Tira Cuba

Tira Cuba

martes, 19 de abril de 2016

Este general sí tiene quién le escriba: el pueblo de Cuba

escalona
Tomado de Las Torres de Marcos
Por Marcos Torres.
Dicen los viejos sabios que “nunca es tarde si la dicha es buena”, y en este caso hay para rato y de la mejor.
Con fecha 14 de abril de 2016 salió a la luz un malsano artículo de la “antiperiodista” de la “oxiurera”, Tania Díaz Castro en “Cubanet” denominado “El general sigue en pijama” donde en el clásico tono aberrante y falto de toda realidad quiere hacer resurgir la idea de que el General de Brigada Juan Escalona Reguera fue liberado de su cargo teniendo en cuenta una apócrifa vinculación a hechos de corrupción en el seno del Estado cubano.
Este artículo evidencia la imperiosa necesidad de los “pseudointelectuales” vinculados a la “oxiurera”  de sobresalir a toda costa en pos del premio del amo, en evidente actitud servil a intereses foráneos. ¿Cuánto le habrán pagado por el artículo? Bueno…
La autora de las líneas basa su tesis en que (cito): “Escalona cayó en desgracia y el Consejo de Estado, a propuesta de su presidente, y previa consulta con el buró Político del Comité Central del Partido Comunista, acordó liberarlo como Fiscal General de la República” y se refiere a la nota oficial publicada, la cual se emitió en fecha 23 de marzo de 2010, pero sólo a la parte donde se plantea que “a Escalona se le asignarán otras funciones en la secretaría del Consejo de Estado”. En este caso me permito recordarle a la “encumbrada dramaturga (más que nada) y poetisa” que extrañamente “erró” al “olvidar” (¿será? hmmm… creo que no) una frase que antecedía lo anterior la que plantea (cito): “(…) por problemas de salud”.
Profiere además sobre una estrecha amistad entre nuestro querido Raúl y Juan, como si nadie supiera en Cuba que fue precisamente Juan Escalona Reguera el abogado que oficiara las nupcias entre nuestro primer secretario y nuestra inolvidable heroína Vilma Espín Guillois.
En su papelucho fabulario y de mal gusto, Tania intenta descalificar la figura de este insigne revolucionario cuando espeta así, sin ton ni son, que (cito): “sólo sintió de lejos los tiros del ataque al Moncada, acto terrorista perpetrado por Fidel y un grupo de hombres en 1953”, por eso le aclaro además que en el momento de realizarse los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, Juan se encontraba festejando en los carnavales de Santiago de Cuba su graduación como abogado pero que inmediatamente después comienza a desarrollar sus actividades revolucionarias vinculado estrechamente a la labor clandestina de Vilma y Frank País, así como a defender a los revolucionarios que caían en manos de la tiranía, hasta su incorporación a la insurrección armada en la Sierra Maestra donde ostentó diferentes responsabilidades entre las que destacan las de Auditor del Ejército Rebelde y profesor de derecho constitucional. Posterior al triunfo de la Revolución cubana cumplió un gran número de actividades: fue Jefe del Estado Mayor General de las FAR, Ministro de Justicia, Jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular y finalmente Fiscal General de la República de Cuba.
Es cierto que fue el fiscal designado por el Estado Cubano en la Causa No. 1 de 1989, contra los acusados Arnaldo Ochoa y otros oficial de las FAR y el MININT, ¿pero quién no sabe eso en este país? Compañerita Tania: la sopa de ajo y el agua tibia fueron descubiertas hace ya mucho… pero mucho tiempo.
En un turbio ejercicio de “dale-pa’trás y dale-pa’lante” califica la historia de este hombre como “triste”, pero dice luego que “(…) está bien contada en la entrevista realizada por (Luis) Báez en 1996 y publicada en Granma el 6 de agosto de 2007, bajo el título de Sin faltar un día”. Mami… ¿por fin? ¿Con quién tú estás?
Lo tilda de “brusco y áspero”, y pudiera hasta ser cierto, pero también olvida mencionar su humildad, su responsabilidad, su consagración al trabajo, su desinterés por nada material, sus convicciones morales, su ética profesional, su intransigencia ante lo mal hecho, su fidelidad, su patriotismo, su integridad, en fin: se olvida de quién es Escalona Reguera y lo que representa para el pueblo de Cuba.
Deja entrever, “como-quién-no-quiere-las-cosas”, que “la gente se pregunta aún si es cierto que él y su familia pensaban abandonar el país”, y que “estuvieron involucrados, junto a otros altos dirigentes del gobierno en un acto bien oculto de corrupción, como por ejemplo, cuentas millonarias en el extranjero, etc.”
Miren: puede que algún que otro familiar del general pueda haber emigrado en el pasado reciente, pero… ¿en masa? No, no, no, no. Eso es una gran mentira y se sabe de “buena tinta”.
Si la Sra. Tania hubiera hecho debidamente “la tarea” hubiera leído realmente la entrevista realizada por Luis Baéz y que cita prácticamente desde el principio (por cierto el entrañable Luis se debe estar revolviéndose en su tumba nada más por estar en boca de este intento de periodista que es la Tania), pero como no se sabe si lo que escribe responde a una política editorial o a una “carta de precios” según el contenido, entonces deja mucho que desear en materia de seriedad.
En fin: como articulista está embarca’, pero como “dramaturga” tiene 100 puntos.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...