Tira Cuba

Tira Cuba

miércoles, 28 de enero de 2015

UNIDAD, un legado martiano… II Parte.

Por Gustavo de la Torre Morales.



Y pongamos alrededor de la estrella, en la bandera nueva, esta fórmula del amor triunfante: ¡Con todos, y para el bien de todos! (1)

Mucho se ataca a Cuba y se desea presentar una idea de caos, de represión y división social, de una aparente sociedad que “rechaza” el sistema socialista. En los monopolios mediáticos se utilizan vocablos como “régimen”, “totalitarismo”, “dictadura” para intentar sembrar la idea de una Cuba regida por una ralea despótica que es incapaz de adaptarse al contexto actual y que actúa con soberbia frente a las demandas del pueblo. 

Así mismo se ha manejado a la opinión pública, diciendo que no había tal bloqueo económico contra Cuba, que era un invento del gobierno de los “Castro” para tapar sus deficiencias e inviabilidad del sistema y, sin embargo, el pasado 17 de diciembre aparece Obama dando a conocer que la política de ahogo a través del aislamiento a Cuba ha sido un total fracaso en estos 50 años y que se debía optar por otras vías en las relaciones con Cuba. ¡Entonces sí hay bloqueo económico, financiero y comercial! ¡Entonces no es un problema del sistema en Cuba!

En las conversaciones que se llevaron a cabo en estos días pasados entre representaciones de Estados Unidos y Cuba se ha tocado el tema migratorio como un punto clave a normalizar; pero la parte estadounidense ha dejado claro que su Ley de Ajuste Cubano (pies secos-pies mojados) no cambiará. ¡Entonces es real que existe una política migratoria diferenciada para los cubanos, la cual incentiva a las salidas ilegales!

Las revelaciones de Obama, el pasado 17 de diciembre, solo confirmaron las denuncias que el gobierno y pueblo cubanos vienen haciendo desde hace ya medio siglo; de la misma manera se ha demostrado que la famosa “oposición interna” (disidencia o más bien mercenarios) está financiada desde el exterior con el objetivo de seguir socavando la soberanía e independencia cubana y alcanzar una transformación que conlleve al desmerengamiento de la Revolución, como ocurrió en la otrora URSS.

Por eso, el imperialismo y sus secuaces hacen hincapié en mostrar una Cuba descontenta y desunida, y para ello se amparan en el uso de sus instrumentos de manipulación: los medios de des-información y los mal llamados periodistas independientes (la contrarrevolución interna).

Pero desbaratar tal infamia de “desunión” (ya que como argumento es más débil que un castillo de naipes), sólo basta mirar los irrebatibles ejemplos que fortalecen y solidifican los pilares de la Revolución cubana y su proceso político ideológico. Nombrando algunos de ellos, los más visibles son:

