Tira Cuba

Tira Cuba

martes, 17 de diciembre de 2013

La consolidación del carácter democrático de la Revolución en Nuestramérica

Tomado de Coordinadora de Solidaridad con Nicaragua y el ALBA.
Por Carlos Midence.

En nuestra hermana Venezuela ganó la lealtad al eterno e  invicto Comandante Chávez, ganó la ALBA, ganó la espada de Bolívar liberando a su pueblo, a su Caracas del alma
Los contundentes resultados de las recientes elecciones municipales en Venezuela a favor del PSUV, es prueba irrefutable que la avalancha revolucionaria en nuestro continente no se detiene, más bien avanza, se fortalece, se consolida. En nuestra hermana Venezuela ganó la lealtad al eterno e invicto Comandante Chávez, ganó la ALBA, ganó la espada de Bolívar liberando a su pueblo, a su Caracas del alma.

El compañero Presidente Nicolás Maduro, saltando por encima de las  abyectas estrategias de la derecha, lo mismo que sucede en el resto de países de la ALBA, logró estabilizar la cuestión social-política y económica en la República Bolivariana de Venezuela y, de esta forma seguir por la senda victoriosa marcada por el Comandante Hugo Chávez. Es el mismo panorama que se ha presentado en nuestro país con las  victorias indiscutibles y ampliamente mayoritarias de parte de la Revolución, bajo la conducción del Comandante-Presidente Daniel y la Poeta Rosario Murillo, al igual que lo sucedido en Ecuador, Bolivia, Argentina, como representantes claros de la izquierda revolucionaria en nuestro continente.

¿Por qué las continuas, imparables y contundentes victorias electorales  de la Revolución en Nuestramérica? ¿Por qué los pueblos de Nuestramérica se deciden en las urnas de manera tan amplia y sin ambages por la opción revolucionaria? ¿Por qué nuestros ciudadanos, es decir, nuestro continente, ahora están a la vanguardia de la Democracia que promueve verdaderos cambios los que brindan resultados altamente positivos en la erradicación del hambre y la pobreza? Todo lo anterior ha sido posible debido a que nuestros pueblos se han mantenido en lucha constante, en  resistencia permanente a los sistemas de dominación lo que ha desembocado en las más grandes revoluciones históricas: México, Cuba, Nicaragua y, en estos Nuevos Tiempos, como bien le llama la Poeta Rosario Murillo, el continente en forma general: la ALBA. Esto ha significado una madurez política incuestionable de los pueblos de Nuestramérica, en tanto han transitado y consolidado a la vez todos los métodos de lucha para conseguir crecimiento con justicia social en plena libertad. Lo dicho anteriormente, es un corolario de lo que es la Revolución en nuestros países. Para el caso de Nicaragua, esto es visible en el discernimiento político de nuestro pueblo al momento de participar, no sólo en las elecciones y de decidirse firmemente por la Revolución, sino también en la participación directa para construir un modelo revolucionario Cristiano, Socialista, Solidario que pone como eje central de sus políticas al humano, a la familia, a la vida, a la Madre Tierra.

Carácter democrático  de la Revolución

En este sentido es importante examinar el carácter democrático  de la  Revolución en Nuestramérica, pues sabido es que nuestra Revolución es regional, continental y se caracteriza por ser una forma particular de movimiento social, mediante el cual los sectores desposeídos o postergados, decía Sandino, transforman los aspectos centrales del orden vigente, considerados injusto, excluyentes, expoliadores y, por lo tanto, construir uno nuevo. Los factores o componentes de la Revolución como una acción colectiva deben tener presente lo siguiente:

1. Crisis del sistema de dominación: Las revoluciones se producen cuando los sectores dominantes tienen dificultades para continuar ejerciendo su poder. Esta situación puede ser el resultado de luchas en el interior de la sociedad. Estas dificultades se combinan con la negativa de los dominados de continuar siéndolo. En el caso de Nicaragua podemos ejemplificar esto con la resistencia Sandinista, no sólo en contra del injerencismo estadounidense, luego en contra de la dictadura somocista y, en los años noventa y parte de los 2000 en contra del infame sistema neoliberal. En lo que respecta a Venezuela será la resistencia bolivariana-chavista en contra de un sistema de castas oligárquicas que habían detentado el poder, específicamente, desde lo que se conoce como puntofijismo.

2. Amplia participación de la población: El descontento o el rechazo al orden vigente se manifiesta en la participación de un sector amplio de la población, que apoya o se involucra directamente en el movimiento social que provoca la remoción de dicho orden. Esta participación se produce liderada por sujetos/actores con capacidad de mando y de organización de los grupos revolucionarios. Son indiscutibles aquí los sujetos/actores principalísimos como el Comandante Fidel Castro, Comandante-Presidente Daniel Ortega y Poeta Rosario Murillo, Comandante Hugo Chávez, Rafael Correa, Lula Da Silva, Evo Morales, por ejemplo, todos acompañados de su pueblo y de ese aval histórico de lucha  incuestionable. Estos sujetos/actores tienen la capacidad de transformar los objetivos individuales en objetivos colectivos y organizar sus planteos junto al pueblo.

3. Construcción de un nuevo orden: Las Revoluciones emprenden la transformación de los aspectos centrales de la sociedad y, mediante profundos cambios económicos, políticos, sociales, inician la construcción de un nuevo orden, en tanto estos cambios son refrendados por el pueblo a través de su involucramiento y participación en todos los campos.

Ahora bien, Nuestramérica mediante estos cambios, a través de esas incuestionables, contundentes y permanentes victorias, como las vividas en la República Bolivariana de Venezuela en las recientes elecciones municipales, con el compañero-Presidente Nicolás Maduro a la cabeza,  las que el Sandinismo ha logrado desde el 2006 en Nicaragua teniendo como dirigentes al Comandante-Presidente Daniel Ortega y la Poeta Rosario Murillo, al igual que el MAS en Bolivia con Evo Morales  o Alianza País en Ecuador, brindan una lección: es posible salir del agujero neoliberal en paz, en tranquilidad y disponerse a trabajar e integrar en las acciones revolucionarias a la mayor cantidad de sectores interesados en que se produzcan cambios, mediante el establecimiento de alianzas, promoción de la solidaridad, la justicia social e instaurar un modelo para/desde/con y, desde luego, refrendado por las mayorías como el que se promueve en nuestra Nicaragua o Venezuela en el que la Democracia dejó de ser representativa, y ha transitado a ser participativa, verdaderamente deliberativa y, lo que es mejor, una Democracia de y para la Liberación. Por tales razones los pueblos de Nuestramérica no se equivocan, tienen bien claro cuál es el camino: el camino de la vida que construye y promueve la Revolución todos los días.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...