Tira Cuba

Tira Cuba

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Heroínas y héroes. Mis referentes ¿Y los tuyos?


Por Gustavo de la Torre Morales

Todos, desde pequeños, tenemos nuestros héroes. Personajes que marcan nuestras ansias y anhelos de convertirnos en ellos: ser referencia para el resto, si conseguimos realizar brillantes actos. Pero a ciencias ciertas, sabemos que los héroes dependen, en alto grado, de la raíz de nuestra cultura, o al menos, de esa que se desarrolle en nuestro entorno social y que el sistema político promulgue como válida.
A mi punto de vista, hay tres tipos de héroes; pero no hablaré de las validaciones típicas usadas para "catalogarlos"; sino de una opinión personal, contextualizando esenciales valores formados dentro de la cultura nacional y enmarcados en inquebrantables principios adquiridos de la Revolución socialista cubana.
El primero: es el bíblico o literario, como el caso de David en su lucha contra Goliat o el príncipe troyano Héctor, quienes se dieron a conocer con hazañas razonablemente alcanzables, donde la heroicidad es fruto de un acto de inteligencia en el desafío, comprendiéndose el altísimo valor de salvar_ más que a sí mismo_ la existencia y libertad de un pueblo; como también puedo mencionar al ilustre caballero Don Quijote de la Mancha, quien sin ínfulas de grandeza (solo la caballeresca) ni ansían de loas, viajaba en su rocinante y la adarga bajo el brazo en busca de librar batallas contra tiranos.
El segundo: el Héroe Novelesco o Postizo, nacido en el divino poder de la punta de un pincel o pluma, convertido en universal rareza divina: Ulises, Prometeo, Aquiles o Perseo, entre otros personajes griegos. O son quienes viajan sólo en la aventura con disimuladas pinceladas de virtudes y heroicidad ocasional: Los Tres Mosqueteros, Casanova, el Rey Arturo, Wilfredo de Ivanhoe, Ricardo Corazón de León o el mismísimo Robin Hood, entre otros de la época (promotores de una sociedad elitista, seductora y monárquica).
En esta categoría coloco, también, a quienes alcanzan fama por el acto mercantil. Héroe que llena cientos de miles de butacas, cual somníferos mentales y demuestran su estoicismo en el maquetado de una caja mágica, ubicada frente a sillones y sofás. Estos héroes llegan de lejanas galaxias y poseen una fuerza descomunal, son un ser producto de la accidental combinación de supuestos compuestos químicos incompatibles que reaccionan a inesperadas leyes de la bio-física en diversos elementos, son una creación devenida por la desgracia de inexplicables accidentes en secretos y oscuros laboratorios o es el resultado casuístico de mutaciones debido a la propagación de una sustancia suministrada por una especie casi extinguida de arácnido… bueno, tanto Marvel, Image Comics, Mirage Studios, America Best Comics o el mismísimo Walt Disney tienen un montón de otras razones para crear estas anomalías de héroes: Flash, Superman, The Spirit, Wonder Woman, Green Lantern, Tom Strong, Batman, Spiderman, Spawn, Thor, Hulk, el Halcón, la Viuda Negra, el Capitán América, Ironman, los X-Men, Punisher, Daredevil, The Watchmen, Elektra, los 4 Fantásticos y un etcétera de otros personajes.
Son seres con una actitud fijada en la arrogancia, la desmedida competencia, capaces de sacrificar sin vacilación alguna todo un jardín por el simple y humilde hecho de salvar una sola y desvalida mosca; mientras hechizan con espejismos de una modernidad patológicamente engañosa. Héroes con sed de aventuras y venganzas, hechos para que no reparen en mostrar esa concupiscencia de saberse únicos, inigualables, irrepetibles; con un noble e irracional valor del individualismo y curiosamente modestos en sus despampanantes egocentrismos. Héroes que quedarán eternamente conectados, cual chicle, en la mentalidad de aquellos, con infantiloide vehemencia, incapacitados para dar un paso por otros, esperando a que aparezcan los “elegidos” como dioses del Olimpo para dar la salvación. Sin embargo, son héroes motivados por el ímpetu a imponer una inexistente justicia, casi carnavalezca: en la que sus creadores creen. 
