Tira Cuba

Tira Cuba

lunes, 17 de marzo de 2014

Los retos de Yoani Sánchez… o mejor dicho, los dictados a seguir.




Yoani Sánchez, la filóloga de paseo por Europa y que gritó y pataleó para regresar a Cuba en su primera espada, ha montado su chiringuito como opositora de la Revolución, el pueblo y el gobierno socialista cubanos. Son ya varios años que administra, con financiación foránea (ya bien consabido), un blog digital llamado “Generación Y” para darse más bombo y platillo a su nombre… o como una simple protesta contra sus propios progenitores por inscribirla con tal nombre (los nombre que comienzan con Y han sido diana de críticas en Cuba por algunos).


El hipercriticismo de la bloguera tiene su tour desde las papas y boniatos hasta las contradictorias paradojas que suele usar en sus entradas en el blog. Lo más gracioso de esta mercenaria asidua a la SINA (cuartel por donde le llegan las orientaciones y otra$$ bolsita$$ má$$) es que se jacta en quejas de “persecuciones hollywoodenses” por las calles de las provincias cubanas, de carencias abismales y hasta de ver a su hijo “padecer” de hambre. Sin embargo, se pasea por toda Cuba lucubrando shows mediáticos para alimentar a medios dispuestos a seguir la política de propaganda anticubana, recibe un salario bien jugoso por sus “artículos” de opinión en medios como El País o por “oportunos” premios, tiene la suerte de viajar por varios países con los gastos pagados con el objetivo de maldecir a su país y  conciudadanos y se hace fotos con cervezas bucaneros en la playa muy a pesar de la “hambruna” de su hijo.


La famosa bloguera (aclaro, famosa en las oficinas de la SINA y Congreso de EUA y otros podios de la derecha en algunos países) sigue descargando contra la prensa cubana. El pasado 14 de marzo, en su post “Retos de la prensa cubana”, sanciona a los medios del archipiélago a un suicidio seguro, sólo porque en los mismos no olvidamos la historia. 


Evidente, esa es la estrategia imperial a través de sus lacayos: incitar a que los pueblos olviden la historia, los hechos que sufrieron nuestros antepasados, las generaciones que nos antecedieron. El imperialismo desea que se olviden de sus invasiones, sus conquistas a base de sangre y fuego, la esclavitud y la subyugación, como las miserias y el expolio a la que han sometidos a pueblos enteros. El imperialismo necesita que los pueblos olviden y encuentren, en sus vacías lentejuelas, nuevamente las cadenas a través de la alienación. Y Yoani Sánchez se corrompe a ser un instrumento del imperialismo para lograr tales objetivos.


Yoani no sólo ofende a la prensa cubana, sino a los próceres del pueblo también, todos aquellos que siguiendo el ideario de independencia siguieron la insignia de la libertad. Por eso, usando las propias palabras de la bloguera en dicha entrada, su mensaje tiene “ese tufo rancio” a imperialismo, porque ella “no se atreve” a romper con la subyugación, porque venderse alimenta más su oportunismo e individualismo. Por eso no “puede reformarse, porque se suicidaría”; ya que le cerrarían el grifo y se le acabaría el negocio. 


Por eso no logra identificarse con el pueblo que dice representar en sus críticas contra el gobierno. ¿Cómo representarlo si ofende y agrede al pueblo y a su historia? Si desearía presentar la verdad en su espacio digital, ella sabe y está consciente que tiene que “ir más allá y despojarse de sus compromisos políticos y adquirir como única obligación la verdad. Pero eso… eso sabemos que no lo puede hacer.” No tiene compromiso político, sino complicidad con el enemigo de Cuba; no tiene obligación con la verdad, porque prefiere envilecerse con la mentira, ya que así le llegan las prebendas y los viajecitos… por eso sabemos, aunque sí pudiera cambiar (no el colorete de reformarse), que no lo va hacer.


