Tira Cuba

Tira Cuba

martes, 25 de febrero de 2014

Rubén Blades, todos sabemos quién mató al Padre Antonio y su monaguillo Andrés.




La República Bolivariana de Venezuela está afrontando situaciones adversas, derivadas de actos de violencias generados por una oposición apoyada en la derecha de la burguesía nacional y financiada desde los Estados Unidos, con el objetivo de procrear excusas que lleven al país al caos de una guerra intestina y ésta sea el subterfugio o puerta abierta para una intervención imperial.


Primero la creación de desabastecimiento a la población por el acaparamiento y/o retención de provisiones por parte de empresas privadas, con el simple objetivo de crear descontento social y que condujera a protestas, desequilibrio económico e irresponsabilidades que sirvieran de alimento a la propaganda.


Ahora son lanzamiento de piedras, amedrentamiento a barrios o personas identificados con el proceso socialista venezolano, alambradas contra motoristas, desparrame de aceite en carreteras con el perjuicio de provocar accidentes a inocentes y un largo etcétera.


Lamentablemente algunas figuras de alcance internacional se han hecho ecos de los intereses imperiales, levantado falsas acusaciones contra el gobierno bolivariano de Nicolás Maduro, sin respeto alguno por ser consecuente con la realidad del país hermano.


Recientemente, el cantautor Rubén Blades se ha enzarzado en una demagógica controversia, al estilo “Camaleón” de quienes verdaderamente agreden a Venezuela, tanto desde fuera como desde dentro, arguyendo razones cortas o a medias.


“Si estás a favor de la oposición, eres un burgués parásito, agente de la CIA, vendido al Imperio. Si favoreces al gobierno eres un comunista, maleante, vendido a Cuba y a los Castro. Ninguna de estas definiciones habla de Venezuela y de su necesidad. Solo pintan el odio y la expectativa personalista de quien esgrime el argumento, impidiendo la posibilidad de un diálogo inteligente y patriótico.” (Fragmento de la carta de respuesta al Presidente Maduro, el 18 de febrero de 2014)


Los comentarios expresados por mí, en relación con la difícil situación que hoy vive Venezuela, no son derivados de las noticias de CNN, o de Univisión, o cualesquiera otra fuente noticiosa, “imperialista” o no. Nacen de cartas, comentarios y de reflexiones hechas por amigos, dentro y fuera de Venezuela, y de la lectura cuidadosa y analítica de innumerables publicaciones, tanto afectas como antagonistas a su gobierno. El carácter diverso del material que usualmente escojo para mis lecturas, tiende a nutrir amplia y objetivamente mis puntos de vista.


No me he sumado, consciente o inconscientemente, a ningún tipo de complot orquestado por la C.I.A., ni formo parte de ningún "Lobby Internacional" con el propósito de crear mala publicidad para gobierno alguno.” (Fragmentos de carta de respuesta al Presidente Maduro, el 20 de febrero de 2014).


Cuando leí cuidadosamente estas palabras de Rubén Blades, las cuales escribe en sendas contesta mencionadas, debo decir que no pude evitar el que viniera a la mente fugazmente el terrorista Carlos Alberto Montaner. Aclaro que no fue porque el cantautor cometiera fechorías inhumanas como este consabido agente de la CIA; sino por el símil de que éste terrorista también se enzarzó en misivas contra el trovador cubano Silvio Rodríguez, donde masculló similares argumentos sobre ser o no ser un agente imperial, o ser catalogado o no catalogado un “vendido a los “Castro””.


Entrecomillo la palabra “Castro”, ya que es la manera que quienes sirven al imperialismo usan para nombrar a Fidel y a Raúl. No sé si fue por omisión del cantautor o por imitación, digamos involuntaria.


Dar una mirada a la obra musical de Rubén Blades es acercarse inteligentemente a la lucha de los pueblos latinoamericanos contra el único diablo: el imperialismo. El único mal que los ha invadido, los ha explotado, los ha subyugado y los ha sumido en gobiernos títeres a sus intereses geopolíticos y económicos. Sin embargo, leer ambas cartas de contestación de Rubén Blades a Nicolás Maduro es alcanzar una abismal decepción a la persona que con su música sirvió de garganta para nuestros pueblos.


¿Qué te ha cambiado, Rubén? ¿El coqueteo con Hollywood? ¿El acercamiento al inmerecido Nobel de la Paz, Barack Obama? Por cierto, nunca hemos leído una carta tuya condenándolo por firmar las ilegales operaciones de asesinatos con drones en otros países, donde han muerto cientos de inocentes, que muy oportunamente les denominan “daños colaterales”.


