Tira Cuba

Tira Cuba

jueves, 20 de agosto de 2015

Los dias de EEUU como superhéroe acabaron. #Cuba

puñetazo a washington
Tomado de Mi Cuba Por Siempre.
Por Manuel E. Yepe/Cubainformación

“Muchos gobiernos y sus ciudadanos verían con simpatía a un Estados Unidos que se comporte más como un país normal, pero la mayoría de los estadounidenses todavía cree que su país es excepcional, incluso quienes no están de acuerdo en lo que hace o en la manera de proteger esa excepcionalidad y creen que es hora de que se ocupe de sus propios negocios internacionales y deje que otros hagan lo mejor que pueden con los suyos”, afirma el economista y politólogo estadounidense Ian Bremmer en su libro “Superpotencia: tres opciones para el papel de Estados Unidos en el mundo” (“Superpower: Three Choices for America’s Role in the World”), publicado en mayo de 2015.

En el futuro previsible, afirma, Estados Unidos seguirá siendo el único país en la tierra con militares, economía y músculo político suficientes para persuadir a los gobiernos en cada región del mundo a tomar acciones que de otro modo no tomarían porque ningún otro país tiene el poder duro, la economía innovadora y la influencia cultural que Estados Unidos puede ejercer.

Las 3 estrategias alternativas cuya adopción propone Bremman en su libro a los futuros líderes de Estados Unidos son en esencia:

Ser un país independiente, en vez de malgastar vidas y recursos en aventuras mal planificadas de política exterior, ocuparse de sus propios asuntos y dejar que otros países asuman una mayor responsabilidad en su propia seguridad y prosperidad. Hay que reconstruir la fortaleza del país desde adentro invirtiendo en la educación, la innovación y la infraestructura actualmente desmoronada los miles de millones que derrochamos en el exterior. Prestar mayor atención a los veteranos del país y dejar más dinero en los bolsillos de los contribuyentes para potenciar el avance de la economía estadounidense.

Ser un país económicamente viable (Moneyball): Si el país ha de permanecer seguro y próspero, habrá que enfrentar algunos desafíos exteriores, no puede permitirse intervenir en tantos focos a la vez, y tampoco debe retroceder y esperar que otros asuman el entuerto. Dejar de tratar al resto del mundo como norteamericanos en una etapa anterior de desarrollo. Abandonar argumentos sin sentido sobre la “excepcionalidad de Estados Unidos” y construir una política exterior diseñada exclusivamente para hacer más seguro y más próspero al país. Vigilar los costos y establecer las prioridades en consecuencia.

Ser un país indispensable: en un mundo profundamente interconectado y peligroso, el país no puede permanecer seguro a menos que Washington trabaje para asegurar que los gobiernos en todo el mundo respondan a sus ciudadanos. Los estadounidenses deben luchar por la democracia, el estado de derecho, los derechos humanos y la apertura de los mercados, porque el mundo – y por lo tanto Estados Unidos– nunca sabrán de seguridad sostenible y prosperidad sin ellos. Hay que llevar alianzas para manejar los conflictos, impedir que los terroristas accedan a armas más peligrosas y amenazas en el ciberespacio. Dirigir la lucha contra la delincuencia transnacional y los peores efectos del cambio climático. ¿Quién sino puede Estados Unidos puede hacer frente a estas cosas?

Bremman se lamenta de que la política exterior estadounidense de los últimos 25 años ha sido incoherente, porque desde Somalia hasta Afganistán e Iraq así como en las relaciones con Rusia y China, los presidentes Clinton, Bush y Obama han improvisado sus respuestas a los problemas y las crisis en la medida que éstas han ido surgiendo, y ciertamente no han improvisado muy bien.

Bremman cree que, como superpotencia única del mundo, sus tres opciones de políticas son las únicas viables, pero sólo si los futuros presidentes pueden construir un duradero apoyo público para sostenerlas. “Es más fácil decirlo que hacerlo, por supuesto, y esa es una de las razones por las que la nación independiente es la opción que más se acerca a lo que creo mejor para el país”.

Considera que esto no es aislacionismo y que Estados Unidos nunca debe convertirse en fortaleza cerrada. Debe exportar sus productos de valor, particularmente tecnología, energía y alimentos, y acoger a quienes llegan a Estados Unidos para construir una vida mejor para ellos y sus familias.

Tampoco es una visión derrotista, imaginando el impulso que habría tenido la economía de Estados Unidos si los cientos de miles de millones gastados en Irak y Afganistán hubieran ido a reforzar la resistencia y la fuerza estadounidense, poniendo fin a la política exterior de superhéroe e invirtiendo más en la educación en el país.

Construir un país que los demás consideren demasiado importante para fracasar.

Durante los últimos 25 años, Washington ha actuado como si Estados Unidos fuera cada vez más fuerte en el mundo. No lo es, y su política exterior debe reflejarlo así, afirma Bremmer.
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...