  • Después de la renuncia de José Miró Cardona al cargo de Primer Ministro, motivado por sus inclinaciones pro-burguesas y ajenas a los intereses de las capas populares, Fidel Castro asumió dicho cargo (16 de febrero de 1959) con el Decreto No. 563 firmado por el entonces Presidente de Cuba, Manuel Urrutia Lleó. Cuando éste último adoptó posiciones que agudizaría las contradicciones con el pensamiento justiciero de la Revolución, Fidel Castro presentó su renuncia (16 de julio de 1959) y seguidamente dio sus razones a las masas por los medios de prensa. La noticia trajo una algarabía nacional, una oleada de pueblo se fue congregando alrededor del Palacio Presidencial con carteles apoyando a Fidel, lo cual condujo a la renuncia de Urrutia al cargo. Esto demostró el valor de la UNIDAD del pueblo y su identificación con el líder de la Revolución.
  • En el acto de conmemoración por el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de céspedes, el 26 de julio de 1959, el Presidente de Cuba, Osvaldo Dorticós Torrado, pregunta al pueblo: “Yo quiero realizar aquí la consulta más directa posible al pueblo de Cuba: ¿Desean ustedes o no que ejerza sus funciones de Gobierno el doctor Fidel Castro?”_ y la respuesta no se hizo esperar en una evasión multitudinaria que decía ¡Sí!_ Dorticós continuó: “Pues si es así, y si esta es la respuesta, yo termino mis palabras alentado por la esperanza, porque aquí quiero repetir unas palabras que pronunciara hace sólo unas horas en la escalinata de la Universidad de La Habana: Esta vez, por vez primera en la historia de nuestra Revolución, no manda Fidel Castro; manda el pueblo que ordena a Fidel Castro cumplir con su deber como gobernante” (2). Aquí se demostró el valor de la UNIDAD del pueblo y el poder de su demanda.
  • El Gobierno de los Estados Unidos no estaba dispuesto a aceptar en sus propias narices un proceso revolucionario que no siguiera sus pautas; por eso, a través de la CIA se prepararon diversas actividades de agresión contra Cuba, de las cuales muchas de ellas habían sido planeadas desde la central JM Wave. Entre ellas estuvo la Operación Pluto, por medio de la cual se preparó un ejército de mercenarios que llevó a cabo la invasión militar por Playa Girón el 16 de abril de 1961. En sólo 66 horas ya se había liquidado la intentona imperialista, gracias a la organización y la UNIDAD del ejército cubano y la incorporación en milicias del propio pueblo organizado para defender al país. Aquí se demostró el valor de la UNIDAD del pueblo.
  • Uno de los males sociales denunciados por Fidel en “La Historia Me Absolverá” fue el alto porcentaje de analfabetos y semi-analfabeto. ¿Cuán necesaria era la emancipación cultural de pueblo? Esto lo comprendió Martí cuando dijo: “Saber leer es saber andar. Saber escribir es saber ascender. Pies, brazos, alas todo eso ponen al hombre esos primeros humildísimos libros de la escuela. Luego va al espacio. Ve el mejor modo de sembrar, la reforma útil que hacer, el descubrimiento aplicable, la receta innovadora, la manera de hacer buena la tierra mala; la historia de los héroes, los fútiles motivos de las guerras, los grandes resultados de la paz. (…) “La educación es como un árbol: se siembra una semilla y se abre en muchas ramas. Sea la gratitud del pueblo que se educa árbol protector, en las tempestades y las lluvias, de los hombres que hoy le hacen tanto bien. Hombre recogerá quien siembre escuelas” (3). Por eso que Fidel Castro hizo un llamado (el 29 de agosto de 1960) para llevar a cabo una Campaña de Alfabetización y donde revela: El año que viene, vamos a librar la batalla contra el analfabetismo. El año que viene tenemos que establecernos una meta: liquidar el analfabetismo en nuestro país” (4). En esta gran obra de crear cultura, que comenzó el 1 de enero de 1961 y culminó en diciembre de ese año, yendo a todos los rincones del país a enseñar a leer y escribir a campesinos, obreros y demás sectores desfavorecidos de la población en la época neocolonial; incluso donde no todos gozaban de comodidades, pero donde compartieron gustosos las desgracias de otros. En la tarea participaron más de 300 mil personas, de ellos 271 mil educadores. Aquí se demostró el valor de la UNIDAD del pueblo.
  • Cuando el gobierno norteamericano hace de sus mezquinas trastadas contra Cuba, el pueblo cubano se concentra en masas para en marcha victoriosa demostrar que hay una Revolución para respetar. Así se evidenció en las dos declaraciones de La Habana (2 de septiembre de 1960 y 4 de febrero de 1962, respectivamente), donde todos los sectores de la población expusieron el repudio absoluto a las amenazas y actos vandálicos complotados contra la autodeterminación e independencia cubanas. Aquí se demostró el valor de la UNIDAD del pueblo. De manera similar ha ocurrido otras tantas veces en la Tribuna Antiimperialista que se levantó frente a la Oficina de Interés de Estados Unidos en La Habana (SINA, por sus siglas en inglés).
  • Como se mencionó anteriormente, si la consulta y aprobación de la Constitución de 1976 arrojó una participación de más de 8 millones de cubanas y cubanos, las modificaciones que se le hizo a la misma en los años posteriores también demostraron que el pueblo era el actor fundamental del camino tomado con el triunfo de la Revolución. El 12 de julio de 1992, se aprobó la Ley de Reforma Constitucional en la Asamblea Nacional (Parlamento) de manera unánime, tomando las recomendaciones emitidas en el IV Congreso del Partido (PCC), devenidas como resultado de un abierto debate público, desde donde se reclamaba el perfeccionamiento del Estado y las instituciones sociales y políticas de la sociedad. Lo cual también conllevó a una Nueva Ley Electoral y Nuevas Normas Reglamentarias del Sistema de Órganos del Poder Popular. Aquí se demostró el valor de la UNIDAD del pueblo. Pero si estas reformas pueden parecer insuficientes en referencia al carácter de acción nucleada por el pueblo; es meritorio recordar que en ese mismo día la Asamblea Nacional aprobó cambiarle el nombre a una porción nacional (la otrora Isla de Pinos) para ser llamada Isla de la Juventud, en pleno reconocimiento a toda esa multitud de miles de jóvenes integrados en Brigadas Revolucionarias de Trabajo Voluntario, que fueron a ese territorio en los primeros años de la Revolución para cambiar la depauperante situación de ese territorio en lo económico, lo social y cultural. El reconocimiento a toda la labor desplegada se llevó a cabo en la celebración del XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Razón indiscutible para demostrar el valor de la UNIDAD del pueblo.