El socialismo, para fortuna o no de quienes defendemos sus principios, no es un proyecto basado en referencias específicas pasadas sobre las cuales trabajar, sino teorías sobre las cuales erigir proyectos propios, adecuados a cada lugar según sus condiciones contextuales. Pero quienes han sabido interpretar a estos clásicos (Marx y Engels) y comprender los tiempos y sus cambios, como es el caso de Fidel Castro, tienen la plena certeza que no son recetas para llevar como un esquemático catecismo ni extrapolar a camisa de fuerza mental. Estimo que la mención de Fidel Castro, por parte del cantautor, habrá sido por plena confianza a la sabiduría demostrada por el líder cubano en estos 55 años de Revolución. De lo contrario, habría que preguntarle: ¿Habrás leído alguna vez a Fidel? Si es afirmativo, entonces comprenderás que aunque Cuba está presente en Venezuela, es sólo ayuda solidaria y humanitaria. Los venezolanos saben cuál es el camino que desean y cómo hacerlo a sus propias condiciones. No reciben fórmulas allende a su situación específica. La amistad y la cooperación no se condicionan con proyectos ajenos. Del capitalismo no podemos decir lo mismo, porque el hombre se convierte en el propio enemigo del hombre y las políticas neoliberales son para el beneficio de un reducido 1%.


El Gobierno Bolivariano de la hermana Venezuela aboga al intercambio basado en el respeto a la diversidad, sin imposiciones por la fuerza. Un pacífico llamado que no ha recibido la misma reciprocidad por parte de quienes le agreden constantemente.


Rubén, si has logrado constatar tantas fuentes para dictarse una idea propia de la situación en Venezuela, no son necesarias que sean precisamente de izquierda o derecha, sino de organizaciones internacionales con carácter neutral (ONU, UNICEF, FAO, OMS, etc.) que avalan seriamente al proceso socialista venezolano por inalcanzables logros sociales frente a esos gobiernos anteriores que fueron serviles al imperialismo y a los intereses de la burguesía nacional aún existente.


Es bueno que lleve consigo el alma de Venezuela, por el amor que su pueblo le ha brindado. Pero  tenga en cuenta que dentro de esos artistas mencionados por usted y con los que dice gozar de amistad legendaria, hay un Oscar de León que visitó mi Patria con sentido artístico y regaló de sí su mejor música para el pueblo cubano; pero una vez fuera y presionado por la derecha miamense, vomitó forzados comentarios para no ver “comprometida” su popularidad en el mundillo capitalista y, por supuesto, sus ingresos. 


Creo bastante paradójico que plantees críticas contra el gobierno bolivariano, escudándote en el mencionado ““do ut des”, un te doy para que me des”, cuando tú mismo, que tanto has criticado al capitalismo en tus obras musicales, te hayas enrolado en su industria fílmica y que no deja de parir “obras” con carácter propagandístico bien adverso contra nuestros países, o a disfrutar de oportunos intercambios de risitas con Obama, el principal representante del imperialismo y su perversa maquinaria de agresiones a tanto países en este mundo, enarbolando falsas banderitas de libertad y democracia.


Esos a los cuales “indirectamente” justificas por hacer “reclamos” por medio de la violencia en las calles de la hermana Venezuela, son las marionetas accionadas por los mismos indivisibles hilos provenientes de los más interesados en hacer de ese país otra Honduras, otra Colombia y, principalmente, otro Irak. Los poderes económicos privados. Esos que sumisamente aceptaron la basificación del antro “Escuela de las Américas”. Esos que siguen dejando la puerta de entrada a la USAID, la NED, el IRI y otras tantas tapaderas de la CIA para subvertir nuestros procesos con el financiamiento a mercenarios internos y externos.


Me alegra mucho que reconozcas que los procesos de izquierda tienen dentro de sus programas políticos el crear mayores oportunidades para todos los sectores de la población (principalmente los más desvalidos); pero no pases por alto que cualquier país, con cualquier sistema político, tiene que establecer relaciones comerciales con otros, amén de los sistemas políticos que aquellos hayan escogido, respetando siempre el derecho a esa diversidad a la cual "muchos" claman.


Tampoco pases por alto que el mayor enemigo de los pueblos: el imperialismo yanqui, no le conviene que se erijan gobiernos con alternativas viables frente al modelo neoliberal que promueve, y por consiguiente lleva a cabo todas las vías posibles para crear descrédito y llevar al fracaso toda esperanza para los pueblos del mundo.


Creo que debes estar de acuerdo en que bastante ya ha sufrido Nuestra América con la hegemonía e injerencia imperial y el servilismo de títeres y lumpens que subsisten en nuestras sociedades, que prefieren vender sus almas por limosnas o por favoritismos.


Estos últimos, como peones de una casta bien enriquecida, son los que se prestan para llevar a cabo los más viles actos en nombre de la “democracia y la libertad”. Son los asalariados que comenten los peores crímenes, como el llevado a  cabo contra el San Romero de América: el sacerdote salvadoreño Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, asesinado el 24 de marzo de 1980.


Aunque tú no lo digas nunca, Rubén Blades, todos sabemos quién mató al Padre Antonio y su monaguillo Andrés.


El amor y respeto por Venezuela comienza con ser consecuente con la realidad y no con lo que unos pocos desean escuchar.


¡Ah! Y todo lo anterior lo digo tomando tus propias palabras: “sin odio, sin agendas secretas, ironías, ni intereses subrepticios.” Y reitero mi admiración por tu inmensa y valiosa obra musical; la cual, en estos días, ha dejado al hombre creador de ella sin alcanzar la misma estatura.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...