Son “héroes” convertidos en instrumentos de una clase elitista que busca implantar, en las masas más desprovistas de justicia, valores e ideología que conduzcan a la resignación, al conformismo de vivir sin derechos y a la imposibilidad del cambio político y económico de la sociedad en que viven, por la carencia de “capacidades milagrosas” para llevar a cabo transformaciones extraordinarias. Héroes destinados a generar la cultural de la incultura y que responden a objetivos corporativos disfrazados de sociales.
El tercero: el héroe palpable, ese sin estrafalarios nombres de marketing, quien se encuentra en la vida cotidiana, desprendido de todo narcisismo sin que ello conlleve a perder su yoidad. Ella o él reflejan una historia validada en hechos tangibles. Mujeres y hombres, cuales hazañas no son fruto de habilidades o rasgos personales idealizados.
Algunos pudieran preguntar, ¿Pero en Cuba no hay héroes de pantalla?_ mi definitiva respuesta es ¡No!
Porque, amén que el tan carismático animado Elpidio Valdés, mi héroes de la infancia, muy bien él puede ser la realidad de cualquiera de los aguerridos mambises que estuvieron cabalgando machete en mano, de cara a las balas de la metrópolis española, heridos en más de una ocasión, con hambre, cercanos a la muerte, pero sin miedo a las adversidades de la manigua o encarando en carne propia a la mismísima muerte: simplemente haciendo proezas humanas por la independencia de Cuba: Carlos Manuel de Céspedes, Serafín Sánchez, Antonio Maceo, Panchito Gómez Toro, Guillermo Moncada, Calixto García, Ignacio Agramonte, Salvador Cisnero, Juan Gualberto Gómez, entre tantos otros.
Éste, el palpable, es mi tipo de héroe: ese(a) que fue o es de carne y hueso, motivado sólo por su propia consciencia y valiéndose de sí mismo(a).
Mi héroe es el que puso toda su obra y acción para brindar a los cubanos un camino de unidad en la lucha por sacudir a la Patria del yugo, quien brindó sólidos pilares a una cultura de humanismo, pensó en todos sus hermanos latinoamericanos subyugados y esperanzados con la libertad y su ejemplo lo convirtió en Apóstol: José Martí Pérez.
Mi héroe se alza contra dictaduras con la voz de sus ideas, con principios erigidos en la defensa de los desposeídos, quien en la lucha se levanta sobre el respeto (incluso con el enemigo), la solidaridad, que el ejemplo demostrado esté hincado en los únicos poderes divinos que los hace más humanos: el valor, la inteligencia, la modestia, la integridad: Julio Antonio Mella, Rubén Martínez Villena, Frank País, José Antonio Echeverría, Abel Santamaría, los hermanos Sergio y Luis Saíz, entre otros.
Mi héroe es ese que desafió la tempestad del mar para alcanzar la Sierra o se sumó a la gesta para que llagado el triunfo, se baje con una lágrima por el hermano caído en la batalla y con el corazón henchido de alegría por poner en manos del pueblo un futuro sin capataces foráneos campeando cual mafia: Fidel Castro Ruz, Raúl Castro Ruz, Camilo Cienfuegos Gorriaran, los hermanos Amejeiras, Eliseo Reyes Rodríguez (Capitán San Luis), Roberto Rodríguez Fernández (el Vaquerito), Jesús Montaner Oropesa, Guillermo Sardiñas Menéndez (fue párroco y Comandante que vistió sotana verde olivo), Raúl Díaz Arguelles,(ascendido póstumo a General de Brigada), Abelardo Colomé Ibarra, Leopoldo Cintra Frías, Ulises Rosales del Toro, entre otros.