  • Así mismo, la Constitución fue modificada una vez más en junio de 2002, después de un proceso plebiscitario, donde participaron 9 millones de personas y se recogió la firma pública y voluntaria de 8 millones 198 mil 237 electores en tres días, para consignar que las relaciones económicas, diplomáticas y políticas con otro Estado no pueden ser negociadas bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera y se ratifica el carácter irrevocable del socialismo y el sistema político y social que se construye en Cuba. Aquí se demostró el valor de la UNIDAD del pueblo.
  • En lo económico, también se dieron pasos donde el pueblo en su conjunto jugó un papel fundamental y decisorio. Ejemplo de esto fueron las medidas aprobadas en 1994 por la Asamblea Nacional (Parlamento), contenidas en la Ley 73 sobre el Sistema Tributario, con el objetivo de sanear las finanzas y garantizar niveles suficientes de ingresos para respaldar las decisiones de gasto social, las cuales se acordaron posterior a una amplia consulta popular donde en más de 80 mil centros de trabajo, los obreros analizaron, discutieron y brindaron sus opiniones y sugerencias. Ley que se modifica en la Ley 113 con el objetivo de alcanzar adecuaciones al nuevo contexto histórico-económico. Aquí se demostró el valor de la UNIDAD del pueblo.
  • Cuando la propaganda anticubana acusaba a Cuba de intolerante y falta de libertad religiosa, se volvió a dar otra contundente respuesta por parte del pueblo cubano, cuando éste disciplinadamente asistió en multitud de masas a cada una de las misas realizadas por todo el país con motivo del programa realizado para atender la visita del Sumo Pontífice Juan Pablo II, del 21 al 25 de enero de 1998, quien a la hora de despedirse, en el aeropuerto dijo: "Continúen conservando los valores más genuinos del alma cubana, su confianza en Dios, su vocación a la libertad". Ese mensaje de confianza dado por el Pontífice, simplemente reafirmaba con su “continúen” y “vocación a la libertad” el trabajo humanista realizado por los cubanos dentro del proceso Socialista; lo cual indica el valor de la UNIDAD del pueblo.
  • La Revolución socialista, como proceso que no tiene referente alguno, es humanamente natural errar. Los creadores del marxismo no brindaron un específico patrón de sociedad a construir, sino una teoría científica que sirviera de base para la proyección de la misma. Pero las condiciones dadas en cada momento histórico están sujetas a una dinámica cambiante y, por ende, las condiciones económicas, políticas e ideológicas existentes deben transformarse constantemente; lo cual indica que la praxis revolucionaria está sujeta a la constante actualización de las realizaciones de la sociedad. Es decir, es necesaria la continua adecuación para enfrentar los retos dados por las presiones del contorno externo y los reveses internos dados en el laboratorio de la práctica; pero lo primordial es que el complejo cúmulo de cambios se ha llevado a cabo con una prevaleciente tendencia a la inconformidad y la autocrítica. Esto se vivenció en los mediados de los años 80, cuando la dirección del país reconoce la necesidad de rectificar el modelo socialista que se lleva a cabo, poniéndose en práctica a través del llamado Proceso de Rectificación de Errores y Tendencias Negativas, el cual se llevó desde los debates dados en el III Congreso del PCC a la reflexión colectiva de la toda la ciudadanía cubana. Fidel Castro expresó al respecto: La idea nada ortodoxa de realizar una sesión diferida del Tercer Congreso resultó realmente práctica y sabia. Esto permitió que todos nuestros militantes y todo nuestro pueblo pudieran analizar, discutir el Proyecto de Programa y, además, enriquecerlo. (…)De las miles de ideas y sugerencias, un alto número de ellas fueron aprobadas (5). Esto resultó en la aplicación de medidas enfocadas a la solución de los problemas que frenaban y deformaban los principios vitales y originales de la Revolución Cubana. Este proceso de análisis, autocrítica y toma de medidas amparadas en el debate popular demostró el valor de la UNIDAD.
  • Cuba nunca ha estado sujeta al inmovilismo; por el contrario, siempre ha sido capaz de ir avanzando, con mesurado pero seguro paso a ir alcanzando nuevas conquistas de carácter social. Por eso, en el 2008 los cambios y transformaciones en la sociedad cubana volvieron a partir del debate popular en las 85 mil 301 asambleas realizadas en centros de trabajo, donde participaron un total de 3 millones 57 mil 568 trabajadores, siendo el 93,8% de los afiliados, con un total de más de 900 mil intervenciones que incluyeron propuestas, dudas, preocupaciones y sugerencias relacionadas con el texto legislativo y con otros asuntos afines de interés a modificar, de los presentados. El Anteproyecto de la Nueva Ley de Seguridad Social (6) se aprobó en la Asamblea Nacional, a principios de 2009, con un 99,1% a favor. La misma presentó ventajas y derechos reconocidos por la legislación, ampliando las prerrogativas y los beneficios en materia de seguridad social. Antes del proceso de aprobación por la Asamblea Nacional, todos los trabajadores fueron debida y previamente informados del contenido del texto legislativo y las razones por las que se trató de modificar la Ley que estaba vigente, lo cual constituye una fehaciente demostración del vínculo directo entre la dirección del país y el pueblo trabajador a la hora de cerrar definitivamente textos y acuerdos legislativos de importancia. Esto indica el valor de la UNIDAD del pueblo.
