Tira Cuba

Tira Cuba

lunes, 20 de octubre de 2014

Una bloguera de Estados Unidos afirma que es hora de hablar de Cuba.

Kate Oberdorfer


Tomado de La Isla Infinita.

Hace apenas unos días, la periodista y bloguera estadounidense Kate Oberdorfer, escribió una serie de cuatro trabajos bajo el título “Es hora de hablar de Cuba”, que aparecieron publicados en el influyente sitio digital The Huffington Post. 

Kate es una joven graduada de la Escuela de Periodismo, de la Universidad de Columbia, en 2013, que vive en Arlington, estado de Virginia, co-fundadora y editora en jefe del sitio digital En la Cúspide (On The Cusp), bloguera en The Huffington Post y redactora de la revista Arlington Magazine.

Conoció Cuba, donde pasó cuatro meses en 2007, y a donde ha vuelto dos veces, tratando de conocer más de la isla y de sus emigrados, fundamentalmente en la zona de Union City, en el estado de Nueva Jersey.

Los post de Kate, publicados a partir del 25 de septiembre último, en cuatro ediciones diferentes de The Huffington Post, reflejan esa otra mirada que hay hacia Cuba desde Estados Unidos, que nada tiene que ver con el radicalismo retrógrado de Miami, ni la obsesa mirada de la Casa Blanca, empecinada en ver desaparecer el proyecto social revolucionario que la Isla decidió hace 55 años.

Cuba, La Isla Infinita compartirá con sus lectores los cuatro trabajos publicados por esta joven estadounidense.


(Publicado por The Huffington Post el 25/09/2014) 

Me enamoré de Cuba en la mesa del comedor de mis abuelos. Siempre me senté en la esquina de la derecha, a la izquierda de mi abuelo, que siempre se sentaba en la cabecera. Comimos cada comida en manteles de color turquesa, y mi abuelo siempre tenía harina de avena para el desayuno.

Mi abuelo se comía su avena con ciruelas. Y cuando él se comía su harina de avena, me contaba acerca de sus días en el Departamento de Justicia, y me decía acerca de la Crisis de los Misiles de Cuba y de (la invasión) a Bahía de Cochinos.

Mi abuelo era el Secretario de Justicia Adjunto de la División de Impuestos, bajo Robert Kennedy. En 1962, Kennedy lo puso a cargo de recaudar 53 millones de dólares, que Fidel Castro exigió a cambio de los 1.179 exiliados presos en Cuba después de la fracasada invasión de Bahía Cochinos.

Me contó la historia hasta el final. El reloj seguía corriendo para mi abuelo y su equipo. Le dijeron a Bobby Kennedy que sin ese dinero, Castro no aceptaría un acuerdo, por lo que Kennedy se puso al teléfono con el arzobispo de Boston. "Y la Iglesia Católica dio a Bob el dinero", diría mi abuelo, como si tuviera en su mano suave un látigo rápido. Sabía que era su parte favorita de la historia. 

Pero la otra parte favorita fue durante la crisis de los misiles de Cuba. Mi abuelo solía dar paseos con Bobby Kennedy a lo largo del centro comercial. En un día inusualmente cálido de octubre, Kennedy se dirigió, con su chaqueta sobre su hombro, y al levantar la vista hacia el Monumento de Washington, dijo: "Imagínese: todo esto podría desaparecer."

Yo tenía ocho años y sabía más sobre los Kennedy y Cuba, que de Disney. Pero para mí, Cuba era mi propio cuento de hadas.

Yo era estudiante en la Universidad de Nueva York en el otoño de 2006, quería ser poeta y quería ser periodista, y en un inusualmente día gris de octubre, vi un volante azul, fluorescente, sobre un tablón de anuncios que decía: “Estudia en el extranjero, en La Habana, Cuba”.

