Tira Cuba

Tira Cuba

jueves, 2 de abril de 2015

“Ay, Obama, Obama…”(de la IV a la VI Partes)

Tomado del Blog La Mala Palabra
Por Félix Edmundo Díaz @feddefe*
¿Quieres hablar de DDHH? Pues hablemos…

IV Parte:



Mr. President, este martes, continuarán las rondas de conversaciones entre los compañeros designados para representar al pueblo y Estado cubanos y los que te representan a ti y tu régimen, los que se sentarán a hablar de los Derechos Humanos.
Recuerdo con nitidez que, el pasado 17 de diciembre, cuando con tu voz engolada anunciabas que los EEUU cambiarían la forma de tratar de joder a mi país, repetiste no menos de tres veces el ‘interés’ de tu gobierno en tratar este tema con nosotros y, como me siento parte consustancial, en cuerpo y alma, de los que me van a representar en ese diálogo, aprovecho para compartirte algunas ideas y me apoyaré en la Declaración Universal de los Derechos Humanos , adoptada y proclamada por la Asamblea General en su resolución 217 A (III), de 10 de diciembre de 1948, siendo consciente que lo escrito en esa declaración fue un paritorio con fórceps, que los representantes del capital trataron de imponerle a los soviéticos y los países de la Europa del Este.
Puedo suscribir cada uno de los artículos, siempre que estos fueran a ser respetados por ti y tus representantes, lo que es difícil de creer cuando, por más de 50 años, los gobiernos que te sucedieron, incluido el tuyo, han tratado de destruirnos.
Mr. President, sobre eso de que todos somos de la familia humana, créame, yo me siento más cercano de los pueblos africanos que usted mismo, pero usted y yo no somos nada.
 Cuando se habla que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad; y que se ha proclamado,… el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias, imagino que lo de ‘desconocimiento y menosprecio’ sea con ustedes que arrojaron dos bombas atómicas sobre Japón, que lanzaron miles de toneladas de bombas sobre Vietnam – de donde salieron a patadas por el culo, igual que sus amiguitos franceses –, que han iniciado y perdido más guerras que cualquier otra potencia en el mundo, donde han sembrado y cultivado el terror.
 Lo de derechos humanos protegidos por un régimen de Derecho,… que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión, le sugiero que le pregunte a los ‘macheteros’ puertorriqueños porqué tirotearon el Capitolio, a los tupamaros, a los senderistas – nunca aprobé los métodos de estos últimos –, a todos los que se han alzado contra los regímenes de oprobio, torturas y desapariciones que ustedes – los gobiernos de EEUU – han apoyado.
 Mr. President ¿El 16 de diciembre de 2014 te leíste en la declaración lo de promover el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones?
 En la declaración se lee que los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y,… , deben comportarse fraternalmente los unos con los otros, Mr. President, si quieres, manda a tus comisionados a preguntarles a los oficiales de los PDs - Departamentos de Policía – de tu país ¿cuál parte de fraternalmente fue la que no entendieron?, y, de paso, explícales que porra (aclárales que es con ‘a’, ya que lo otro es ‘porro’, que debe ser lo que se están metiendo los polis), gases lacrimógenos, agua a presión y plomo no son sinónimos de fraternidad.
Mr. President ¿quieres saber cómo ustedes respetan la igualdad de derechos sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición, incluidas las fundadas en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía? (Esto es copiado de la Declaración Universal).
 Mr. President, ¿quieres saber cómo tu país se cagó en el documento en el que trabajó denodadamente Eleanor Roosevelt?
Entonces, read here: 1950-1953: Guerra de Corea, bombardeos en China; 1953: La CIA organiza un golpe de Estado en Irán; 1954: Derrocan a Jacobo Arbenz en Guatemala; 1958: Bombardeos en Indonesia; 1960: Bombardeos en Guatemala; 1961: Invasión por Playa Girón – les caímos a patadas por el culo y los sacamos en menos de 72 horas; 1958-1975: Guerra de Vietnam. Intervención en Laos, Vietnam del Norte y Cambodia, invasión de Cambodia; 1964: Panamá, soldados gringos ametrallaron y dieron muerte a 22 estudiantes, hiriendo a cientos de ellos; 1965: En Indonesia, con el apoyo de EEUU, el gobierno asesinó entre 500000 y 1000000 de personas; Promovieron la intervención de la OEA en República Dominicana con un saldo de unos 3000 muertos; 1967-1969: Bombardeos en Guatemala; 1970: Omán, apoyado por EEUU, ayuda a Irán para oponerse a una insurrección a petición de este país; 1975-1999: EEUU apoya a Indonesia en la invasión a Timor Oriental; 1980-1990: Ayuda militar al gobierno de El Salvador; Apoyo militar a los Contras para derrocar a la Revolución Sandinista; 1983: Líbano – remember las masacres de Sabra y Chatila de tus protegidos; Invasión a Granada; 1986: Libia, bombardeo de varias ciudades y bases militares; 1989: Filipinas, ayuda contra un golpe de Estado; Invasión a Panamá – remember El Chorrillo; 1991: Guerra del Golfo Pérsico; 1990-1991: Operación Tormenta del Desierto contra Irak;1993-1994: Intervención en Somalis; 1994: Intervención en Haití; 1995: Bosnia Herzegovina; 1998: Bombardeo en Irak; 1998: Bombardeos en Sudán y Afganistán; 1999: Bombardeo a Serbia, Yugoslavia; 2001-2003: Intervención en Afganistán; 2002: Otra vez Filipinas; 2003: Invasión a Irak; 2004: Intervención militar en Haití; 2011: Invasión a Libia; 2015: Bombardeos en Siria…
 Mr. President, los gobiernos que le antecedieron y el suyo han iniciado 37 guerras e incursiones armadas desde que suscribieron el dichoso documento y, of course, aquí no cuento las operaciones encubiertas y golpes de estado, si no esto sería lo de nunca acabar.
Mr. President ¿Quieres hablar de derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad, de que nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación, derecho a la seguridad social, derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo?
Si quieres hablar de todos estos temas con Cuba, te sugiero que hagas una lista de los homeless, de los Occupy Wall Street, de los combatientes enemigos (término que ustedes inventaron para privarlos de todos los derechos), a los secuestrados en las cárceles secretas, a los torturados por oficiales y agentes de los EEUU, a los espaldas mojadas, a los afroamericanos que son tiroteados por los policías, y les preguntes a ellos (los de la lista) por los derechos humanos que tu país les ha negado; después, si todavía crees que puedes enseñarnos algo, nos podemos sentar a hablar, basta ya de que sigan predicando moral en calzoncillos, aunque en el caso de ustedes, sería mejor decir en cueros, en pelotas, los Estados Unidos no tienen moral alguna para decirles al mundo como construir una sociedad más justa, salvo que en el país de las vidrieras hayan roto los putos espejos.
 Ah! Un consejo gratis, para que ni tú, ni tus representantes, ni los lameculos asalariados de la contrarrevolución se sorprendan: La Constitución de la República de Cuba refrenda todos los derechos y libertades recogidos en la Declaración Universal, pero (siempre hay un pero…) también confirma que ninguno de ellos puede ejercerse en contra de la voluntad del pueblo cubano de construir el socialismo,… e ir en contra de esa voluntad es punible.
Después no digan que no les avisé.