  • El secuestro por la mafia cubanoamericana de un niño de seis (6) años, que lamentablemente había naufragado tras el infortunio de la muerte de su madre y otros en el intento de llegar ilegalmente a Estados Unidos, fue un golpe vil de oportunismo, violatorio del derecho internacional y de las propias leyes norteamericanas, sólo por el afán de seguir montando comparsas propagandísticas anticubanas. El largo proceso judicial proporcionó que el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) de Estados Unidos reconociera el derecho de Patria Potestad a favor de Juan Miguel González, padre del niño Elián González, y tanto el apoyo del pueblo norteamericano como la movilización del pueblo cubano posibilitó que el reclamo de regreso de Elián se produjera siete meses después, el 28 de junio del 2000. Aquí se demostró el valor de la UNIDAD, no sólo del pueblo, sino también de la comunidad internacional en torno al pueblo cubano.
  • Debido a esa política de constante agresividad contra Cuba, el Gobierno de Estados Unidos en complacencia con la mafia cubanoamericana, prefirió que el Buró Federal de Investigación (FBI) montara un operativo que llevó a prisión a cinco agentes cubanos que se habían filtrado en las líneas de grupos terroristas anclados en Estados Unidos (Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), el Consejo por la Libertad de Cuba (CLC), Hermanos al Rescate, Movimiento Democracia, Alpha-66 y otras muchas de conocida trayectoria delictiva) y que acumulan un amplio expediente de sabotajes y atentados que han ocasionado grandes pérdidas económicas, acciones militares que han cobrado más de 3 mil vidas y más de 2 mil discapacitados y, además, de los cientos de planes fraguados para tratar de asesinar al presidente cubano Fidel Castro. René González, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González Llort y Gerardo Hernández Nordelo fueron juzgados, violando sus derechos, en procesos amañados y manipulados por la propia prensa de Miami, con el objetivo de crear una opinión pública adversa a la real misión que ellos realizaban, la cual en ningún momento era contra la seguridad nacional de Estados Unidos, sino para evitar que esas organizaciones infiltradas cometieran actos terroristas contra Cuba. René y Fernando cumplieron la totalidad de sus condenas; pero Antonio, Gerardo y Antonio fueron liberados por la parte estadounidense, conjuntamente con el contratista Alan Gross, quien fue liberado por Cuba por razones humanitarias. Sin embargo, la injusticia cometida contra los Cinco Héroes ha sido conocida en cada rincón del mundo gracias al constante trabajo de los diversos movimientos de solidaridad con la causa de los Cinco y la pujante exigencia de liberación por parte de los amigos de Cuba como del propio pueblo cubano. Esto demostró el valor de la UNIDAD, no sólo del pueblo cubano, sino del poder de convocatoria a unir fuerzas a nivel internacional.
  • La participación del pueblo de Cuba en la construcción y desarrollo del proceso socialista es un acto cotidiano, en el cual no se repara, en ocasiones, como un hecho que se convierte en un constatado ejercicio donde el pueblo cubano se reafirma como el Poder Popular y motor impulsor de la actividad productiva y económica de la Revolución para el logro y defensa de sus conquistas. Teniendo en cuanta la difícil situación económica a nivel mundial, que para el caso de Cuba se agrava por encontrarse bajo un asedio constante por el imperialismo yanqui y sus secuaces, la cual se muestra en una guerra de bloqueo económico para ahogar la Revolución y rendir al pueblo cubano de hambre y necesidades, fue necesario volver al debate popular para discutir las cuestiones más importantes del modelo económico del país y conllevar una actualización del mismo, buscando como objetivo principal métodos de trabajo que posibiliten eficiencia económica, eliminar los procesos burocráticos y se fortalezca la lucha contra los hechos delictivos y de corrupción que aún existen en algunos niveles. En el proceso de Actualización Económica del país se crearon 11 Comisiones de Trabajo que presentaron 291 lineamientos, los cuales fueron analizados y discutidos en más de 163 mil reuniones efectuadas en diferentes organizaciones sociales y sindicales, con una participación de 8 millones 913 mil 838 personas, con un registro de más de 3 millones de intervenciones, algunas de ellas formuladas en más de una reunión por la participación de la misma persona en más de una reunión (de trabajo, organización social como son la FMC, CDR, ANAP; de barrio o partidista, etc.). De los lineamientos iniciales se modificó el 68% de ellos y se crearon otros hasta el total de 311. Entre los puntos más esenciales que se mencionaron estuvieron los referentes a Políticas Macroeconómicas, Políticas para las Construcciones de Viviendas y Recursos Hidráulicos, la Política de Transporte y el Modelo de Gestión Económica. La importancia de este proceso, que culminó en el VI Congreso del PCC con la aprobación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución (7), es la confirmación a la continuidad y perduración del proceso socialista cubano en la propia voz del pueblo, siendo el actor fundamental en la toma de decisiones que rigen la vida del país. Esto indica el valor de la UNIDAD del pueblo.