Y así lo hice. No sin la bendición de mi abuelo, por supuesto. Todo lo que quería era convertirme en una escritora, (porque nuestra batalla en la escuela de leyes había terminado) y si vivir en Cuba iba a ser la experiencia que me haría convertirme en un escritor. Todo lo que me dijo fue: "No le digas a los cubanos que me conoces."

Así que no lo hice. Pero llegué a conocer algunos de los cubanos. Y yo llegué a conocer algunos de Cuba. Me hice a pie a lo largo del Malecón, tarde en la noche cuando las olas se levantan y rompen a la derecha por encima del muro y me entero de que Fidel Castro estaba muerto. Pero también me enteré de que estaba vivo. 

Cuando te enamoras, es difícil ver los defectos de tu pareja. Cuando me enamoré de Cuba, que no podía ver los árboles de palma en la Sierra Maestra, a pesar de que la historia y el periodismo me dijeron que estaban allí. 

No fue hasta que fui a la escuela de posgrado, y desarrollé la mirada escéptica de un periodista, y el oído para saber dónde buscar las respuestas y la forma de hacer las preguntas correctas.

Y la pregunta correcta es siempre, por qué. Bueno, entonces, ¿por qué Cuba?

Debido a que Cuba y los Estados Unidos no han tenido una relación normal, antes de mi abuelo y Bobby Kennedy caminaran en Washington.

Han pasado más de cincuenta años, y Castro y el embargo sigue en pie.

Pero no siempre será así. Porque en la vida, tanto los líderes como los abuelos finalmente mueren. Y cuando mueren, todo cambia. Cuba está en la cúspide de ese cambio. Noventa millas al norte, así somos nosotros.

Manténgase en sintonía con mi blog sobre todas las cosas de Cuba, y Cuba, si estás escuchando, se trata del tiempo de que hablamos.

Kate Oberdorfer en Twitter: @kateberdorfer
Tomado del sitio digital The Huffington Post – traducción de Cuba, la isla infinita


En el segundo trabajo publicado por la periodista y bloguera estadounidense Kate Oberdorfer, en el sitio digital The Huffington Post, el pasado 2 de octubre, bajo el título “Es hora de hablar de Cuba”, la joven periodista y bloguera aborda el tema de la reciente revelación hecha en el diario The New York Times, relacionada con los planes de ataque a Cuba en 1976, urdidos por el exsecretario de Estado, Henry Kissinger. 

Con una forma muy peculiar, Kate “imagina” una entrevista a Kissinger, que esté "responderá" a partir de sus propias declaraciones, sacadas a la luz recientemente.

(Publicado por The Huffington Post el 2/10/2014)

Al parecer, no soy la única que piensa que es el momento de hablar de Cuba. 

El martes (30 de septiembre 2014) el The New York Times publicó documentos confidenciales que revelan los planes de atacar a Cuba en 1976, del secretario de Estado Henry Kissinger, provocado por la presencia militar de Cuba en Angola, para detener que el ejército se propague a otros países de África,  y organizó al Grupo  de Acciones Especiales de Washington para organizar sus planes.

Después de diez horas de lectura de los documentos desclasificados, tenía algunas preguntas serias para el secretario Kissinger, que les presento a continuación en formato de cuento de hadas. 

Los documentos originales se encuentran ahora publicados en línea a través del Archivo de Seguridad Nacional y se publican en un libro llamado Back Channel to Cuba, escrito por William LeoGrande y Peter Kornbluh.

Tenga en cuenta que las respuestas del Secretario Kissinger a mis preguntas, se extraen de los documentos desclasificados, elaborados por el Grupo de Acciones Especiales, en Washington, entre marzo y abril de 1976.

KO: Secretario Kissinger, se nos ha informado de que convocó a un grupo especial en Washington para elaborar planes de contingencia para atacar a Cuba. ¿Es esto cierto?

Secretario Kissinger: Tarde o temprano, tenemos que romper a los cubanos.

