Tira Cuba

Tira Cuba

viernes, 17 de enero de 2014

Páginas sobre Mónica Ertl



Por Froilán González y Adys Cupull

Desde el mes de diciembre de 2013 comenzó  a circular por páginas digitales informaciones sobre Mónica Ertl, con el título. LA MUJER QUE VENGÓ AL CHE,  referida a un reciente libro del periodista e investigador alemán Jürgen Schreiber.
Entre las novedosas informaciones están la vinculación del padre de Mónica con Hitler y con  Klaus Barbie.  En uno de los párrafos se puede leer:
"Hija de uno de los grandes propagandistas del nazismo (Hans Ertl, por  mucho tiempo se lo conoció como "el fotógrafo de Hitler"), Monika  terminó en Bolivia cuando el Tercer Reich se derrumbó y los jerarcas  huyeron a los refugios más lejanos del planeta. Se crió en un círculo  tan cerrado como racista, en el que brillaban su padre y otro  siniestro personaje al que ella llamaba "tío":  Klaus Barbie, "el  Carnicero de Lyon".
" Pero la joven y bella alemana creció y todo cambió en el final de los años sesenta. Y la muerte de Ernesto Guevara en la selva boliviana  significó el empujón final: rompió con sus raíces y en un giro  copernicano terminó militando en las filas del Ejército de Liberación  Nacional, el grupo guerrillero creado por el mismísimo Che..."       Durante estos días comenzaron a llegar preguntas sobre esos despachos noticiosos. Desconociamos los vínculos del padre de  Mónica con Klaus Barbie. Consultamos  a varios amigos sobre esta información novedosa,  entre ellos a los que consideramos calificados y objetivos de Bolivia, México  e Italia, Carlos Soria Galvarro, Alberto Híjar y Roberto Porfiri.
En  rnuestro libro LA CIA CONTRA EL CHE publicado por la Editora Política en 1992, abordamos el papel  de Klaus Barbie durante la Guerrilla del Che. Una de las fuentes importantes fueron las conversaciones personales  y la gran investigación que realizara Gustavo Sánchez Salazar, escritor, periodista y Ministro del Interior de Bolivia durante  el Gobierno de Hernán Siles Suazo  y  de quien guardamos profundos recuerdos de amistad sincera. Sánchez Salazar fue el encargado de entregar al  criminal Klaus Barbie al gobierno francés . Precisamente en el mes de diciembre del 2013  lo visitamos en su casa de Cochabamba en compañía de Fernando Fuentes y rememoramos pasajes de ese hecho histórico, pero aún los comentarios del libro del alemán Jürgen Schreiber no habían llegado a nosotros. 
En nuestro reciente libro EL ASESINATO DEL CHE EN BOLIVIA. REVELACIONES 
Abordamos el papel de Toto Quintanilla en la decisión de cortarle las manos al Che. Se ordenó  que le cortaran las manos y la cabeza y el resto del cuerpo fuera incinerado. Con relación a la orden de esta decisión hay varias versiones:
 El agente de la CIA Félix Rodríguez dijo que la tomó el general Alfredo Ovando. El mayor Arnaldo Saucedo Parada, Jefe de Inteligencia de la Octava División  escribió que Toto Quintanilla, jefe de Inteligencia del ministerio del interior, recibió las órdenes del ministro Antonio Arguedas.
Por su parte Arguedas declaró que no se discutió en el Alto Mando Militar y fue una decisión de los que se encontraban en el lugar de los hechos y que  Toto Quintanilla le expresó que fueron los cubanos agentes de la CIA. quiénes dieron esa orden.
 Las fuentes públicas informaron la existencia de un acuerdo entre Toto Quintanilla y los agentes de la CIA de origen cubano en Vallegrande, para hacerla aparecer como una orden superior.
Según Saucedo Parada, Toto Quintanilla, Gustavo Villoldo Sampera y Julio Gabriel García se reunieron para discutir la forma de cumplir la orden real o supuesta, pero Zenteno Anaya Jefe de la Octava División decidió que solamente le cortaran las manos para los efectos de identificación y que los agentes de la CIA insistieron que le cortaran la cabeza y la enviaran a los Estados Unidos para realizarle análisis de laboratorio.
Afirmó que el coronel Zenteno Anaya sólo aceptó que le cortaran las manos para los efectos de identificación y que para este fin convocaron a los doctores José Martínez Caso y Moisés Abraham Baptista, quienes se opusieron alegando diferentes motivos.
De acuerdo al testimonio de Gustavo Sánchez Salazar, quien se desempeñaba como corresponsal de guerra, el doctor Martínez Caso se embriagó antes de la hora indicada y la tarea se la impusieron al doctor Moisés Abraham, ayudado por los agentes de la CIA y Toto Quintanilla.