Mi héroe es ese que penetró las filas del enemigo para desenmascarar, desde sus entrañas, los complots de agresiones e intrigas; salvando pueblos del terrorismo, en condiciones críticamente desventajosas y aún a costa de su propia vida: Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar, Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llort, René González Sehwerert, entre esos otros, aunque inactivos, viven con el orgullo de su tarea y sin estar a expensas de la gloria.
Aunque haya mencionado, hasta ahora, sólo nombres de hombres, no es porque haya rasgo machista o de discriminación de género; porque también tengo valiosísimas heroínas, como la mujer que puso sus manos en oficio de la contienda o sin disipar el miedo a la pérdida dio a sus hijos u otro familiar cercano para la guerra de liberación, por la soberanía nacional y la emancipación popular: Carlota (esclava de origen lucumí), Adela Azcuy Labrador, Mercedes Sirven Pérez, Ana Betancourt de Mora, María Cabrales, Amalia Simoni, Bernarda Toro, Emilia Casanova, María Antonia Figueroa, Asela de los Santos, Gloria Cuadras, Melba Hernández, Haydee Santamaría, Celia Sánchez Manduley y Vilma Espín entre tantas otras.
Aunque, espero que con lógica razonable, perdonen que haya hecho mención de quienes conforman el martirologio cubano y de quienes vivos siguen siendo ejemplo de este estatus; también mencionaré a héroes no cubano, pero que nacieron en la historia de Cuba: el dominicano Máximo Gómez Báez (General en Jefe del Ejército Mambí), el catalán Josep Miró Argenter (Jefe del Estado Mayor del Mayor General Antonio Maceo), el norteamericano llamado “el Inglesito” Henry Reeve (general de Brigada del Ejército Mambí), el nicaragüense Carlos Ulloa ArauzNicaragua (piloto de aviación), el español Marcelino Gutiérrez Aguado o quien por su inmensa luz humanista y anti-imperialista se ha convertido en bandera universal, el argentino y MUY cubano Comandante Ernesto “Che” Guevara de la Serna.
Pero no sólo me circunscribiré a Cuba, también hay héroes de otras regiones, culturas y pueblos, que son una necesaria referencia: los venezolanos Simón Bolívar y Antonio José de Sucre, el niño catalán Isidre Lluçàs i Casanoves (el llamado timbaler del Bruc), el ruso Vladímir Ilich Uliánov, la judía Rosa Luxemburg, la alemana Clara Zetkin, el mejicano Benito Juárez, el nicaragüense Augusto César Sandino, el chileno Salvador Guillermo Allende Gossens, los afroamericanos Martin Luther King y Malcom X, el sudafricano Nelson Mandela (Madiba), el Comandante de la Revolución Bolivariana de Venezuela Hugo Chávez Frías y el puertorriqueño Oscar López Rivera (injustamente prisionero en una cárcel norteamericana por el deseo de liberar a su país del estatus de colonia que aún mantiene con Estados Unidos).
Pudiera citar otros tantos ejemplos que muy bien encajan como héroes palpables; como por ejemplo las heroínas y héroes del pueblo saharaui que lucha contra la criminal colonización marroquí y el pueblo de Palestina que se enfrenta con bravura a la cruzada de exterminio que lleva a cabo el sionismo israelí.
No haré más larga la lista, pero sólo me permitiré incluir a las heroínas y héroes mencionados a una sola persona que ha demostrado, muy a pesar de las pésimas e injustas condiciones que enfrenta hace muchos años, que no le importa su vida si con ella defiende la dignidad, el respeto y la soberanía de todo un pueblo contra la hegemonía y las agresiones del imperialismo: la norteamericana Ana Belén Montes, prisionera en Estados Unidos por el simple hecho de evitar que su gobierno llevara a cabo actos de agresión contra el pueblo cubano.
Estas y estos son mis heroínas y héroes que dan luz a mi Antorcha, ahora ¿Cuáles son los tuyos?
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...