KO: ¿Cuál es su objetivo principal?

Secretario Kissinger: Para evitar un patrón en el que Cuba y la URSS se arroguen el derecho de intervenir con fuerzas de combate en los conflictos locales o regionales.

KO: Claro, porque sólo los Estados Unidos puede arrogarse el derecho de intervenir con fuerzas de combate en los conflictos locales o regionales.

Secretario Kissinger: Queremos que nuestros avisos sean tomados en serio.

KO: Entonces hablemos de  niveles de provocación. ¿Qué tipo de problemas o provocación traería la presencia cubana en África?

Secretario Kissinger: Problemas especiales.

KO: ¿Qué tipo de situación será el encuentro de Estados Unidos, si la intervención cubana no llegara a establecerse claramente en Angola, o en cualquier otro lugar en África?
Secretario Kissinger: Ambigua.

KO: ¿Y cuán problemática serán estas ambigüedades, al tratar de conseguir el apoyo del Congreso en un ataque contra Cuba?

Secretario Kissinger: Particularmente problemático.

KO: ¿Cómo será el apoyo de un rally de Estados Unidos para atacar Cuba?

Secretario Kissinger: Puedo enviar cartas a los colegas de los países de la OTAN y Japón, además de Suecia y España y a países africanos para alertarlos de aventuras militares cubanos en África.

KO: ¿Y cómo anticipar que los países de la OTAN y Japón responderán?

Secretario Kissinger: Si, realmente hemos consultado a nuestros aliados, probablemente tomar la posición de que la intervención cubana no vale la pena ir al borde.

KO: ¿Cree que va a tener el apoyo de la ONU?

Secretario Kissinger: Una gran mayoría de la ONU votará en contra de nosotros. Los EE.UU. correríamos el riesgo de ser tildado como el agresor.

KO: ¿Hay alguna presión económica que Estados Unidos puede ejercer sobre Cuba?

Secretario Kissinger: Los Estados Unidos tiene poca influencia económica bilateral que puede ejercer sobre Cuba. Los EE.UU. comenzó a restringir el comercio en Cuba el 19 de octubre de 1960, el comercio de Estados Unidos con Cuba es prácticamente nula; Cuba recibe prácticamente ninguna financiación de las organizaciones internacionales de las que los EE.UU. es miembro.

KO: ¿Cuáles son los riesgos involucrados si Estados Unidos llegara a establecer una cuarentena marítima con el fin de impedir la importación o exportación de apoyo logístico militar y tropas a Cuba?

Secretario Kissinger: Un grave riesgo de perder Guantánamo a través de una acción de represalia cubana y alto riesgo de represalia soviética en apoyo de Cuba.

KO: ¿Cómo los soviéticos considerarán una cuarentena o una acción militar directa contra Cuba?

Secretario Kissinger: En el entendimiento de los Estados Unidos y la Unión Soviética de 1962 entre Kennedy y Jruschov, nuestra promesa de no invasión fue dado a cambio de la retirada de los misiles soviéticos en proceso de verificación de las Naciones Unidas. Los soviéticos indicaron el 25 de marzo 1976, que ellos consideran los convenios de 1962 todavía en vigor. Una acción militar directa o una cuarentena contra Cuba, serían consideradas por los soviéticos como un gran reto para su prestigio. Acciones centradas en Cuba podrían asumir rápidamente las proporciones de una crisis global.

KO: Así, en el mejor de los casos, ¿cuál es el resultado?

Secretario Kissinger: Si tiene éxito, Castro se abstendría de intervenir en otras partes del mundo y retiraría sus tropas de África para defenderse contra el aumento de la amenaza.

KO: La historia nos ha enseñado, Fidel Castro siempre rinde a los Estados Unidos.

Secretario Kissinger: Queremos que nuestros avisos sean tomados en serio.