Podemos citar cientos de ejemplos que siguen dando pruebas irrefutables de la inquebrantable unidad en el pueblo cubano y de éste con la dirección del país: Análisis y discusión del Anteproyecto de Ley Código de Trabajo 2013, aprobado posteriormente como la Ley Nº 116 Código de Trabajo por la Asamblea Nacional, el 20 de diciembre de 2014 (8); las diferentes marchas patrióticas realizadas en denuncia a las diversas agresiones y por parte de las administraciones norteamericanas o la respuesta del pueblo a las provocaciones hechas por la Oficina de Interés de Estados Unidos en La Habana (SINA). También son muestras de UNIDAD, las diferentes respuestas rápidas dadas a los provocadores mercenarios, a esos que de forma edulcorada llaman disidentes o “periodistas” independientes, quienes han buscado alimentar a la prensa extranjera sensacionalista con sus show mediáticos y performances, con el único objetivo de proporcionar alimento a las campañas de difamación contra Cuba y ser serviles a la política imperialista de subversión interna; o la respuesta de los jóvenes al llamado de la Revolución para conformar las Brigadas de Instructores de Arte, los Contingentes de Maestros Emergentes, las Brigadas de Voluntarios para llevar a cabo misiones internacionalistas a otros países y compartiendo las adversas situaciones de sus pobladores.

