Tira Cuba

Tira Cuba

lunes, 16 de febrero de 2015

Izquierda Unida: la clave es reorientar la economía al servicio de los españoles

Resultado de imagen de izquierda unida
Tomado de Granma.
Por

España, dentro de los países europeos, es uno de los más afectados por la crisis económica con un 24% de desempleo, bajos salarios, aumento de la desigualdad y más de 100 desahucios diarios.

Sobre cómo esa situación ha im­pactado en las aspiraciones electorales de los ciudadanos y sus esperanzas de reinventar el país que quieren y necesitan, Granma conversó con José Luis Centella, secretario general del Partido Co­mu­nista de España, y Willy Enrique Me­­yer, uno de sus miembros más destacados.
José Luis Centella. fotos: ismael batista
El inicio de la conversación transcurre sobre Podemos, un partido surgido del descontento social y del movimiento de indignados 15-M.

“Podemos es resultado también de la orientación económica de la Unión Europea llevada a cabo por el Partido Popular y el Partido Socialista. Aún no tienen una definición ideológica, pues huyen de catalogarse o definirse como de izquierda o derecha, pero tiene una gran perspectiva electoral”, puntualizó Meyer.

Hacia este partido,  destacó que Izquierda Unida (la coalición progresista que es la tercera fuerza política en el país) tiene una primera reacción positiva. El descontento en Europa se ha dividido en dos caminos: el terreno del fascismo, Amanecer Dorado (Grecia) o el Fren­te de Liberación Nacional (Francia) o al de este nuevo tipo de partido como Podemos en España.

Respecto a las relaciones entre Podemos e IU que tienen objetivos similares como la lucha contra la crisis o la búsqueda de alternativas a los partidos tradicionales en el poder, Meyer destacó que IU quiere defender la necesidad de converger toda la izquierda política para derrotar el bipartidismo en España.

Pero Podemos tiene que decidir si está por esa convergencia. “Los comunistas tenemos muy claro que no es posible alcanzar el socialismo en las condiciones de Europa sin una gran convergencia de todas las fuerzas de la izquierda”.

Ese resultado —manifestó Me­yer— acercaría la ciudadanía a la política con nuevas figuras y a las instituciones al elector, quien es al fin y al cabo el dueño de lo que debe ser la orientación política. Además, de concretarse, el proyecto pondría la economía al servicio de los españoles.

Del mismo modo, la unión de las fuer­­zas de izquierda permitirá hacerle frente al capitalismo; terminar con el tratado de austeridad y cuestionar los instrumentos económicos europeos: el Banco Central, el Fondo Monetario Internacional y la propia estructura de la Unión Europea”.

Las fuerzas políticas que quieran cuestionar o renegociar la deuda, tal como lo ha hecho Syriza en Gre­cia, son bienvenidas —dijo Me­yer—, aunque somos conscientes de que no será tan fácil.

“La presencia de Podemos abre grandes expectativas para una fuerza como nosotros de izquierda, antimperialistas, anticapitalistas, para lo­grar influir en el panorama político es­­pañol. La España que se compartía entre dos, entre el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) con alternancia, se acabó”.
Willy Enrique Meyer.
Otra interrogante surgió durante el diálogo, ¿qué representa el triunfo de Syriza en Grecia cuando se busca la unión de la izquierda en Europa?

“El triunfo del partido de izquierda heleno es una oportunidad histórica y, a la vez, un reto para demostrar que dentro de la Unión Europea (UE) se puede hacer otro tipo de política”, respondió Centella.

“Hasta ahora siempre ha gobernado el partido dentro del sistema, ya sean socialdemócratas o conservadores, y en la lógica del neoliberalismo y de una UE al servicio del capital. Con Syriza es la primera vez que se ha planteado una confrontación contra la Troika (Banco Europeo, el Fondo Monetario Inter­nacional y la Comisión Europea) al buscar una renegociación de la deu­da”, resaltó.

Al referirse a este tema, Meyer organizó sus ideas en dos escenarios. Por una parte, esas “tres instituciones no elegidas por nadie que decidieron que todos los estados miembros tenían que ajustar sus presupuestos nacionales sobre la base de la austeridad y la privatización de los servicios públicos”.

El segundo escenario es “el go­bierno elegido democráticamente y de soberanía nacional que va a cuestionar esas tres instituciones no democráticas”.

Aquí, Meyer retomó la idea de su compañero de que el triunfo de Syriza era una oportunidad y, al mismo tiempo, un reto. “La razón es que el nuevo gobierno debe demostrar que es posible desde la voluntad popular y la soberanía condicionar esa orientación de la austeridad. Demostrar a los pueblos que es posible otro enfoque económico para el conjunto de países integrantes del bloque comunitario”.

Gracias a resultados como este, “se pierde el miedo a los cambios. El miedo a que los que presidían eran los gobiernos del sistema o del caos. El pueblo se rebela y muestra que existen otras alternativas”, ex­plicó Centella.

Sobre  los retos para IU, Centella se­­­ñaló como objetivo más inminente conseguir la unidad máxima de la izquierda al conformar una unidad política y social para hacerles frente a la Troika y al neoliberalismo.

“En España llevamos casi 10 años sufriendo una crisis de todo el sistema no solo económica, sino social, cultural por lo que frenar esa deriva que ha dejado a la gente en pésimas condiciones económicas, laborales y sociales, se convierte en el segundo reto del partido”, destacó.

A propósito, Centella recalcó la im­portancia de las venideras elecciones para la nación ibérica, que en su opinión dejarán un país distinto.

Entre todos los temas surgidos durante la hora de conversación con los dos políticos españoles, el más reiterado fue la nueva etapa que se abre para Cuba tras el anuncio del restablecimiento de relaciones con Estados Unidos el pasado 17 de diciembre.

Para Centella, “el pueblo y gobierno de la Isla son muy conscientes del nuevo periodo que se inicia, marcado por la liberación de los Cinco y el reconocimiento de Estados Unidos de que la vía violenta para acabar con la Revolución cubana ha fracasado”.

En estos momentos cambian las relaciones, las reglas del juego, pe­ro somos conscientes de que no ha cambiado el objetivo: acabar con la Revolución, reflexionó.

Ahora bien, Cuba, sin hacer concesiones al mantener los principios del socialismo, la solidaridad y la justicia, ha situado las relaciones en otro marco, agregó.

Por lo tanto, Centella resaltó que “lo necesario son unas relaciones basadas en el respeto mutuo; pero, a la vez, obliga al país a ser consciente de su propio reto: mantener una Revolución por encima de todo y ser reconocida por el resto del mundo por este mérito”.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...