Tira Cuba

Tira Cuba

martes, 27 de agosto de 2013

EE.UU. aprobó uso de armas químicas en guerra Iraq-Irán


Tomado de Granma.

WASHINGTON.— El gobierno de EE.UU. está considerando una acción militar contra Siria alegando ataque químico cerca de Damasco, pero hace unas décadas la CIA y militares estadounidenses no hicieron nada para detener el uso de gas nervioso contra Irán, informa la revista Foreign Policy.

En 1988, durante los últimos días de la guerra de Iraq contra Irán, EE.UU. supo, gracias a imágenes de satélite que Irán estaba a punto de ganar una importante ventaja estratégica al abrir una brecha en la defensa iraquí.

Funcionarios de inteligencia estadounidense transmitieron la posición de las tropas iraníes a Iraq, conscientes de que el ejército de Saddam Hussein iba a atacar con armas químicas, incluyendo el gas sarín, un agente letal nervioso.

Los datos entregados al mando militar de Saddam Hussein incluían imágenes y planos de movimientos de las tropas iraníes, así como la ubicación de las instalaciones logísticas de la República Islámica y planes detallados del emplazamiento de sus tropas antiaéreas.

Usando estos datos, las tropas iraquíes utilizaron gas mostaza y sarín antes de lanzar cuatro importantes ofensivas a principios de año. Las ofensivas de las tropas de Saddam ayudaron a cambiar el curso de la guerra a favor de Iraq y llevar a Irán a la mesa de negociaciones.

Durante varios años los funcionarios estadounidenses han negado su conocimiento de los planes de ataques químicos iraquíes, insistiendo en que el gobierno de Hussein nunca anunció que iba a utilizar estas armas. Pero el coronel retirado de la Fuerza Aérea de EE.UU. Rick Francona, exagregado militar en Bagdad durante aquellos años, da una visión diferente.

"Los iraquíes nunca nos dijeron que tenían planes de usar gas nervioso. No necesitábamos que nos lo dijeran: ya lo sabíamos", dijo el coronel citado por Foreign Policy.

Según los archivos de la CIA y entrevistas a oficiales de inteligencia militar como Francona, EE.UU. tenía pruebas consistentes de ataques químicos iraquíes a partir de 1983. Fue en ese mismo periodo que Irán denunció públicamente los ataques químicos contra sus tropas y recogía datos para presentarlos a las Naciones Unidas.


Pero faltaban pruebas, y los informes secretos mandados a funcionarios de inteligencia de más alto rango en el gobierno de EE.UU. contenían muchas. La CIA no quiso intervenir en el caso. 

(Russia Today)
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...