Tira Cuba

Tira Cuba

lunes, 11 de enero de 2016

Comunicado de Comunistes de Catalunya sobre el acuerdo de investidura entre JxSí y CUP-CC

Tomado de Comunistes de Catalunya.

Comunistas de Cataluña rechazamos el acuerdo alcanzado entre los grupos parlamentarios de Junts Pel Sí y la CUP-CC por la investidura de Carles Puigdemont como Presidente de la Generalidad de Cataluña.

Las elecciones al Parlamento de Cataluña del pasado 27 de septiembre fueron condicionadas por el carácter plebiscitario que impusieron los partidos independentistas durante la campaña electoral. El resultado de las elecciones en votos supuso que los partidos independentistas frotaran el 50%, sin llegar a superarlo. Los y las comunistas expresamos nuestro rechazo al planteamiento plebiscitario de unas elecciones al Parlamento, por diversos motivos. En primer lugar, por considerarlo parte de una estrategia de refundación de CDC como partido de la burguesía catalana, actualmente en una profunda crisis por los casos de corrupción y por la aplicación de políticas reaccionarias de austeridad criminal. En segundo lugar, por considerar que en ningún caso unas elecciones al Parlamento podían sustituir la legitimidad de un referéndum de autodeterminación. Finalmente, por considerar que este planteamiento sólo sirve para concentrar la atención en el conflicto nacional y obviar el conflicto social, para incidir en la división de las clases populares y para favorecer en la perpetuación del régimen oligárquico, tanto en Cataluña como en el Estado Español.

El sistema electoral escasamente representativo vigente en Cataluña permitió que, a pesar de no contar con una mayoría del 50% en votos, los partidos independentistas sí dispusieran de una mayoría parlamentaria en escaños. Sin embargo, esta mayoría independentista estaba dividida en dos bloques principales, JxSí y la CUP, con planteamientos políticos a priori muy diferentes. Desde el mismo 27 de septiembre, la mayor parte de los medios de comunicación catalanes, afines a los intereses de la oligarquía catalana, presionaron para que la CUP invistiera a Artur Mas como Presidente (la posibilidad de esta candidatura negaba su programa electoral). La presión mediática sobre la CUP ha sido absolutamente desproporcionada y ha llegado, en muchos casos a grados de acoso público especialmente despreciable. Sin embargo, parece haber hecho su efecto. Tras varias y largas asambleas en las que la CUP ha negado una y otra la posibilidad de investir a Artur Mas, para representar una Convergencia neoliberal y corrupta, ha acabado aceptando un candidato que representa los mismos valores y los mismos intereses de clase.

En Comunistas de Cataluña rechazamos el acuerdo entre JxSí y la CUP porque entendemos que supone la sumisión del movimiento soberanista popular por el derecho a decidir a los intereses partidistas de la burguesía catalana para seguirse manteniéndose en el poder. Lo rechazamos porque tenemos el convencimiento de que vierte a Cataluña en el callejón sin salida de una decisión unilateral que no cuenta con el apoyo popular suficiente, no se asienta en bases firmes, ni tiene posibilidades de desarrollo. Lo rechazamos porque lo entendemos como una oportunidad perdida de construcción de una verdadera alternativa de Unidad Popular en nuestro país y en el conjunto del Estado. Lo rechazamos porque lo consideramos el entierro del Proceso Sobiranista y la institucionalización de un procesismo reaccionario. Lo rechazamos porque establece el pretexto necesario para justificar al Estado una gran coalición de las fuerzas sistémicas, en un momento de profunda debilidad del Régimen del 78. Lo rechazamos porque es un acuerdo que fortalece la estrategia política de la oligarquía, de una segunda transición teledirigida mediáticamente que asegure la perpetuación de las estructuras económicas de dominación.

Para Comunistas de Cataluña, la investidura de Carles Puigdemont como Presidente de la Generalitat es una maniobra más de manipulación política y de oportunismo de la élite económica catalana, que proporciona oxígeno y un mayor margen de movimiento a la oligarquía catalana y española para reconducir la salida sistémica a la crisis económica, la crisis institucional y la crisis social que padecemos. Para la clase trabajadora de Cataluña, Carles Puigdemont no es diferente a Artur Mas. Es representante de los mismos intereses de clase, del mismo proyecto político neoliberal y de la misma red clientelar de los Pujol, los Prenafeta y Millet. Puigdemont ha destacado, además, para representar el ala más conservadora, retrógrada y reaccionaria del catalanismo burgués, habiéndose posicionado abiertamente a favor del régimen sionista de Israel, en contra del aborto o en favor de una concepción etnicista y clasista del nacionalismo catalán.

Comunistas de Cataluña seguirá trabajando activamente por la Unidad Popular y por un Proceso Constituyente en Cataluña que conduzca a la constitución de una República Catalana, Social, Democrática y Libremente Federada. Nuestro compromiso camina por el único camino que puede llevarnos a estos objetivos: la unidad de las clases populares, la reivindicación de un referéndum de autodeterminación, y el trabajo codo a codo, desde los valores de la solidaridad y la internacionalismo, con el resto de fuerzas progresistas y rupturistas de todos los pueblos de España que luchan por el derribo del Régimen del 78.

¡Por la República Catalana, Unidad Popular!

Comunistes de Catalunya
Secretariado
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...