Parte V:

Mr. President, hoy seré más breve porque no deseo atiborrarte de preguntas que nunca contestarás, al final (en realidad desde el principio) la bola siempre ha quedado de tu lado, vaya como se dice por acá “siempre te quedas da’o”, esta expresión es especial para ti que, en falso cubaneo, hablas de las frases que decimos en Cuba.
Pues, bien, te comento que me he sentido bastante cómodo con eso de hacerte las preguntas, sin pretensión alguna de que las respondas, porque si no te tomaste el trabajo de, al menos por piedad, hacerlo con la muchacha que tiene 14ymedio gramos de cerebro y le encargaste la tarea a un secuaz, ni que pensar que puedas responder mis dificilísimas interrogantes (por acá le decimos ‘chicharos’, sobre todo cuando el que las ‘tira’ es un profesor en el aula); sin más, aquí te va tu examen en el tema de derechos humanos.
Mr. President, si tú y los descerebrados de tus asesores (seguro pueden contarse con los dedos de las manos y los pies) consideran que Venezuela es una amenaza a la seguridad nacional de los EEUU, entonces ¿hay cinco millones de personas (y contando) que están equivocadas?
Mr. President ¿Por qué le haces tortitas a Cuba y atacas a Venezuela? ¿Será porque de los ‘dos malos ejemplos’ escogiste al de mayores recursos naturales? ¿Será porque el petróleo venezolano, en el marco del ALBA-TCP, ha permitido que los países pobres de este hemisferio sorteen la crisis que se desencadenó en tu país y ha golpeado brutalmente a la mayoría de los habitantes de la Tierra?
¿Será que avizoras un incremento de los precios del crudo y prefieres que este llegue con una Venezuela desestabilizada? o ¿Será que tú crees que Capriles Ratonski o María Cochina tienen moral, empuje o prestigio para devolver a la Venezuela al pasado de sumisión, pobreza y oprobio del que la sacó la Revolución Bolivariana? Pa’ ayudarte te voy a dar la única respuesta posible: Eso no ocurrirá jamás.
Mr. President, si los palestinos ‘son los malos de la película’, entonces ¿por qué la mayoría de los seres del planeta odian la actuación del gobierno y el ejército israelíes?
Mr. President ¿Por qué Irán no puede desarrollar el uso con fines pacíficos de la energía nuclear si Israel posee el arma atómica? ¿Por qué ninguno de los presidents que te antecedieron y tú no han pronunciado una puta palabra sobre el poder militar nuclear de Israel?
Mr. President, si después de estas preguntas que nunca responderás todavía quieres hablar de DDHH, entonces, hazme una confesión ¿Qué coño te puso el cirujano estético en la jeta? ¿Fue un implante de teflón o de kevlar?

