Tira Cuba

Tira Cuba

miércoles, 26 de octubre de 2016

¿Una abstención estratégica de EE.UU o un fracaso declarado?

Resultados de la 25 votación en la ONU contra el Bloqueo.

#YoVotoVsBloqueo #SolidaridadVsBloqueo #ONUvsBloqueo #ONU191vsBloqueo
Por Gustavo de la Torre Morales

El resultado de este 26 de octubre de 2016, en las Naciones Unidas, donde se votó el Informe presentado por Cuba, en referencia a la Resolución 70/5 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, es la muestra de una ardua resistencia del pueblo cubano, de la gran lucidez del gobierno revolucionario y de todo el tzunami solidario de la comunidad internacional.

Los representantes de los EE.UU durante todos estos 24 años se han mostrado con gran impertinencia y con ínfula de creerse con el pleno derecho de actuar con injerencia con referencia a Cuba (como comúnmente actúa en su política internacional con el resto de los pueblos).

Sin embargo, este 26 de octubre se ha dado un giro inesperado por parte del representante del gobierno estadounidense, cuando en la votación apretó el botón de abstención.

A primera vista es una actitud contradictoria, cuando lo que se ha votado es una condena a una política que su propio presidente, Barack Obama, ya en el 2014 dijo públicamente que era un fracaso. Lo más coherente sería que ya en el 2015 o en este año 2016, realmente no hubiese necesidad de estas votaciones, porque se debió haber derogado el bloqueo contra Cuba. Pero la lógica con la política imperialista se vuelve un proceso truculento y complicado.

La votación de abstención de EE.UU puede deberse a que de haber votado en contra, sin previamente levantar el bloqueo, sería condenarse a sí mismo; además, no puede votar en contra porque al final de todo, sólo el Congreso estadounidense tiene la “legalidad” (y lo entrecomillo) para decidir si se elimina esta medida de genocidio y ahogo, la cual viola leyes internacionales y que sólo se impone de manera autoritaria y hegemónica por parte de ese gobierno. Pero debe tenerse en cuenta que esta movida de la “abstención” no es más que un amago de mostrarse al mundo como “flexible” frente a las conversaciones que se están llevando a cabo con Cuba para la normalización de las relaciones_ de esta manera, el gobierno de los EE.UU se creerá en la posición de “tener” derechos para exigirle a Cuba que realice concesiones.

El gobierno de los EEUU simplemente busca, en este giro, mejorar su imagen internacional con referencia a su relación histórica con Cuba.

De todas formas, la abstención puede valorarse de positivo, aunque como ya ha dicho el Canciller cubano, Bruno Rodríguez, en su intervención en este día 26 de octubre, frente a la Asamblea de la ONU, “es necesario, por tanto, juzgar por los hechos. Lo importante y concreto es el desmontaje del bloqueo, más que los discursos, las declaraciones de prensa o, incluso, el voto de una delegación en esta sala”. Es decir, que no valen palabras ni intensiones que quedan en la nada, si por un lado manifiestan la realidad del fracaso de esta política agresiva y por otro lado se siguen adoptando medidas que dejan inmóvil el bloqueo.

El bloqueo sigue en vigor y causando privaciones al pueblo cubano, obstaculizando el desarrollo de la economía del país y entorpeciendo las relaciones con otros países.

Aún, cuando los hechos de la historia que afronta Cuba con su vecino del norte, en estos 57 años de Revolución (plena de agresiones y jugarretas políticas de todo tipo contra la nación cubana), le da el derecho a Cuba de mantener reservas, no es menos cierto que el cambio de voto, que la embajadora Samantha Power acaba de anunciar, es una señal promisoria. Tenemos la esperanza de que se refleje en la realidad”, como expresó el propio Canciller cubano.

Mientras, tanto el gobierno como el pueblo cubanos, seguirán construyendo su propio futuro, con la misma valentía frente al sacrificio de mantenerse firmes a sus principios humanitarios y solidarios; de continuar afrontando cualquier obstáculo por difícil que sea, si con ello sigue demostrando que hay alternativa posible a las leyes salvajes del fallido capitalismo.

Nosotros seguiremos apoyando a Cuba en la defensa de su independencia, en la demanda de respeto a su soberanía y autodeterminación de trazarse un camino propio, sin injerencias extranjeras; de seguir luchando por la justicia social y los derechos de los pueblos, manteniendo firmes sus compromisos de cooperación en igualdad de condiciones con los más necesitados.

Una vez más, el gobierno de Estado Unidos ha sufrido otro contundente fracaso; pero no uno estratégico, sino un fracaso total por su empecinada y agresiva política exterior.

La batalla no finalizará hasta que sea totalmente eliminado el bloqueo económico, financiero y comercial impuesto contra Cuba; cuando sea cerrada la base naval de Guantánamo y devuelto esa porción de territorio usurpado ilegalmente, así como cuando se finalice con la política injerencista y aberrante, dirigida al cambio de “régimen”, cuando es al pueblo cubano, al único que le asiste el derecho de escoger el sistema político que determine. ¡Y esto último, ya lo ha hecho!

En esta batalla, la solidaridad seguirá, como siempre, al lado de Cuba.
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...