Tira Cuba

Tira Cuba

martes, 23 de junio de 2015

XIII Encuentro de Solidaridad con Cuba del Estado español: solidaridad más fuerte y necesaria que nunca contra bloqueo y guerra mediática

Tomado de Cubainformación

En esto evento, que se celebra cada dos años, participaron 46 organizaciones –asociaciones de amistad con Cuba, partidos de izquierda y diversos colectivos solidarios- y 184 participantes inscritos, llenando el máximo del aforo del Centro de Historias de Zaragoza.

Dio inicio con un homenaje al poeta y Apóstol de la Independencia “José Martí”, quien residió un tiempo en la ciudad de Zaragoza, y con las palabras de Miguel Moré, Segundo Jefe de la Misión diplomática cubana en Madrid.

El Encuentro aprobó la línea de trabajo político del Movimiento Estatal de Solidaridad con Cuba, teniendo en cuenta el nuevo momento histórico que vive Cuba, tras el inicio del diálogo con el Gobierno de EEUU hacia una normalización de relaciones, y dentro de un proceso de transformaciones del modelo económico del país.

Este XIII Encuentro ha tenido un significado especial, además, porque es el primero tras la liberación, el 17 de diciembre pasado, por parte del Gobierno de EEUU, de tres de Los Cinco Héroes cubanos que aún continuaban en cárceles norteamericanas. La libertad de Los Cinco ha sido leiv motiv de las campañas del Movimiento de Solidaridad durante los últimos 16 años, y elemento clave de trabajo político en los últimos encuentros de solidaridad. En este encuentro de Zaragoza, además, participó, por primera vez, uno de Los Cinco Héroes, Fernando González.

Intervinieron como panelistas varias personalidades llegadas de Cuba, entre ellas el citado Fernando González, hoy Vicepresidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), quien tomó parte en la mesa “Justicia o injusticia internacional”, junto a Francisco Palacios, Profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Zaragoza y quien fuera asesor del Gobierno de Venezuela y en el proceso constituyente de Ecuador; Rosa y Paco Bernal, artistas plásticos y miembros de la Asociación de Solidaridad con Cuba “Camilo Cienfuegos” de Alicante; y Araceli Escudero, del Comité por Los Cinco de Madrid.

Fernando González insistió en la necesidad de aprovechar el enorme caudal solidario en red que hoy constituyen cientos de comités por Los Cinco cubanos existentes en el mundo. En el Encuentro se discutieron diversas fórmulas de readaptación de estos comités, entre ellas su conversión en comités de solidaridad con los países del ALBA, comités contra el bloqueo a Cuba y otras fórmulas, sobre las que existe un debate aún no concluido.

El Vicepresidente Primero del ICAP Elio Gámez disertó sobre la readaptación de la estrategia de la solidaridad internacional con Cuba en el nuevo marco histórico, a partir de la victoria para Cuba que supuso la liberación de Los Cinco Héroes y el inicio del diálogo con el Gobierno de EEUU. Hoy, remarcó, la prioridad es empujar entre todos par conseguir el fin del bloqueo económico, financiero y comercial de EEUU a Cuba.

En este sentido, se anticipó la propuesta de organizar una movilización mundial simultánea en contra del bloqueo, y una campaña de envío de firmas a la Casa Blanca exigiendo medidas para su definitiva eliminación.

En la mesa “El bloqueo y la desinformación de los mass media”, el asesor del Consejo de Estado y exministro de Cultura de Cuba Abel Prieto Jiménez recordó que los medios internacionales tratan de divulgar, entre otros elementos de intoxicación, que Cuba camina hacia el capitalismo, lo que sería prueba del fracaso del proyecto revolucionario. “Hay personas -amigas de Cuba- preocupadas por la hipotética imagen de un McDonalds en la Plaza de la Catedral de La Habana Vieja”, ejemplificó de manera irónica Abel Prieto, y remarcó que una tarea de la solidaridad es –precisamente- ayudar a desmontar estos mensajes falsos y desmovilizadores.

En la misma mesa, José Manzaneda, coordinador de Cubainformación y miembro de la asociación vasca Euskadi-Cuba, realizó una propuesta de debate sobre qué puede hacer el Movimiento de Solidaridad frente a la guerra mediática contra Cuba, a través de 13 preguntas, que abrieron paso a intervenciones de varias organizaciones. Como conclusión, el XIII Encuentro decidió celebrar, en los próximos meses, un taller específico dedicado a iniciar el camnio hacia la creación de una Estrategia de Comunicación del Movimiento de Solidaridad con Cuba, que sería coordinada por el equipo de Cubainformación.

