Tira Cuba

Tira Cuba

sábado, 6 de septiembre de 2014

El imperialismo estadounidense contra America

Tomado del Blog Generación F
Por Dax Toscano Segovia

Primera Parte:

El “Destino Manifiesto” y la dominación de América Latina por EE.UU.:  

El 5 de agosto de 1829 el Libertador, Simón Bolívar proclamaba: “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la libertad.”
 
Bolívar señalaba así la política expansionista, intervencionista y guerrerista que ha caracterizado a los EE.UU. desde que alcanzó su independencia del colonialismo británico en el año de 1776. 
 
Ya en aquella época el “águila imperial”se planteó como objetivo principal, la conquista y el dominio de todo el continente americano. Fue Simón Bolívar precisamente el que desenmascaró las pretensiones anexionistas de los Estados Unidos quines se opusieron ferozmente a la independencia de Cuba y Puerto Rico. 
 
Más adelante, el héroe de la independencia de Cuba, José Martí también advertiría sobre la voracidad estadounidense: “En el fiel de América están las Antillas, que serían, si esclavas, mero pontón de la guerra de una república imperial contra el mundo celoso y superior que se prepara ya a negarle el poder, mero fortín de la Roma americana; y si dignas y libres de serlo por el orden de la libertad equitativa y trabajadora serían en el continente la garantía del equilibrio, la de la independencia para la América española aún amenazada y la del honor para la gran república del Norte, que en el desarrollo de su territorio –por desdicha, feudal ya, y repartido en secciones hostiles- hallará más segura grandeza que en la innoble conquista de sus vecinos menores, y en la pelea inhumana que con la posesión de ellas abrirá contra las potencias del orbe por el predominio del mundo.” José Martí o la cultura como acción Selección de textos, Editorial Ecuador, Quito, 2.002, p. 79 
 
La doctrina estadounidense del “Destino Manifiesto”, como señala el historiador ecuatoriano, Jorge Núñez “fue desarrollada prácticamente por todos los grandes líderes norteamericanos de ese tiempo: Thomas Jefferson, Benjamín Franklin, John Adams, Andrew Jackson y James Monroe.”Se ampararon en un discurso que puso de relieve los sentimientos chovinistas, patrioteros, racistas y religiosos. 
 
Estados Unidos se erigía como “el pueblo escogido por Dios” para dominar el mundo.
 
El presidente Andrew Jackson sentenciaba en el año de 1837: “La Providencia ha escogido al pueblo norteamericano como guardián de la libertad, para que la preserve en beneficio del género humano." Basados en este “designio divino”, las administraciones de EE.UU. se han creído con el derecho histórico de entrometerse en los asuntos de las naciones latinoamericanas, por medio de la agresión militar directa y el chantaje económico contando para ello con la colaboración de las oligarquías de los países de América Latina. 
 
Algunos hechos históricos confirman lo dicho: La agresión de los Estados Unidos a México le significó a este país la pérdida de la mitad de su territorio. 
 
El 2 de febrero de 1848 EE.UU. se anexaba los territorios de Texas, Nuevo México y California como resultado de la firma del tratado Guadalupe-Hidalgo. En 1856 el filibustero, William Walker invadió Nicaragua como parte de la política expansionista de los EE.UU. 
 
En 1.912 el presidente William Taft ordenaba a los “marines” irrumpir nuevamente en el país centroamericano. 
 
Los invasores asesinaron al líder liberal Benjamín Zeledón y permanecieron en el país hasta el año de 1925, luego de lo cual se retiraron dejando establecida una Guardia Nacional criminal, la misma que estuvo comandada por Anastasio Somoza García quien daría inicio a un régimen de terror que continuó bajo el mandato dictatorial de su hijo, Luis Somoza Debayle y luego de su nieto, Anastasio.
 
En 1898 España fue derrotada por el Ejército Independentista Mambí en Cuba, perdiendo así su última posesión colonial en América. Los Estados Unidos fabricaron un incidente para intervenir militarmente en la Isla y provocar la guerra contra España: la explosión del vapor Maine en el puerto habanero les sirvió de pretexto para entrometerse en los asuntos de la “Perla” caribeña. 
 