KO: Secretario Kissinger, ¿cuál es la posición política de Cuba en este momento?
Secretario Kissinger: Uno de los principales objetivos de la política exterior de Cuba ha sido la de normalizar las relaciones con los países de este hemisferio.

Y ahí es donde estábamos, en 1976.

Cuba? Tu acción.

Kate Oberdorfer en Twitter: @kateberdorfer
Tomado del sitio digital The Huffington Post – traducción de Cuba, la isla infinita

 

El pasado 9 de octubre, Kate Oberdorfer, publicó en el sitio digital The Huffington Post, el tercer post de la serie “Es hora de hablar de Cuba”, donde la joven periodista y bloguera estadounidense narra sus propias experiencias con la medicina cubana y el valor profesional de los médicos cubanos, a quienes califica en su post como “posiblemente, los médicos mejor entrenados del mundo”

 (Publicado por The Huffington Post el 9/10/2014)

Tuve que ir a un centro de salud en mi noveno día en La Habana. La piel de mi pecho comenzó a convertirse en cáscara, y por el color, era evidente que no fue una quemadura de sol. Pensé que sería una reacción al agua, la comida, o al paisaje exterior, noventa millas al sur de mi país de origen. 

Después de una mirada a mi pecho pelado, mi compañero de cuarto, con experiencia me informó de que era otra cosa: una infección provocada por hongos que podría haber adquirido en cualquier lugar, pero necesitaba ser tratada.

Era 2007, y los cubanos no perdieron tiempo en conseguir la atención que mi piel necesitaba. Casi antes de que me diera cuenta de que había algo mal, todos los cubanos que había conocido a lo largo de los últimos nueve días, estaban conmigo ofreciéndome agua, café, guayaba, ron -cualquier cosa para hacerme sentir mejor. Y sus pequeños regalos, estos regalitos me hicieron sentir mejor-, hasta que me escoltaron a una la camioneta que supuestamente iba a llevarme a la clínica.

No es ningún secreto que Cuba es el Parque Jurásico de los automóviles, un museo viviente de coches anticuados, brillantes y coloridos. Pero cuando usted está en una furgoneta que parece estar en sus mejores días de la década de 1960 para llegar al médico, ni siquiera el más fino ron Havana Club puede actuar como un elixir a tu duda.

Sin embargo, el siempre caballeroso cubano me abrió la puerta chirriante de la furgoneta, y me metió en el asiento trasero. En cuestión de minutos, yo estaba en camino a un centro médico cubano, en un vehículo que necesitaba un hospicio ara él.

Fuimos en coche por carreteras agitadas y desiguales que parecían no tener fin, calles pavimentadas por el centro de la tierra, en aquel campo abierto, y la bandera cubana intermitente que sopla en el viento. 

Contenía la respiración cada vez que la camioneta del Jurásico se sumergía en uno de los poderosos agujeros en la carretera, o el intento de un frenazo ante un rebaño de cabras cruzando al otro lado. El motor de la camioneta gruñía después de cada golpe y se me ocurrió que probablemente no tenía el motor original. 

Los cubanos son conocidos para reciclar todas las partes y piezas de sus automóviles, y sus vehículos son híbridos, que podría ser un Chevy en el exterior, pero por dentro es un Buick, es un Ford,o un Mercedes. Todo mezclado, como dicen los cubanos, una mezcla.

Los dos cubanos que iban en el asiento delantero de la camioneta ni se enteraron de los gruñidos, y los golpes, de las cabras durante el cruce. El chofer que nos llevaba, tarareaba una canción de Phil Collins que trasmitía la radio, y el pasajero del asiento delantero, muy parecido a JFK Jr. (John F. Kennedy Jr.), estaba leyendo el periódico cubano Granma. 

De vez en cuando, el JFK Jr. Cubano daba la vuelta y levantaba sus gafas de sol Adidas hasta la frente, y me pregunta si me encontraba bien. Cuando yo le aseguré que no había problemas, y él me recordó que le hiciera saber si necesitaba algo. Luego, otra cabra cruzaba la calle y él estaba de vuelta entre las páginas del único periódico de Cuba. 

