Tira Cuba

Tira Cuba

lunes, 8 de septiembre de 2014

Conducta impropia de un diplomático

Conducta impropia de un diplomático


Por el editor del blog: Gustavo de la Torre Morales.

Al respecto, comenté en mi cuenta de FB lo siguiente:

No soy religioso y me gusta respetar a quien prefiera profesar o practicar la fe religiosa. Cada cual es libre de optar.

Pero si creo que, desafortunadamente, la iglesia (y me refiero a casi todas las denominaciones existentes) han sido utilizadas por muchos de sus altos funcionarios para beneficios personales o de la institución central que los dirige o de otros poderes represivos, centrando sus intereses en mantener su membresía no bajo la fe noble y el acto humano, sino por medio de la subyugación por ignorancia y obediencia ciega.

La humanidad ha tenido verdaderos santos en vida que han entregado su labor religiosa a luchar por los más desfavorecidos: en Cuba está el ejemplo del párroco Guillermo Sardiñas (primer sacerdote con sotana verdeolivo), el jesuita catalán Vicente Ferrer Moncada, Agnes Gonxha (Teresa de Calcuta), Oscar Arnulfo Romero, entre otros bien contados.

Pero hay otros tantísimos que apoyaron dictaduras sudamericanas como la de Pinochet, en Chile, o la militar de Videla en Argentina, entre otras que se pueden mencionar y han recibido la "bendicion" eclesiástica.

Tambien estan aquellos que sus esfuerzos religiosos incluyen la mentira y la tergiversacion.

Aquí les dejo un ejemplo reciente:

Conducta impropia de un diplomático


Tomado de Progreso Semanal.
Por Aurelio Alonso.

Hace unos veinte años oí hablar de Lecce por primera vez a un amigo italiano, profesor de Filosofía, de aquella antigua ciudad de Otranto, en el talón mismo de la bota que forma la Península Itálica, vieja villa de cuyos encantos vivía orgulloso.

No pude evitar recordarlo cuando me llegó un mensaje el pasado 26 de agosto, que recoge una información publicada en el diario local Lecce News 24, reportando unas declaraciones de Mons. Bruno Musaró (*), nuncio apostólico de la Santa Sede en Cuba, en una misa al aire libre celebrada en el poblado de Vignacastrisi.

Ahorro palabras en detallar la carga de distorsión, la especulación sesgada y el tono despectivo utilizado hacia la realidad de la sociedad cubana y la inculpación injuriosa y ofensiva a las autoridades políticas ante las cuales se supone que el autor realiza un ejercicio diplomático. Son simplemente indicativas de una postura adversa en extremo; ese extremo que conocemos y que ni siquiera deja espacio a la discusión. Me cuento entre los que piensan que cada cual es libre de formarse opiniones, por tendenciosas y deformadas que sean, y de no callarlas. Pero no ignoro que esto podría ser incompatible con el desempeño de algunas responsabilidades oficiales.

El hecho es que han pasado ya diez días de esas declaraciones sin que se sepa de respaldo ni de desautorización desde la Secretaría de Estado del Vaticano, o de cualquier otra instancia competente, si la hubiere, ni de desmentido o de retractación por parte del aludido, ni de respuesta de la cancillería cubana ante las inauditas palabras atribuidas al nuncio Musaró.

Tampoco se han pronunciado, que se sepa, los obispos cubanos, aunque esto es más comprensible. Formalmente se trata de un asunto de relaciones entre los dos Estados y se diría que no les compete interceder, aunque seguramente tienen opiniones, e imagino que también libertad para expresarlas. El silencio por parte de las autoridades cubanas puedo interpretarlo como el gesto de dar un margen a rectificación de lo que normalmente supondría una expulsión del embajador, y me pregunto si nuestros obispos lo entenderán también así.

Lo cierto es que el nuncio no ha regresado a la Isla, donde tiene tres años en el cargo, al cual fue designado por Benedicto XVI, y donde dijo, según la nota aludida, que «espera estar cuando el régimen socialista haya terminado». 
Me parece lamentable para los católicos cubanos que sea alguien tan negativamente parcializado, en cuanto a la realidad y los destinos de Cuba, quien tenga la misión de asesorar al pontífice para decidir la sucesión del arzobispo de La Habana, próximo a la jubilación.

(*) Mons. Bruno Musaró, nuncio apostólico en Cuba, ha dicho que «sólo la libertad puede darle esperanza al pueblo cubano». Después de celebrar Misa en el parque San Pío de Pietrelcina, de la localidad italiana de Vignacastrisi, el nuncio se refirió, según un diario local, a «las condiciones de absoluta pobreza y degradación humana y derechos civiles en la que vive el pueblo cubano, víctima de una dictadura socialista que lo mantiene subyugado desde hace 56 años». «Para esta gente, la única esperanza de una vida mejor es escapar de la isla», afirmó el nuncio, citado por Lecce News24. (Fragmento tomado de Agencias/InfoCatólica)
Foto de portada: La Virgen de la Caridad del Cobre fue colocada en los Jardines Vaticanos en la zona cercana a la Campana del Jubileo. Asistieron a la ceremonia 10 obispos cubanos. Durante el acto se rezó una oración y el cardenal Tarcisio Bertone, ex secretario del Estado Vaticano, se dirigió a los presentes.
Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.
http://progresosemanal.us/20140906/quien-se-anota-la-mala-jugada/

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...