El exministro de Economía de Cuba y actual asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial José Luis Rodríguez realizó una brillante exposición sobre las perspectivas económicas de Cuba y aclaró numerosas dudas sobre el proceso de actualización económica que vive el país.

En la mesa “La Mujer y la Juventud hoy” se comparó la situación de los derechos de mujeres y jóvenes entre el Estado español y Cuba, con intervenciones de Arantza Gracia, del Movimiento Feminista de Aragón, de Jorge Sanz, del Movimiento Juvenil de Aragón, y de la Directora del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas de La Habana María Isabel Domínguez. Domínguez realizó una exposición sobre derechos conquistados por las mujeres cubanas en el ámbito público, y de los retos y conquistas aún pendientes, principalmente en el ámbito privado. Recordó que Cuba es uno de los pocos países con un parlamento paritario -sin una ley de cuotas- y que el 66 % de las personas profesionales empleadas son mujeres.

El Encuentro culminó con la intervención del Embajador de Cuba ante el Reino de España Eugenio Martínez Enríquez, que habló sobre el momento de las nuevas relaciones entre Cuba y EEUU, proceso que consideró “irreversible” y al que –subrayó- no se habría llegado sin la resistencia del pueblo cubano que, sin concesión de principios, ha sentado a dialogar a la Casa Blanca en pie de igualdad.

El XIII Encuentro aprobó la llamada Carta de Zaragoza, como resolución del Encuentro, en la que se lee que “el objetivo imperial (tanto estadounidense como europeo) no ha variado un ápice y éste sigue siendo acabar con el ejemplo de la Cuba revolucionaria, faro para los pueblos oprimidos”. Además, reafirma el apoyo de las organizaciones al ejemplo de solidaridad que Cuba brinda al mundo: “En Cuba, Patria significa Humanidad, y su apoyo a las causas justas no ha conocido fronteras. Más de 50.000 profesionales de la salud y la educación repartidos por el mundo, trabajando en las zonas más pobres o dañadas del planeta, son buenos embajadores de la solidaridad cubana”.

En la Carta de Zaragoza, se exige al Gobierno de EEUU “el inmediato, total e incondicional levantamiento del bloqueo económico y político a Cuba, la devolución de la base de Guantánamo, territorio ilegítimamente ocupado y utilizado por EEUU como centro de torturas, y el fin de la manipulación mediática contra Cuba y su Revolución”.

Es esta resolución, se incluyen otros aspectos, como una declaración de solidaridad con Venezuela y otros países del ALBA sometidos a campañas de desestabilización, y un mensaje de apoyo a la lucha del pueblo saharaui por su independencia.

La Carta de Zaragoza también respalda de manera explícita el proyecto Cubainformación, que considera una herramienta indispensable del Movimiento de Solidaridad con Cuba.

El próximo XIV Encuentro, en 2017, se celebrará en la ciudad vasca de Bilbao, y será organizado por la asociación de amistad Euskadi-Cuba. Este Encuentro coincidirá, además, con el 10º aniversario de la creación –precisamente en Bilbao, por la citada asociación- del medio Cubainformación.

CARTA DE ZARAGOZA. XIII ENCUENTRO ESTATAL DE SOLIDARIDAD CON CUBA. ZARAGOZA 12, 13 Y 14 DE JUNIO DE 2015.

“No importa donde se nace, ni donde se muere, sino donde se lucha”.

En 1959, la mayor de las Antillas pasó a ser el desafiante Caimán Barbudo que cambió el destino de los pueblos. Se consumaba así la Revolución Pospuesta, la arraigada lucha de un pueblo por su libertad, con el matrimonio entre las ideas martianas y las tesis marxistas como principal arma. Este proceso dejó patente que la liberación nacional y la emancipación de la opresión burguesa se necesitan mutuamente en un territorio secularmente colonizado.

La Isla Infinita (tal como la denominaban sus pueblos originarios, sin saber cuán proféticas resultarían estas palabras en el espacio y el tiempo) debió hacer frente desde ese momento a todo tipo de ataques por parte de la maquinaria colonial capitalista. Intentos de invasiones mercenarias, atentados terroristas, tentativas de magnicidio, introducción de enfermedades y plagas, toneladas de propaganda y mentiras y un bloqueo criminal no sirvieron para doblegar la resistencia del pueblo cubano.