El centro médico estaba como a cuarenta y cinco minutos a las afueras de La Habana. Cuando llegamos, el chofer aparcó la furgoneta junto a la acera, y el JFK Jr. cubano saltó para abrirme la puerta. Me acompañó a la recepción y me hasta el asistente, que estaba detrás del mostrador. Yo tenía miedo porque mi español no era lo suficientemente rápido para los cubanos, y ¿cómo iba a explicar lo que estaba pasando con mi cuerpo, sin lenguaje? Pero el JFK Jr. cubano tradujo para mí. 

Tienen que haberme hecho diez páginas de preguntas. Hace poco vi una conferencia ofrecida por la periodista Gail Reed, periodista hablando sobre Cuba, donde pasó mucho tiempo presentando informes sobre el cuidado de la salud en Cuba.

En su charla, Reed señalaba que de las entrevistas con los pacientes, extraían suficiente información, que permite a los médicos cubanos ahorrar en el uso de tecnología costosa, para detectar los síntomas. Puedo dar fe de que esto es cierto: JFK Jr. y yo estuvimos haciendo el papeleo durante unos treinta minutos. 

Había dos salas de examen en el centro de salud, y tampoco estaban adornadas de la forma en que están en los Estados Unidos. No hubía diplomas o certificados en las paredes, y no había armarios con hisopos, bolas de algodón, tejidos. Sin embargo, el médico de atención primaria tenía su larga bata y los guantes blancos, el estetoscopio, colocado alrededor de su cuello. 

La única diferencia que yo percibía, y quizás fue debido a mi entonces limitada experiencia en hospitales y consultorios de atención primaria, era que este médico cubano estaba siempre a fondo. Cada movimiento suyo era lento y controlado, no trabajaba a toda prisa. En un momento, pensé que yo le echaba perder el patrón de la erupción en el pecho en sus notas, pero no podía estar seguro y había una barrera del idioma entre nosotros, yo no le pregunté nada.

Pero no me extrañaría que un médico cubano, ilustre los detalles en una hoja de papel. Los médicos cubanos son, posiblemente, los médicos mejor entrenados del mundo.

El jueves pasado, Cuba envió 165 profesionales de la salud a Sierra Leona en respuesta al virus del Ébola. Este es el equipo más grande enviado por cualquier nación extranjera, según la Organización Mundial de la Salud, y no es la primera vez que los médicos cubanos han llegado a países en crisis.

El ejemplo más conocido fue durante el huracán Katrina, cuando (Fidel) Castro se ofreció a enviar a Nueva Orleans 1.500 médicos y para proporcionar atención y suministros. No recibió ninguna respuesta por parte del gobierno estadounidense, a pesar de que la falta de respuesta no fue del todo fuera de lugar. 

Después del huracán Dennis en ese mismo año, Estados Unidos se ofreció a ayudar a Cuba, pero Cuba rechazó la ayuda estadounidense.

Negarse de ayudar --nuestros dos países- puede no ver los rostros de su gente entre sí?
Yo tenía miedo a los nueve días de estar en Cuba. Estaba asustada porque mi cuerpo necesitaba atención y yo estaba en un país que parecía que se estaba desmoronando. Hay un refrán que dice que no puede hacerse cargo de cualquier persona, hasta que aprenda a cuidarse a sí mismo, y en ese día me pregunté, ¿podría Cuba cuidar de mí?
La respuesta era absolutamente: SI. Y hasta hoy, voy a confiar en un médico cubano sobre cualquier otro médico, porque los cubanos toman CUIDADOS.
Los cubanos se encargaron de mí.

Kate Oberdorfer en Twitter: @kateberdorfer
Tomado del sitio digital The Huffington Post – traducción de Cuba, la isla infinita
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...