A partir de la página  84, del libro EL ASESINATO DEL CHE EN BOLIVIA, REVELACIONES, se encuentra el capítulo  titulado ROBERTO TOTO QUINTANILLA  MUERE EN HAMBURGO. donde nos referimos a Mónica Ertl. Explicamos lo siguiente:
Un comando del Ejército de Liberación Nacional de Bolivia, ajustició en la ciudad alemana de Hamburgo al coronel Roberto Toto Quintanilla, uno de los principales represores en Bolivia, agente de la CIA y culpable de torturas a guerrilleros y del asesinato del comandante Inti Peredo. Los periódicos de la época reportaron:
Espectacular ejecución de Toto Quintanilla, Fue muerto cuando un comando guerrillero lo persiguió hasta el otro lado del Atlántico. Era un torturador cruel. En Hamburgo, República Federal de Alemania, una linda mujer le quitó la vida.
Otros despachos de noticias trasmitieron que el hecho sucedió el 25 de noviembre de 1970, en pleno día, en el consulado boliviano de esa ciudad portuaria y que Toto Quintanilla, fue uno de los jefes principales de la policía política de Bolivia, desde que Barrientos asumió el poder, era agente de la CIA y conocido por su brutal represión, su carácter violento y la utilización de métodos bárbaros de torturas y de extrema crueldad.
Participó junto a los agentes de la CIA Félix Rodríguez, Gustavo Villoldo Sampera y Julio Gabriel García contra la guerrilla del Che y fue uno de los que ordenó cortarle las manos.
Asesinó a muchos revolucionarios bolivianos y fue condenado a muerte por el Ejército de Liberación Nacional de Bolivia. Como medida de protección y seguridad, pidió su relevo, con la condición de que lo enviaran al consulado boliviano en Hamburgo y se alejó de Bolivia....
Los reportes de prensa aclaraban que tan pronto se instaló en esa ciudad, no tardó en hacerlo un comando guerrillero, encabezado por una hermosa mujer nombrada Mónica Erlt, una rubia esbelta y muy agraciada, que visitaba el consulado haciéndose pasar por una estudiante alemana, deseosa de visitar Bolivia. Era hija de Hans Erlt, investigador y antropólogo alemán radicado en el país andino, donde ella nació. 
Las visitas se hicieron frecuentes. Relatan que la habilidad con mezcla de ingenuidad con que actuó, terminaron de convencer a Quintanilla de que podía confiar en ella. Cuando decidió otorgarle la visa la invitó a pasar a su despacho, al parecer con proposiciones amorosas.
La prensa relató que la muchacha entró resueltamente, sin denotar ningún nerviosismo, saludó al cónsul y cuando este se disponía a extenderle la mano, extrajo velozmente de su bolso una pistola, y antes de que pudiera reaccionar le descargó dos tiros certeros que le atravesaron el pecho. La esposa de Quintanilla corrió al escuchar los disparos.
En esos momentos vio que una mujer abandonaba el lugar, trató de detenerla por el pelo intensamente dorado, pero este no era más que una peluca que quedó en sus manos. Mientras Mónica se introducía en un auto que la esperaba con el motor encendido.
El Ejército de Liberación Nacional de Bolivia asumió la responsabilidad del hecho, además de señalar que el coronel Roberto Toto Quintanilla reprimió brutalmente a los grupos de izquierda y tuvo una nefasta participación en los acontecimientos guerrilleros de 1967.
Los restos de Quintanilla  fueron trasladados a Bolivia el 9 de abril en el vuelo 490 de Lufthansa, línea aérea de la República Federal de Alemania, escoltado por el  hijo del criminal de guerra nazi Klaus Barbie.
Mónica Erlt,  no fue detectada por la policía de la República Federal de Alemania,  la CIA y los servicios secretos bolivianos. Se afirmó que la pistola utilizada contra Toto Quintanilla pertenecía al editor italiano Giancacomo Feltrinelli y que el reconocido intelectual le prestó ayuda para salir de Alemania y regresar a Bolivia para continuar la lucha, donde  era conocida como la Imilla dentro del Ejército de Liberación Nacional. Tres  años después de su regreso, fue asesinada en La Paz, el 12 de mayo de 1973
Su extraordinaria entrega a los explotados, reprimidos y humillados merece ser  divulgada. Seguramente nuevos aportes al conocimiento de su vida  y obra se encontran en este nuevo libro. Para nosotros resultó esclarecedor el lugar de nacimiento en Alemania. y no en Bolivia.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...