Aún a pesar de todos los argumentos dados, basados en la realidad cubana, si alguien desea seguir encasillado en ver a Cuba, su pueblo y su dirigencia con los mismos argumentos rumiados como retórica cansina por parte de los serviles al enemigo de Cuba; entonces sólo me resta decirles que “muy mal conoce nuestra patria, la conoce muy mal, quien no sepa que hay en ella, como alma de lo presente y garantía de lo futuro, una energía suma de aquella libertad original que cría el hombre en sí” (9), lo cual vigencia la fuerza motriz, pujante y cohesionadora del pueblo cubano, la cual ayudó a conllevar el deseo de independencia existente a la finalización del triunfo; un ideal fortalecido por el baluarte más fibroso de nuestra sociedad, convertido en una realidad total desde enero de 1959: La Unidad.

Biografía:
(1)   José Martí. Obras Completas, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, Tomo 4, p. 279.
(2)   Eugenio Suárez Pérez y Acela Caner Román: Fidel en el Año de la Liberación, Verde Olivo, 2006, t. 3, pp. 101.
(3)   José Martí. Obras Completas. Tomo 6. Pág. 134. 154.
(4)   Fidel Castro, Discurso pronunciado en el acto de graduación de los maestros voluntarios a su regreso de la sierra maestra, celebrado en el teatro auditórium, la habana, el 29 de agosto de 1960.
(5)   Fidel Castro, clausura de la sesión diferida del tercer congreso del partido comunista de cuba, en el teatro "Carlos Marx", el 2 de diciembre de 1986, "año del XXX Aniversario del Desembarco del Granma".
(6)   Granma, 11 de marzo de 2014, “80 preguntas y respuestas sobre el Anteproyecto de Nueva Ley de Seguridad Social, http://www.granma.cu/granmad/secciones/seguridad-social/art-004.html
(7)   Cubadebate, Información sobre el Resultado de los Debates de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, http://www.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2011/05/tabloide_debate_lineamientos.pdf
(8)   Gaceta Oficial de la República de Cuba, Ley Nº 116 Código de Trabajo, Nº 29, pp 453, http://www.gacetaoficial.cu/
(9)   José Martí. Obras Completas, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, Tomo 4, p. 279.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...