Tira Cuba

Tira Cuba

domingo, 27 de octubre de 2013

La Patria Nuestra es donde luchamos.

Tomado de Coordinadora de Solidaridad con Nicaragua y el ALBA.
 Texto original de la Revista Correo Nº 28




Hasta hace un tiempo, la opinión pública de los imperios había inoculado la idea de que los movimientos sociales no debían meterse en política ni aliarse con los partidos políticos, sino que debían permanecer recluidos en sus pequeños universos y activados alrededor de sus pocas reivindicaciones. Lejos de acatar las órdenes de los imperios, hoy la agenda principal de los movimientos sociales y de los movimientos políticos de Nuestramérica, es la Revolución.

Los auténticos movimientos sociales, genuinos portavoces de las más diversas expresiones del pueblo, surgen de la lógica social, económica y cultural de su propia realidad y evolucionan hacia movimientos políticos, sin perder su identidad.

En Nuestramérica, luchan contra el capitalismo neoliberal y han hecho trizas el esquema fabricado en los centros de poder europeos y estadounidenses, de agrupar un puñado de activistas formados en las escuelas imperialistas bajo la mampara de ONG, financiados por los propios imperios, para presentarlos como ostentosa “sociedad civil”.

En Nuestramérica, los partidos políticos revolucionarios asumen también las demandas y las luchas de los movimientos sociales. En Nicaragua, el mayor movimiento social se llama Frente Sandinista de Liberación Nacional. Bajo la dirección del Comandante Daniel Ortega, el FSLN es un partido político que no sólo dirige y administra, sino que toma como propias las banderas de los movimientos sociales.

La disputa por el poder político es en todos los campos: en las organizaciones sociales, en las calles, en la lucha ideológica, en el seno de las fuerzas armadas, en la economía y en la lucha electoral para ganar o conservar espacios en todas las instituciones de gobierno (nacional, municipal, legislativo, judicial, electoral).

La Revolución se hace realidad sobre la base de la organización popular. Solo es posible conservar el poder político o disputarlo con las fuerzas pro-imperialistas, según el caso, con la más amplia alianza posible de los revolucionarios con todos los sectores que son amenazados o sufren el capitalismo neoliberal.

La Revolución también implica la disputa por la influencia en las fuerzas armadas. En los países en donde los gobiernos son del pueblo, los esfuerzos se concentran en lograr impedir que los policías o los militares se conviertan en instrumentos de los imperios y de las clases dominantes con el propósito de restablecer el poder colonial y subordinado a los intereses extranjeros. En los estados en donde el pueblo lucha por alcanzar el poder, el empeño es persuadir a los oficiales de todos los rangos, soldados y policías, de que la mejor manera de garantizar los intereses de su Patria y los propios, es romper sus lazos de subordinación con los poderes imperiales y oligárquicos, cesar la represión contra los sectores populares y convertirse en auténticas instituciones patrióticas para garantizar la independencia de la nación y la estabilidad política y social de su país.

La Revolución es la disputa de las calles, el escenario en donde desde siempre se empieza a ganar o a perder el poder político en cualquier sociedad. Por ejemplo, los pueblos que gobiernan no pueden dejarse arrebatar las calles por movimientos minúsculos acuerpados por los medios corporativos y la maquinaria mediática imperial, que repentinamente abanderan alguna causa de un sector popular con el único propósito de destruir la base social de los gobiernos progresistas y facilitar su asalto al poder.

Para los revolucionarios, la disputa del orden político también es la solidaridad, que sigue siendo el principal patrimonio de los pueblos, de los pobres, de las organizaciones sociales políticas. Y la solidaridad por su naturaleza es incondicional.

La Revolución es la disputa de la riqueza social entre quienes la tienen y no lo producen, y quienes producen esa riqueza y no la tienen. Una disputa que se da en la fábrica, luchando en los parlamentos por leyes a favor de los intereses populares, o batallando por políticas sociales gubernamentales a favor del pueblo. Los revolucionarios debemos apropiarnos de todas aquellas medidas que implique algún progreso, por mínimo que sea, para los sectores populares, aún en aquellos países en donde somos oposición.

La Revolución es la disputa de la opinión pública, hoy más importante que nunca porque es la Batalla por las Ideas como la bautizó el Comandante Fidel Castro, es la madre de todas las batallas. Es a través de la lucha ideológica que ganamos espacios en las instituciones, las fuerzas armadas, las políticas económicas y sociales, y es en donde podemos orientar a la sociedad hacia sus mejores intereses y objetivos.

La Revolución también es defender la Madre Tierra y sintonizar las luchas latinocaribeñas con las de todos los pueblos del mundo para crear un nuevo orden mundial multipolar y equilibrado. 

La Revolución es la unidad latinocaribeña contra los imperios. Es la conciencia de que no es posible consolidar la revolución en un solo país, sin contar con los otros procesos revolucionarios. La soberanía de Nicaragua, Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia, Argentina, Brasil, Haití, y de todos nuestros pueblos, pasa por la soberanía de Nuestramérica.

Por eso es tan importante no solo consolidar las nuevas instituciones latinocaribeñas, creadas o consolidadas bajo el impulso de las ideas y de la acción del genio revolucionario de Hugo Chávez (PETROCARIBE, ALBA-TCP, CELAC, UNASUR, MERCOSUR, entre otras), sino también fortalecer la soberanía popular desde los partidos revolucionarios, desde los movimientos sociales y desde las mismas entrañas de las mayorías empobrecidas de Nuestramérica.

La Revolución Sandinista ha comprendido que su propia consolidación pasa por el avance de la Revolución Latinocaribeña y por lo tanto, del progreso en cada uno de los países de Nuestramérica. La Patria Nuestra ya no es el país donde nacimos, sino el sitio donde luchamos.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...