En el año de 1902 nacía la República de Cuba. Se elaboró una constitución a la que se le añadió una cláusula denominada Enmienda Platt, “según la cual Estados Unidos ejercía jurisdicción sobre una parte del territorio nacional a fin de instalar una base militar y se arrogaba el derecho de intervenir en la isla cuando lo estimase pertinente.” 
 
Todas estas acciones fueron realizadas en el marco del desarrollo del capitalismo estadounidense y su constitución como potencia imperialista. 
 
Los propósitos de las administraciones de EE.UU. eran -y siguen siendo- dominar militarmente el continente, apoderarse de los recursos naturales de la región, mantener el control sobre las vías de transportación terrestre, fluvial y marítima y establecer líneas políticas afines a sus intereses para lo cual se valdrían de regímenes oligarcas -constituidos por la naciente burguesía latinoamericana, por latifundistas, militares y sectores de la iglesia conservadora, que se caracterizaron por ser títeres del águila imperial- así como por la aplicación brutal de la violencia, en unos casos, y la manipulación subrepticia, en otros. 
 
El imperialismo norteamericano ha diseñado un sinnúmero de acciones que constituyen parte de su política diplomática para imponer sobre todas y todos quienes se opongan al modelo de sociedad diseñado para satisfacer sus intereses voraces, su dominio. 
 
Fue así que “Theodore Roosevelt proclamó abiertamente el derecho de Estados Unidos a intervenir militarmente en América Latina y fue quien primero utilizó los (…) conceptos de “política de gran garrote” y “gendarme internacional” que nuevamente han sido puestos en práctica por W. Bush. 
 
 
La doctrina de contención del “terror rojo” y el surgimiento de regímenes fascistas en América Latina:
 
La doctrina estadounidense de contención del “terror rojo”, de las ideas comunistas en América Latina y el mundo formó parte de una campaña internacional de los Estados capitalistas imperialistas y de la burguesía para reprimir la lucha de los pueblos, de los trabajadores que exigían mejores condiciones de vida y la construcción de una sociedad socialista. 
 
El pensador norteamericano, Noam Chomsky manifiesta que “el Terror Rojo de Woodrow Wilson fue el primer y último recurso del poder del Estado en la América del siglo XX para contener a la mano de obra, la disidencia política y el pensamiento independiente. 
 
Ofrecía un modelo para esfuerzos posteriores y dejó como un crucial residuo institucional la policía política nacional, que ha proyectado una larga sombra durante los años siguientes.” 
 
Sin embargo, esta política represiva se venía aplicando con anterioridad a la presidencia de Woodrow Wilson. 
 
Así el 1 de mayo de 1886, en la ciudad de Chicago, la fuerza policial al servicio del Estado capitalista reprimió violentamente a los obreros que luchaban por la jornada de trabajo de ocho horas. 
 
Más tarde los dirigentes de este movimiento fueron condenados a muerte.
 
En el mes de noviembre de 1922, los trabajadores ecuatorianos en la ciudad de Guayaquil, realizaron manifestaciones y huelgas exigiendo mejoras salariales y una jornada laboral de ocho horas. 
 
Estas acciones fueron reprimidas brutalmente por el ejército que, bajo las órdenes del presidente José Luis Tamayo, abrió fuego contra los manifestantes y luego procedieron a arrojar los cadáveres de sus víctimas al río Guayas. 
 
En El Salvador, la insurrección popular dirigida por el Partido Comunista bajo la conducción de Farabundo Martí, fue aniquilada el 22 de enero de 1932 por las tropas del general Maximiliano Hernández Martínez. 
 
La represión desatada en América Latina tuvo como una de sus causas el avance de las ideas socialistas y del pensamiento marxista, lo cual contribuyó a la organización revolucionaria de la clase trabajadora contra el poder de la naciente burguesía y contra el imperialismo de EE.UU.
 
Los precursores de estas ideas en la Gran Patria Americana fueron, entre otros, los cubanos Carlos Baliño, Julio Antonio Mella; los argentinos Juan Bautista Justo, Aníbal Ponce; el chileno Luis Emilio Recabarren; el peruano José Carlos Mariátegui.
 
Todos estos pensadores le dieron una visión propia, latinoamericanista a las ideas elaboradas por Marx y Engels. De igual manera se fue constituyendo un movimiento intelectual progresista inspirado en el marxismo que, como lo explica Agustín Cueva, “podría considerárselo como el fundamento de toda la cultura moderna de América Latina.”
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...