Parte VI:

Mr. President, como te habrás enterado ayer sostuvimos (los representantes de mi país y los de tu régimen) la planificada ronda de conversaciones sobre el ‘llevado y traído’ tema de los DDHH y no pasó na’.
¿De verdad te creíste que nos quedaríamos de brazos cruzados? ¿Pensaste que no íbamos a ‘bombardearlos’ con las cárceles secretas, los secuestros, las torturas, los asesinatos selectivos, los drones asesinos que causan más bajas colaterales entre mujeres, niños y ancianos, que en las ‘filas enemigas’, los crímenes de odio que cometen los oficiales del orden contra los jóvenes afroamericanos y las violaciones de la privacidad de los ciudadanos con el programa PRISM (soportado en la infraestructura de Echelon, fíjate hasta dónde llega la complicidad que Microsoft Word no reconoce el término Echelon)? ¿Ni en tus peores pesadillas lograste imaginar que te preguntaríamos por los homeless, por los desempleados, por los inexistentes sindicatos, por los marginados que no tienen acceso a la educación ni al Medicare o el Medicaid?
Mr. President, hay que ser un imbécil en grado superlativo para creer que podían escapar al escrutinio de nuestros representantes y, a la vez, desfachatadamente obsceno para insistir en hablar con Cuba sobre DDHH.
No puedo imaginar la cara de Malinowski (¿Será pariente de Bronislaw de igual apellido, célebre antropólogo que alguna vez colaborara con nuestro Don Fernando Ortiz?), cuando empezaron a ‘dispararle’ la interminable la lista de flagrantes violaciones de los DDHH que todos los días, escucha bien todos los días, se comenten en tu propio país y en el planeta en nombre de la democracia, los derechos civiles y de los intereses de la seguridad nacional de los EEUU.
Bro, nosotros no somos mudos, llevamos más de cincuenta años ‘cantándoles las cuarenta’ a los sucesivos gobiernos de tu país que, desde 1959, han invertido miles de millones de dólares en destruirnos, lo que no lograron, y tú te creíste que desaprovecharíamos la oportunidad de hacerlo face to face. ¿De quién habló o por quién pidió Malinowski? Desearía, aunque dudo que haya sido así, que hubiera tenido el sentido común de no embarrarse de los mercenarios que, cuales Judas modernos, han optado por traicionar a la tierra que los vio nacer por cuatro pesos, me da igual si son cuatro o cuatrocientos mil, ya que las personas con esa capacidad de genuflexión y servilismo son peores que las putas, al menos estas no venden su alma; si Mr. Malinowski habló en nombre de los que están presos, te sugiero que quites eso del guión, porque para la próxima podemos ir a por más, y ustedes tienen a más de una buena hija y un buen hijo de esta Tierra pudriéndose en sus cárceles por el solo hecho de no aceptar las hijeputadas que los gobiernos de tu país, incluido el tuyo, le han hecho a millones de seres de este mundo.
Mr. President, por fin me vas a contar qué coño te puso el cirujano estético en la jeta. ¿Fue un implante de teflón o de kevlar? o ¿La cara de concreto tuya es natural?
*Editor del blog La Mala Palabra
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...