Tira Cuba

Tira Cuba

viernes, 1 de abril de 2016

Obama y la juventud cubana.

Foto: Kaloian Santos
Por Gustavo de la Torre Morales

Barack Obama, con un boyante carisma y plácido sosiego (es decir, tan pancho), convidó por enésima vez al pueblo cubano a olvidar el pasado_ ¿Será que Obama desea que olvidemos el por qué se hizo una Revolución en Cuba y por qué, en estos 57 años de agresiones imperialistas, hemos sido obligados a desarrollar una creciente cultura de resistencia en la construcción de nuestro camino, convirtiéndonos desafiantes e incrédulos a sus palabras?_ pero sin tapujos y con sereno desparpajo, el presidente norteamericano lanzó con ligereza otro convite: “Quiero que el pueblo cubano -especialmente los jóvenes-- entiendan por qué creo que ustedes deben ver el futuro con esperanza; y no es la falsa promesa que insiste en que las cosas son mejores de lo que realmente son, o el optimismo ciego que dice que todos sus problemas podrán desaparecer mañana. Es una esperanza que tiene sus raíces en el futuro que ustedes pueden elegir, y pueden conformar, y pueden construir para su país.
“(…)
En una economía global, impulsada por las ideas y la información, el mayor recurso de un país es su gente.”
¿Cree el presidente norteamericano que la juventud cubana se siente aislada, desconocida o ignorada dentro del proceso socialista y sin facultades o medios para construir; sin esperanzas en el rumbo hacia el futuro? ¿Cree Obama que es en la economía global, sustentada en el capitalismo donde encontrarán la esperanza?
La juventud cubana tiene sus propios escenarios en las diversas organizaciones de masas que son parte de la sociedad civil: Comités de Defensa de la Revolución (CDR), Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Asociación Hermanos Saíz (AHS), Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) y Organización de Pioneros José Martí (OPJM); pero también son fuerza integrantes de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), Sociedad Cultural José Martí y, por supuesto, también está  la vanguardia de esta joven masa generacional: la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Incluso, los jóvenes asumen conscientemente su rol en las transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales del país, contando además con representaciones dentro de la Asamblea Nacional del Poder Popular (órgano de poder legislativo en Cuba), siendo 52 parlamentarios los comprendidos en la edad entre 18 a 35 años y un total de 367 diputados entre la edad de 26 a 50 años; lo cual indica que más del 70% de los miembros actuales de la Asamblea Nacional nació con la Revolución; lo cual sitúa la edad promedio de esta octava legislatura en los 48 años.
¿Cómo nuestros jóvenes no podrán ver el futuro con esperanzas si son ellos el seguro relevo para mantener encendida, en el futuro, la antorcha del socialismo? Barack Obama, el primer afro-americano en sentarse en la Casa Blanca como presidente, que destrozó la esperanza puesta en él por negros y latinos en Estados Unidos, cae deliberadamente en la discriminación cuando sólo encuentra “talentos en los cuentapropistas, las cooperativas”… ¿El resto de los jóvenes vinculados al sector estatal carecen de aptitud, de capacidad creadora, de competitividad profesional?
Pero, aún pasando por alto este equívoco de Obama, hay otras interrogantes sobre la realidad latinoamericana, que muy bien deslucen el convite de Obama.
¿Alguien con un mínimo de valor de análisis realmente cree que la vuelta al capitalismo, a esa economía de libre mercado, de competencia desmedida, de consumismo voraz y de privatizaciones, traerá el progreso por el cual todo el pueblo cubano trabaja? Estados Unidos, con una economía fuerte y tiene 2,5 millones de niños sin hogar y 13 millones viven en hogares con bajos ingresos, brutalidad policial con altos matices raciales y 47,9 millones de estadounidenses viven bajo el umbral de la pobreza, entre otros datos nefastos. Europa también se tambalea con abismal desigualdad por sus políticas de austeridades y tijeretazos en los presupuestos (orientados por el FMI y la Troika Europea).
Pero sin poner la vista hacia lo lejos, sólo hay que voltear la mirada hacia el sur de Nuestra América y ver qué ha hecho este sistema en Honduras, en México, en Paraguay, en Salvador, en Colombia… sólo hay que mirar profundamente y se descubrirá lo que ha hecho la derecha nacional de esos países, serviles al imperialismo… sólo hay que mirar que desde el acceso de la derecha a la cabecera de la Asamblea Nacional de nuestra hermana Venezuela, sólo han servido para seguir frenando el desarrollo del país, de crear mayor desorden y división en la sociedad, de imponer una amnistía para justificar cerca de 50 delitos (entre ellos los que resultaron con las muertes de las guarimbas)… solo hay que mirar para Argentina y ver para lo que ha servido esa derecha de Mauricio Macri, servil a intereses foráneos, la cual ha reducido los salarios de trabajadores, ha disparado los despidos laborales y ahora obra para endeudar al país por favorecer los fondos buitres… sólo hay que mirar para Paraguay, donde se vive en un contexto represivo de retroceso en sus legítimos derechos y donde el expresidente Federico Franco junto a su esposa son investigados por presuntos actos de corrupción, se fortalece un gobierno con derechos inconstitucionales, crece la militarización con allanamientos violentos y maltratos e intimidaciones a la población civil, se sufre la progresiva represión a organizaciones sociales y se favorece la producción extractivista agroexportadora, con la cual se desaloja de derechos al campesinado.
Sólo hay que mirar cómo en Nuestra América, con una abismal desigualdad social, alta pobreza, planes de ajustes con altos recortes en los presupuestos a los servicios públicos y con leyes que brindan amplias concesiones al sector privado para favorecer al empresariado y condicionar el detrimento de la mayoría social… sólo hay que mirar cómo crece el vandalismo creado por este capitalismo que nos venden como idílico y que además goza con una alta presencia militar estadounidense en la región, la cual empodera los grupos que provoquen el caos y ayuden a derrocar aquellos gobiernos que se vuelven molestos por ser constitucionalmente elegidos y que no responden a los intereses del Tío Sam.
¿Y cuál es la situación de la juventud de estos países? Una juventud hundida en las carencias y dificultades económicas; alienados y resignados por el despojo de sus derechos, sumidos en los vicios del capitalismo u organizados en las protestas y en la lucha por adquirirlos. Atrincherados por el miedo o apaleados en sus manifestaciones, asesinados y desaparecidos por el paramilitarismo o las bandas de narcotraficantes que trabajan desde las sombras en contubernio con los propios gobiernos.

Una reflexión para Obama: ¿Por qué la juventud cubana se debe deslumbrar con las lentejuelas del futuro capitalista? Por eso, su convite indica su total desconocimiento de la realidad de la juventud cubana o simplemente la ignora con viles fines.
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...