Tira Cuba

Tira Cuba

sábado, 24 de enero de 2015

Y Roberta entró en La Habana…




La subsecretaria de Estado estadounidense para América Latina, Roberta Jacobson,habla sobre las negociaciones con cuba el 22 de enero de 2015 en La Habana
Tomado de CubAhora
Por Iroel Sánchez

En abril de 2012 la Secretaria Asistente de Estado de Estados Unidos para los Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, acompañó a su entonces jefa, Hillary Clinton, a la Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias y allí constató las expresiones y presiones de prácticamente todos los países de Latinoamérica y el Caribe contra el bloqueo que Washington aplica a Cuba y a favor incluir a la Isla en esos foros de manera incondicional.

Tal vez, como resultado inconsciente de tantas alusiones y reclamos relacionados con Cuba que escucharon durante el evento, Hillary y Roberta decidieron divertirse en Cartagena en una discoteca con el nombre de la capital cubana: Havana. Para nadie, el hecho, que quedó registrado en varias fotos, fue un anuncio de lo que vendría, cuando el gobierno de EE.UU. -siguiendo el consejo del Oso Yogui, “si no puedes con tu enemigo, únete a él”- decidió abrazar las dos banderas a las que se opuso en Cartagena, alegrarse de la invitación de Cuba a la próxima Cumbre de las Américas por el presidente de Panamá y pedir al Congreso de su país que levante el bloqueo.
Lo cierto es que Roberta Jacobson acaba de estar en La Habana, la de verdad, no la de Cartagena, para encabezar la delegación de su país a las conversaciones con el gobierno cubano con el objetivo de avanzar en lo que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el pasado 17 de diciembre, el restablecimiento de relaciones entre las dos naciones, abordar la colaboración en temas de interés bilateral como la lucha contra el tráfico de drogas, las posibilidades de evitar o limitar el impacto de derrames de petróleo, gestiones de búsqueda y salvamento, casos de accidentes aéreos y marítimos, y el monitoreo de movimientos sísmicos, además de realizar las tradicionales rondas sobre asuntos migratorios que ambos países celebran alternativamente en sus capitales cada seis meses.

Según lo declarado por las delegaciones de Cuba y Estados Unidos, el resultado principal de las conversaciones que durante dos días mantuvieron en vilo a corresponsales de medio mundo, y más allá, es que se seguirá conversando. Pareciera nada pero es muchísimo cuando se conoce lo distantes que son las posiciones de ambos gobiernos sobre muchos temas y que los resultados que se anunciaron el 17 de diciembre fueron el fruto de largas y secretas  negociaciones durante más de un año.

Primó el tono respetuoso en las declaraciones realizadas por los funcionarios de ambas partes a la prensa al término de cada ronda de conversaciones, con la excepción de un “presionó” que la delegación de EE.UU. incluyó en uno de sus comunicados y que fue respondido de manera elegante pero firme por la jefa de la parte cubana en las negociaciones, la directora de América del Norte del MINREX Josefina Vidal,  aludiendo a la manera en que Cuba revolucionaria se ha conducido siempre en sus relaciones internacionales: sin aceptar presiones.
Roberta Jacobson junto a Hillary Clinton en la discoteca Havana, de Cartagena de Indias
Roberta Jacobson junto a Hillary Clinton en la discoteca Havana, de Cartagena de Indias
Hablando de presiones, la delegación Señora Jacobson parecía presionada por enviar señales a los enemigos del acercamiento con Cuba, anunciando que se había abordado el tema de los Derechos Humanos antes de que eso realmente ocurriera. Según Vidal, en ese momento -al mediodía del juves 22 de enero- el asunto que tanto preocupa a los administradores del penal sin ley en Guantánamo aún no se había tratado y sólo se hizo en la tarde, ocasión en la que Cuba planteó sus “profundas preocupaciones” sobre el estado de ese tema en EE.UU.

Queda camino por recorrer, incluso en lo que pareciera más cercano, que es el restablecimiento de relaciones  diplomáticas. Como planteó Josefina Vidal,  se dificulta hablar de ello cuando Estados Unidos tiene a Cuba en una lista de patrocinadores del terrorismo y la Sección de Intereses de Cuba en Washington carece de un banco con el que realizar sus operaciones financieras, hechos tan absurdos como lo es también la acogida automática, en calidad de refugiado político, de cualquier cubano que pise suelo estadounidense, política que la delegación estadounidense dijo mantendrá. La modificación de esas posturas del gobierno de Obama -como ocurrió sobre el bloqueo, los viajes de ciudadanos estadounidenses a Cuba, el intercambio humanitario del “contratista” preso en La Habana por los tres antiterroristas cubanos que quedaban prisioneros en EE.UU. y las relaciones diplomáticas entre ambos países- es algo en lo que Cuba no tiene que presionar a EE.UU., lo hace por ella el sentido común y la realidad internacional.

En fin, recordando el título de un libro que se hizo célebre anunciando grandes desafíos para el socialismo cubano cuando la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba, Roberta entró en La Habana… y volvió a salir, con muchas tareas pendientes, mientras la Revolución cubana, que la recibió con respeto pero también con firmeza, parece seguir en pie.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...