La “ilustrada” mercenaria sigue engatusando a quienes van, o accidentalmente caen, a su blog. Como dice el proverbio, y se lo diré en inglés (quizás lo entienda mejor): “Lies have short legs” (más fácil se coge a un mentiroso que a un cojo). La bloguera dice en su entrada: “Los sucesos no deben narrarse a partir de lo que queremos sino tal y como ocurrieron.” Entonces, si tanto acusa a los medios informativos “oficiales” cubanos de no decir la verdad, cabe preguntarse: ¿Se habrá olvidado Yoani que mintió descaradamente cuando dijo haber entrevistado a Obama? ¿Se le olvido a Yoani que mintió cuando dijo que un coche de la embajada de Venezuela había sino “atacado” con un impacto de bala, cuando realmente fue una piedra lanzada accidentalmente por una cortadora de césped? ¿Se le habrá olvidado a Yoani que no pudo presentar pruebas de paliza alguna que una vez dijo haber recibido de agentes de la seguridad del Estado cubano? ¿Se le olvido a Yoani que mintió sobre el encierro del pastor (en el 2011) que había sido expulsado de la Iglesia Pentecostal Cubana? ¿Se le habrá olvidado a Yoani que mintió sobre la famosa huelga de hambre de Marta Beatriz Roque, llamada más bien “huelga del aguacate” una vez descubierto el show? ¿Se le olvidó a Yoani que mintió en varias ocasiones sobre el estado de salud de Fidel Castro? ¿Se le olvidó a Yoani que mintió sobre la publicación de una foto falsa, donde comunicaba que Hugo Chávez estaba convaleciente en un hospital? ¿Se le olvidó a Yoani que sigue mintiendo cuando se toca el tema Carromero y muerte de Oswaldo Payá y Harold Cepero, diciendo que fue un asesinato político, cuando en Cuba no se conoce un hecho de este tipo después de 1959?


A Yoani deberían darle un único premio: el Guiness por mentirosa. Debería tener una pizca de vergüenza y hacer realidad su frase de contar los sucesos  “tal y como ocurrieron.”


Ahora se plantea un nuevo proyecto, convertir su blog Generación Y en un medio de prensa, según declara ella misma. ¿Será curioso saber cómo lo podrá financiar si tanta miseria vive; ya que como ella misma comenta, “no será en solitario, sino acompañada de un equipo de gente talentosa que quiere hacer periodismo con mayúsculas”? ¿Quiénes serán los talentosos, el masturbado Orlando Pardo, el recordista en huelgas fantasmales Guillermo Fariñas, El Camaján vende-todo-lo-que-le-llegue-de-la-SINA, el despistado Eliécer Ávila,  del esquizofrénico Oscar Elias Biscet, o el drogadicto Gorki Águila? ¿O quizás cuente con colaboración desde el extranjero a manos del un tieso pájarraco, Ernesto Hernández Bush-to?

También es interesante saber: ¿Cómo, con lata de cerveza bucanero en manos, se lo resuelve Yoani Sánchez para “luchar tenazmente contra las fuerzas represivas” y mantener “in-formados” a sus lectores? ¿Se dignará ella, a través de este su nuevo proyecto Medio de Prensa, y por primera vez, de hacer verdad sus invitaciones de contar la verdad? ¿Puede que para hacer honor a sus palabras, le dedique como mínimo una mínima cuartilla a comentar (o denunciar ¿Por qué no?), la desventura que han vivido sus colegas de la contrarrevolución, que ya llevaban casi dos años frente a la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, en la Plaza de la Provincia, Madrid, España, y que fueron desalojados el pasado 4 de marzo, después de haberse mantenido todo este tiempo reclamando las ayudas prometidas por el ministerio tras el acuerdo con las autoridades cubanas? 
Disidentes cubanos que estaban apostados frente al Ministerio de Relaciones Exteriores de España, en Madrid_cerquita de La Plaza Mayor, pero sin poder tomarse el famoso "relaxin cup de café con leche", ya que ni la Ana Botella fue capaz de pasar por allí a pagarles un cortadito.

Disidentes cubanos que posaron en Móstoles, para protestar porque también se encontraban sin techo, sin trabajo y sin la ayuda prometida por el gobierno de España.
Quizás aún esconda en su pozo oscuro y profundo algún resquicio de humanismo (¿?) y con su condena se evite que otro de ellos tome el camino de Alberto Santiago Du Bouchet y termine tristemente con la soga al cuello, por no encontrar salidas a la situación precaria que viven en España, ese “democrático paraíso” del capitalismo.


Bueno, ya veremos si hace periodismo en mayúsculas o continuará con sus mayúsculas mentiras. Sabe bien que si realmente se acoge a sus palabras, tendrá un gran reto, porque tendrá que ir contra la corriente de quienes hasta ahora la han financiado. 


Veremos si en su nuevo proyecto, finalmente hay espacio para dialogar, disentir o sentar análisis; ya que en su actual Generación Y, el servidor bloquea todo comentario discrepante sobre Estados Unidos. O puede que finalmente se haga eco de los reclamos del Movimiento Occupy Wall Street o de los Indignados de España, ya que respondió con silencio absoluto a las solicitudes de apoyo de ambos grupos.


Yoani no engorda porque las mentiras no llevan proteínas, sino virus. Ella para seguir viviendo del cuento no lucha por retos, sino por cumplir dictados imperiales.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...