Tira Cuba

Tira Cuba

jueves, 17 de marzo de 2016

Hillary Clinton asume las perretas anticubanas de la Florida y junto a la "prensa libre" calla la realidad de las calles de Cuba.

Foto: Reuters
Por Gustavo de la Torre Morales.
En las páginas de la gran prensa hay dos eventos que llaman la atención. Primero está la campaña electoral 2016 en Estados Unidos, donde sobresale la rivalidad de los candidatos Donald Trump, Hillary Clinton y Bernie Sanders llevan las voces cantantes, después que Marco Rubio (un acérrimo anticubano que sigue perdido en el mareo del discursillo de la terrible Cuba comunista) declinara el continuar en campaña. En segundo lugar está la muy cercana visita del Presidente de Estados Unidos Barack Obama a Cuba, con sus matices que brindan un acalorado espectro a favor y en contra.
Mientras Hillary Clinton maneja su campaña acusando a Sanders de comunista porque éste no descarga contra Cuba y en años anteriores se había manifestado en contra de la política injerencista y hegemónica de los gobiernos de Estados Unidos contra gobiernos latinoamericanos; no olvida, también, el descargar en la Florida esa vieja retórica de que en Cuba hay desaparecidos, asesinados y existe represión contra la libre expresión.
A lo anterior, hay un amplio abanico de medios que hacen de la campaña propagandística contra Cuba un espacio de su negocio, y así cumplen, de paso, con los establecidos dictados del guión anticubano orientado por el Tío Sam. Pero ¿Qué raro que en Cuba desaparezcan o se repriman a quienes expresan su libre opinión y, sin embargo, en las calles cubanas están las llamadas “Damas de Blanco” y otros de la colla llamada edulcoradamente “disidencia”, paseándose libremente y creando disturbios que molestan a la ciudadanía?
Es muy significativo que, tanto los medios de “información” como Hillary Clinton, omitan que ninguno de estos elementos de la oposición al gobierno representa la realidad de la sociedad cubana y lo único que alcanzan a figurar es malestar y rechazo de la población y sus vecinos.
¿Se dignarán los medios de la “prensa libre” y Hillary Clinton a dar a conocer la carta de reclamo, que los vecinos de Miramar, barrio de La Habana, hacen a Barack Obama, aprovechando su visita a Cuba?
Aquí les dejo el texto:
Habana, 8 de febrero de 2016
Sr. Barack Obama, Presidente de los Estados Unidos de América.
La mayoría de nosotros recordará los detalles mínimos de aquel 17 de diciembre de 2014. Porque una persona sabe cuándo está viviendo un momento histórico. Aquel día, usted afirmó que seguiría apoyando a la sociedad civil en Cuba. Nosotros, como parte de la sociedad civil de este país, queremos hacerle una petición.
Somos vecinos de un barrio habanero localizado en Miramar, bien cercano a una iglesia y un parque que lleva el nombre de un extraordinario ser humano: Mahatma Gandhi, alguien capaz de transformar el mundo con el poder de su ética, como afirmó usted al visitar el Memorial a ese gran hombre de la India. Tradicionalmente, este espacio ha sido centro de la vida social de nuestra comunidad. Cada domingo, los ancianos tenían allí sesiones del milenario taichí, los feligreses de la iglesia Santa Rita se sentaban luego de asistir a las misas, los niños tenían lugar ideal para el esparcimiento. Pero todo eso acabó.
Desde hace más de seis meses, cada domingo irrumpen la tranquilidad del vecindario unas señoras que se hacen llamar “damas de Blanco”, acompañadas por varios hombres. Sus manifestaciones no tienen un ápice de pacifismo, ni de ética, ni de austeridad. Señor Presidente, las Damas de  Blanco y la campaña “Todos Marchamos” provocan disturbios y escenas bastantes desagradables.
¿Quién, Señor Presidente, puede arrogarse el derecho de decir frases obscenas frente a niños y ancianos? ¿Acaso no es una paradoja que quienes dicen luchar por los derechos humanos ofendan y vapuleen a sus coterráneos?
Nosotros trabajamos duro para progresar, al igual que su pueblo Señor Presidente. El tiempo libre que nos queda tratamos de aprovecharlo para compartir con nuestras familias y amigos. Nos preguntamos entonces de qué viven estas “damas”, que tienen tiempo de sobra y pueden darse el lujo de protestar, como si fuera un programa de trabajo que las lleva en lugar de a un momento de paz con Dios y con la gente, a una atormentada falta de civismo.
Tal vez usted tenga referencias diferentes al respecto, pero nosotros no tenemos razón alguna para mentirle a Usted.
Señor Obama, las “Damas de Blanco” se muestran explícitamente en contra de la política de su administración respecto a Cuba. Apoyan el embargo, ese que Usted exhortó a derogar en su discurso más reciente sobre el Estado de la Unión. Que desaparezca el bloqueo (como le decimos aquí) es deseo profundo de la sociedad civil cubana. Usted lo sabe.
¿De qué manera puede catalogarse una persona que desea el mal al país donde vive y a su gente? Son cosas que nos hacen daño, y que están lejos de las esencias comunes y sentimientos de los cubanos y los americanos.
Dudamos que alguien con este comportamiento tenga la decencia elemental de las buenas personas y capacidad de ser buenos vecinos. Tampoco creemos que puedan convivir civilizadamente, no solo con los barrios y comunidades en nuestro país, sino incluso con su nación, cuando la mayoría concentra esfuerzos para sanar y fortalecer lazos entre ambas orillas.
Le pedimos que, en la medida de sus posibilidades, influya para que estas personas dejen de molestarnos los domingos. Porque quien realmente exige derechos lo hace a través de la razón, y no mediante alaridos, frases de mal gusto y agresiones a los vecinos. Queremos que el parque Mahatma Gandhi vuelva a rendir honor a su nombre.
Usted ha dicho que confía en el pueblo cubano. Por eso le hacemos llegar esta solicitud. Confíen en nosotros, vecinos y ciudadanos de una nación que quiere y ama la paz.
Fraternalmente,
Vecinos del Parque Mahatma Gandhi, La Habana, Cuba.
Imágenes de la cartas oficiales en castellano e inglés:




Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...