 1994. Fue columnista del diario El Tiempo y colaborador de diversas revistas. Tiene un PhD en relaciones internacionales de The Johns Hopkins University of Advanced International Studies. Autor de Hacia una nueva estrategia internacional: el desafío de Néstor Kirchner y Globalización, narcotráfico y violencia: siete ensayos sobre Colombia.
[15] Juan G. Tokatlian, Introducción, en Colectivo de Autores, Cuba-Estados Unidos: Dos Enfoques, (edición y compilación de Juan G. Tokatlian), CEREC, Argentina, 1984.
[16] Memorándum de Harry Shlaudeman a William Rogers, 27 de marzo de 1975, (Traducción del ESTI), en www. gwu.edu /~nsarchiv/ (Internet),.
[17] Directiva Presidencial/NSC-6, 15 de marzo de 1977, The Carter Administration. Policy toward Cuba: 1977-1981, (Traducción del ESTI), Documentos desclasificados, Biblioteca del ISRI. (Véase anexo 11)
[18] Esta era una agenda de negociación equívoca desde su génesis, pues se mezclaban los temas bilaterales y los multilaterales, entrando con estos últimos en terreno soberano de Cuba, específicamente en la política exterior de Cuba. Ello fue un ejemplo más de que Estados Unidos nunca ha admitido que Cuba practique una política exterior independiente.
[19] Directiva Presidencial/NSC-6, 15 de marzo de 1977, The Carter Administration. Policy toward Cuba: 1977-1981[20] Ob. cit., (Traducción del ESTI), documentos desclasificados, Biblioteca del ISRI).
[21] Las figuras del ejecutivo partidarias del acercamiento condicionado a Cuba se vieron respaldadas por el cambio a su favor de la composición del Congreso, luego de las elecciones del órgano legislativo en 1978.
[22] El anuncio fue hecho luego de una visita de 3 días del más numeroso grupo de legisladores estadounidenses que había visitado Cuba desde 1959 (10 legisladores). Los legisladores encabezados por el demócrata por Wisconsin, Henry Reuss, se entrevistaron con Fidel Castro.
[23] Conversación del vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba, Carlos Rafael Rodríguez ,con el secretario de Estado de los Estados Unidos, Alexander Haig, celebrada en México el 23 de noviembre de 1981, en: htpp//: wilsoncenter.org/topics/pubs/ACF195. pdf, (Internet).
[24] Entrevista realizada a Josefina Vidal Ferreiro, Directora de América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, el 23 de abril de 2010.
[25] Véase Carlos Salinas de Gortari, “Una mediación desconocida: El diálogo entre los presidentes de Cuba y Estados Unidos”, en: México. Un Paso Difícil a la Modernidad, pp. 247-263, Plaza & Janés Editores, S.A., Barcelona, 2000.
[26] Cuba había advertido por varias vías al gobierno de Estados Unidos sobre estos vuelos que violaban el espacio aéreo cubano y sobre los riesgos y problemas que podía provocar. A pesar de todas las advertencias, la provocación se consumo y Cuba se vio obligada, ante el peligro a su seguridad nacional, a derribar las avionetas de la organización “Hermanos al rescate “.
[27] Esteban Morales Domínguez, “Una hipótesis sobre la estrategia de Obama hacia Cuba”, Espacio Laical, 4/ 2009.
[28] Memorándum de Peter Tarnoff y Robert Pastor a Carter, 17 de junio de 1980, The Carter Administration. Policy toward Cuba: 1977-1981, (documentos desclasificados, Biblioteca del ISRI) (Traducción del ESTI).
[29] Entrevista realizada a Robert Pastor por Juan O. Tamayo, en: Posted on Sun, 25 de octubre de 2009
[30] Esteban Morales Domínguez, “Una hipótesis sobre la estrategia de Obama hacia Cuba”, Espacio Laical, 4/ 2009.
[31] Para ampliar véase Elier Ramírez Cañedo, “La Política de la administración Carter hacia Cuba (1977-1981), Tesis de Maestría, Facultad de Filosofía e Historia, 2008.
[32] Entrevista realizada a Carter por Peter Kornbluh y William M. Leogrande, 2004, citada en: “Talking with Castro”, en Cigar Aficionado, febrero de 2009.
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...