Tira Cuba

Tira Cuba

lunes, 22 de diciembre de 2014

Triunfó la contundente razón, la firme convicción y el inmenso amor. Nuestros héroes nos hablan

Tomado de CubaDebate.
El General de Ejercito Raúl Castro Ruz (I), Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba(CC PCC), y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, recibe a nuestro héroe Gerardo Hernández Nordelo (D), a su arrivo a la patría, en La Habana, el 17 de diciembre de 2014.    AIN  FOTO/ Estudios Revolución
El General de Ejercito Raúl Castro Ruz (I), Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba(CC PCC), y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, recibe a nuestro héroe Gerardo Hernández Nordelo (D), a su arribo a la patría, en La Habana, el 17 de diciembre de 2014. AIN FOTO/ Estudios Revolución




Gerardo Hernández agradeció este jueves las acciones del pueblo latinoamericano que propiciaron la liberación de Los Cinco, en declaraciones al programa informativo de la Televisión cubana Mesa Redonda.
“No podemos decir que el regreso de Los Cinco se dio por una cuestión específica, sino que todo tiene una relación, todo se concatenó, para que este día se hiciera fue necesario un gran cúmulo de esfuerzos de distintas índoles”, dijo.
Las manifestaciones a favor de su libertad por parte del pueblo latinoamericano, con marchas y eventos, incluso en las afueras de la Casa Blanca, en Washington, Estados Unidos, forman parte de logro de su liberación, añadió.
“No se puede achacar el éxito a un solo esfuerzo aislado, todo esfuerzo en su conjunto influyó. Pienso que el trabajo solidario de las diferentes organizaciones del mundo fue algo fundamental de lo que estaremos agradecidos todo la vida”, expresó.

Bromas y emociones

Fue el último en llamar a la Mesa Redonda y empezó el diálogo felicitando a los panelistas por los 15 años del programa. Discúlpenme, pero desde ayer (el miércoles) estoy casi sin voz, medio disfónico. Estos momentos que estamos viviendo no sé cómo describirlos. Estamos inmensamente agradecidos y orgullosos por la recepción de nuestro pueblo.
Se le rompió un cinto (“parece que por tanto tiempo guardado”, bromeó) y entraron a una tienda a comprar uno. Aquello fue apoteósico, la gente quería hacerse fotos, saludarlos, abrazarlos.
Gerardo contó que el compañero de seguridad del establecimiento no podía controlar la situación y le decía: “Tenemos que salir de aquí, rápido”. Pero el Héroe no podía negarse a tanto pueblo, a tantas muestras de cariño, de gratitud por su entereza, por su estoica resistencia. “Si tú quieres me sacas cargado, pero yo no puedo irme así”, le respondió Gerardo al agente de protección.
“Pasamos la página de los sufrimientos, de los abusos en la cárcel”, dijo. Mencionó a algunos amigos que ya no están: Compay Segundo, César Portillo de la Luz, su mamá. ”Perdón, ellos sí están con nosotros. De alguna manera están aquí en estos momentos”.
Dijo que sin el amor de Adriana no hubiera podido resistir. Ella es la mayor inspiración de mi vida. “El amor fue la esencia misma de nuestra resistencia”.
¿Y las caricaturas? ¿Volverás a hacerlas?, le preguntó Randy Alonso, director de la Mesa Redonda: “He pensado mucho en eso; no soy bueno, más que de carrera, soy un caricaturista a la carrera, pero me gusta dibujar, hacer chistes. Si tengo tiempo y encuentro quien las publique, lo haría”.
Nuestro héroe Ramón Labañino(I), con su esposa Elisabeth, a su arrivo a la patría, en La Habana, el 17 de diciembre de 2014.    AIN  FOTO/ Estudios Revolución/
Nuestro héroe Ramón Labañino(I), con su esposa Elisabeth, a su arribo a la patría, en La Habana, el 17 de diciembre de 2014. AIN FOTO/ Estudios Revolución/