Lejos de claudicar, Cuba ha edificado una sociedad muy superior a la de los países del llamado “primer mundo”. Es un territorio libre de analfabetismo, y no sólo en términos de lecto-escritura sino también en sentido político. Allí, la política y la economía están al servicio de la mayoría social -del pueblo trabajador-que participa activamente en las instituciones creadas por la Revolución, y se distribuye la riqueza de forma equitativa para cubrir las necesidades de la población. En los países capitalistas, la política y la economía están al servicio de una minoría, que dispone de las principales instituciones para ejercer su dominación y para garantizar la obtención del máximo beneficio, manteniendo la acumulación de la riqueza en pocas manos. En la Isla, por tanto, está meridianamente claro que una buena cobertura de salud y una excelente educación universales y gratuitas y el hecho de ser el único país de Latinoamérica sin desnutrición infantil, entre otras cosas, no son los ingredientes de una democracia digna de tal nombre, sino su condición necesaria e irrenunciable.

Esta victoria de la dignidad ha obligado cinco décadas más tarde a un cambio en la estrategia agresora. Sabemos, sin embargo, que el objetivo imperial (tanto estadounidense como europeo) no ha variado un ápice y que éste sigue siendo acabar con el ejemplo de la Cuba revolucionaria, faro para los pueblos oprimidos y para las gentes que luchan por un mundo verdaderamente libre.

En este Encuentro contamos con la presencia de Fernando González, héroe cubano, tan sólo seis meses después de la liberación de Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero.

Desde aquí, mostramos nuestra alegría más profunda por la completa libertad de los Cinco y les mandamos un cariñoso saludo de reconocimiento a su resistencia. Además, por supuesto apoyamos a Cuba en el camino de negociaciones con los EE. UU.

Conscientes de que nuevas y complejas dificultades acechan el proyecto socialista de la Isla, reafirmamos nuestra solidaridad con el pueblo cubano, entendiendo que la lucha es una sola: la de la justicia y el equilibrio, con el socialismo como base imprescindible, frente a la barbarie del capitalismo; un sistema genocida, etnocida y ecocida que conlleva la destrucción misma del planeta.

En Cuba, Patria significa Humanidad, y su apoyo a las causas justas no ha conocido fronteras. Más de 50.000 profesionales de la salud y la educación repartidos por el mundo, trabajando en las zonas más pobres o dañadas del planeta, son buenos embajadores de la solidaridad cubana. La acción conjunta con la Nicaragua Sandinista, con Angola, con Vietnam..., con una larga lista de los territorios que lucharon y luchan por su liberación, es indistinguible del combate por mantener su propia libertad. El referente para tantos pueblos de América Latina ha sido clave además, con su ejemplo solidario y de unidad, en los actuales procesos de integración regional que están creando un contrapoder bajo parámetros de mayor soberanía, justicia y equidad, y en el apoyo a su profundización hacia la consecución del socialismo.

Sabemos imprescindible la conquista de un marco socialista para poder crear sociedades sin discriminación de clase, de género, de etnia, generacionales o de cualquier tipo; sostenibles y no depredadoras. En ese proceso de lucha nos encontramos, compartimos vivencias y unimos fuerzas para construir ese mundo necesario y cada vez más urgente, y, por ello, recogemos el ejemplo internacionalista y el cúmulo de saberes de la democracia cubana para enriquecer nuestra construcción de alternativas.

Asímismo, seguiremos dando a conocer a la opinión pública los logros y conquistas de la Revolución Cubana y potenciando para ello el magnífico trabajo de medios tan serios como Cubainformación. Saludamos además, la celebración de la II Conferencia Internacional Con Todos y para el Bien de Todos, que se celebrará en el Palacio de Convenciones de La Habana, del 25 al 28 de enero del 2016.

Desde el XIII Encuentro Estatal de Solidaridad con Cuba, y las organizaciones firmantes, reafirmamos nuestro apoyo a la Revolución Cubana, nuestra solidaridad con los proyectos anti-imperialistas que se están dando en América Latina y el Caribe, (tanto a nivel de estado como de movimientos de resistencia organizada), nuestro apoyo a la Alianza Bolivariana para la Américas (ALBA), así como nuestro compromiso con la paz y contra las guerras del capital.

Además, mostramos nuestro especial rechazo a los actuales ataques contra la soberanía de Venezuela y de Ecuador, y seguiremos denunciando toda agresión contra Cuba y defendiendo con firmeza sus exigencias, que son las nuestras:

-el inmediato, total e incondicional levantamiento del bloqueo económico, financiero y comercial a Cuba.

-el cese inmediato de las injerencias imperiales en los asuntos internos de Cuba.

-la devolución de la base de Guantánamo, territorio ilegítimamente ocupado y utilizado por EE.UU. como centro de torturas.

-el fin de la manipulación mediática contra Cuba y su Revolución
Socialismo o muerte. Venceremos.


 
 

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...