“Es un honor dirigirme a nuestro pueblo. Esta es una victoria de nuestro pueblo, de la dirección de la Revolución, del movimiento de solidaridad internacional”, dijo Ramón Labañino al intervenir en la Mesa Redonda.
Envió un abrazo a todos los que les escribieron, a los que hicieron llamadas, a quienes cada día 5 enviaban mensajes para exigir su liberación: “Esta es una obra colosal. Cada granito de arena construyó un gran castillo. Estamos profundamente emocionados. Todavía no nos creemos que estemos aquí”.
“Uno piensa que está preparado para momentos como estos, pero no es cierto, uno nunca está preparado. Es hermoso estar libre, estar vinculados a sucesos tan trascendentales para nuestra Patria, dijo.
Admitió que pudieron abrazar al Comandante en Jefe. Fue un abrazo “enorme, profundo”. También pudieron abrazar a Raúl. En ello iba “el amor que sentimos hacia todo nuestro pueblo”.
Randy Alonso, el director de la Mesa Redonda, le preguntó lo que mucha gente quería saber, tras verlo cojeando al descender del avión: ¿Cómo te sientes de salud?
“Yo estoy entero; estoy firme. Me enderezó el olor a Patria. Que no se preocupe nadie, estoy listo para las próximas misiones porque somos, primero que todo, soldados de la Patria”.
Aseguró que la pelea sigue y la unidad de nuestro pueblo es trascendental. Estamos convencidos de que vamos por el camino correcto.
“Perdonen la similitud, pero esta ha sido una epopeya agramontina del pueblo de Cuba, similar al rescate de Sanguily. Y como decía el Comandante: ¡Venceremos!. ¡Y ya vencimos!”.
Nuestro héroe Antonio Guerrero (D), con su madre Mirta, a su arribo a la patría, en La Habana, el 17 de diciembre de 2014.    AIN  FOTO/ Estudios Revolución
Nuestro héroe Antonio Guerrero (D), con su madre Mirta, a su arribo a la patría, en La Habana, el 17 de diciembre de 2014. AIN FOTO/ Estudios Revolución

Antonio Guerrero: No estuvimos ni solos ni presos


“No hay palabra para describir la felicidad», afirmó Antonio Guerrero al intervenir en la noche de este jueves en el programa televisivo Mesa Redonda.
Hemos vuelto con el pecho lleno de conciencia, estamos dispuestos a echar parlante en cualquier nueva tarea que se nos dé, dijo.
Hay que seguir pensando en un socialismo más fuerte. La Revolución jamás ha dejado solo a ninguno de sus hijos, recordó, y aludió a su mamá, Mirta Rodríguez, quien supo decirle a tiempo, al hablarle de lo que algunos intuían en el ambiente político, tal vez para que las sorpresas no fueran todas de un tajo: “Ay, mi hijo, las cosas están cambiando”.
“Yo tenía la convicción de que mami iba a estar aquí en La Habana y que iba a vivir muchos años. Hay muchas facetas de mi madre. Estamos en un presente que es infinito, que lo convertiremos en alegría, en energía”.
“Al haber estado defendiendo la humanidad, defendiendo la inocencia y defendiendo los valores de la revolución demostramos al mundo la calidad humana con que nos había formado esta Revolución a nosotros”, expresó.
Guerrero señaló que durante su estancia en prisión el pueblo cubano siempre le demostró su apoyo y los hizo sentir que “nosotros ni estábamos solos, ni estábamos presos”.
Manifestó que estaba consciente de que su madre, Mirta Rodríguez, lo estaría esperando en Cuba e indicó que siempre fue su ejemplo y su fuerza para seguir adelante. “Hemos borrado el pasado en pocas horas y estamos en un presente infinito que lo convertiremos en una energía constante”, enfatizó.
Recibió la noticia de que viajaría a La Habana a las 5:30 de la mañana. “Me dijeron que tenía que prepararme”. Y envió un último mensaje de la prisión, inmediatamente después de que le hicieran saber que tenía que empacar.
En más de una ocasión, Antonio tuvo elogios y muestras de agradecimiento para los camaradas de todo el planeta que hicieron del caso de los Cinco una razón de lucha. Recordó, entre ellos, al trovador Vicente Feliú, de quien dice que ha de cantar, con renovadas inspiraciones; a Los Novo; al pintor Nelson Domínguez.
En la prisión encontró en el arte una manera de luchar, de dar batalla: “Nunca pensé que fuera tan útil”.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...